Animales

Detectar los signos de embarazo de tu perra

Pin
Send
Share
Send
Send


Las perras que no están esterilizadas pueden usar braguitas antimanchas y han de llevar siempre correa para eludir a los machos que las siguen

  • Autor: Por CAROLINA PINEDO
  • Última actualización: 17 de agosto de 2015

Cambios de comportamiento, manchas por la pérdida de sangre, persecución de perros por la calle o riesgo de embarazo no deseado. Estos son algunos de los problemas derivados del celo de la perra. Para evitarlos, los veterinarios recomiendan esterilizar a la perra que no tendrá descendencia, usar braguitas durante el celo, eludir a los machos en el parque, utilizar siempre la correa durante el periodo de celo y considerar otros métodos para evitarlo.

1. Esterilizar a la perra que no tendrá descendencia

En los últimos cinco años, el número de esterilizaciones ha aumentado de manera considerable, asegura Verónica Jiménez, doctora de animales en el hospital veterinario Vetersalud Amigos, de Murcia. En esta clínica, el 45% de las hembras que acuden a la consulta están esterilizadas, "sobre todo si viven en entornos urbanos", explica Jiménez. Esto no ocurre, añade, con las perras que viven en el campo.

Con la esterilización, los dueños evitan muchas molestias y problemas a la perra -sangrado, embarazos no deseados-, previenen enfermedades como tumores de ovario y de mama, además de los embarazos psicológicos, un desajuste hormonal que provoca cambios de carácter en la perra.

Esta se puede mostrar más nerviosa, mimosa, inapetente o decaída durante el celo. Cada una registra cambios diferentes y es posible que tengan molestias físicas, similares a las que padecen las mujeres durante la menstruación, "pero no lo exteriorizan", asegura María Victoria Acha, veterinaria de la clínica Lardy, en San Sebastián.

2. Braguitas durante el celo de la perra

El celo de la perra tiene lugar dos veces al año y dura alrededor de 15 días. Aunque hay variaciones en el ciclo menstrual de cada perra y, en algunas, puede ser más corto. Las mayores pérdidas de sangre ocurren durante la primera semana.

Para evitar manchas en casa durante el celo de la perra, se pueden usar unas braguitas de nailon

El manchado es una de las molestias que más preocupa a los dueños de perras no esterilizadas. Para evitar las pérdidas de sangre en casa, se pueden emplear unas braguitas -a menudo de nailon y de color negro- con dos aberturas: una para introducir una compresa canina y otra para sacar la cola (para que la perra se sienta cómoda).

Una braguita para perras en celo cuesta unos diez euros y se puede lavar. Este accesorio se comercializa en varias tallas, es ajustable y se usa solo cuando la perra está en casa. Hay que tener en cuenta que la braguita para perras en celo no impide que un macho pueda montarlas.

Gestación canina

Las perras pueden quedar embarazadas cada vez que están en celo, lo que ocurre una vez cada ocho meses. Este periodo de fertilidad dura hasta tres semanas. Además de quedarse embarazada durante este periodo, puede tener altercados con los machos si no se siente lo suficientemente preparada para aparearse. Sacarla a pasear con la correa durante el celo la ayudará a evitar peleas y, si no quieres que un macho se aparee con ella, frenará sus avances amorosos.

Como la gestación puede ser cara, y sentimental tanto para ti como para tu mascota, suele ser mejor dejar la reproducción a los expertos. Si deseas evitar que tu perra se quede embarazada, deberías pensar en esterilizarla. Te ofrecemos más información en nuestra preguntas frecuentes sobre la esterilización de perro

La gestación canina suele durar entre 61 y 65 días, aunque es posible que no adviertas ningún cambio físico obvio en tu perra hasta la recta final de su gestación. No existe algo similar a un test de embarazo canino que puedas hacer en casa, por lo que te preguntarás cómo responder a la pregunta "¿Mi perra está embarazada?"

Hay varias señales que vigilar para saber si hay perritos en camino.

3. Eludir a los machos en el parque

Las feromonas emitidas por la perra durante el celo son tan fuertes, que el macho las percibe a metros de distancia

Las feromonas olfativas que desprende la perra durante el celo son un potente afrodisiaco oloroso para los machos. "Ese olor no se puede enmascarar ni con la colonia más potente", asegura Acha. El macho las percibirá a metros de distancia.

Eludir a los machos en el parque es la mejor forma de que, tanto dueño como perra, disfruten de un paseo tranquilo, sin experimentar la persecución de los perros. Incluso, durante este período, se puede cambiar el horario de paseo de la perra para evitar, en la medida de lo posible, la presencia de otros canes. Se puede retrasar la salida de la tarde al anochecer y adelantar el paseo por la mañana.

4. Usar siempre la correa durante el celo de la perra

La perra siempre debe ir sujeta con la correa durante el celo. La hembra estará más nerviosa e inquieta durante esos días y habrá más probabilidades de que escape si se siente acosada por un macho. Durante la primera semana de celo, la perra no estará receptiva a ser montada por el macho. Pero durante la última semana, cuando pierde menos sangre, sí estará dispuesta a aparearse e, incluso, puede ser ella quien escape en busca del macho.

5. Otros métodos para evitar el celo

A diferencia de la esterilización, otros métodos para evitar el celo no son de carácter definitivo. Entre ellos, son válidos algunas inyecciones y pastillas, si bien los veterinarios advierten de sus efectos secundarios.

También hay métodos abortivos. Con ellos, una vez que la perra ha quedado preñada, se evita la continuación del embarazo y, por tanto, de traer al mundo una camada indeseada.

El ciclo reproductivo de las perras

Las perras inician su madurez sexual hacia los 6-8 meses, antes las razas de tamaño pequeño y después las más grandes. A partir de ese momento entrarán en celo un par de veces al año casi hasta el final de su vida. Este período se divide en varias fases y es en una de ellas, el estro, en la que la perra va a ser receptiva al macho y, por lo tanto, podrá quedarse embarazada. Lo notaremos porque la vulva se ablanda, levantará y apartará la cola, elevará la pelvis, etc.

Si se produce el acoplamiento la hembra gestará durante aproximadamente dos meses, tras los que nacerán de 4 a 8 cachorros, dependiendo de la raza, que deberán ser amamantados y permanecer con su madre un mínimo de 8 semanas. Con una media de 6 cachorros dos veces al año una perra podría tener a lo largo de su vida reproductiva unos 120 cachorros que, a su vez, también podrían reproducirse. Esto da idea de las dimensiones del problema y se comprende por qué un cuidador no quiere que su perra quede preñada. Veremos cómo evitarlo a continuación.

¿Cómo evitar que una perra quede preñada?

Si no queremos que nuestra perra se embarace tenemos, básicamente, las siguientes opciones:

  • Mantenerla controlada durante su período fértil. De este modo debemos estar muy pendientes de la aparición de su estro para evitar que se escape o que algún macho acceda a ella. Esto supone prácticamente mantenerla encerrada, paseándola a horas intempestivas, ya que en la calle podría encontrarse con machos. Si, además, convive con ella un macho entero, es decir, sin castrar, la situación puede volverse insostenible. Hay que tener en cuenta que si operamos al macho el efecto no es inmediato y puede seguir fecundando incluso hasta 5 meses después de la cirugía. Con precauciones es posible que nuestra perra no se quede preñada pero tenemos que saber que el efecto de las hormonas a lo largo de toda su vida puede causar problemas de salud como la piómetra canina o los tumores de mama. En este sentido, cabe resaltar, también, que la esterilización de una perra adulta que ya ha pasado por varios periodos de celo no siempre garantiza que no se desarrolle un tumor de mama, pero sí evita el desarrollo de infecciones uterinas o de matriz.
  • Fármacos. Nuestro veterinario puede prescribir medicamentos que inhiban el celo, con lo que nuestra perra no podrá quedarse embarazada pero sí seguirá teniendo riesgo de piómetra, tumores y enfermedades relacionadas con el útero y los ovarios. Además, estos graves problemas de salud constituyen los efectos secundarios de estos fármacos con lo que, aunque podrían utilizarse puntualmente, no son una buena solución a largo plazo.
  • Esterilización. La operación más común es la ovariohisterectomía que, como su propio nombre indica, consiste en la extracción del útero y de los ovarios. Si esta intervención se realiza antes del primer celo o justo después prácticamente se elimina el riesgo de que nuestra perra padezca tumores de mama. Tampoco sufriría piómetras ni ninguna otra enfermedad asociada a estos órganos. Se trata de un método definitivo.

Para saber cómo alejar a los perros machos o evitar que tu perro monte a tu perra, recomendamos consultar nuestro artículo "Cómo ahuyentar perros de una perra en celo".

La ovariohisterectomía para evitar que tu perra tenga crías

Se trata de la cirugía más habitual y efectiva si no se quiere que una perra tenga cachorros. Ya hemos visto en qué consiste y cuáles son sus beneficios, ahora veremos cuáles son los mitos que siguen rodeando a esta intervención:

  • Cambia el carácter de la perra. No es cierto y no tiene ninguna base científica. Lo único que se modifica es que la perra no estará nerviosa durante el celo ni intentará escaparse.
  • Engorda. Si la operación se realiza cuando la perra es cachorra es normal que notemos que engorde, pero también lo haría sin operar simplemente porque no ha completado su desarrollo. Además, algunos propietarios continúan alimentando a su perra con pienso para cachorros o en grandes cant >

Si deseas leer más artículos parecidos a No quiero que mi perra tenga cachorros - Cómo evitarlo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Celo.

Embarazo no deseado en perras: la importancia de la prevención

El embarazo no deseado en nuestra perra representa una situación muy delicada en la que deberemos valorar los pros y los contras tanto de continuar con la gestación como de interrumpirla. Por eso, para evitar llegar al cómo interrumpir el embarazo de nuestra perrita, debemos tomar medidas preventivas para que esto no ocurra. Y la medida estrella, definitiva y segura, es la ovariohisterectomía, intervención quirúrgica en la que se extraen el útero y los ovarios. Además, realizar esta operación de forma temprana, antes del primer celo o justo después, evita casi por completo que nuestra perra padezca cáncer de mama. También se evita la piómetra canina (infección uterina que puede llegar a ser mortal) y otras enfermedades derivadas de los órganos extraídos.

Si se opta por no esterilizar debemos mantener a la perra totalmente controlada durante el estroo período receptivo del celo, que es cuando la hembra desea aparease. Si en ese tiempo se escapa o consigue acceder a ella un macho, el embarazo va a ser muy probable. En el mercado existen hormonas de uso veterinario que inhiben el celo pero también tienen contraindicaciones, efectos secundarios considerables, como la piómetra o el cáncer de mama, por lo que no se recomienda su uso por períodos prolongados. Para más información sobre la prevención de un embarazo no deseado en perras, recomendamos consultar el siguiente artículo: "No quiero que mi perra tenga cachorros - Cómo evitarlo".

¿Puedo interrumplir el embarazo de mi perra?

Si nuestra perra se queda embarazada lo primero que tenemos que valorar es si seguir o no con la gestación. Si decidimos continuarla debemos tener en cuenta aspectos como los siguientes:

  • La edad de la perra, si es demasiado joven o mayor aumentan los riesgos.
  • Si padece alguna enfermedad.
  • Las posibles complicaciones si el tamaño del macho es muy superior al de la hembra o se trata de razas que suelen nacer por cesárea.
  • Los gastos que implica la atención veterinaria, el pienso, posibles complicaciones en el parto, la cesárea o la lactancia, además de las desparasitaciones de los cachorros, sus vacunas, etc.
  • La búsqueda de hogar para los pequeños, teniendo en cuenta que podemos encontrar casas para ellos pero no sabemos qué sucederá si cada uno, a su vez, se reproduce.

Si optamos por no continuar con la gestación, en el siguiente apartado veremos cómo interrumpir el embarazo de una perrita, es decir, sí se puede hacer abortar a una perra pero siempre debe ser el veterinario quien valore si se debe o no.

Formas de interrumpir el embarazo de una perra

Los fármacos, concretamente hormonas que deben ser siempre prescritas por el veterinario, pueden utilizarse para interrumpir el embarazo aproximadamente hasta los 45 días de gestación. En ocasiones presentan efectos secundarios. Si el embarazo es temprano se absorben los fetos pero si ya está avanzado la perra tendrá que expulsarlos, lo que va a equivaler a un parto con todos los riesgos que pueden darse en este proceso como obstrucciones e incluso cesárea.

Cómo interrumpir el embarazo de una perrita pasa también por su esterilización. Teóricamente podría hacerse en cualquier momento pero suele depender del veterinario, ya que también entran en juego aspectos morales. Lo que es cierto es que cuánto más avanzado esté el embarazo más arriesgado es intervenir por la acumulación de sangre en la zona, el crecimiento del útero, etc. Y habría que valorar si concurre en la perra algún factor que desaconseje la intervención.

¿Hasta cuándo se puede interrumpir el embarazo de una perra?

Como hemos podido comprobar en el apartado anterior, determinar hasta cuándo se puede interrumpir el embarazo de una perrita dependerá de múltiples factores, siendo los principales el tipo de tratamiento y el estado general de la perra. De esta forma, siempre hay que acudir al veterinario para exponer la situación, valorarla y decidir qué es lo mejor para el animal. El especialista podrá orientarnos e indicarnos el momento ideal para hacer abortar a la perra o, en caso contrario, ayudarnos a continuar con la gestación.

No obstante, de interrumpir el embarazo de la perra, mejor hacerlo antes de los 45 días tras la monta para minimizar todo lo posible los daños colaterales, siendo lo más aconsejado hacerlo durante los primeros días una vez finalizado el estro.

¿Se puede hacer abortar a una perra en casa?

Jamás. No aconsejamos bajo ningún concepto hacer abortar a una perra en casa sin la supervisión de un veterinario. Las consecuencias pueden ser fatales para el animal si optamos por métodos inadecuados o si los empleamos incorrectamente. Por este motivo, si nos encontramos ante la situación de querer interrumpir el embarazo de una perrita, será fundamental visitar a un especialista para que sea él quien nos indique cómo hacerlo y cuándo tras evaluar al animal. Administrar por nuestra cuenta fármacos o remedios para hacer abortar a una perra sin la prescripción de un profesional puede incluso acabar con su vida por intoxicaciones, hemorragias o complicaciones en el parto ya que, no lo olvidemos, si el embarazo está muy avanzado la perra tendrá que parir a sus cachorros muertos. Además, hay que manejar la producción de leche si su secreción ya ha comenzado.

Ética y aspectos psicológicos de interrumpir el embarazo de una perra

Preguntarnos cómo interrumpir el embarazo de una perrita no es solo una cuestión veterinaria, pues existen implicaciones morales. La actual superpoblación canina exige un control de la natalidad. Cada cachorro que nace puede quitarle el hogar a un perro que espera familia en la perrera, muchas veces con riesgo de sacrificio. Pero, una vez la perra está embarazada, provocar un aborto puede suponer un dilema moral y también hay que tener en cuenta la parte emocional que va a vivir la perra. Como mamífera, su cuerpo se vuelca en gestar, se prepara para el parto, para dar leche, etc. Las perras tienen el instinto de cuidar a sus crías y, si las pierden, van a vivir un duelo y es normal que se muestren decaídas, tristes y que busquen a sus cachorros. En embarazos muy avanzados puede haber secreción de leche que habrá que vigilar para que no se produzca una mastitis. Revisa el artículo de "Mastitis en perras" para aprender a identificar los síntomas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo interrumpir el embarazo de una perrita?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.

Video: COMO SABER SI MI PERRA ESTA EMBARAZADA 3 Formas de saberlo (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send