Animales

Ayudar a una gata en celo

Pin
Send
Share
Send
Send


Equipo Editorial Gatos - ISSN 2529-895X

En esta página sobre gatos

Los felinos entran en celo al igual que otros mamíferos y, en el caso de la hembra, suele tener una seguidilla de tres o cuatro celos en cada período reproductivo, cuya duración oscila entre los tres y los quince días. Periodos en los que es necesario unas pautas sobre qué hacer con un gato en celo, de esa manera sabremos actuar y evitaremos sorpresas desagradables o, en el peor de los casos, el abandono del gato, una actuación frecuente cuando el animal se encuentra en este ciclo biológico.

Si quieres saber qué hacer con un gato en celo, primero debes comprender que este es un ciclo natural programado para la reproducción. Por ende, no debes castigar a tu gato por el comportamiento que tenga durante esos días, ya que nada de lo que haga es para complicarte la vida a ti, sino que son señales que le envía al sexo opuesto y, que si no están castrados, es lo que la propia naturaleza les manda hacer.

Por lo anterior es necesario medidas a tomar para aprender qué hacer con un gato en celo.

Evitar que salga de casa

En el caso del macho, es posible que vuelva al hogar gravemente herido sin necesidad alguna. En el caso de la hembra, es 99,9% seguro que regrese preñada. De modo que mantener las ventanas herméticamente cerradas es lo menor que podemos hacer. No solo por lo mencionado anteriormente, también por el hecho de prevenir infecciones de otros gatos, que quieran copular y deambulan sin control sanitario transitando libremente las calles, nos referimos a los gatos callejeros.

Brindarle atención

Otra de las cosas que hacer con un gato en celo es permitir que acaparen nuestra atención. Las gatas duplican o triplican su necesidad de frotarse en los muebles y de ser mimadas. Es nuestra “obligación” lidiar con sus nuevas necesidades y acompañarla durante todo este difícil trance. El castigo no funciona en estos casos, tampoco una educación inhibe el celo.

Sprays educativos

Entre la constante pulverización de orín del gato macho y todo el que nuestra gata irá dejando desperdigado en el suelo y en tapizados, decir que tendremos varios dolores de cabeza es una significativa desestimación de la realidad.

Una vez que nuestro felino haya seleccionado un lugar que no corresponde para orinar, debemos limpiar con detergente, bicarbonato, una combinación de ambos, e hipoclorito. Una vez el olor haya quedado eliminado, entonces se puede rociar el lugar con los sprays educativos para que el minino no se sienta invitado a volver a marcar allí.

Mantenerlo siempre activo

Un gato que corre de un sitio a otro durante el día, que intenta atrapar sus juguetes y estos se convierten en algo “inatrapable”, son travesuras que podamos hacerle para que se canse y no moleste demasiado.

De modo que otro factor a tener en cuenta a la hora de saber qué hacer con un gato en celo, es dedicarle un hora diaria para los mimos y los juegos. Son actividades que pueden paliar su comportamiento de celo, pero por breve periodo de tiempo.

Qué hacer con un gato en celo: los anticonceptivos

Sirven para las hembras y, si bien tienen sus contraindicaciones a nivel de órganos, son algo a lo que podremos recurrir en última instancia. En el mercado también existen productos de nueva generación, incluso aplicables a machos, son inhibidores de celo con efectos secundarios menos agresivos que los anticonceptivos tradicionales.

Características del celo

El celo, llamado también estro, es simplemente el período fértil del animal, que se produce cuando ha alcanzado la madurez sexual. Usualmente esta etapa de su vida llega entre el primer año y el quinto, pero también hay casos muy frecuentes de gatas en celo con solo cuatro meses. Sin embargo, con esa edad no se recomienda el apareamiento, pues el cuerpo de la gata aún no se encuentra lo suficientemente maduro para concebir y pueden surgir complicaciones.

El celo de las gatas inicia en las épocas del año en que hay más luz solar, necesitando unas doce horas de luz a diario, por lo que la fecha variará de acuerdo al país en el que vivas. El ciclo se produce tres veces al año, teniendo un duración variante de acuerdo a las condiciones climáticas, entre cinco días hasta dos semanas. Al transcurrir este tiempo, la gata pierde interés en aparearse y los machos dejarán de estar tras ella.

Síntomas del celo en las gatas

Quienes tienen gatas en casa, saben lo desesperante que puede llegar a ser cuando entran en período de celo, pues los "síntomas", o más bien los signos de esto, pueden causarle al amo algunos dolores de cabeza. Ante estas señales, sabrás que tu gata está en celo:

  • Necesita mucha más atención y mimos de lo habitual. El celo pone a las gatas más sensibles, por lo que te dará muestras de afecto intenso e insistente.
  • Comportamiento agitado. Es normal que durante esos días esté mucho más inquieta, por lo que distraerla será más complicado.
  • Al contrario de los perros, muy raras veces muestran descarga vaginal o hinchazón de la vulva, aunque pueden darse casos raros en los que segreguen un poco de mucosa. Sin embargo, es recomendable consultar con un médico, por si esa segregación sea signo de alguna dolencia, como cálculos renales.
  • Adoptan una postura particular: inclinan el cuerpo, levantan la parte posterior, ladean la cola y dejan expuestos los genitales.
  • Especialmente cuando no pueden salir de la casa, profieren maull >

¿Qué hacer para ayudar a tu gata durante el celo?

Aunque la única forma de evitar por completo el período de celo es mediante la esterilización, te damos algunos consejos para que tú y tu gata puedan atravesar los días del estro con más tranquilidad:

  • Dale más atención. Ofrece a la gata caricias, abrazos y mimos para calmar su ansia de estímulos. También puedes cepillar su pelaje.
  • Juega con ella. El entretenimiento le hará "olvidar" de a ratos el celo y la dejará agotada. Inventa juegos que impliquen actividad física, como aquellos en los que deba correr, perseguir y saltar.
  • Cierra las ventanas de la casa, especialmente las de aquellas habitaciones donde la gata pasa más tiempo, para evitar intrusos macho.
  • Bajo ningún motivo dejes a tu gata salir de la casa, pues lo más seguro es que cuando vuelva estará preñada.
  • No dejes que te convenza. Si nunca has tenido una gata en celo, te sorprenderá lo persuasivas que pueden llegar a ser para que las dejes salir de la casa. No te dejes engañar.
  • Evita a toda costa el contacto con gatos macho.
  • Consulta con tu veterinario el mejor momento y el método más adecuado para esterilizar a la gata. No te recomendamos que le administres anticonceptivos orales ni inyectados, pues diversos estudios han demostrado que aumentan la posibilidad de que la gata desarrolle una mastitis o sufra de cáncer. La esterilización es el método más recomendable.
  • La creencia de que es necesario dejarles tener por lo menos una camada para evitar enfermedades es un mito: cualquier riesgo derivado de un útero inactivo es descartado con la esterilización.
  • Si la gata queda preñada, busca hogares responsables para los mininos, nunca los abandones en la calle.

Estos son los consejos que te damos para ayudar a tu gata a atravesar el período de celo sin salir embarazada. Recuerda siempre consultar con tu médico sobre otras posibles medidas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ayudar a una gata en celo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Celo.

Cómo saber si una gata está en celo

Estos son los principales síntomas en las gatas:

  • Se vuelve más emocional y necesitada de lo normal.
  • Tienden a frotarse con más frecuencia con objetos peludos u otros gatos.
  • La gata comienza a ronronear y maullar en voz muy alta para atraer a los gatos machos, el son >Qué hacer cuando mi gata está en celo

Durante el celo, la gata intenta atraer a los machos. El sonido característico que la gata emite, el olor de la orina, las feromonas que emana y su distinto comportamiento son factores que llevan a los machos a ir detrás de las hembras.

A menos que quieras criar gatos, lo mejor que puedes hacer es evitar que la gata tenga contacto con machos. Esto es importante para ayudarla a prevenir el embarazo. Además, el embarazo no se recomienda en gatas jóvenes, que no tienen la madurez física y psicológica suficiente para tener cachorros.

Existe también la posibilidad de la castración y de la esterilización, cuyas ventajas y desventajas explicaremos en algún futuro artículo.

¿Con qué frecuencia las gatas entran en celo?

Puede durar sólo unos pocos días o, en algunos casos, puede persistir hasta durante 3 semanas. Varios factores influyen en la frecuencia y duración del celo felino. Un factor clave es la variación de la luminosidad ambiental, siendo necesarias como mínimo 12 horas de luz para que aparezca el celo. En la mayoría de gatas se produce de forma natural cuando los días se hacen más largos (desde finales de invierno hasta principios de verano).

La gata es una hembra poliéstrica estacional, es decir, que presenta varios celos en su estación reproductiva. Existe una diferencia fisiológica esencial con la especie canina, pues la perra presenta un celo separado del siguiente por un descanso sexual total de seis meses, aproximadamente.

Mientras dura la estación de actividad sexual (unos 6-7 meses en España) tiene una sucesión ininterrumpida de celos. Cada uno viene a durar unos 7 días, y pueden repetirse cada 10 ó 15 días.

Otros factores que pueden influir en la duración y la frecuencia son: la genética, la raza, el ambiente, la presencia de otros gatos machos y hembras en las proximidades de la gata…

Etapas del ciclo del celo felino

El ciclo reproductivo de los gatos se conoce como ciclo estral y tiene varias fases: Proestro, Estro, Diestro, Interestro y Anestro.

  • Proestro y estro: durante esta fase casi no existen manifestaciones externas, por lo tanto su reconocimiento se identifica por el cambio en la conducta. El proestro se caracteriza por una conducta afectuosa cada vez más intensa, fricciones, pisoteos con los miembros posteriores, vocalización y disminución de la hostilidad hacia los machos. Suele durar 1 o 2 días.
  • El estro se caracteriza por aumento de la vocalización, lordosis, mantenimiento de la cola hacia lateral y aceptación de la monta. La duración es bastante variable entre gatas, pero en promedio dura unos 6 días.
  • Diestro: para que este se presente, la gata debe ser servida. La duración es de 30 a 50 días.
  • Interestro o Período entre estros: La gata es poliéstrica estacional, es decir presenta varios celos en determinada estación del año. A su vez es de ovulación inducida por la cópula. Entonces en la estación reproductiva, la gata que no recibe servicio, presentará celos sucesivos en promedio cada 8 días , con un rango de entre 3 a 15 días. Si recibe servicio ovula y desarrolla el diestro o gestación y luego cuando estos finalizan vuelve a presentar celo.

Si te apasionan los animales y deseas aprender esto y muchas más cosas sobre ellos y su salud, quizá deberías dedicarte profesionalmente a la asistencia veterinaria como auxiliar.

Autor: CIM Formación

El celo de las Gatas, comportamiento

El celo es un periodo fundamental en el ciclo reproductivo de los gatos. Durante el celo, las gatas manifiestan una serie de síntomas a través de los cuales comunican a los gatos machos que están receptivas sexualmente hablando, listas para la cópula y para reproducirse. Es fácil identificar cuándo una gata está en celo porque los síntomas son muy característicos.

Las gatas no sangran durante el celo, pero podrás saber que tu gata está en celo si muestra los siguientes síntomas:

Sus maullidos son muy típicos

Los maullidos del celo no son los maullidos habituales, se vuelven insistentes, broncos y desesperados. Es su manera de llamar al resto de la manada para avisarles de que ha llegado su hora de ser mamá.

Además, durante la fase del estro del celo, si acaricias a tu gato poniéndole la mano en el lomo, ella levanta sus caderas desviando su cola hacia uno de los lados. Hace esto porque es la postura de la monta cuando tienen al macho encima.

Primer celo en las gatas

El primer celo de una gata llega pronto, apenas el animal cumpla los 4 meses de vida, aunque en algunos casos puede retrasarse hasta la edad de 11 meses. Esto dependerá del peso que tenga la gata, pues el celo aparece cuando ya la gata alcanzó el 75% de su peso de adulta.

En cualquier caso, depende de la raza y del estilo de vida del animal. Por ejemplo, las gatas de pelo corto entran en celo más pronto. Y lo mismo sucede con las gatas callejeras. Además, si en el mismo territorio conviven otros gatos, esto también influyen en que se adelante la pubertad.

Cuánto dura el celo de las gatas

Otro de los problemas del celo en gatas es precisamente que lo tienen con mucha frecuencia. El periodo de celo variará de unas gatas a otras, pero por lo general, pueden presentar el celo cada 8 o 10 días.

Estos casos suelen corresponderse con gatas que no ovulan salvo que hayan sido montadas. Otras veces, las gatas sí ovulan aunque no tengan un macho que las monte y les viene el celo cada 40 o 60 días.

Época y Fases del celo

La luz solar también es un factor importante en la aparición del celo. Este suele aparecer cuando los días son más largos. Sin embargo, esta regla si bien es aplicable a las gatas callejeras, en las gatas domésticas que están en el interior de nuestra casa puede variar porque las condiciones climáticas son diferentes.

En cuanto al celo de las gatas propiamente dicho, podemos distinguir 5 fases que son:

● Proestro: comienza la ovulación. Aquí la gata empieza a necesitar más mimos.

● Estro: uno o dos días después del proestro viene el estro. Suele durar una semana aunque puede ser más corto, de tan solo 3 días, o más largo de hasta 14 días. Aquí se manifiestan todos los síntomas del celo y, si hay monta, la gata ovula.

● Interestro: cuando no hubo ovulación, hay un receso de entre 3 días y dos semanas tras el cual el celo regresa.

● Diestro: ha habido ovulación pero no embarazo. Sin embargo, su útero se prepara para acoger una gestación por lo que puede darse una falsa preñez y parecer que sí lo está. Esta fase dura un mes.

● Anestro: por fin llega el descanso. Este reposo sexual dura entre 45 y 90 días. Normalmente tiene lugar entre octubre y diciembre cuando los días son más cortos y hace peor clima.

Falsas creencias sobre el celo de las gatas

Existen muchos tabús en torno a que las gatas deben criar al menos una vez en la vida. Sin embargo, no hay ningún fundamento para justificar esto y la esterilización es siempre la opción más recomendada, además de que se evitan abandonos innecesarios de animales y muertes prematuras.

Ventajas de esterilizar

● Evita el cáncer en órganos reproductivos.

● Reduce la ansiedad.

● Evita que el animal escape de casa.

● Acaba con los maullidos y comportamientos molestos.

En resumen, ahora ya sabes si tu gata está en celo y cómo puedes hacer para que su calidad de vida mejore y la convivencia con ella sea satisfactoria. Nos encantará que compartas tu experiencia en los comentarios o que si te ha parecido interesante el artículo, lo compartas en tu red social favorita, para ayudar a otras personas a identificar en celo en gatas.

Consejos prácticos para tranquilizar a una gata en celo

Una vez descartados otras causas que puedan estar provocando este comportamiento, se pueden seguir los siguientes consejos:

  • Ser muy afectuoso con la gata, especialmente si esta lo reclama, por ejemplo acariciandole y cepillando su pelaje con más asiduidad
  • Colocar a la gata sobre una mantita caliente, o un calentador de semillas de los que se meten en el microondas, ya que el calor parece que les calma
  • Evitar cualquier contacto, no solo físico (obviamente) sino incluso visual con gatos macho que pueda haber en la zona, por ejemplo impidiendo su acceso a las ventanas y balcones con un cartón, bajando la persiana o similar.
  • Probar con la hierba gatera: a algunas gatas les calma, aunque a otras les causa el efecto contrario. Es cuestión de probar una vez a ver qué pasa, y repetir o no según los resultados.
  • Ademaás, para evitar el marcaje, se recomienda tener siempre el cajón de arena muy limpio, evitar limpiar la casa con amoniaco (el olor le recuerda a la orina y siente la necesidad de marcar en ese lugar) y utilizar un spray tipo Feliway.

Esperamos que con estos consejos tu gatita pase el celo lo mejor posible, pero en todo caso, como siempre, te recomendamos que ante cualquier duda, o para solucionar este tema de forma definitiva, lo mejor es que te pongas en contacto con el veterinario.

Video: Mi GATA ESTÁ EN CELO Que hago para calmarla MAULLIDOS (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send