Animales

Qué hacer si mi perro está estresado?

Pin
Send
Share
Send
Send


A diferencia de lo que quizá pensemos, nuestras mascotas no son tan diferentes de nosotros en lo que a salud se refiere. Sufren resfriados, dolores de estómago y también, aunque pueda sonar sorprendente, pueden sufrir estrés. Hay muchos motivos que se lo pueden generar, pero hoy vamos a centrarnos en saber cuáles son los indicios que te mostrarán si tu perro está estresado.

Quizá estés pensando que tu amigo no ladra cuando no es debido o que se mantiene tranquilo casi todo el tiempo y, que por ello, tu perro no está estresado. No te equivoques, el estrés no siempre significa que el animal parezca un loco, a veces se puede demostrar de forma totalmente contraria. Vamos a mostrarte 10 indicios o señales que te ayudarán a percibir si tu perro está estresado.

10 indicios para saber si tu perro está estresado

    Cambios en su salud. Si tu perro ha estado vomitando, ha ten >

  • Comportamiento destructivo. ¿Verdad que deseas romper algo cuando estás estresado? No te sorprendas entonces si cuando tu perro está estresado, quiera morder objetos o incluso a otras personas. Es su forma de querer apagar el estrés y lo que te mostrará si tu perro está estresado o no.
  • Ladr >

Como ves, el estrés no siempre es algo que se exteriorice de forma obvia, por eso te animamos a que observes a tu perro con atención para saber si está estresado. Si descubres que así es, seguro que querrás hacer algo para ayudarlo. Te daremos unos consejos en un próximo artículo.

Causas y síntomas de estrés en perros

Son muchas las causas por las cuales un perro puede sentir estrés, que son:

  • Cambios en su rutina diaria
  • Falta de ejercicio
  • Ruidos
  • Llevarlo a un lugar desconocido, y/o al veterinario
  • Llegada de un nuevo miembro al hogar
  • Ambiente familiar tenso

Dependiendo de la personalidad del animal, lo asimilará de una u otra manera. Por ejemplo, si el perro es tímido, puede volverse apático y no querer relacionarse mucho con la gente, en cambio, si es un animal más bien inquieto, podría empezar a tener comportamientos inadecuados. En cualquier caso, debes saber que son animales muy sensibles, por lo que para ayudarlos, se debe de tratar de entenderlos.

Un perro estresado es un perro que puede hacer sus necesidades en lugares inadecuados, que puede mostrarse agresivo en determinadas situaciones, que no podrá dormir las 16h que debería, y que se mostrará muy inquieto. En algunos casos, incluso podría acudir a la monta tanto de otros perros como de objetos y humanos, y al excesivo autoaseo para intentar tranquilizarse.

Tratamiento del estrés en perros

Hoy en día disponemos de varios remedios para tratar el estrés en nuestros perros. Por supuesto, se puede ir al veterinario para pedirle una pastilla que lo relaje, pero desde mi punto de vista, eso sólo acabaría con el síntoma, y no con el problema en sí. Para erradicar totalmente el estrés, es fundamental saber por qué se siente así, y para ello muchas veces hay buscar la solución el ambiente familiar, para saber qué es lo que hace que nos sintamos estresados, y buscar una solución (sesiones de relajación, por ejemplo).

Quizás pienses que las emociones humanas no se ”contagian” a los perros, pero la realidad es más bien distinta. Si tú estás estresado/a, tu perro también se sentirá así.

Todos los remedios que se le den al animal, deben ser vistos y utilizados como una ayuda extra, no como el tratamiento definitivo. Las ”ayudas extra” que se le pueden dar son:

  • Ponerle un collar Adaptil: este collar imita el olor de las hormonas de la madre en periodo de lactancia, ayudando a reducir el estrés y la ansiedad.
  • Masajes T-Touch: este método fue desarrollado por Linda Tellington Jones, y está basado movimientos circulares con los dedos y manos en todo el cuerpo del animal, poco a poco.
  • Medicación de prescripción veterinaria: para los casos graves, se pueden usar temporalmente los medicamentos prescritos por un veterinario.

El estrés en perros puede significar que algo no va bien en la familia: un ambiente tenso, problemas,… Si tu amigo no se siente bien, préstale atención para que todos podáis volver a ser felices 🙂 .

¿Qué es el estrés? ¿Cuáles son las causas más comunes?

Cuando hablamos de estrés, nos referimos a una respuesta automática que genera el cuerpo del perro ante un estímulo concreto. El estimulo puede ser de cualquier tipo: una persona, un perro, un coche, un ambiente. En algunas ocasiones el estrés puede ser positivo, por ejemplo, cunado nuestro perro se excita al encontrarse con otro perro compañero. Pero también puede ser negativo, especialmente cuando hablamos de perros que no han sido correctamente socializados y tienen miedo del entorno, de otras mascotas o de personas.

El estrés genera una reacción en el cuerpo del perro. Eso puede derivar en un intento de huida o en reactividad (una respuesta negativa como son los ladridos, gruñidos e intentos de ataque). Dependerá de cada perro y de cada situación en concreto.

El estrés combina varios factores, entre ellos la adaptación al ambiente, las necesidades del perro y la sucesión de factores positivos que alegren su vida. De esta forma, si no cumplimos con estos requisitos básicos nuestro perro se estresará.

El bienestar de una mascota viene por cumplir las cinco libertades del bienestar animal que incluyen de forma resumida:

  1. Libres de sed, hambre y desnutrición
  2. Libres de disconfort
  3. Libres de dolor, enfermedad y heridas
  4. Libres de expresión
  5. Libres de miedo y estrés

Cumpliendo todas estas necesidades y observando un perro sano podemos afirmar que se trata de un perro que disfruta de una sensación de bienestar. Sin embargo, si no es así, nuestro perro puede estar sufriendo estrés. A continuación te indicamos los síntomas más habituales del estrés en perros.

Causas más habituales del estrés en perros:

Como hemos comentado anteriormente una de las causas más habituales es una mala socialización. Si no hemos enseñado a nuestro perro (o no hemos tenido la oportunidad) a relacionarle con personas, mascotas y elementos del entorno desde cachorro, el perro puede desarrollar miedos graves. En ocasiones eso se traduce en perros asustadizos y tímidos pero en otras nos encontramos con perros que tienen reacciones muy malas.

Aún así, pueden existir miedos y fobias que pueden haberse generado tras una mala experiencia que el perro haya sufrido: ha sido mordido, se ha perdido, ha perdido a un familiar. Este tipo de situaciones le provocan estrés y desconcierto.

Por otro lado, los factores relacionados con el bienestar animal también provocan estrés: la falta de paseos, estar encadenado a un sitio concreto, sufrir una enfermedad, no poder relacionarse como desea, estar encerrado. Todo ello repercute en su salud mental y le ocasiona estrés.

Síntomas y comportamiento de un perro estresado

Podemos pensar que cumplimos todas las libertades del perro y que este disfruta de una vida feliz pero en ocasiones nos encontramos con conductas que evidencian que ese perro no es en absoluto feliz, es más, que sufre una situación de estrés importante.

Si no remediamos este problema que, influenciado por el entorno, las necesidades sociales y demás causan un problema mental, podemos hacer que nuestra mascota empiece a sufrir cambios en su comportamiento, lo que deriva en problemas del comportamiento.

Algunas pistas que nos indican estrés en nuestra mascota:

  • Las estereotipias: Se trata de conductas o movimientos repetitivos que no tienen función alguna. En las perreras podemos hablar de casos de perros que dan vueltas sobre si mismos durante horas, eso es efectivamente una estereotipia.
  • La agresividad: Si hasta entonces nuestra mascota había sido una mascota con un comportamiento normal y empieza a desarrollar agresividad ante determinadas situaciones, estas evidentemente repercuten en la salud de nuestra mascota quien aumentará sus niveles de estrés.
  • Apatía: Aunque algunos perros demuestran su estrés mediante agresividad o conductas algo extremas también existen casos de perros que no van a mostrar ninguna conducta. Ver a un perro extremadamente apático es igual de grave que aquél que realiza estereotipias.
  • El exceso de actividad: No es lo mismo que hablar de un perro incansable. Se trata de mascotas que aún estando sumamente cansadas son incapaces de cesar sus movimientos y su comportamiento.
  • Utilizar el refuerzo negativo o la agresividad: Además de ser peligroso no solo para nosotros, sino también para quienes se encuentren en nuestro entorno, estas conductas generan un gran nivel de estrés en nuestro perro. Evitaremos todo tipo de conducta negativa.
  • Miedo: Puede tratarse de miedo a las personas, a otros perros o podemos hablar de miedo generalizado. Aquellos perros que hayan tenido experiencias muy negativas en su vida pueden sufrir miedo que genera estrés.

Otras señales que pueden ser síntoma de estrés en el perro pueden ser un jadeo excesivo cuando observamos exceso de actividad (o hiperactividad), una reacción desmesurada hacia algunos estímulos, lamido excesivo, pérdida de pelo, rigidez muscular. Este tipo de comportamiento generalizado se traduce directamente en estrés. A continuación te explicaremos qué hacer si tu perro está estresado.

Si además utilizamos herramientas de castigo (collar de ahorque, collar anti-ladridos y collar de semi-ahorque) o el propio castigo físico o verbal, estaremos empeorando y aumentando el estrés en nuestro perro. No castigues a un perro estresado bajo ningún concepto.

Las señales de que un perro está estresado

Al igual que los humanos, los perros pueden padecer estrés. Este estado de nerviosismo puede darse por muchas causas diferentes y, aunque cada perro tendrá síntomas diferentes, podemos buscar unas cuantas señales más comunes.

A lo largo de su día a día, los perros pueden pasar por muchas cosas que les provoquen estrés: si no tienen largos períodos de descanso y días sin factores estresantes, el nerviosismo se va a acumulando, y entonces se desencadenan los problemas de estrés.

Las causas más comunes que llevan a los perros a este estado son la alta exigencia que tenemos en su comportamiento: muchas órdenes, muchas correcciones o enfrentarse a cosas que le dan miedo a lo largo del día: gente desconocida, coches, bicicletas u otros perros. También pueden ser causas importantes el ruido excesivo, las obras en la calle o los cambios drásticos en su rutina.

2. Tiene alergias en la piel

Muchas de las alergias que aparecen en la piel de los perros son un síntoma de estrés. Los picores incontrolables, la dermatitis atópica y otros enrojecimientos o granitos que aparecen en la piel de los perros, especialmente en las axilas, el viente y en el interior de las patas traseras, tienen su origen en el estrés.

3. Tiene diarreas frecuentes sin explicación

De la misma manera, si un perro tiene diarreas frecuentes a las que el veterinario no encuentra explicación, o empieza a ser intolerante con ciertos alimentos, puede ser una señal de que un perro está estresado. También le pasa a los humanos: los intestinos son delicados y una fuerte carga de estrés puede afectar a su funcionamiento.

4. Huele mal

¿Cuando bañas a tu can, a los dos o tres días vuelve a oler intensamente a perro? Las hormonas que aparecen con el estrés también tienen un rastro de olor: si está muy nervioso se pueden oler a través de su piel.

Este olor se puede confundir con el que dejan los perros cuando están mojados, aunque es un poco más ácido. Como no tiene que ver con su higiene, no importa cuántas veces lo bañes o le cortes el pelo: mientras siga teniendo estrés, seguirá desprendiendo ese olor.

5. No puede concentrarse

Esta es otra de las señales de que un perro está estresado que también tienen en común los humanos: bajo fuertes niveles de estrés, no somos capaces de concentrarnos, ni de aprender. Es decir, si le propones juguetes interactivos a tu perro y no es capaz de resolver ni los más sencillos, o si quieres enseñarle órdenes y no es capaz de hacer caso, puede que esté mostrándote su estrés.

6. Comportamiento de monta

El comportamiento de monta tiene varios orígenes: los perros se pueden montar jugando, pueden estar intentando reproducirse, pero muchas veces es solo un síntoma de estrés. Además, pueden montar muchas otras cosas además de perros: nuestras piernas, los cojines del sofá o las patas de las sillas.

Si tu macho esterilizado o tu hembra montan cosas habitualmente, te están diciendo que están muy nerviosos. Si además coinciden con alguno de los otros síntomas de la lista, efectivamente, tu perro sufre de estrés.

7. Destruye cosas

Algunos humanos, cuando se sienten en tensión, aprietan los dientes. Lo mismo ocurre con los perros, pero en vez de ir al dentista a hacerse una férula, descargan la tensión mordiendo lo que encuentran por casa: desgarran cojines, mantas o roen las patas de las sillas.

Destruir no es un comportamiento habitual para los perros, y es otra de las señales de que un perro está estresado. Si llegas a casa y no te quedan cojines, en vez de reñirle a tu perro, pregúntate por qué está tan nervioso y qué puedes hacer para cambiarlo.

El estrés es involuntario. De la misma manera que los humanos no podemos elegir no apretar la mandíbula o no mordernos las uñas, los perros no pueden evitar montar piernas o rasgar las mantas. Solo solucionando su fuente de estrés se pueden resolver esos comportamientos.

Pin
Send
Share
Send
Send