Animales

Cadena SER

Pin
Send
Share
Send
Send


Si prefieres darle a tu perro una alimentación libre de alimentos procesados, tienes la opción de la dieta BARF, compuesta totalmente por alimentos completamente naturales: huesos, carnes, huevos y verduras. No es tan popular como los piensos, pero cada vez más personas se apuntan a dar de comer a sus perros este tipo de dieta, que es realmente beneficiosa.

¿Cuál de todas las opciones es la mejor?

¿Qué es lo mejor que le puedo dar de comer a mi perro? Pues la verdad, es que para esta pregunta no hay una única respuesta. Podríamos decir que la mejor comida para un perro es la que más se adapte a sus necesidades.

Supongamos que has decidido alimentar a tu perro con piensos o latas comerciales. ¿Cómo saber qué comida debo darle a mi perro? Sigue estos consejos para encontrar el mejor alimento posible:

  • Aunque no deja de ser un alimento procesado, dentro de los piensos para perros y comida enlatada hay diferentes calidades. Opta siempre por la mejor de todas, la gama premium, o al menos la mejor que te puedas permitir.
  • No te dejes guiar por la publicidad ni por el supuesto prestigio de las marcas: investiga tú mismo antes de comprar qué alimento es el mejor para tu mascota, compara y decide.
  • Por supuesto, si tu perro tiene necesidades específicas de alimentación por algún problema de salud, debes tenerlo en cuenta.
  • Adapta el alimento y las cantidades siempre a su edad. No se alimenta igual a un cachorro recién destetado que a un perro joven, adulto o anciano. El tipo de pienso irá variando a lo largo de su vida, el que elijas ahora no será para siempre.
  • Mira las etiquetas de lo que te estás planteando comprar. Busca el alimento más natural posible, que tenga carnes y verduras en alto porcentaje y de buena calidad. ¿Sabes interpretar una etiqueta? Cuanto antes sale mencionado un ingrediente, mayor porcentaje de él contiene el alimento. Busca altos porcentajes de carne fresca y huye de los que tengan cereales (a excepción del arroz) y subproductos cárnicos. La proteína de calidad está en la carne fresca, no en picos, plumas y pelo de animales. Piensa “¿yo me comería los ingredientes que salen en esta etiqueta?”. Si la respuesta es no, tampoco se lo des a tu perro. Recuerda: el pienso más caro o más famoso no necesariamente es el mejor.

¿Qué com > (Foto vía: scienceblog)

Si prefieres pasar de la comida comercial y darle tú mismo alimentos naturales a tu perro, la dieta BARF es excelente. ¡En Wakyma tenemos montones de artículos contándote sus beneficios y cómo planificarla!

Se basa en huesos, carne, huevos y un pequeño porcentaje de verduras, de modo que se imita, en la medida de lo posible, la que sería la dieta del perro si viviera en el mundo salvaje. Es decir, una dieta inspirada en la comida de los lobos y perros salvajes, pero adaptada al estilo de vida y nivel de ejercicio físico de los perros domésticos.

La dieta BARF repercute muy positivamente en la salud de los perros tras sólo unos meses. ¡No tardarás en ver todos los beneficios que tiene en su pelo, su vitalidad, energía… ¡y felicidad!

Tanto si decides alimentar a tu perro con comida procesada o natural, ten en cuenta siempre que debes elegir la mejor calidad posible y adaptarla a las necesidades nutricionales y otras características de tu mascota.

Una infografía revela qué alimentos son saludables y cuáles se deben evitar

¿Qué alimentos puede comer mi perro? / Solovyova ( Getty Images )

Es probable que en más de una ocasión te hayas parado a pensar si ese alimento que estás a punto de darle a tu perro es beneficioso para tu mejor amigo o no. Es por todos bien sabido que no se recomienda dar gominolas, chocolate o cerveza a los perros pero, ¿es recomendable darle uvas o pimientos?

Más información

Una infografía llevada a cabo por el sitio Here Pup! ha dado a conocer qué alimentos pueden ser consumidos por los perros y cuáles hay que evitar a toda costa. La infografía muestra, a través de cuatro colores, (verde, amarillo, naranja y rojo) todos aquellos alimentos que el perro puede comer sin ningún problema y, al mismo tiempo, aquellos que están absolutamente prohibidos.

Carne, arroz y pescado, entre los mejores alimentos para los perros

Los alimentos que aparecen sobre el apartado verde, es decir, aquellos que los perros pueden comer sin ningún problema, son los siguientes: arroz, lechuga, plátano, zanahoria, pera, melón, carne, manteca de cacahuete, pescado y espinacas.

En amarillo se dan a conocer los alimentos que los perros pueden comer, siempre y cuando sea con moderación. Entre ellos se encuentran la piña, los perritos calientes, las patatas, la sandía, el queso, las setas, los tomates, el brócoli, los arándanos, las fresas, las manzanas y el pan.

Cuidado con los pimientos y las uvas

A continuación aparecen los alimentos que es mejor no dar a los perros. Bajo un tono anaranjado destacan los siguientes productos: langostinos, palomitas, almendras, apio, cerezas, pimiento, maíz o nubes de malvavisco.

Por último, en color rojo, se dan a conocer los alimentos que quedan totalmente prohibidos puestos que pueden resultar tóxicos para nuestros mejores amigos. En este listado aparecen las nueces, las cebollas, los ajos, los aguacates, las uvas, las gominolas, la cerveza, la granada, el chocolate o los cacahuetes.

La infografía de los alimentos que puede y no puede comer un perro. / Here Pup!

En definitiva, esta infografía demuestra que los perros no pueden comer cualquier cosa y que hay que tener especial cuidado a la hora de dar de alimentar a nuestros mejores amigos.

Qué cosas NO pueden comer los perros

Hay unas cuantas comidas aptas para humanos que no debemos usar con nuestros perros. Seguro que has oido que el chocolate o las uvas son malas para los perros. Pero no son las únicas cosas.

Aqui te dejamos dos posts útiles y fáciles si tienes algunas duda sobre qué alimentos evitar que coma tu perro para evitar intoxicaciones!:

Los perros pueden comer pienso, claro!

El pienso para perros es muy cómodo, nos ahorra tiempo, no tenemos que pensar, ya está listo y además tiene muchos minerales y vitaminas añadidas en fórmulas estudiadas, que son beneficiosos para la dieta del perro.

No obstante, dar sólo pienso para comer a tu perro es una tortura para él y además NO es la opción más saludable. Lo ideal es que nuestro perro coma de todo, pienso, pero también comida natural!

Imagina que ves a la gente comer comida natural (carne, patatas, lechuga), mientras tu sólo comes galletas de astronauta todos los días de tu vida. Sería raro y no muy divertido, ¿no?

Pues piensa que tu perro es como tú en muchas cosas, y en esta también. Les gusta la variedad y lo natural. Así que es bueno dar de comer a nuestro perro, ambas cosas, comida casera y pienso para perros para que tu perro disfrute con sabores y nutrientes distintos. Una dieta sana, es una dieta variada!

Darle de comer a un perro no es cualquier cosa. Hay que tener en cuenta alergias, la raza, la edad del animal o los alimentos que pueden resultar tóxicos, entre otras cosas.

La alimentación de un perro no es algo que se deba pasar por alto. Nuestros amigos peludos no pueden comer cualquier cosa ni la cantidad que les dé la gana. Por eso, para dar de comer a un perro de manera correcta recomendamos hablar con el veterinario. Cada raza tiene sus particularidades que afectan a la alimentación: la piel de un galgo no permite cualquier cosa, al igual que el delicado estómago de un Teckel o los labradores, que debido a sus problemas articulares deben ingerir una mayor cantidad de omega 3, entre otros nutrientes

No obstante, hay varias cosas que debemos tener en cuenta al margen de nuestra charla con el veterinario. Además del tipo de alimentación, es importante familiarizarse con algunos aspectos importantes para «la hora de la comida». Más abajo os indicamos algunos consejos como que no se debe de dar de comer a la vez a 2 perros desconocidos o cuántas veces al día es recomendable alimentar a nuestro animal.

1. Alergias

Lo primero que tienes que saber es si tu animal padece alguna alergia. Las alergias más frecuentes en perros son causadas por comida, saliva de insectos (a través de las picaduras), inhalación y contacto con diferentes alérgenos.

En el caso de la alimentación, ocurren cuando uno o más ingredientes de la comida causan una reacción hipersensible del sistema inmunitario. Los perros que sufren alguna alergia, pueden presentar síntomas como náuseas, vómitos, eructos, diarrea, flatulencias, pérdida de apetito, pérdida de peso, letargo y debilidad.

Si en tu caso estás cuidando a un perro que no es tuyo, te recomendamos que sigas siempre las instrucciones de su dueño en cuanto a horarios, veces al día y cantidades de comida. No introduzcas nada a su dieta a lo que pueda no estar acostumbrado.

2. Cuántas comidas al día

Este es un tema del que se habla en muchos foros sin llegar a una conclusión clara. Pues bien, la respuesta es más sencilla de lo que parece. Dar de comer a un perro varias veces al día depende de diversos aspectos como la edad. Este es el tipo de cosas que hay que aclarar con el veterinario.

De manera general, un perro puede comer 4 veces al día después de los 2 meses de edad. De 4 a 6 meses las comidas suelen reducirse a 3. Después de los 6 meses, el animal debe comer 2 veces diarias, por la mañana y por la tarde. Insistimos, esto es una valoración general. Hay que contar con el veterinario para determinar la mejor alimentación de nuestra mascota.

De paso, aclaramos otra asunto. Eso de dejar el bol de comida lleno para que el perro coma cada vez que quiera es de las peores cosas que se pueden hacer. Recuerdo que cuando Tom llegó a casa (un teckel que por entonces contaba con 2 meses de vida) comía tanto como le dábamos. Hasta que se dio un atracón y terminó vomitando. Ahí aprendí que los perros comen tanto como puedan, aunque revienten. Por eso, no es buena idea darles la oportunidad de que elijan cuando comer. Literalmente, no pueden parar.

3. ¿Comer juntos sin ser amigos? NOPE!!

Si eres de esas personas que no tienen suficiente con un peludo y quiere ampliar la familia, debes tener en cuenta que la hora de la comida puede ser un conflicto. Por este motivo, se recomienda no dar de comer a 2 perros desconocidos a la vez o, al menos, no en el mismo lugar. Este consejo es aun más importante para aquellos cuidadores que acogen a varios perros desconocidos entre ellos al mismo tiempo.

La razón por la que es recomendable tomar precauciones es que puede haber problemas si uno quiere comerse la comida del otro. Establece diferentes momentos para cada uno. Lo ideal sería que después retirases el bol si queda comida restante.

4. Atención al «cacharro del agua»

Puede que el bol donde ponemos agua para nuestra mascota no parezca sucio o, mejor dicho, tarde más en dar muestras visibles de suciedad. Eso no significa que no haya que limpiarlo. Hay que lavarlo cada día, igual que fregamos los vasos de nuestra casa. Es importante que se cambie el agua varias veces al día, para que esta siempre este fresca y limpia.

5. Qué monos son los cachorros, pero ¿qué comen?

Hasta los 2 años ningún perro es adulto. Aun así, cada raza pasa de cachorro a adolescente a un ritmo distinto. Así que, una vez más, hablaremos de manera general. Un cachorro tiene una dieta muy diferente a la de un perro adulto o adolescente. El pequeño peludo debe tomar leche materna o de fórmula artificial hasta las 8 semanas de vida.

La leche es importante en esta etapa, ya que es la manera correcta de adquirir calostro. Se trata de un compuesto que refuerza el sistema inmune del animal. Algunos perros necesitan que se les administren vitaminas extra durante este periodo. Ahí ya entre el veterinario, que nos recetará las más convenientes. Algo que también se puede hacer es mezcla la leche con pienso especial para cachorros. El pienso se reblandece y es más fácil de ingerir, a la vez que toman la leche.

La leche es muy importante durante el periodo de cachorro. Después hay que evitarla.

5. ¡¡Cuidado!! Alimentos a evitar

Hay alimentos que los perros no deben comer nunca, como es el caso del chocolate. La lista de alientos dañinos no acaba ahí. Deberías evitar que tu perro tome leche, ya que, en edades adultas, estos animales dejan de segregar la enzima que se encarga de la digestión de la lactosa. No es mortal, pero puede ocasionar problemas estomacales como vómitos o diarrea. Esto es también aplicable al queso.

El tiosulfato de la cebolla puede causar anemia en perros. Este componente deteriora los glóbulos rojos de estos animales, lo que puede debilitarles. Los problemas serios con la cebolla ocurren si se toma una gran cantidad de esta, pero para qué vamos a arriesgarnos, ¿no? El mismo efecto causa el ajo que, además de anemia, también puede generar insuficiencia renal por la pérdida de hemoglobina.

La levadura se convierte en un tóxico uno vez está en el estómago de nuestra mascota. Este compuesto genera gases que son perjudiciales para el organismo de los perros. La ingesta de levadura puede conllevar vómitos, letargo y dolores abdominales. Otro tanto con lasal. Si eres de los que les gusta cocinar alguna comida casera a tu perro, hazlo sin sal, ya que el alto contenido de este compuesto puede generar convulsiones y vómitos.

6. Alimentos humanos aptos para perros

Al igual que hay alimentos prohibidos, también hay otros que nosotros comemos y que podemos compartir con nuestros peludos. El más conocido es el pollo cocido. Este alimento es una buena forma de meter proteína en la dieta de nuestra mascota. Las zanahorias son buenas para los dientes de los perros, además de que aportan una buena cantidad de fibra. Igualmente, varios expertos indican que el avena es beneficiosa para perros mayores con problemas a la hora de «ir al baño». Aún así, a título personal no lo tengo del todo claro, ya que la avena, si no se tiene cuidado, pueden contener un porcentaje de azúcar que puede ser demasiado alto para los perros.

A pesar de que puedan ingerir estos alimentos, lo más recomendable suele ser comprar el pienso que más se adapte a las necesidades de tu perro. Esto lo aclaramos en este post sobre alimentación perruna.

Qué puedo darle de comer a un cachorro

(Foto via: cesarsway)

Antes de hablar de la alimentación del cachorro en casa, vamos a contarte un poco la base de su nutrición durante las primeras semanas de su vida.

La leche materna es importantísima e irremplazable durante al menos sus primeras 6 semanas. Es el único alimento que puede darle al cachorro todo el aporte calórico y nutrientes que necesita para empezar su desarrollo de forma correcta. Además, la importancia de este proceso no reside sólo en su nutrición, sino que también tiene un fuerte componente emocional para el perro recién nacido.

Sin embargo, los cachorritos no deberían sólo mamar de su madre durante este proceso. A partir de las 2 – 3 semanas de vida, los pequeños comienzan a desarrollar sus dientes, y esto podría hacer mucho daño en las mamas de la madre. Por eso, comienzan a tomar leche materna en biberón o bien en forma de papillas. Esto no significa que debamos separarlos de su madre completamente: deben seguir mamando, pero con menos frecuencia, la base de la alimentación pasan a ser las papillas y mamar directamente de la perra madre será un complemento. Así continuamos teniendo el componente emocional de la alimentación del cachorro, pero las mamas de su madre no sufren tanto desgaste. Además, así hacemos que la separación del cachorro y la madre sea gradual.

¿Qué le puedo dar de comer a un cachorro después del destete?

Pasados 45 días aproximadamente, los cachorros son destetados por completo, es decir, son independientes de su madre y ya no necesitan alimentarse con su leche. A partir de ese momento, tu cachorro comenzará a tomar alimentos sólidos. Los alimentos desarrollados especialmente para cachorros contienen más calorías para favorecer el desarrollo adecuado, es decir, dan mucha energía con menos cantidad de alimento, para facilitar las digestiones.

Elige comida de alta calidad y apropiada para su edad, peso o incluso raza. Es importante que tenga una buena dosis de proteínas, minerales y vitaminas, y la cantidad justa y necesaria de grasas. Si su alimentación es la adecuada, tu cachorro no necesitará suplementos vitamínicos o de calcio, a no ser que por su estado particular te lo recomiende el veterinario.

Los alimentos para cachorros también se componen de bolitas más pequeñas para que sea más fácil masticarlas. ¿Sabías que los alimentos sólidos y secos ayudan a mantener una mejor higiene y salud bucal que los alimentos húmedos? Al masticarlo, este arrastra la placa, por el contrario, los patés tienden a quedarse pegados en los dientes.

Elige bien el alimento de tu perro y busca asesoramiento profesional, ya que no es bueno andarlo cambiando cada dos por tres. Su sistema digestivo necesita habituarse a un alimento particular y cuando lo hace, le cuesta cambiar a digerir componentes diferentes.

¿Cuánto debe comer un cachorro?

Ahora ya sé qué le puedo dar de comer a un cachorro, pero ¿cuál es la ración adecuada? La cantidad de alimento que damos a nuestras mascotas es tan importante como la calidad del alimento en sí. ¿Cómo saber si estás sobrealimentando a tu cachorro o si le das la cantidad adecuada de comida?

Lo primero que debes saber, es que la cantidad de comida que un perro debe comer depende de diferentes factores: su edad, su tamaño, su índice de actividad física diaria y también de posibles recomendaciones particulares de tu veterinario en función de su salud.

Cuando el perro aún está tomando leche materna pero ya tiene dientes, lo mejor es comenzar a dar muy poquito alimento sólido para que el cambio de dieta no sea radical. Después, al producirse el destete completo, iremos incrementando las dosis de comida:

  • Durante la combinación de leche con alimento sólido y hasta el destete total: 1 cucharada de comida de 4 a 6 veces al día.
  • 2 – 3 meses de edad: 4 veces al día.
  • 4 – 6 meses de edad: 2 – 3 veces al día.
  • 6 meses en adelante: 2 comidas al día.

Las proporciones adecuadas de alimento para cachorros son:

Otras recomendaciones para alimentar a un cachorro

Si quieres asegurarte de que alimentas a tu cachorro lo mejor posible, te recomendamos que sigas estos consejos:

  • Procura darle la cantidad justa y necesaria de comida. Aunque pida más, no lo sobrealimentes, el sobrepeso puede causarle problemas de salud. Además, si come demasiado sus digestiones serán más complicadas.
  • Lee siempre las indicaciones de los envases de comida. Nuestro racionamiento de comidas es orientativo, dependiendo del alimento que elijas y de las características de tu perro, este puede variar.
  • Planifica un horario estricto de comidas y mantenlo a diario. Es la mejor manera de enseñar a tu perro cómo, cuánto y cuándo debe comer. Para educar a las mascotas, ¡la rutina es lo mejor!
  • Consulta a tu veterinario y lleva a tu cachorro a revisiones periódicas para constatar que su nutrición es la más adecuada.

¡Y esto es todo! ¡Disfruta de tu cachorrito!

Video: DEBATE DE INVESTIDURA. INVESTIDURA FALLIDA (Mayo 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send