Animales

Es normal que mi perro siempre tenga hambre?

Pin
Send
Share
Send
Send


No vamos a engañarte: el perro es un animal muy goloso que aprovecha cualquier oportunidad para dar un bocado a todo lo que considera que debe de tener un sabor exquisito. Pero la mayoría de las veces es muy importante que no le hagamos caso, ya que de lo contrario podríamos acabar teniendo un peludo con sobrepeso.

Aunque no deja de ser curioso este comportamiento, así que vamos a ver por qué mi perro siempre tiene hambre.

No se le está dando la cantidad de comida que necesita

Y vamos a empezar por lo básico: la comida. Tanto si le das pienso como comida natural es muy importante que le des la cantidad que necesita. En el primer caso, en el mismo saco te pondrá la cantidad, pero si le das carne fresca, tienes que darle la cantidad que equivale al 2-3% de su peso si es adulto (si es un cachorro, sería el 6-8%). No tienes que darle más ni menos, excepto si está muy delgado o por el contrario con algunos kilos de más, en cuyo caso te recomendaría consultar con un veterinario para que te dijera cuánto debes de darle.

Tiene ansiedad o estrés

Al igual que ocurre con las personas, a los perros les puede dar por comer mucho cuando tienen ansiedad o estrés. Para conseguir que vuelva a estar tranquilo, es conveniente sacarlo a pasear todos los días, jugar mucho con él para que queme toda esa energía, y pasar todo el tiempo que se pueda con él para hacerle sentirse seguro.

Si está muy nervioso o inquieto, no dudes en pedir ayuda a un etólogo canino.

Hábitos alimenticios en perros

Los perros, en la naturaleza, llevan una dieta muy variada. Según algunos estudios realizados mediante la recolección de heces de perros silvestres, estos animales, cuando viven libres, se alimentan sobre todo de desechos humanos, seguido de mamíferos medianos y pequeños, como por ejemplo gatos y roedores, insectos y, en menor proporción, vegetales.

El perro doméstico, cuando vive en el hogar humano, suele ser alimentado con un pienso completo que cubre todas las necesidades nutricionales del animal. No obstante, comer siempre lo mismo puede ser aburrido.

Leptina, ¿qué es y cómo afecta al apetito de nuestro perro?

La leptina es una hormona presente en muchos grupos de animales, incluyendo al ser humano y al perro. Esta hormona se encarga de inhibir el apetito y es liberada principalmente por los adipocitos (células que forman el tejido adiposo o grasa) pero también por el hipotálamo, los ovarios y la placenta.

En un animal sano con un peso correcto, cuando tiene suficientes reservas de grasas, los adipocitos comienzan a liberar leptina, que viaja por la sangre hasta el cerebro, avisando que el cuerpo ya tiene suficiente energía acumulada, por lo que puede dejar de comer.

El problema aparece cuando el animal presenta sobrepeso. Aunque libera mucha leptina el cuerpo se vuelve resistente y no entiende que ya tiene suficiente energía. Algo similar ocurre cuando el perro sufre diabetes mellitus. Por tanto, un perro con sobrepeso siempre tendrá hambre.

Un perro ansioso por la comida o por cualquier otro objeto es algo muy serio. Las obsesiones en perros deben ser tratadas por un profesional, ya que suelen derivar de problemas subyacentes como estrés, aburrimiento, condicionamiento ineducado o enfermedades.

A la condición de un perro que no para de comer y parece estar hambriento continuamente se la conoce como polifagia. La polifagia suele aparecer junto a otros síntomas como la obesidad, aumento o pérdida de peso, polidipsia (aumento de la ingesta de agua), poliuria (aumento de la micción) y la incapacidad de absorber correctamente los nutrientes.

La polifagia puede aparecer en el proceso de envejecimiento del perro, ya sea porque comienza a no absorber ciertos nutrientes o porque tome algún medicamento que la provoque. Por otro lado, uno de los síntomas de la diabetes también es el aumento de la ingesta de alimentos. Tumores o procesos inflamatorios a nivel gastrointestinal también producen polifagia.

¿Cómo saber si mi perro pasa hambre?

La primera razón que nos hace pensar que nuestro perro está pasando hambre es que comienza a comer en exceso o que siempre está pidiendo más comida, visita continuamente su cuenco y lo lame aunque no haya nada.

La evidencia irrefutable de que nuestro perro está pasando hambre es la pérdida de peso. En un perro obeso, esta pérdida es normal, intencionada y necesaria, pero siempre se debe hacer bajo estricto control veterinario. Si tu perro no necesita perder peso y, aun así, está perdiendo, es hora de hacer una visita al veterinario para que este le haga un chequeo completo, incluyendo análisis de sangre, orina y, quizá, algún análisis hormonal.

¿Cómo ayudar a un perro que tiene obsesión por la com >

Una vez que un veterinario haya determinado la causa de la polifagia, si la razón de la misma se debe a un problema gastrointestinal, éste puede deberse a un cambio en la dieta o al consumo de algún medicamento. Si se debe a la diabetes, será necesario medicarlo.

Si el problema deriva de razones comportamentales se deberán tomar medidas para ayudar al perro a cambiar su conducta. Cambiar gradualmente el pienso a otro con un mayor contenido en fibra puede ser una opción o el cambio a una dieta más saciante como la dieta ACBA para perros, siempre bajo supervisión veterinaria.

También podemos racionar el alimento en cantidades más pequeñas varias veces al día y no grandes cantidades uno o dos veces. Es muy importante tener una rutina diaria de alimentación. Muchos estudios han revelado que si un animal sabe cuándo va a comer y se cumple con sus expectativas los niveles de estrés disminuyen enormemente.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es normal que mi perro siempre tenga hambre?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Posibles causas por las que un perro tiene demasiado apetito

Entre las principales causas por las que un can tiene un hambre excesivo, podemos señalar:

  • Una dieta que no cubra sus necesidades nutricionales
  • Parásitos internos
  • Enfermedades
  • Que no desarrolle suficiente actividad física
  • Que copie malas actitudes de sus dueños
  • Ámbitos en el entorno

La consulta al veterinario se torna fundamental para detectar problemas actuales o prevenir inconvenientes a futuro a causa del exceso de alimentación.

Los motivos por los que un perro tiene demasiado apetito pueden ser variados. El veterinario seguramente te ayudará a identificar las causas y a encontrar las formas de solucionar este problema.

Cómo debe ser la dieta adecuada para tu peludo

Una dieta adecuada para tu can debe cubrir sus necesidades nutricionales de acuerdo a:

  • Edad
  • Tamaño
  • Peso
  • Actividades que desarrolla

Un especialista en nutrición animal podrá ayudarte a determinar la mejor forma de alimentar a tu peludo en cada etapa de su vida, ya sea que elijas darle alimento balanceado o comida casera.

Lo cierto es que si no le das la ración adecuada de acuerdo a las características de tu peludo, se quedará con hambre y demandará más comida. Por ejemplo, si el perro gasta mucha energía en juegos y paseos, necesitará más alimento que el indicado en la bolsa del pienso, que es una indicación general.

Más ejercicio y menos bocadillos entre comidas

Por otra parte, si tu peludo no desarrolla la suficiente actividad física, seguramente suplirá esa falta de ejercicio y de juego comiendo. Y de allí a la obesidad hay un paso. Ten presente que, según una información difundida por la la Asociación Mundial de Veterinarios de Animales Pequeños, el exceso de peso de los dueños se está trasladando a las mascotas.

Así que, si tus costumbres son sedentarias, no se las trasmitas a tu amigo de cuatro patas. Es más, entusiásmate con la idea de pasear y jugar un rato al aire libre con tu perro. Así, los dos estaréis más saludables.

Además, si eres de los que picotea entre comidas y siempre andas masticando algún bocadillo, ten presente que tu peludo querrá imitarte y no dejará de reclamar su parte del botín cada vez que te vea llevarte comida a la boca.

Cuando el exceso de apetito aparece de forma repentina

A veces, las causas del hambre excesivo pueden deberse a algunos problemas de salud, sobre todo si el apetito voraz aparece de forma repentina.

Tu peludo puede tener parásitos intestinales, o estar padeciendo, por ejemplo:

  • Problemas hormonales
  • Diabetes
  • Insuficiencia pancreática
  • Mal funcionamiento de los riñones

Otras causas que pueden desatar el hambre de tu peludo

En algunos casos, si de repente el perro tiene demasiado apetito, puede deberse a que se han producido cambios en el entorno familiar. La llegada de un bebé o la adopción de una nueva mascota suelen provocarle celos y desencadenar reacciones en tu peludo como la de romper cosas, orinar en cualquier sitio o… engullir todo lo que se le ponga a tiro.

Estos trastornos de comportamiento pueden corregirse con paciencia y cariño. Ten presente que el veterinario sabrá aconsejarte de manera adecuada también en estos temas.

Está débil de salud

Es raro, pero puede ocurrir. Si tu perro ha empezado de repente a buscar comida a todas horas, y si además tiene otros síntomas como sed excesiva, apatía o pérdida de peso, es conveniente acudir cuanto antes a un profesional veterinario para que lo examine, ya que podría tener diabetes o problemas gástricos.

Nuestros amigos los canes son muy golosos ya de por sí, pero a veces esa glotonería puede ser síntoma de enfermedad, por lo que hay que estar siempre atentos a cualquier cambio que se produzca en su rutina.

Video: Tu PERRO está ADELGAZANDO y no sabes por qué? . u200d. Todo lo que necesitas saber AQUÍ (Mayo 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send