Animales

Cómo cuidar a un perro con sarna

Pin
Send
Share
Send
Send


Se trata de una enfermedad que se 'ceba' con la piel de los canes, y que encima es contagiosa para los humanos, hay varios tipos y recetas caseras para prevenirlas

Producida por algunas especies de ácaros y visible en la piel, la sarna es una enfermedad canina que puede ser transmitida a las personas. La buena noticia es que se puede prevenir y tratar la sarna en perros con muy buenos resultados si se realiza un tratamiento adecuado.

¿Qué es la sarna?

Se trata de una enfermedad cutánea producida por ácaros parásitos que se alimentan de sebo, queratina y restos de células dérmicas, tanto de los perros como de los gatos y de los seres humanos.

El contagio más habitual se lleva a cabo a través del contacto directo con un animal afectado, así como también por aquellos objetos que hayan sido usados por él, como por ejemplo mantas o cepillos.

Según la especie de ácaro que habita en la piel del canino se corresponderá el tipo de sarna que este padece. Esta patología es muy frecuente en perros callejeros o en aquellos que viven hacinados y en malas condiciones higiénicas.

Sarna demodécica

Los ácaros causantes de este tipo de sarna son del género demodex, los cuáles viven de manera natural en la piel y folículos pilosos. La enfermedad aparece cuando por algún motivo (cáncer, hipotiroidismo o desequilibrios en el sistema inmunitario) la población de estos microorganismos aumenta.

Cabe señalar que la sarna demodécica no es contagiosa entre animales o para las personas. Así, esta afecta a los perros de raza pura y con pelo corto, entre ellas el dóberman y el shar pei.

Síntomas y detección de la sarna

Para poder identificar la sarna en un perro debemos prestar atención a ciertos síntomas y comportamientos en el animal. Lo ‘bueno’ de esta infección producida por ácaros es que es fácil de reconocer.

Según el tipo de sarna, la extensión y localización de las lesiones estos serán diferentes. Sin embargo, una de las características comunes a todos es el picor o prurito. Esto quiere decir que verás a tu perro rascarse continuamente en una misma zona, así como también lamerse e incluso lastimarse en un área específica.

Por otra parte, perderá pelo donde tenga sarna, quizás en forma de ‘parches’ o una extensión mayor dependiendo de cuán severa sea la enfermedad. También puede presentar caspa, descamación de la piel, costras y pústulas.

El enrojecimiento y la inflamación de la piel, las heridas y las llagas o la dermis ‘en carne viva’ son signos más que certeros de que el animal sufre sarna. En algunos casos incluso el can no quiere comer, presenta mal olor en la piel y pierde mucho peso.

Prevenir y tratar la sarna en perros con remedios caseros

El tratamiento de la sarna debe estar enfocado en dos puntos: la aplicación de remedios en el animal y la higiene de su entorno. Para el primero podemos emplear fármacos recetados por el veterinario –que se administran de forma oral– y también aumentar la eficacia empleando recetas caseras de aplicación externa. Algunas opciones son:

Este ingrediente antibacteriano y cicatrizante puede ayudar en la recuperación de la piel del animal y en la eliminación de los ácaros. El tratamiento consiste en moler dos dientes de ajo y mezclarlos con aceite de oliva, para luego esparcirlo sobre el área afectada y dejar actuar toda la noche. Al siguiente día hay que enjuagar con un paño húmedo.

2. Jabón neutro

Los perros que tienen sarna deben ser bañados con un jabón blanco o neutro, para evitar que los perfumes irriten aún más la piel. Existen a su vez jabones medicinales con propiedades antibacterianas y antisépticas muy eficaces, que se aplican sobre la piel húmeda y se enjuagan tras dos minutos.

3. Manzanilla

Esta planta tiene muchos beneficios para la piel y, por ello, sirve para prevenir y tratar la sarna en perros. Las flores de manzanilla son refrescantes, desinflamatorias y limpiadoras. Puedes hacer una infusión con una cucharada de la planta por cada medio litro de agua y, cuando esté fría, usar el líquido filtrado para mojar el manto del animal.

Cómo combatir la sarna sarcóptica

La sarna sarcóptica se produce principalmente por dos tipos de ácaros: los Sarcoptes y los Cheyletiella. Afectan a la piel del animal, en la cual pueden provocar alopecias de tipo zonal, es decir, áreas en las que no hay pelo, y mucho picor. En casos graves, el perro podría quedar prácticamente calvo, y cubierto por los ácaros, excepto los ojos, la nariz y la zona anal.

¿Qué hacer? Lo más recomendable es prevenirlo. Hoy en día disponemos de pipetas que repelen los ácaros protegiendo así la salud del animal. En el caso de que ya está infestado, estos insecticidas se pueden aplicar también para combatirlos, y bañarlo con insecticidas.

Cómo combatir la sarna dermodécica

Provocada por un ácaro llamado Demodex, es una de las más comunes. Se la conoce también como Demodicosis, que puede ser localizada cuando el área afectada es una parte concreta del cuerpo, o generalizada. Causa alopecias focales, que al igual que en la sarcóptica, se pueden ir extendiendo. Es importante saber que no es contagiosa, pero si la madre la tiene, la puede transmitir a sus cachorros.

El tratamiento consiste en ponerle una pipeta para los ácaros, y bañar al perro con almitraz.

Cómo combatir la sarna otodéctica

La sarna otodéctica o la de los oídos, se produce cuando los ácaros entran y se alojan en el conducto auditivo. Provocan otitis, y hacer que las orejas huelan un poco mal, debido a la presencia de cerumen.

El perro se rasca y sacude la cabeza tratando de aliviarse, pero sólo se puede combatir poniéndole una pipeta y, en casos graves, con gotas en los oídos.

Si sospechas que tu peludo tiene o puede tener sarna, no dudes en llevarlo al veterinario para que lo examine.

Sarna en las orejas de un perro y en todo su cuerpo

La sarna produce mucho picor, malestar y suele ser un síntoma de un entorno sucio, un perro mal alimentado, con el sistema inmune bajo o mal cuidado, con altos niveles de estrés y ansiedad. Las dos formas más comunes de contraer la sarna son: por contagio o por causas genéticas. Hay perretes propensos, como sus descendientes, a tener un testículo que no les baja o a poseer en su piel y de forma natural alguno de estos parásitos que le provocan la sarna.

La sarna demodécica necesita ser diagnosticada durante los primeros meses de vida del perrete para ser intervenida convenientemente. No hay tratamientos caseros que la eliminen para siempre ni tampoco hay cura, pero es controlable. Esta sarna suele asustar mucho a los cuidadores porque sale cuando el perrito es muy joven y hace que se queje mucho, pero el prurito y el daño se puede minimizar.

Otro tipo de sarna es la que se da en concreto en las orejas. Puede provocar graves daños, ¿y por qué? Pues porque pica, y para aliviar ese malestar, el perrete se frota con todo lo que encuentra. Eso sí, no siempre que tu peludo tiene este comportamiento es por culpa de la sarna, en ocasiones se puede tratar de una otitis común o de que se le ha metido algo dentro. El diagnóstico a tiempo evitará sustos y acelerará la cura.

¿La sarna en perros es contagiosa?

Toda la sarna, aparezca en las patas, en el torso, en la cara o en la oreja se produce por el ataque de un grupo de ácaros en la piel de tu amigo. Esto ya nos da una pista de que la sarna puede ser muy, muy contagiosa. Por fortuna, es una enfermedad que solo se transmite entre la misma especie. Sin embargo, esto no quiere decir que si en el mismo entorno conviven gatos y perros los primeros no puedan tener una enfermedad relacionada con los ácaros.

¿Y por qué? Aquí va el primer consejo de cuidado para perros con sarna: limpieza absoluta. Los ácaros y este tipo de parásitos abundan en moquetas poco limpias, peluches sin lavar o en camitas que no están higienizadas. Segundo consejo para cuidar a un perro con sarna: una buena alimentación y cero estrés.

¿Qué pastillas para la sarna en perros son las mejores?

Muchos PetLovers nos preguntan qué champús y qué pastillas son las mejores, pero la medicación solo te la puede dar el veterinario. Es fácil encontrar artículos en internet que te dan listados de píldoras y de fármacos, pero, ¿y si en lugar de sarna solo tiene una dermatitis? ¿Y si el que te ha recomendado esa pastilla de humanos, que supuestamente la va a sentar bien, no es un facultativo? Pues que podrás freírle el hígado e incluso matarlo.

Por ello, tu responsabilidad es elegir una alimentación de diez, rica en nutrientes y adaptada a su peso y edad, también jugar mucho, mucho con él. Tiene que llegar a casa muy cansado y sentirse feliz. Si a eso le sumas un entorno muy limpio y la medicación y el champú que le ha dado tu veterinario después de verlo en consulta, tu perro podrá tratarse la sarna, no sufrir tanto con el picor y salir adelante.

Ahora, lo que tienes que hacer es ponerte en contacto con nuestros veterinarios online, explicarle los síntomas de tu perrete con sarna y obtener más información sobre todo esto que te hemos contado. Te parecerá que te hemos dicho poco, pero en realidad te hemos dado el mejor consejo: no juegues a los veterinarios, por la salud de tu perro.

Cuidados básicos del perro con sarna

Si nuestro perro padece sarna, hemos de ser muy estrictos con el cumplimiento deltratamiento, aunque sea largo, para evitar recidivas, y debemos acudir periódicamente al veterinario a realizar controles para verificar la eficacia del tratamiento.

En paralelo hay una serie de cuidados del perro con sarna que ayudarán a mejorar su calidad de vida y recuperarse cuanto antes:

  • Procuraremos mantener limpio el ambiente y evitar que contacte con otros animales y personas si padece una sarna contagiosa.
  • Una buena alimentación y los suplementos con ácidos grasos pueden ser útiles para mantener en buen estado la piel y el pelo.
  • En los perros con sarna demodécica es vital evitar situaciones de estrés y tratar las enfermedades concomitantes que pudieran padecer.
  • Hay que tener en cuenta que los animales con sarna demodécica generalizada menores de 2 años suelen estar predispuestos genéticamente a padecer la enfermedad, y no es conveniente que se reproduzcan. Con la esterilización, evitaremos hacer sufrir a su descendencia.

Prevención de la sarna en el perro

Dado que la principal forma de transmisión es el contacto directo con los animales afectados y fómites infectados (cepillos, mantas, juguetes del perro…), procuraremos no acercarnos a animales sospechosos o diagnosticados de sarna, aplicaremos el tratamiento veterinario adecuado a los perros con sarna, y seguiremos unas normas básicas de higiene personal y del ambiente. El tratamiento periódico con lactonas macrocíclicas, o nuevos compuestos acaricidas, podría ser útil para la prevención del contagio.

Un caso excepcional es la sarna demodécica, una forma no contagiosa, ya que el ácaro que la produce se encuentra de manera natural en la piel de nuestro perro, y solo se multiplica en exceso en casos de inmunosupresión y en perros genéticamente propensos. En este caso, es importante evitar el estrés y la reproducción de los animales predispuestos.

Pin
Send
Share
Send
Send