Animales

Cuáles son los tipos de sordera en perros

Pin
Send
Share
Send
Send


La pérdida completa de audición se llama sordera , y puede ocurrir en uno o en ambos oídos. A la sordera de ambos oídos se la llama bilateral , y la de un solo oído se denomina unilateral o hemisordera. También puede suceder que el perro tenga un umbral de audición mayor respecto a los animales normales en uno o en ambos oídos, denominándose a esta condición sordera parcial (hipoacusia) de uno o de los 2 oídos.

CAUSAS DE LA SORDERA

Las causas de sordera en las mascotas pueden ser div >orderas de conducción y sorderas sensorioneurales . La sordera de conducción en los perros se observa cuando existen trastornos en la transmisión de la vibración del sonido hasta el oído interno y a la vía auditiva. Cualquier defecto o enfermedad que afecte el canal auditivo externo del perro, la membrana timpánica , los huesecillos auditivos y/o el oído medio puede ser causal de una sordera de conducción.
La sordera sensorioneural se produce cuando existen anormalidades en las estructuras del oído interno, en el nervio coclear y/o la vía auditiva en cualquier parte de su trayecto hacia la corteza cerebral. Las causas principales incluyen sordera hereditaria , daño neuronal por sustancias ototóxicas (antibióticos como la gentamicina o diuréticos como la furosemida ) o sordera senil .
La sordera hereditaria ha sido reportada en numerosas razas de perros y en gatos. Se debe a la degeneración de las estructuras del oído interno y las neuronas del ganglio espiral . Este proceso tiene lugar durante la maduración posnatal del sistema auditivo. Los signos clínicos se manifiestan entre las primeras semanas y los 2 primeros meses de vida . Se ha asociado una mayor predisposición a la sordera hereditaria en perros con manto predominantemente blanco , gris azulado o manchado . Las razas afectadas con mayor frecuencia son: Dálmata, Setter inglés, Ovejero australiano, Collie del límite y Ovejero de Shetland, pero se ha reportado en al menos en 54 razas de perros, incluyendo al Dogo argentino, Gran dané s , Boxer, Bull terrier y Cocker spaniel, entre ellas.
Se asume que la sordera hereditaria en los perros es predominantemente de tipo autosómico dominante , sin embargo, en el Bull terrier se describió una herencia autosómico recesiva.

BREVES CONCEPTOS DE LA HERENCIA DE LA SORDERA

La herencia de enfermedades, anomalías o rasgos genéticos se describe: a) por el tipo de cromosoma en que se encuentre el gen anormal (cromosoma autosómico o cromosoma sexual), y b) por si el rasgo es dominante o recesivo. Las enfermedades autosómicas (como por ejemplo, la sordera) se heredan a través de los cromosomas no sexuales, y las enfermedades ligadas al sexo se heredan a través de uno de los “cromosomas sexuales”, el cromosoma X (las enfermedades no se heredan por medio del cromosoma Y). La herencia dominante se presenta cuando un gen anormal de uno de los padres es capaz de causar la enfermedad, aunque el gen paralelo del otro padre sea normal. El gen anormal ejerce el dominio sobre el resultado del par de genes.
La herencia recesiva se presenta cuando ambos genes deben ser anormales para producir la enfermedad. Si únicamente uno de los genes del par es anormal, entonces la enfermedad se manifiesta levemente (animal con hemisordera o hipoacúsico) o no se manifiesta. En otras palabras, el gen normal del par puede suplir la función del gen, de modo que se dice que el gen anormal actúa de manera recesiva. Sin embargo, un animal con un solo gen defectuoso se denomina portador, lo que indica que el trastorno puede pasar a los cachorros. Ambos padres deben ser portadores para que el cachorro sea sordo.

PROBABILIDADES DE HEREDAR LA SORDERA

En el caso de herencia autosómica dominante : si uno de los padres es portador y el otro es normal, existe un 50% de probabilidades de que cada cachorro herede el gen anormal y por lo tanto el rasgo dominante. En otras palabras, si suponemos que en una lechigada con 4 cachorros, uno de los padres es portador de un gen anormal para la sordera, la expectativa estadística es: 2 cachorros normales y 2 cachorros sordos. Esto no significa que los cachorros obligatoriamente sufrirán la pérdida de la audición, pero sí significa que cada cachorro tiene un 50:50 de probabilidades de heredarla. Los cachorros que no hereden el gen anormal no desarrollarán ni transmitirán la sordera.
En el caso de herencia autosómica recesiva: si ambos padres son portadores de un rasgo autosómico recesivo, existe un 25% de probabilidades de que un cachorro herede los dos genes anormales y por lo tanto manifieste la sordera, y un 50% de probabilidades de que un cachorro herede sólo un gen anormal (siendo así portador). En otras palabras, suponiendo que en una lechigada con 4 cachorros, ambos padres sean portadores (y no manifiesten la pérdida de audición), la expectativa estadística es: 1 cachorro con dos cromosomas normales (normal), 2 cachorros con 1 cromosoma normal y otro anormal (portadores, sin pérdida de audición), y 1 cachorro con 2 cromosomas anormales (sordo). Esto no significa que se observará esta distribución obligatoriamente, pero sí significa que cada uno de los cachorros tiene 1 posibilidad en 4 de heredar el trastorno y una posibilidad 50:50 de ser portador.

¿Por qué puede ser sordo un perro?

La sordera en el perro puede aparecer como consecuencia de tres factores:

  • Central: por una lesión en el cerebro que reduce y anula la audición.
  • Conductual: por una acumulación de cerumen. Este tipo de sordera es temporal: en cuanto se retira el tapón, vuelve a oír sin problemas.
  • Sensorial: por una lesión en los órganos internos del oído.

Razas con una mayor predisposición

Cualquier perro de cualquier raza puede tener algún tipo de sordera, ahora bien, hay algunas razas que son más propensas que otras, siendo la principal el dálmata. Hasta un 8% de los ejemplares pueden tenerla. Pero no es la única.

El Bull Terrier, el Jack Russell, el Boyero australiano, el Dogo argentino, el Setter inglés y el Cocker Spaniel inglés también tienen una mayor predisposición.

¿Qué tipos de sordera hay?

Se distinguen seis tipos de sordera, que son:

  • Adquirida: el perro nace pudiendo oír, pero en algún momento se queda sordo ya sea por haber tenido una enfermedad, o un tapón de cera, etc.
  • Bilateral: no puede oír por ninguno de los dos oídos.
  • Hereditaria: es sordo de nacimiento.
  • Parcial: tiene una capacidad auditiva limitada, pero no es completamente sordo.
  • Total: no puede oír nada por ninguno de los dos oídos.
  • Unilateral: con un oído puede escuchar perfectamente, pero con el otro no oye nada.

Si tu amigo es sordo es importante que le sigas dando mucho cariño. Lo necesita para ser feliz.

Tipos de sordera en perros

(Foto via: pinterest)

Los diferentes tipos de sordera en perros son:

  • Sordera bilateral: el perro es sordo de ambos oídos.
  • Sordera unilateral: el perro tiene sordera en uno de sus oídos y el otro es completamente funcional.
  • Sordera parcial: el perro tiene una capacidad auditiva limitada, no es completamente sordo.
  • Sordera total: el perro no oye absolutamente nada por ninguno de los dos oídos.
  • Sordera hereditaria: la falta de oído es congénita y de nacimiento.
  • Sordera adquirida: el perro nace oyente, pero por diversas causas queda sordo en un momento de su vida, ya sea como consecuencia de una enfermedad, un golpe, etc.

Como imaginarás, estos tipos de sordera son “combinables” entre sí. Por ejemplo, un perro puede quedar parcialmente sordo de uno de sus oídos por un accidente, o nacer completamente sordo de los dos y nunca oír nada.

Motivos que pueden propiciar sordera en perros

(Foto via: pinterest)

Estos diferentes tipos de sordera en perros pueden ser consecuencia de diferentes factores:

  • Conductual: la sordera es consecuencia de un factor físico, un taponamiento en el conducto auditivo, como por ejemplo de cerumen o a causa de una otitis. En este caso, la sordera es temporal, ya que al retirar el tapón, el perro vuelve a oír con normalidad.
  • Sensorial: la sordera se debe a una lesión en los órganos internos del oído.
  • Central: la lesión no está en el oído, sino en el cerebro, mermando o anulando su capacidad auditiva.

CAUSAS MÁS COMUNES EN LA SORDERA EN PERROS VIEJOS

La causa más común de sordera en perros es la incapacidad para conducir el sonido hacia la parte interna del oído. Las otitis agudas con presencia de secreciones, estrechamiento del conducto auditivo por otitis crónicas, presencia de tumores o cerumen en el conducto auditivo, roturas de tímpano, o la degeneración de los huesecillos del oído, son alguna de las causas. En todos estos casos, el perro deja de responder a su nombre, hace caso omiso a los ruidos que se producen en su entorno, no se despierta ante la presencia de ruidos, o no responde a los estímulos de juguetes sonoros. Si el problema afecta a un solo oído, puede ser más difícil de identificar. Las otitis agudas son la causa que suele detectarse con mayor facilidad. El perro se rasca los oídos, sacude la cabeza con mucha frecuencia, le duelen los oídos, y puede llegar a ser evidente la presencia de secreciones, mal olor debido a éstas. También es posible que el perro, incluso, tuerza la cabeza.

Sin embargo, el engrosamiento de las paredes del conducto auditivo, y el consecuente estrechamiento del propio conducto, o la rotura del tímpano, no siempre son evidentes a simple vista. Por ello es muy importante acudir al veterinario siempre que observes alguno de los síntomas asociados a la otitis aguda, o si ves que tu perro deja de responder a los estímulos sonoros. El veterinario realizará una inspección exhaustiva del oído, palpándolo y visualizando todas las estructuras con ayuda de un otoscopio, y puede que sea necesario que obtenga muestras, en caso de observar secreciones o tumores. Si el conducto está muy inflamado, se identifica dolor o la presencia de un objeto extraño, será necesario sedar al perro.

Otra causa menos habitual de sordera es la afectación del oído interno. Sin embargo, como esta estructura está íntimamente relacionada con el órgano del equilibrio, suele ir acompañada de síntomas muy evidentes como el ladeo de la cabeza, vértigo, movimientos oculares, y otros. Los animales expuestos a sonidos fuertes y reiterativos, también pueden sufrir una degeneración del oído interno o medio. Es algo común en perros de caza, como consecuencia de la acumulación de pequeñas lesiones producidas por los disparos.

Con menos frecuencia encontramos causas neurológicas y tóxicas. Las neurológicas, incluyen la presencia de otras enfermedades o tumores, tanto en los nervios que transmiten la información sonora hacia el cerebro como en el propio cerebro. El virus del moquillo, o una meningitis, son posibles causas de sordera en perros.

Muchas sustancias pueden ser directamente tóxicas para el oído. Los metales pesados y contaminantes del agua como mercurio o arsénico, causan lesiones en el oído interno. Existen algunos antibióticos y fármacos, empleados en quimioterapia, que pueden producir alteraciones en el oído del perro y sordera. A veces, la sordera se manifiesta unas semanas o meses después de haber realizado el tratamiento. Pero también hay productos antisépticos que a veces se utilizan para limpiar el oído, o algún componente de las gotas usadas para el tratamiento de las otitis infecciosas, que pueden causar sordera temporal o permanente en perros especialmente sensibles.

El diagnóstico de la sordera en perros viejos no causada por otitis externa o media, sin la presencia de otros signos que puedan orientar sobre la causa exacta puede ser complejo. El veterinario realizará pruebas de tipo comportamental (como dar palmadas, o hacer sonar un silbato estando fuera del campo visual del animal), pero la evaluación de la respuesta del perro será subjetiva. Afortunadamente, en centros veterinarios especializados, pueden realizarse pruebas neurológicas avanzadas que permiten detectar si el cerebro identifica los sonidos y responde o no a ellos.

Por último, mencionar que los perros de edad avanzada pueden llegar a sufrir sordera, pero se trata de una sordera asociada a la edad. Es lo que se denomina presbiacusia. Suele manifestarse durante el último tercio de esperanza de vida de los perros, y se desarrolla paulatinamente. Inicialmente el perro pierde capacidad para detectar las frecuencias elevadas, pero puede desarrollar sordera completa si vive el tiempo suficiente.

En cualquier caso, si tu perro sufre una sordera temporal o permanente que afecta a ambos oídos, debes ser consciente de su discapacidad e intentar compensarla. Por ejemplo, un perro sordo no oirá el motor de un vehículo que se acerca por la calle, lo que puede ser un peligro si no va atado con correa.

Pin
Send
Share
Send
Send