Animales

Cómo cepillar al gato en cuatro pasos

Pin
Send
Share
Send
Send


Los cuidados que se aplican a las diferentes razas varían en función del tipo de pelaje que tengan. Al principio, el pelaje de un gatito es más suave, como pelusa y más corto que el de un gato adulto. Aunque al inicio de la vida del gatito el aseo no es imprescindible, es recomendable hacerlo para que se acostumbre a esta práctica. Si le enseñas a dejarse manipular e incluso a disfrutar de ese contacto, te será mucho más fácil asearlo posteriormente. Por lo general a los gatos les gusta que les cepillen. La mayoría de ellos se acercarán a ti en cuanto te vean con el cepillo o el peine en la mano ¡y se mostrarán complacidos de tener toda tu atención!

​PASOS PARA CEPILLAR A TU GATO

​Para un gato de pelo corto, se recomienda realizar un cepillado rápido una vez por semana utilizando un peine o un cepillo suave. Por el contrario, con un gato de pelo largo, como por ejemplo el de raza persa, se necesitan cuidados diarios y un equipo adecuado, pide consejo al criador o peluquero de gatos.

- Cuando tengas a tu gatito sobre tus rodillas, empieza a cepillarlo delicadamente.

- Felicítalo por su buen comportamiento con voz tranquila y agradable.

- A los dos minutos para de cepillarlo y acarícialo de nuevo. Ofrécele una golosina como recompensa.

- Repite esta secuencia varias veces al día, alargando progresivamente la duración del cepillado.

- Si tu gatito intenta morder o coger el cepillo, gírate de espaldas sin dejarlo estar. Los gatos detestan que se les ignore y aprenden rápidamente que atacando al cepillo, pierden tu atención.

- Una vez que tu gato se ha acostumbrado al aseo (lo que ocurrirá al cabo de unos cinco días) empieza a cepillarle el vientre, la cola, las orejas y otras partes más sensibles. Debes ser muy delicado y tratar que los primeros aseos sean breves. Si detectas en tu gato signos de enfado o de agitación, vuelve a cepillarle nuevamente el dorso.

- Mientras el gato está tranquilo, aprovecha para tocarle las patas y examinarle las uñas y dedos. Empieza por una uña, después le felicitas y recompensas. En la siguiente sesión intenta tocarle ya dos dedos y así vas aumentando progresivamente el tiempo en que le manipulas las patas.

- Mira el interior de sus orejas y ábrele delicadamente la boca para ver los dientes y las encías.

Para las razas de pelo largo que necesitan cepillados intensos, es conveniente acostumbrar al gato a realizar el aseo encima de una mesa que tenga la superficie no resbaladiza. Cuando los gatitos se hayan acostumbrado a la rutina del aseo, debemos ponerles sobre la misma mesa que utilizaremos cuando sean adultos, de esta manera asociarán rápidamente este lugar con el aseo.

El pelo del gato sano protege al felino

Los gatos son peludos, un axioma que se cumple en la casi totalidad de los felinos. Hay gatos de pelo largo, de manto claro, con manchas tricolores, felinos negros y brillantes. El pelaje del felino, sin embargo, no solo es cuestión de estética: también cumple algunas funciones importantes para el animal, que en ocasiones pasan desapercibidas.

"El pelo del gato cumple un papel importante en el sentido del tacto del felino, pero también le sirve de aislante frente a las temperaturas extremas, tanto frías como demasiado cálidas", concluye un equipo de veterinarios coordinado por Michael Foss, de la Universidad de Washington, en su trabajo 'Anatomía y psicología del gato'.

El pelo del gato sano le protege de enfermedades y de la picadura de insectos o parásitos

El papel protector del pelo del gato frente a los cambios extremos del termómetro explica que los felinos aprovechen para renovar una parte importante de su pelaje cuando las temperaturas se moderan: es decir, durante el otoño y la primavera.

El pelo del gato, sin embargo, no solo es eficaz como aislante térmico: el vello además le protege de los insectos y picadura de otros animales. Este característico manto felino cumple asimismo una llamativa función defensiva frente a otros posibles peligros. El gato es capaz de erizar su pelo, y casi duplicar su tamaño, como medida de intimidación cuando siente intimidado por otros animales.

El pelaje felino sano y cuidado es también señal de bienestar para el peludo amigo. "Una pérdida excesiva de pelo puede ser indicio de que el animal padece una enfermedad, que el gato no se alimenta del modo apropiado o incluso de que padece parásitos", advierte Foss.

Los cepillados del gato ayudan a mantener el pelaje felino sano, cuidado y libre de suciedad. A continuación se explica cómo cuidarlo y el modo de retirar la mayor parte de pelo muerto del cuerpo del animal en cuatro pasos.

1. Cepillar el pelo del gato, comenzar con un cepillo suave

El cepillado del gato puede comenzar con un cepillo de púas suaves, de la cola a la cabeza del felino

"Los felinos necesitan cepillados diarios para mantener su pelaje sano", advierte la veterinaria Patricia González. Este sencillo gesto de aseo del gato ayuda a retirar los pelos muertos que frenan la aireación de la piel del animal y, por tanto, que perjudican la salud de esta importante la barrera natural felina.

En el mercado existen numerosos modelos de cepillos para gatos: con cerdas suaves y flexibles, en forma de guantes, con púas metálicas. ¿Cuál utilizar y cómo?

Una buena idea es comenzar con un cepillo de púas suaves y flexibles, que sirva para acicalar el pelo del gato de forma superficial. Este alisado suele proporcionar gran placer al felino, ya que suministra un masaje al animal y estimula la circulación de su cuerpo.

El cepillo flexible no solo resulta de gran ayuda para empezar el cepillado del gato. Este utensilio también es útil para iniciar en este esencial hábito de higiene felina al gato más reticente o menos acostumbrado.

La mejor forma de retirar el pelo muerto del gato es arrancar con un breve cepillado en el sentido contrario al pelaje, es decir, desde la cola hacia la cabeza del gato. Después, hay que continuar a favor del crecimiento del pelo, de la cabeza hacia la cola.

2. El pelo del gato con un cepillo de púas metálicas

"Los cepillos de púas metálicas arrastran mucho más pelo que el anterior de cerdas suaves, por lo que este utensilio es esencial para completar el aseo y mantener el pelaje del gato sano", añade González. Este accesorio de púas metálicas elimina buena parte de los pelos del gato -nunca todos- que, de otro modo, acabarán sobre la ropa, el sofá del salón y el resto mobiliario de la casa.

Sin embargo, quien ha cepillado alguna vez a un gato lo sabe: los felinos parece que nunca dejan de soltar pelo, por mucho que uno prolongue este hábito de aseo durante cinco minutos o más. ¿Cuál es la clave? La paciencia y el humor a raudales, que el felino recompensará con ronroneos, simpáticas caricias y mucho amor.

Un cepillado eficaz implica, además, retirar cada cierto tiempo los mechones atrapados en las púas antes de continuar. Pero, ¿existe el riesgo de que el gato pierda más pelos de lo recomendable? "Para nada, un felino parece que nunca deje de soltar pelo, pero se trata de mechones muertos, por lo que cuanto más recojamos en el cepillado, mejor", añade González.

Los gatos de pelaje largo lo tienen todavía un poco más complicado para librarse de los pelos libres. "En estos felinos es frecuente que el manto se enrede y forme nudos, sobre todo cuando se hacen mayores", añade el veterinario Ion Sustatxa, autor del blog Amores perros. y gatos.

Los enredos de pelo no son saludables, ya que bloquean el paso del aire e impiden que la piel del gato se oxigene como precisa. Cuando el cepillado no es suficiente para eliminarlos, hay que pedir ayuda del peluquero del gato, una colaboración relevante sobre todo durante el verano. Este vídeo ofrece algunas claves para cepillar a un gato de pelaje largo.

3. Cepillar el pelo del gato: paciencia y juegos

El cepillado es un hábito de higiene que parece satisfacer a la gran mayoría de los felinos. Para el gato es momento de recibir todo el cariño de su querido amigo de dos piernas, que durante estos minutos estará centrado en exclusiva en él. Una delicia para los mimosos felinos.

El cepillado del gato en profundidad será más sencillo si el felino está relajado o somnoliento

Sin embargo, hay gatos inquietos que no paran de moverse, a los que les es difícil permanecer en el mismo sitio durante demasiado tiempo. En otros casos, el aseo se complica porque el felino adoptado acaba de llegar a casa, y aún no está acostumbrado.

¿Cómo actuar en estas ocasiones? Hay que ganarse su confianza. Los juegos con el gato, la paciencia y la constancia son claves para que, con el tiempo, el gato se acostumbre a recibir su cepillado diario encantado. ¿Otra pauta? Un felino adormilado o preparado para dormir es más fácil que acepte de buen grado nuestros cuidados.

4. Pelos de gato a cambio de cariño, ¿aceptas el trato?

Los gatos son una fuente de pelos constante. Los cepillados son esenciales, pero nunca van a eliminar la totalidad de los mechones muertos. La persona que viva con un felino debe saber que rodearse de pelos -en sofás, alfombras, ropa- será parte de su día a día.

El humor y el amor hacia el gato lograrán que, con el tiempo, estos pelos formen parte de los encantos de vivir con un felino o, al menos, del precio justo que hay que pagar por disfrutar de los encantos del gato. A cambio, el felino nos devolverá su cariño con creces, en dosis muy superiores a la de las molestias que supone que suelte pelo allá por donde anda. El amor tiene estas cosas: o se toma o se deja.

No utilices el cepillo equivocado

Antes de comenzar, asegúrate de tener la herramienta adecuada a mano. Para ello, debes saber que existen muchos tipos de cepillos y peines para gatos en el mercado, así que haz una investigación previa para seleccionar el que mejor se adapte al pelaje de tu felino. La mayoría de los cepillos y peines son bastante baratos y merece la pena.

Para felinos de pelo corto puedes usar una "carda", que es el típico peine para gatos. Al momento de seleccionar la más adecuada, intenta que sea suave para convertir el cepillado en una experiencia positiva. Te invitamos a leer el artículo "Cepillos para gatos de pelo corto".

Para gatos de pelo largo, denso y propenso a la romperse al cepillarlo, no se recomienda usar un peine o un cepillo diseñado para gatos de pelo corto, puesto que los dientes más cortos no llegarían a su subpelo, el cepillado sería inútil y continuaría perdiendo pelo muerto. Lo ideal es decantarse por un cepillo de dos caras o uno metálico, y usarlos con mucho cuidado para no romper el pelo ni hacer daño al animal. Para más detalles consulta nuestro artículo "Cepillos para gatos de pelo largo".

Tips generales para cepillar el pelo de tu gato

Antes de empezar, hay algunas cosas que te podemos recomendar en ExpertoAnimal que te servirán para la próxima vez que quieras dejar el pelo de tu gato brillante y sedoso:

    Siempre cepilla a tu gato en la dirección del pelo, para él podría resultar hasta relajante. Por el contrario, el cepillado continuo en contra le causará incomod >

El truco está en hacerlo bien

Para poder cepillar el pelo de tu gato sin problemas, toma a tu felino en brazos y siéntate con él entre tus piernas en un lugar que sea cómodo tanto para él como para ti. Cierra puertas y ventanas para que no intente escapar durante el cepillado y no puedas volverlo a sujetar. Acaricia a tu gato hasta que se ponga en un humor espectacular, sereno y relajado, lo sabrás cuando te comience a lamer o a ronronear.

Ahora, cepilla a lo largo de su espalda con movimientos lentos, delicados y largos, desde la cola hasta el tope de la cabeza. Observa si tu gato está teniendo alguna sensación extraña que pueda traer un comportamiento agresivo, mantente alerta a su lenguaje corporal. Revisa el cepillo de vez en cuando para asegurarte de que no tenga cabello enredado, si es así, retira el cabello con un peine y continúa. No descuides las axilas y el abdomen, estas son áreas en las cuales se forman muchos nudos y algunos pasan desapercibidos porque están pegados a la piel. Sé delicado si consigues enredos, intenta suavizarlos con un poco de aceite de bebé y después peina.

Si encuentras algunos nudos muy imposibles de peinar, no tires de ellos, puesto que podrías provocar dolor en el animal y rasgar la piel de tu gato. Utiliza un separador de nudos para cortarlos en pedazos más pequeños o, en su defecto, córtalos con cuidado con una pequeña tijera (solo si no están demasiado pegados a la piel). También, como el cabello de las personas, puedes comenzar a desenredar desde la punta a la raíz, verás como poco a poco se van suavizando.

Siempre, siempre, mima y recompensa a tu gato con un premio después de cada cepillado. Lo ayudará a relacionar de forma positiva este momento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Recomendaciones para cepillar el pelo de mi gato, te recomendamos que entres en nuestra sección de Consejos de belleza.

El truco está en acostumbrarlo

Si tienes un gatito lo ideal es que empieces hoy mismo a acostumbrarlo al cepillo o peine que vayas a usar. Pero si es adulto, también podrás lograr que acepte ser cepillado si sigues estos pasos:

  1. Lo primero que tienes que hacer es enseñarle el cepillo. Deja que se acerque a él, que lo huela.
  2. Dale alguna que otra golosina para gatos para que empiece a asociar el objeto con algo positivo (el premio que le des).
  3. Felicítalo diciéndole algunas palabras bonitas en un tono dulce, como ”buen chico/a”, o ”muy bien” para que se sienta cada vez más a gusto en presencia del cepillo.
  4. Ahora, cógelo y pásaselo suavemente por la espalda, y luego las patas y la cola. Ve dándole premios con cada pasada.
  5. Cuando termines, felicítalo de nuevo acariciándolo por ejemplo.

¿Cuántas veces tengo que cepillar el pelo de mi gato?

El cepillado debe formar parte de nuestra rutina diaria si tenemos un gato con pelo, ya sea largo, semilargo o corto. Hay que tener en cuenta, además, que pasan mucho tiempo acicalándose, y en el proceso se pueden llegar a tragar una importante cantidad de pelo que deben de poder expulsar, si no lo hacen, podrían llegar a tener problemas.

Por lo tanto, es recomendable cepillarlos como mínimo una vez al día, pero si lo tiene largo o está en época de muda, lo cepillaremos entre 2 y 3 veces/día.

Así tu peludo no tendrá que preocuparse por nada 😉 .

ENCUÉNTRANOS EN:

EN EL NOMBRE DEL GATO


Eva San Martín es periodista y Experta en Comportamiento Felino Certificada. Comenzó EN EL NOMBRE DEL GATO en 2015 para visibilizar y ayudar a los millones de gatos sesudos (todos) y sus humanos conscientes (cada día más). Aquí encontrarás consejos, vídeos, manuales peludos ¡para todo!, noticias, recetas para gatos y, entrevistas a humanos conscientes que, como tú y nosotros, hablan EN EL NOMBRE DEL GATO. Además, tienes un Servicio de Comportamiento Felino, a domicilio y online. Lee acerca cómo empezó todo >>

Pin
Send
Share
Send
Send