Animales

Cómo identificar a un pastor alemán

Pin
Send
Share
Send
Send


  • Altura a la cruz: mínimo 60 cm y máximo 65 cm
  • Peso: unos 40 kg
  • Capa: todos los colores, desde el marrón claro al negro. No está admitido el blanco, ni manchas blancas, que no son deseadas y se penalizarán
  • Promedio de vida: trece años
  • Carácter: digno y valiente, lo que no excluye una gran necesidad de ternura
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: regular
  • Aptitudes: guarda y defensa, vigilancia, perro lazarillo, perro de avalancha, perro militar, perro de rebaño, etc.
  • Necesidades del espacio: muy aconsejable un jardín
  • Alimentación del Pastor Alemán: de 500 a 650 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: cepillados frecuentes únicamente en el período de muda
  • Coste mantenimiento: elevado

Características de la raza

Quienes estén pensando en compartir una parte importante de su vida con un Perro Pastor Alemán, harán bien en olvidarse de las asociaciones, buenas o malas, que históricamente se han atribuido al perro, y será mejor que se concentren en las cualidades y las características que atrajeron inicialmente a Von Stephanitz. El Pastor Alemán original, y en este caso ideal, era ágil, poderoso, resistente, fiable, alerta e inteligente. Sobre todo, el perro complacía en el trabajo y la dedicación. La asociación del perro con el hombre no fue servil ni divertida, ni tampoco se pretendió que el perro fuera un objeto de belleza o refinamiento. La relación del Pastor Alemán con el hombre se inició en un pie de igualdad, como nunca había sucedido con ninguna otra raza canina.

  • Características físicas

Los cachorros tienen orejas colgantes, que llegan a erguirse entre los tres y seis meses de edad. Sin embargo, las orejas de algunos perros nunca llegan a ser erectas. Aunque el vendaje puede corregir frecuentemente este defecto, estos perros deben ser considerados como no aptos para criar.

Las descripciones convencionales de la raza hacen énfasis en el color negro y tostado con marcas en el dorso, pero el Pastor Alemán se presenta en amplia variedad de colores, tales como negro y rojo, negro y crema, todo negro, todo blanco, color leonado (con diversos matices), 14 negro y plata, color hígado y azul. Los criadores no son proclives a las variedades de color blanco, hígado o azul. La S.V. alemana sólo admite los colores negro y fuego, marrones o amarillo, hasta el color gris claro y los alobados. El United Kennel Club americano, admite todos los colores.

La capa es doble, con la externa más gruesa que sirve para resistir el agua y la intemperie, y la subcapa interna, densa y suave, que retiene el calor durante las estaciones frías. El pelo puede ir de corto y grueso a largo y suave. Los perros con pelaje largo, impopulares en Europa y durante cierto tiempo en EE.UU., han llegado actualmente a ser seleccionados en exposiciones monográficas de la raza en EE.UU.

Los Pastores Alemanes mudan todo el año, con mudas intensas durante la primavera y el otoño. Sin embargo, el acicalado no es difícil. Todo lo que se necesita es un cepillado ligero periódico. Cuando sea necesario el baño, debe emplearse un champú hipoalergénico.

A lo largo de la historia, en cualquier ocupación en que se haya utilizado al Pastor Alemán, si ha habido algo constante ha sido el nexo desarrollado entre los perros y sus dueños. Dado que los perros han sido utilizados tradicionalmente como animales de trabajo y de servicio, este nexo era absolutamente necesario. Los perros tenían que ser muy obedientes y muy fiables para realizar las tareas asignadas. Dado que un papel importante del Pastor Alemán ha sido el de perro guardián, los perros tenían que ser también muy protectores de sus dueños. Estas características se traducen en un perro mascota que es muy inteligente, sumamente adiestrable y extremadamente fiel. El Pastor Alemán mascota vigila a toda la familia y parece ser capaz de percibir si alguien tiene problemas o necesita ayuda. Del mismo modo, el Pastor Alemán es un protector maravilloso de los niños y de la propiedad de su dueño.

Debido a estos instintos protectores, el Pastor Alemán es naturalmente cauteloso ante los extraños. Esto no quiere decir que no sea un perro amistoso, sino que escoge con quien ha de ser amigo basándose en la actitud de su dueño. «¡Cualquier amigo tuyo es amigo mío!» parece decir el Pastor Alemán a su dueño, pero él confía fieramente en el juicio de su amo. El perro se entusiasmará con las personas con las que se familiariza, mira a su dueño para que le dé pistas sobre quien es de recibo y quien no. La sociabilización correcta y la introducción a las personas desde temprana edad son necesarias para ayudar al Pastor Alemán a aceptarlas mejor.

El Pastor Alemán es noble y orgulloso –¡tiene muchas cualidades y lo sabe! Maravillosa combinación de vigor, fortaleza atlética, inteligencia, gracia y belleza, personifica las virtudes del «mejor amigo del hombre».

  • Adecuación del propietario

Debido a que el Perro Pastor Alemán es tan fiel con su dueño, es totalmente natural que prospere mejor con un dueño que pueda demostrarle la misma devoción. El Pastor Alemán se complace en la atención de su amo. No es necesariamente cierto que el único tipo de persona adecuada para tener un Pastor Alemán sea la que está en casa todo el día, pero el dueño que trabaja todo el día fuera de casa debe reservar tiempo para estar con el perro cuando regresa al hogar.

Con el Pastor Alemán también se ha de tener en cuenta el ejercicio. Recuerde que estos perros han sido criados para trabajar y estar activos. El enfoque original de los criadores era la funcionalidad. Dado que el perro mascota no se utiliza para su objetivo inicial, debe estar activo de otras maneras. Un Pastor Alemán que viva en casa con su dueño no puede hacer ejercicio solo, eso es algo en lo que ambos deben participar. No es justo para el perro, que ha esperado pacientemente el regreso de su dueño del trabajo, que cuando éste llega a casa se limite a instalarse cómodamente en el sofá el resto de la jornada. El ejercicio es esencial para el bienestar del Pastor Alemán, tanto física como mentalmente. Proporciona a esta raza atlética la necesaria actividad, y además le ayuda a sentir que tiene un objetivo.

Una casa con un jardín rodeado de una valla segura puede ser ideal para el dueño de un Pastor Alemán, ya que el perro tendrá cierta libertad para correr y jugar solo. El perro debe estar bajo la supervisión del dueño cuando no esté atado con la correa, pero al menos no dependerá totalmente de su dueño para el ejercicio. Esto no ha de reemplazar el tiempo que pase con su propietario, pero al menos proporcionará algunos beneficios físicos al perro. Un dueño que tenga a un Pastor Alemán en una casa sin jardín o en un apartamento debe comprometerse a dedicar habitualmente tiempo a pasear, correr y jugar con el perro.

El Pastor Alemán se adaptará a casi cualquier estructura familiar… adultos, niños, personas solas, etc. Sólo es necesario 18 considerar las características de la raza.

Versatilidad y agilidad

Aunque quizás a su Perro Pastor Alemán nunca se le pida nada más que proporcionar compañía y amor a usted y a su familia, puede enorgullecerse al considerar las muchas funciones que puede desempeñar la raza.

El instinto de servir, que es innato en el animal, es el fundamento de su versatilidad funcional, junto con sus rasgos físicos y mentales de fuerza, tamaño, resistencia e inteligencia. Es justo decir que la mayoría de perros de servicio en el mundo son Pastores Alemanes. El potencial de un servicio específico radica en cada Pastor Alemán, pero se requiere un adiestramiento profesional para ponerlo de manifiesto en casi cada caso.

Tal como se ha indicado anteriormente, es un excelente perro pastor. Ésta fue su función original y permanece como factor central en su moderna versatilidad. La resistencia de la raza, su recia capa impermeable a los fenómenos atmosféricos, su velocidad, su comprensión y su instinto profundamente arraigado de protección de los pequeños o los débiles le hace una elección ideal como pastor.

Sin embargo, tan sólo es en Alemania donde los granjeros y los dueños de ganado le eligen en primer lugar como perro pastor. En Estados Unidos y Gran Bretaña predominan otras razas nativas, más tradicionales y por consiguiente más atractivas para algunos, tales como el Pastor Australiano y el Border Collie.

Los Pastores Alemanes se han mostrado especialmente impresionantes como perros exploradores, capaces frecuentemente de detectar la presencia de un enemigo a 250 metros de distancia. Estos perros han salvado incontables vidas humanas, pero muchos de ellos han sido sacrificados en servicios tales como la detección de minas.

De estos usos militares se desarrolló el importante papel de la raza como perros policías. En la persecución y detención de los delincuentes, el perro se ha mostrado más útil y bastante más eficaz, ciertamente más humano, que las armas de fuego. Los nervios fríos y la inteligencia del perro hacen que sea una elección excelente para el control de la muchedumbre. Su capacidad olfativa le hacen sumamente valioso en tareas de búsqueda y rescate, así como en la detección de bombas y drogas.

Las capacidades y habilidades de estas dos funciones se combinan en el Schutzhund, un programa de adiestramiento y competición que hace énfasis en los elementos de protección. Schutzhund significa «perro de protección» en alemán. Las pruebas de Schutzhund existen desde principios de siglo. Incluyen tests de temperamento junto con ejercicios, rastreo y protección. Los perros son calificados de acuerdo con su rendimiento en estas áreas y deben exhibir una obediencia completa (a pesar de distracciones), confianza, valor, capacidad olfativa, determinación y concentración en el rastreo.

Los papeles precedentes han reforzado la obediencia fundamentada en las tendencias naturales de la raza. El Pastor Alemán no es un perro particularmente agresivo. Sin embargo, es muy protector de su familia y propiedad. Ésta es la base del instinto alerta y protector que le ha hecho un elemento principal para su uso en instituciones y un vigilante eficaz para el hogar y la familia.

Consideraciones de salud y enfermedades hereditarias

Dado los cuidados que el amor y el respeto por los animales exigen, el Pastor Alemán es una raza dura y sana. Se ha insistido aquí en que el Pastor Alemán fue, desde su historia inicial, criado y seleccionado como un animal de trabajo y, por consiguiente, es esencial para su salud una actividad frecuente y, sobre todo, motivada por un objetivo. Sin ejercicio y actividad regulares, la raza es ante todo susceptible al reumatismo, cuyos síntomas son similares a los humanos: hinchazón y rigidez de las articulaciones afectadas y dolor en el movimiento. Debido a que algunos de los síntomas de esta enfermedad son compartidos por la mucho más grave displasia de cadera, es necesaria una atención profesional inmediata cuando se manifieste por primera vez.

Los problemas de piel también son frecuentes en la raza. El rascado lento y constante, en oposición con el breve estallido de rascado a causa de las pulgas, es señal de problemas dérmicos. Si se observan precozmente, la mayoría de estos problemas pueden reducirse rápidamente con cuidados veterinarios y dieta.

Otras enfermedades que pueden presentarse en los Pastores Alemanes no son exclusivas de la raza, sino que son compartidas con otras de diversos tipos. Por ejemplo, debido a que el Pastor Alemán es una raza grande, se ve afectado por osteocondritis disecante, panosteítis, osteodistrofia hipertrófica y miastenia grave, todas ellas enfermedades óseas.

Debido a su naturaleza de pastor, es propenso a enfermedades de los ojos típicas de este tipo de perros, tales como ojos del Collie, pannus, cataratas y displasia de retina.

La epilepsia es otra enfermedad que afecta a los perros pastores. Las enfermedades de la sangre, como la enfermedad de Von Willebrand y la hemofilia A, y los problemas cardiacos, tales como el conducto arterioso persistente y el arco aórtico derecho persistente, son problemas que afectan a la mayor parte de perros, y el Pastor Alemán no está excluido.

Ningún examen referente a la salud del Pastor Alemán puede acabar, sin embargo, sin hacer clara referencia a la displasia de cadera. Se dice que los Pastores Alemanes tienen el porcentaje de displasia de cadera más elevado de cualquier raza, pero, actualmente muchos especialistas se inclinan en dar este primer puesto a las distintas razas de perros molosos. El argumento de que la raza más popular y excesivamente criada de perros debe también presentar más casos de esta enfermedad hereditaria, no ayuda nada a mejorar ese dato.

Los perros displásticos han desarrollado incorrectamente las articulaciones de la cadera, y están propensos a artritis y fuertes dolores. Estos perros son incapaces de trabajar o incluso moverse sin grandes dificultades. Los criadores y los cirujanos veterinarios continúan estudiando esta enfermedad y la protección contra ella, pero es responsabilidad de todo dueño potencial de Pastor Alemán informarse sobre si los padres y los abuelos de su animal tenían caderas calificadas como buenas o mejores.

Es posible que parte de la predisposición de la raza a esta enfermedad haya sido causada por la exageración inicial de los criadores de la poderosa curva hacia abajo de la postura de los animales. Si eso es cierto, es triste que el carácter irreductible, básicamente invariable, de esta noble raza deba ligarse a esta deficiencia, fomentada inadvertidamente por sus primeros y más afectuosos forjadores.

Recientemente también se han presentado casos de displasia de codo, y se han establecido los criterios para identificarla. La mejor prevención de los problemas físicos genéticos de la raza se logra con una minuciosa planificación y con el máximo cuidado en la elección y la selección del criador y del animal.

Aunque la lista de enfermedades congénitas a las cuales son propensos los Pastores Alemanes asuste un poco, la verdad es que la mayoría de representantes de la raza están sanos. Muchos Pastores Alemanes pueden vivir perfectamente más de diez años, y se sabe de algunos que han sobrepasado notablemente esa edad. Dado que es por naturaleza un perro de trabajo activo, la buena salud es una necesidad absoluta para todos los miembros de la raza. Cuando vaya a seleccionar a su cachorro de Pastor Alemán, no compre por comodidad y no pretenda ahorrar. Un Pastor Alemán bien criado, con genealogía de calidad (líneas que se hayan verificado libres de problemas hereditarios durante generaciones) es la elección óptima. Incluso aunque un Pastor Alemán con sólo displasia leve pueda llevar todavía una vida normal, nadie desea ver a su mejor amigo comprometido de cualquier modo. La autora recomienda encarecidamente que los dueños investiguen a fondo a sus cachorros antes de la compra, para que luego no se les destroce el corazón por haber adoptado a un perro precioso con graves problemas de salud.

Si deseas saber más sobre el Pastor Alemán te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pastor Alemán Serie Excellence:

Examina el pelaje

Los pastores alemanes pueden tener tres variedades diferentes de pelaje: doble capa, pelo afelpado y pelo largo. El estándar de la raza es la doble capa, que consiste en pelo denso, recto y corto que se encuentra cerca del cuerpo. El pelaje de pelo largo también es bastante común entre los pastores alemanes, muchos de estos ejemplares son mascotas de familia.

Los pastores alemanes arrojan pelo constantemente durante todo el año y requieren un cepillado regular.

Reconocer las variaciones en la coloración del pastor alemán.

En raras ocasiones, los pastores alemanes pueden tener abrigos de color blanco, azul o marrón rojizo. Estos colores no son reconocidos por el estándar de raza, pero sí ocurren periódicamente. De hecho, el pastor alemán blanco en realidad se considera una raza separada en algunas áreas y se llama el pastor blanco suizo o pastor suizo.

Se trata de un perro de complexión fuerte.

El Pastor Alemán es clasificado como un de perro de trabajo y tiene una fuerte y proporcionada complexión. Por lo general, el pastor alemán mide de 50 a 56 cm de alto y pesa entre 35 y 40 kg. Las patas delanteras y los hombros son musculosos y el cuerpo ligeramente alargado.

Los cachorros de pastor alemán normalmente pesan entre 3 y 4 kg después del primer mes y continuarán creciendo de manera constante durante su primer año. A los seis meses pesarán aproximadamente entre 22 y 26 kg.

Nota la lealtad del perro

Los pastores alemanes pueden ser bastante distantes y reservados al conocer gente nueva. Sin embargo, una vez que el perro ha establecido una conexión con su dueño, son extremadamente leales. Los pastores alemanes suelen ser amigables y leales a su familia, pero pueden ser muy protectores si se sienten amenazados o creen que lo está su familia.

Evalúa el nivel de energía del perro.

Los pastores alemanes son perros de alta energía y necesitan mucho ejercicio diario. Si un pastor alemán se queda solo durante largos períodos de tiempo, es probable que se aburra y destruya lo que tiene alrededor. Por ejemplo, el perro puede comenzar a ladrar, masticar cosas o cavar. Asegúrate de que tu pastor alemán reciba al menos 1 hora de ejercicio todos los días

Un pastor Alemán es un perro entrenable.

El Pastor Alemán es altamente inteligente y entrenable. Les gusta tener un trabajo o una tarea que hacer, y puedes entrenar a un pastor alemán para hacer una variedad de trabajos diferentes. Por ejemplo, los Pastor Alemán a menudo se usan como perros «que trabajan», ayudan con la búsqueda y el rescate, el olfateo de drogas y la seguridad, además de proporcionar ayuda y asistencia a los discapacitados visibles.

Lleva a tu Pastor Alemán a clases de obediencia para entrenar al perro a seguir órdenes y completar una variedad de tareas. Esto es divertido y estimulante para el perro.
También te puede interesar

Pin
Send
Share
Send
Send