Animales

Qué comidas dan alergia a los gatos?

Pin
Send
Share
Send
Send


Aunque estemos pendientes de la salud de nuestras mascotas no siempre podemos evitar que se pongan enfermos. A través de estos consejos podrás detectar si tu gato tiene una alergia alimentaria.

Cuando adquirimos una mascota son muchas las cosas que debemos tener en cuenta. En primer lugar deberemos pensar si podremos darle el hogar que necesita y el tiempo y las atenciones necesarias que requiere para poder formar parte inmediatamente en nuestra familia. Una vez tengamos claro que podremos cumplir todas estas premisas y que el animal se sentirá sano y feliz en nuestro hogar, podremos iniciar nuestra nueva vida junto a ellos.

En el caso de que tu nueva mascota sea un gato serán varias las cosas importantes que deberás tener en cuenta, sobre todo su salud, visitando regularmente al veterinario y vigilando que su buen comportamiento le ayude a mantener un buen estado de salud, además de controlar si le sucede algo fuera de lo normal en cuanto a su estado de salud habitual. Además deberemos asegurarnos de que el gato se encuentra en condiciones higiénicas normales, que come adecuadamente, se h >

Aunque estemos siempre pendientes de su salud, no siempre podremos evitar que nuestro gato se ponga enfermo o sufra algunas dolencias. Una de estas puede llegar a ser una alergia alimentaria, al igual que a los humanos u otros animales como los perros, debes saber que los gatos también pueden verse afectados por esta dolencia y es necesario que sepamos cómo actuar en caso de que les suceda.

Descubre cómo puedes saber si tu gato tiene una alergia alimentaria y cómo reaccionar para que pueda sentirse bien de nuevo lo antes posible.

¿Tiene mi gato una alergia alimentaria?

Aunque no es muy común que los gatos tengan una alergia alimentaria, deberás estar alerta y saber cuáles son sus síntomas en caso de que llegue a sucederle una. La manera más fácil de darte cuenta será que, al darle una comida nueva o justo después de comer, tu gato se mostrará más apático que de costumbre o con una actitud diferente a la usual.

Esto puede ser, que se rasque más a menudo, que se lama el pelaje, que no parezca encontrar una posición cómoda o que tenga vómitos o diarreas repentinas. Dado que las alergias pueden afectar no solamente al estómago, sino también a la piel, es probable que le aparezcan capas rojas o que se le hinche el morro. En el caso de que tu gato presente alguno de estos síntomas, lo mejor será que lo lleves al veterinario lo antes posible.

El profesional de la salud felina es quien mejor sabrá detectar si tu mascota ha sufrido una alergia alimentaria. En el caso de que así sea, seguramente te recomiende excluir este alimento de su dieta para que no le vuelva a suceder, pero también es probable que no tengas certeza de cuál ha sido exactamente el alimento que le ha causado esta reacción.

Por lo tanto, además de tratar a tu gato por la alergia alimentaria que acaba de pasar, con medicación o una inyección, lo más seguro es que te recete una medicina para que tengas en el hogar, ya que si tu gato ha tenido una reacción alérgica anteriormente, es probable que le vuelva a suceder.

Así pues, si crees que puede volver a sucederle, ya que desconoces el alimento el cual puede haberle causado la alergia alimentaria a tu gato, es esencial que su veterinario te enseñe todo aquello que debes saber en cómo reaccionar ante una alergia por parte de tu mascota. Recuerda que la mayoría de ellas suelen afectar solamente a la piel, pero aquellas más complicadas podrían afectar en más o menos medida la salud de tu gato.

Aprendiendo a detectar los síntomas de la alergia y sabiendo cómo medicar a tu gato o cuándo acudir al veterinario con tu mascota será esencial para que, poco a poco, puedas llegar a descubrir cuál es ese alimento que le causa la alergia alimentaria a tu mascota y que no vuelva a sucederle, en la medida de lo posible, por el bien de su salud y de tu tranquilidad, porque quieres lo mejor para tu gato. Aunque los gatos no muestren su afecto de la misma manera que los perros, estarás seguro de que aprecia todo lo que estás haciendo por su bienestar y sabrá demostrártelo de otras maneras. Recuerda que los gatos no pueden expresar cómo se sienten a través del lenguaje, como lo hacemos los humanos, por lo que debes ser tú quien esté pendiente de que todo está bien en el hogar y en su salud en general, por lo que en cuanto empiece a mostrar un comportamiento diferente del habitual deberás analizar si es que está teniendo una alergia alimentaria o bien puede que esté padeciendo otras dolencias o enfermedades que podrán mejorar antes en cuanto lo detectes y lo pongas en manos de un profesional.

Gatos con alergia a los alimentos

La comida es la tercera causa de alergia entre los gatos

Cuando un gato vomita después de comer, padece diarreas tras ingerir su alimento u otros problemas y urticaria en la piel, hay que extremar la vigilancia sobre el plato de comida que se le ofrece: cualquiera de estas señales puede esconder una alergia a un determinado alimento.

"Las reacciones adversas a los alimentos son bastantes comunes en los felinos. De hecho, la comida es la tercera causa de alergia entre los gatos, sólo seguida de la alergia a las pulgas y a determinadas sustancias del aire", concluye un estudio realizado por la Universidad de Cornell.

¿Cómo reconocer a un gato con alergia alimentaria?

Los gatos alérgicos a los alimentos o intolerantes a la comida suelen desarrollar problemas de piel, como irritaciones, alopecia (calvas) y picores, que pueden empezar en la zona de la cabeza y de la cara. Pero también sufren diarreas o vómitos. "Entre el 10% y el 20% de los problemas de piel en gatos tienen origen en una alergia alimentaria no detectada", explica la veterinaria Amanda Friedeck, especialista en alimentación de felinos.

Las reacciones de alergia a los alimentos en gatos no suelen tardar, ya que lo normal es que se manifiesten pocos minutos después de haber ingerido el alimento. Sin embargo, esta regla no siempre funciona. "Algunas reacciones adversas al alimento en gatos pueden manifestarse horas, incluso días, después de haberlo comido", añade esta veterinaria, cuya investigación sobre las alergias e intolerancias alimentarias en gatos se han publicado en la revista científica 'Vet Learn'. Cualquiera de estas señales es motivo suficiente para acudir al veterinario.

¿Qué alimentos causan alergia en el gato?

Entre los alimentos que más alergia provocan a los gatos figuran algunas carnes, entre ellas, la de vaca o ternera. Un estudio alimentario realizado por el veterinario Phil Roudebush, concluye que la carne de vaca está entre los ingredientes que más intolerancia causa en los gatos.

Sin embargo, el listado de comidas susceptibles de dar alergia al peludo comensal no acaba aquí. La relación de estos alimentos incluye las proteínas del pescado, la leche y otros productos lácteos ofrecidos a los gatos, así como determinados aditivos.

El problema no es pequeño: las alergia a la comida en gatos son incluso más frecuentes que en perros. Además, hay algunas razas de felinos más vulnerables que otras frente a la intolerancia alimentaria. "Este es el caso de los gatos siameses, unos felinos muy predispuestos a sufrir alergia a la comida", añade el veterinario Stephen White.

Mi gato tiene alergia a la comida: ¿qué hago?

El primer paso cuando se detectan señales de una posible alergia a los alimentos en el gato es acudir al veterinario, para que pueda aconsejarle, realizar una modificación de la dieta y seguir un control estricto de la alimentación del gato.

Los veterinarios podrán recomendarnos seguir una dieta de eliminación para el gato alérgico a la comida. El objetivo es detectar qué proteína o aditivo está detrás de la intolerancia del felino.

Lo primero es elegir una alimentación para gatos alérgicos. Estas comidas contienen un único tipo de proteína, así como una única fuente de carbohidratos, por lo que al ingerirlas se reducen las posibilidades de que sienten mal al peludo comensal. La clave es añadir poco a poco otro tipo de alimentos, hasta dar con la comida problemática. Este proceso debe realizarse bajo las pautas de un veterinario.

La alimentación casera para gatos nos permite escoger los ingredientes que incluimos en la comida del felino. Sin embargo, una comida casera para felinos debe ser equilibrada y esto no es sencillo de conseguir sin consejo profesional: necesita la supervisión de su veterinario o nutricionista felino.

¿Su gato tiene alergia a alguna comida? Puede compartir su experiencia en la sección de comentarios. ¡Gracias!

Diferencias entre intolerancia y alergia alimentaria

Aún persiste cierta confusión entre las alergias y las intolerancias alimentarias, pero se trata de cuadros clínicos bastante distintos que requieren tratamientos específicos para preservar la buena salud de nuestros mininos. Y es importante que los tutores sepan identificarlas y diferenciarlas para proporcionar una óptima nutrición a sus gatos e identificar fácilmente los síntomas de cualquier trastorno alimenticio.

La primera diferencia clave es que una intolerancia alimentaria no genera una respuesta hipersensible por parte del sistema inmunológico. Las molestias digestivas asociadas a la intolerancia son generadas por la incapacidad (o gran dificultad) del organismo para digerir ciertas moléculas o nutrientes. En muchos mininos, esta condición puede estar asociada a alguna enfermedad subyacente.

En la alergia alimentaria, el sistema inmune identifica algún componente de la alimentación del gato como un cuerpo extraño que necesita ser combatido para preservar el equilibrio del organismo. Por ello, reacciona de forma exagerada (o hipersensible), activando un mecanismo de defensa que comprende una elevada liberación de histamina en la corriente sanguínea.

Por lo general, los cuadros de alergia alimentaria suelen ser más complejos y delicados de tratar que una intolerancia. Cuando un animal es intolerante a ciertos alimentos, el simple acto de retirar este componente de su dieta suele ser eficaz para evitar cualquier molestia digestiva. No obstante, las alergias requieren un análisis detallado para reconocer los agentes patógenos y establecer una dieta hipoalergénica adecuada a las necesidades de cada paciente.

Los síntomas de las alergias y de las intolerancias también marcan una importante diferencia. Por lo general, las intolerancias suelen provocar malestares digestivos y fallas metabólicas, pudiendo también involucrar cierto grado de toxicidad. Las alergias alimentarias, además de molestias gastrointestinales, también suelen provocar síntomas dermatológicos, respiratorios y neurológicos (en casos más avanzados).

¿Cómo saber si mi gato tiene alergia alimentaria?

Las alergias alimentarias se caracterizan por tener una sintomatología compleja, que comprende alteraciones gastrointestinales, dermatológicas, neurológicas, comportamentales, etc. Por ello, reafirmamos la importancia de llevar rápidamente tu gato a la clínica veterinaria tras la observación de cualquier anomalía en su aspecto, en su comportamiento o en sus hábitos rutinarios.

A continuación, resumimos los principales síntomas de alergia alimentaria en gatos para ayudarte a estar atento e identificarlos rápidamente en tu felino. ¡Fíjate!

    Síntomas dermatológicos: las alteraciones dermatológicas asociadas a la alergia alimenticia se concentran en la región del cuello y del rostro del gato. Su piel puede presentar enrojecimiento, descamación, pérd >

Diagnóstico y pruebas de alergia alimentaria en gatos

Al identificar cualquier síntoma de alergia alimentaria en tu gato, será esencial acudir rápidamente a la clínica veterinaria. Debemos tener en cuenta que, mientras no identifiquemos el agente alérgeno escondido en su alimentación, los síntomas continuarán avanzando y perjudicando su estado de salud. Por ello, el diagnóstico temprano es esencial para minimizar los posibles daños y ofrecer una rutina saludable a nuestros mininos.

En principio, muchos alimentos pueden activar una reacción alérgica, como los huevos, los lácteos, la soja, el trigo, el maíz, el pollo, el pescado, etc. Por ello, la dieta de eliminación será esencial para conseguir constatar qué componentes pueden estar generando la respuesta hipersensible en el organismo de tu gato. Estas dietas están pensadas especialmente para verificar (por eliminación) las fuentes de proteínas que pueden resultar alérgenas para cada minino.

En la clínica veterinaria, el profesional también llevará a cabo un detallado examen físico y podrá realizar algunas pruebas de alergia para verificar las distintas respuestas inmunológicas de tu minino frente a posibles agentes alérgenos. Además, para llegar a un diagnostico concreto, el veterinario necesitará contar con un historial detallado de la alimentación de cada paciente. De esta forma, los tutores deberán informar al veterinario de la composición completa de dieta de su minino. Si el felino come un pienso seco, es interesante llevar el producto a la clínica para que el veterinario pueda analizar sus ingredientes. Y si sueles cambiar el pienso periódicamente, también es importante informar acerca de los productos que ya ofreciste a tu minino. Por otro lado, si sueles proporcionar comida casera a tu felino, será importante detallar todos los productos utilizados en su preparación.

Tratamiento de la alergia alimentaria en gatos

Tras concluir el diagnóstico, el veterinario podrá establecer una dieta hipoalergénica según las necesidades de cada felino. Para los mininos con alergias suaves, el veterinario podrá recomendar piensos hipoalergénicos elaborados con proteínas de bajo peso molecular, que facilitan la digestión y la asimilación de dichos nutrientes. Existen algunas opciones ya disponibles en el mercado que están diseñadas especialmente para mininos con intolerancias o alergias alimentarias de baja complejidad.

No obstante, estos productos no suelen ser eficaces en el tratamiento de alergias más severas. Si tu minino presenta un cuadro alérgico más complejo, deberás tener paciencia y seguir las recomendaciones de tu veterinario. Poco a poco, el profesional diseñará una alimentación compatible con el organismo de tu felino, que le ofrezca los nutrientes esenciales sin perjudicar su salud. En muchos casos, podrá ser más recomendable la administración de una alimentación casera y natural, que permita controlar las fuentes de proteína y eliminar los componentes dañinos a su organismo. De esta manera, a la hora de establecer la comida para gatos con alergia alimentaria es fundamentar conocer el alimento, o los alimentos, alérgeno para poder eliminarlo directamente de su dieta, para lo cual se lleva a cabo la dieta de eliminación y las pruebas específicas de alergia.

¿Es posible prevenir una alergia alimentaria en gatos?

En realidad, es un poco complicado hablar de una prevención específica para las alergias alimentarias. Cada gato es un individuo único y su organismo tiene sus propias particularidades, por lo cual es difícil prever qué elementos pueden activar una reacción alérgica en cada minino. No obstante, podemos seguir algunas pautas para favorecer su proceso digestivo y evitar exponerlo a agentes patógenos. A continuación, resumimos dichas pautas:

  • Ofrecer una adecuada medicina preventiva para conservar su buena salud y fortalecer su sistema inmunológico, realizando visitas periódicas al veterinario y respetando su carta de vacunación y desparasitaciones periódicas. También puedes consultar al veterinario sobre las pruebas de alergias para gatos.
  • Proporcionar una alimentación equilibrada de excelente calidad. Si optas por darle pienso seco como base de su dieta, recuerda elegir productos de óptima calidad, que contengan proteína de alta calidad y fácil digestión. Y si eliges una dieta BARF o casera, no dejes de requerir la orientación de tu veterinario de confianza para establecer una alimentación adecuada a las necesidades nutricionales de tu minino.
  • Evitar losalimentos de difícil digestión y los ingredientes de riesgo alérgeno: algunos alimentos resultan difíciles de digerir para nuestros mininos y pueden generar reacciones adversas, como los cereales y sus derivados (soja, maíz, trigo). Por otro lado, los huevos y los lácteos están entre los principales agentes alérgenos, por lo cual debemos evitar ofrecerlos a nuestros felinos.

Si observas cualquier alteración en el aspecto o en el comportamiento de tu minino, no dudes acudir rápidamente a la clínica veterinaria.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Alergia alimentaria en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

TIPOS DE ALERGIA EN PERROS Y GATOS

Si tu perro o gato se rasca más a menudo de lo que consideras aceptable, lo siento, es casi seguro que tiene alergia alimentaria. Todas las semanas recibimos clientes con dudas sobre este tema, y sobre todo porque piensan que solo es debido a las pulgas o a la sarna. Y no, el picor o prurito en nuestros animales es un signo que está presente en diversas enfermedades cutáneas. Hoy os detallo esta patología que cada vez aparece con más frecuencia en nuestra clínica. Hay que tener en cuenta que los perros y gatos pueden presentar alergia de varios tipos: alergia a la saliva de la pulga (muy frecuente pero también la más benigna, ya que con usar un buen método antiparasitario suele ser suficiente), alergia de tipo alimentario y otra alergia llamada atopia (alergia ambiental: polen, ambientadores, ácaros…), incluso combinaciones entre varias de ellas. Todos los tipos de alergias se caracterizan por síntomas muy parecidos, especialmente el picor, aunque se presenta de manera diferente según el caso. El mayor problema que ocasiona el picor en nuestro animal es que se autolesionan pudiendo llegar a producirse heridas de carácter muy grave y/o infecciones secundarias que se asocian a ello, lo que perpetua y empeora el problema.

ALERGIA ALIMENTARIA

Como son temas bastante complejos hoy os voy a detallar la alergia de tipo alimentaria ya que representa hasta un 15% de las enfermedades alérgicas en pequeños animales. La alergia alimentaria se manifiesta como un problema dermatológico con bastante picor de tipo no estacional (presente todo el año), que se produce por una respuesta exacerbada de tipo inmunitario tras la ingestión de alguno de los componentes de la dieta, habitualmente las proteínas. No parece existir predisposición de raza ni sexo, sin embargo en relación con la edad, se constata que la mayoría de casos se presentan en animales jóvenes, incluso antes del año de edad. A parte del picor, suelen aparecer lesiones de tipo secundario más o menos severas. En un 10 – 20 % de los animales con esta patología se presentan también síntomas gastrointestinales asociados, como los vómitos, diarrea, flatulencias.

Para que me entendáis mejor, la alergia alimentaria es el conjunto de reacciones clínicas provocadas por la ingestión de un alimento. Pero no se trata de cualquier tipo de reacción, son respuestas de hipersensibilidad, es decir, el sistema inmune reacciona “anormalmente” y de forma muy agresiva, ante la presencia de algún componente (generalmente proteínas) del alimento, denominado alérgeno. Esta intervención del sistema inmune diferencia la alergia de otras afecciones de síntomas muy parecidos o incluso idénticos. El organismo detecta a la proteína o alérgeno alimentario como “agente extraño”, y genera anticuerpos específicos.
Estos anticuerpos se unen a unas células llamadas mastocitos, que sintetizan y liberan histamina, mediador químico responsable de la reacción alérgica. En el siguiente contacto con la proteína, ésta es “capturada” por el anticuerpo y se inicia la liberación de histamina, contenida en los mastocitos.

Según estudios recientes, las proteínas que más problemas suelen dar en nuestras mascotas son proteínas de cereales como arroz, soja, trigo y maíz, y proteínas animales como las presentes en carne de vaca, cordero y pollo.

Si no se detecta y se trata a tiempo la alergia alimentaria, los síntomas pueden ser muy aparatosos e impactantes, habiendo lesiones por todo el cuerpo. El animal, debido al picor, puede llegar a producirse heridas en la piel por autotraumatismos (erosiones, pérdida de pelo…), por cronicidad de la enfermedad (aumento de la pigmentación o engrosamiento de la piel de la zona) o procesos secundarios asociados como seborrea, infecciones por bacterias y/o levaduras. En ocasiones coexisten alteraciones gastrointestinales más o menos constantes (en especial diarrea) pero en la mayoría de los casos el único signo reseñable es el problema cutáneo.

Con todo esto, no quiero decir que porque vuestro peque se rasque unos días ya tenga alergia, pero por desgracia, es un problema cada vez más frecuente. En estos casos hay que consultar a un especialista para descartar otros procesos que le puedan estar produciendo ese picor y si al final el veterinario constata que vuestro animal tiene una alergia o intolerancia alimentaria, instaurar lo antes posible un tratamiento específico, ya que los tratamientos varían dependiendo del animal, su tipo de alergia y las afecciones que pueda tener asociadas. Lo más importante cuando tratamos con animales que tienen problemas de tipo alérgico es dejarnos guiar hacia cuál es la mejor nutrición que debe seguir ya que hay dietas especiales que nos ayudarán a controlar la alergia alimentaria de nuestro animal, pero si se siguen estrictamente las instrucciones del veterinario. Se trata de dietas donde la fuente de proteína (normalmente pollo o soja) es degradada por un proceso llamado hidrólisis enzimática, dando lugar a proteínas de menor tamaño que la hacen menos alérgica y más digestible. Al ser más pequeña reduce la liberación de histamina, responsable del picor del animal y por otro lado al aumentar su digestibilidad contribuye a reducir la alergenicidad ya que permanece menos tiempo en el intestino. Y otra opción es usar dietas que se llaman de eliminación, que están compuestas por nutrientes que no se usan normalmente en la elaboración de piensos, como serían la patata, carne de ciervo, caballo, etc.

Si tienes dudas sobre esos picores que presenta tu perro o gato no dudes en consultarnos y seguir nuestras instrucciones paso a paso. De esta manera tu animal estará menos estresado por tanto picor y lo harás más feliz.

Pin
Send
Share
Send
Send