Animales

A mi perro le suenan mucho las tripas

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Por qué a tu perro le suenan las tripas?

¿Alguna vez has escuchado que a tu perro le suenan las tripas o el estomago? Este sonido corporal a menudo no es motivo de alarma, ya que su mascota puede tener un malestar estomacal ocasional. Pero a veces este ruido puede ser un signo de un problema de salud más grande. Aquí hay una descripción general de las posibles causas del gorgoteo del estómago del perro, y cuando debería preocuparse.

1. ¿Qué causa el sonido del estómago del perro?

«Suelen ser sonidos asociados con la digestión, el proceso de romper los alimentos». Por ejemplo, el estómago de su perro puede hacer un ruido, comúnmente conocido como Borborigmo, cuando el gas se mueve en sus intestinos.

Y, al igual que su estómago gorgotea cuando tiene hambre, lo mismo puede ser cierto para su mascota. También es posible que el cuerpo de su mascota emita este sonido como resultado de sus hábitos alimenticios específicos. Por ejemplo, su perro puede ingerir aire en exceso si come demasiado rápido, y este aire puede hacer que su estómago suene.

«Si los fuertes ruidos estomacales se acompañan de apatía, estreñimiento, diarrea o vómitos», «retenga alimentos y agua y lleve a su mascota al veterinario lo antes posible». Una vez allí, su veterinario examinará a su perro y es probable que tome radiografías. Si estas radiografías muestran que su mascota ha ingerido un objeto extraño, «es posible que sea necesaria una cirugía para prevenir el bloqueo intestinal y eliminar el elemento».

2. ¿Qué tipos de signos y síntomas pueden indicar un problema mayor?

Si a tu perro le suenan las tripas puede ser un síntoma de algo más serio, es importante que esté atento a cualquier señal adicional que pueda indicar que tu mascota tiene un trastorno gastrointestinal. Por ejemplo, puede ser hora de hacer una cita con su veterinario si el ruidoso sonido de su perro se acompaña de vómitos, diarrea, un cambio en el apetito, salivación excesiva, exceso de gases o deshidratación.

3. ¿Cómo deberías cambiar la dieta de tu perro?

Debido a que muchos trastornos gastrointestinales pueden irritar el estómago y los intestinos de su perro, es importante que le dé a su mascota una dieta de fácil digestión que contenga los nutrientes que necesita para recuperarse. «La comida para perros de alta calidad y preparada comercialmente debe contener una cantidad equilibrada de nutrientes para apoyar adecuadamente la salud gastrointestinal de su perro, y fomentar una digestión adecuada».

4. ¿Qué tipos de remedios caseros puedes usar para calmar el malestar estomacal de tu perro?

Proporcione a su mascota mucha agua. Este es un paso especialmente importante si su amigo peludo está vomitando o sufre de diarrea, porque estos síntomas pueden causar deshidratación. O puede comer pasto.

Sin embargo, la ingestión excesiva de pasto puede conducir a más problemas de salud. Es posible que deba alimentar a su mascota con arroz, pollo hervido o alimentos para bebés de plátano. ¡Solo asegúrate de quitar los huesos del pollo!
Fuente: Youtube

Las tripas del perro

El sistema digestivo del perro comprende desde la boca hasta el ano y se encarga de digerir los alimentos que este consume, de forma que se aprovechan los nutrientes y se eliminan los desechos. Para desarrollar su función requiere de la ayuda del páncreas, la vesícula y el hígado.

Este sistema, durante el transcurso de su actividad normal, produce movimientos, ruidos, a la vez que genera gases. Habitualmente, todo este trabajo se realiza de forma fisiológica y pasa desapercibido, de forma que, solo en algunos casos, los cuidadores podremos oír, con toda claridad, que a nuestro perro le suenan mucho las tripas.

Estos sonidos reciben el nombre de borborigmos y, en concreto, son los ruidos generados por la movilidad de los gases a través de los intestinos. Cuando estos se escuchan de manera frecuente o a un volumen excesivo y se acompañan de otra sintomatología puede ser necesario consultar con nuestro veterinario.

En los apartados siguientes vamos a presentar diferentes situaciones en las que podremos escuchar estos ruidos para así saber cómo actuar en cada situación.

A mi perro le suenan mucho las tripas y vomita

Si a nuestro perro le suenan mucho las tripas y, además, presenta vómitos, puede deberse a varias causas. En primer lugar, presentaría un malestar gastrointestinal posiblemente provocado por la ingesta de comida en mal estado o, directamente, basura. También pueden ocasionarlo algunas infecciones o incluso la presencia de un cuerpo extraño. Todas estas causas son responsables de una inflamación en el sistema digestivo capaz de ocasionar vómitos.

Los perros tienen facilidad para vomitar, así que no es extraño que nuestro perro lo haga de vez en cuando, sin que ello suponga motivo de alarma. Pero, si los vómitos se acompañan de borborigmos, no cesan o el perro muestra otros síntomas, se hace necesaria una visita a la clínica veterinaria, ya que será este profesional el encargado de examinar a nuestro perro para identificar la causa y establecer el tratamiento adecuado.

En ocasiones, los vómitos y los borborigmos se cronifican y se pueden presentar otros síntomas, sobre todo aquellos que afectan a la piel, como dermatitis con prurito no estacional. Este suele ser el motivo por el que se acude a consulta y el veterinario debe discriminar el origen del picor, descartando otras posibles causas (sarna, dermatitis por picadura de pulga, etc.).

Dentro de la sintomatología que afecta al sistema digestivo, además de borborigmos o vómitos, podemos encontrar heces sueltas o diarrea crónica. Todo ello puede ser indicativo de alergia alimentaria. Este tipo de alergia pueden desencadenarse por diferentes motivos. El mecanismo habitual surge a partir de que el organismo del perro reacciona ante una proteína del alimento (ternera, pollo, lácteos, etc.) como si se tratase de un elemento patógeno y, por consiguiente, activa el sistema inmunitario para luchar contra ella.

Para el diagnóstico se recurre a una dieta de eliminación, a base de una nueva proteína que el perro no haya ingerido nunca (existen dietas comerciales ya formuladas con proteínas seleccionadas o hidrolizadas), durante unas seis semanas. Si los síntomas remiten, pasado ese tiempo se vuelve al alimento inicial. Si los síntomas vuelven se considera probada la alergia. También puede ser necesario tratar los síntomas que la alergia ha producido.

A mi perro le suenan mucho las tripas y ha com >

En ocasiones, sobre todo en perros que comen muy rápido, con gran ansiedad por el alimento, el sistema digestivo puede producir ruidos cuando está sometido a una sobrecarga, esto es, cuando el animal ha ingerido gran cantidad de alimento. Esto suele suceder cuando el perro se encuentra solo y accede a su saco de pienso o a cualquier otro alimento de consumo humano y engulle grandes cantidades (kg).

En estos casos es posible observar, también, el abdomen inflamado. Generalmente los ruidos y la hinchazón remiten en unas horas sin tener que hacer nada más que esperar a que se vaya produciendo la digestión. Mientras dure el cuadro no debemos ofrecerle más comida al perro y, si observamos cualquier otro síntoma o el perro no recobra su actividad normal y le siguen sonando mucho las tripas, debemos trasladarlo al veterinario para que lo evalúe.

Pero, en ocasiones, el perro solo ha ingerido su ración habitual y, aun así, le suenan mucho las tripas. En este caso podemos estar ante un problema de malabsorción o maldigestión de nutrientes, que se produce cuando el sistema digestivo no es capaz de procesar adecuadamente los alimentos. Suele ser consecuencia de algún problema en el intestino delgado o incluso en el páncreas. Estos perros estarán delgados aunque coman con apetito. Además, pueden aparecer otros trastornos digestivos como la diarrea. Requiere asistencia veterinaria, ya que hay que determinar la causa concreta de la malabsorción para comenzar el tratamiento.

A mi perro le suenan mucho las tripas y no ha com >

En el caso opuesto a los que hemos visto en los apartados anteriores, en ocasiones las tripas del perro suenan mucho porque se encuentran vacías. Es un supuesto extremadamente raro en perros que conviven con humanos en la actualidad, ya que los los cuidadores solemos alimentarlos una o varias veces al día, por lo que nunca pasan demasiadas horas en ayuno. Sí podríamos escuchar ruidos en las tripas de nuestro perro en casos en los que, por enfermedad, deja de comer durante un período de tiempo prolongado. De ser este el caso, una vez restablecida la alimentación habitual los borborigmos deberían cesar.

En la actualidad, sí podemos encontrarnos perros a los que les suenen mucho las tripas por hambre en los casos de animales abandonados o maltratados. Así que, si recogemos un perro de la calle o colaboramos con asociaciones protectoras, sí podremos ver perros a los que las tripas les hacen ruido. Podremos observar, además, que están delgados, algunos incluso caquécticos, en estado de desnutrición.

Los borborigmos deberían cesar una vez recuperada la alimentación. A estos perros es conveniente ofrecerles comida y agua poco a poco, comprobando que lo toleran, varias veces en pequeñas cantidades. Además, van a requerir una revisión veterinaria para comprobar sus constantes, desparasitar y descartar la presencia de enfermedades potencialmente graves y peligrosas para un animal en baja condición física e inmunológica.

¿Qué hacer si a mi perro le suenan mucho las tripas?

Recapitulando, hemos visto diferentes causas que pueden ser las responsables de que a nuestro perro le suenen mucho las tripas. También hemos indicado cuándo es necesario acudir a la consulta del veterinario. Repasemos en este apartado algunas pautas que es importante observar:

  • Atender a la presencia de sintomatología concomitante con el ruido de las tripas.
  • Buscar posibles restos de la comida que haya podido ingerir el perro.
  • Acudir al veterinario si el ruido de las tripas no remite y aumentan o empeoran los síntomas.

Y, como medidas preventivas, podemos atender a los siguientes aspectos:

    Establecer una rutina de alimentación, de forma que el perro no pase hambre, pero tampoco corra el riesgo de empacharse. No hay que darle nada fuera de lo establec >

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a A mi perro le suenan mucho las tripas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas intestinales.

A nuestro perro le suenan las tripas y vomita

A estos ruidos los conocemos con el nombre de borborigmos y más específico sería decir que son los sonidos causados por el movimiento de los gases en el intestino. En el momento que estos se pueden oír con mucha frecuencia o a un volumen alto y vienen acompañados de otros síntomas lo recomendable es que llevemos a nuestro perro ante un veterinario.

Si sucede el caso que a nuestro perro le suenan las tripas y además de eso vomita, puede ser por varias razones.

Principalmente esto puede ser debido a un malestar gastrointestinal causado por haber comido algún alimento en mal estado o basura directamente. Pero de igual forma puede ser ocasionado por ciertas infecciones o hasta por la presencia de algún cuerpo extraño. Cada una de estas causas son las responsables de que exista alguna inflamación en el sistema digestivo, que pueden provocar los vómitos.

Los perros por lo general vomitan con facilidad, por lo que es común que nuestro amigo peludo lo haga alguna veces sin la necesidad de sentirse alarmados por ello. Sin embargo, cuando estos vómitos vienen acompañados de borborigmos, no se detienen o si observamos cualquier otro síntoma, es muy importante que llevemos a nuestro perro ante un veterinario, de tal manera que el especialista sea el que se encargue de examinar al can y determinar cuáles son las cusas, para poder recetar un medicamento.

A nuestro perro le suenan las tripas y ha comido demasiado

Puede haber casos, y en especial los perros que comen con mucha velocidad, que tengan ansiedad por la comida, el sistema digestivo puede provocar sonidos cuando se encuentra sometido a esta sobrecarga, debido a que el can ha consumido mucho alimento.

En esta situación es probable que observemos el abdomen inflado. Por lo general los sonidos y la hinchazón se producen durante una hora y solamente queda esperar hasta que ocurra la digestión.

En el momento que ocurre esto, tenemos que evitar darle más comida a nuestro perro, pero si observamos otros síntomas o nuestro perro no cumple con su actividad como normalmente lo hace y aún persisten los sonidos de las tripas, tenemos que llevarlo al veterinario.

A nuestro perro le suenan las tripas y no ha comido

También existe el caso cuando las tripas suenan debido a que están vacías. Pocas veces sucede esto debido a que en la actualidad los dueños se encargan de que los perros tengan el alimento necesario.

Podemos escuchar sonidos en las tripas de nuestro perro ya que por una enfermedad ha dejado de comer por largo tiempo. Si este es el caso, cuando la alimentación vuelva a ser regular los borborigmos desaparecerán.

Lo que debemos hacer si a nuestro perro le suenan bastante las tripas

Atender cuando observemos que existen síntomas relacionados con los sonidos de las tripas.

Debemos buscar algún resto de comida que nuestro perro haya podido consumir.

Si sucede el caso de que los ruidos no se detienen, se incrementan o por otra parte los síntomas empeoran, tenemos que llevarlo lo antes posible a un veterinario.

¿Qué hago si a mi perro le suenan mucho las tripas?

Lo primero es identificar la hora del día en la que se producen y sus hábitos alimenticios. Si a tu colega le suenan las tripas a primeras horas del día es normal y quiere decir que su estómago está vacío. En algunos casos, estos ruidos pueden ir acompañados de un ligero vómito. Estos ruidos pueden repetirse antes de las comidas principales del día, no es algo de lo que preocuparse pero sí una llamada de aviso: tienes que ordenar mejor sus raciones a lo largo del día.

Este caso es común en PetLovers cuyo perrete pasa de ser cachorro a un adulto, pues hay que cambiar la cantidad y regularidad de sus comidas y a tu colega le puede costar acostumbrarse. Si este es tu caso, deja una consulta a nuestros veterinarios online, nuestros dietistas te recomendarán qué hacer para que esos ruidos desaparezcan.

A mi perro le hacen ruido las tripas después de comer

Si estos sonidos se producen después de comer, tienes que tener cuidado. Estos murmullos estomacales son causados por los gases de la digestión y suelen aparecer porque ha comido muy rápido, ha hecho deporte justo después de ingerir los alimentos o se ha dado un atracón. Estos gases pueden provocarle daños y también una de las peores enfermedades que tu colega puede sufrir: torsión gástrica.

Este caso es más común en perros de gran tamaño, así que ten mucho cuidado. La manera de prevenirlo es darle su comida en un recipiente con obstáculos, para que no pueda engullirla sin esforzarse. También te recomendamos que, en lugar de darle una sola toma al día, la repartas en hasta cinco y que descanse antes de hacer ejercicio.

Posibles síntomas de esta torsión gástrica son una dilatación en la zona del abdomen, quejidos, falta de apetito y cambios en su carácter. Esta es una enfermedad grave, así que actúa cuanto antes.

Mi perro ha comido algo extraño y le suena la barriga muy fuertemente

Además de por gases o por hambre existen dos casos más que no podemos desatender. ¿Cuándo vas a dar paseos con él por el parque estás siempre pendiente de todo lo que hace? ¿Dejas el móvil en el bolsillo y le prestas a tu perrete toda la atención que se merece? Los cuidadores que hacen más caso a los stories de Instagram que a su colega pueden volver a casa con su peludo y descubrir que, de pronto, su barriga le hace ruido.

El motivo es que ha comido algo extraño, bien la caca de otro perro, un alimento prohibido para él o incluso veneno. Sí, aunque te parezca imposible, hay muchos desaprensivos que vierten químicos en la calle para que se lo traguen los perros con la intención de matarlos. No te decimos esto para asustarte, pero sí para que seas precavido cuando lo saques a caminar.

Si le hacen ruido las tripas nada más llegar a casa, vomita o tiene diarrea, consulta urgentemente a un veterinario, recuerda decirle que no ha comido mucho y que el sonido no ha sido a primeras horas del día, para poder descartar los casos que hemos comentado al principio de este texto.

A mi PERRO le SUENAN las TRIPAS y no come, ¿qué hago?

Si a tu perro le suenan las tripas mucho y muy fuerte, tiene diarrea, no quiere comer o los ruidos intestinales son muy fuertes, te contamos qué hacer en el siguiente vídeo. En Barkibu contamos con veterinarios online especialistas en nutrición. Una de las consultas más habituales es: 'a mi perro le suenan las tripas, qué hago'.

Puede que la tripa le haga ruidos y no tenga apetito por culpa de parásitos

Si ha comido algo tóxico para él, si tiene gases o si tiene el abdomen infestado de parásitos, no tendrá apetito y sí dolor y molestias. En el caso de que tenga una tenia o lombrices en su interior, pálpale el vientre, ¿está duro? Examina sus heces, ¿ves en ellas manchas blancas como granos de arroz o como unos fideos partidos? Si has respondido que sí a alguna de estas dos preguntas es posible que esta sea la causa.

Como te decimos, cada perrete es un mundo. Toma este artículo como guía para realizar tu consulta a nuestros veterinarios online, para que te enseñemos a alimentarle y para prevenir una posible torsión gástrica, saber qué darle en caso de tener parásitos y qué alimentos no puede comer.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Video: A mi PERRO le SUENAN las TRIPAS y no come, qué hago? (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send