Animales

Mi gato no engorda pero come bien: ¿Qué sucede?

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchos dueños se preocupan cuando notan que su gato está engordando. Los gatos castrados necesitan un tercio menos de alimento de lo que comían antes y engordan rápidamente si no les vigilamos, lo que supone un verdadero riesgo para su salud.

¿Por qué el sobrepeso es un problema?

Muchas enfermedades aparecen con más frecuencia en gatos con sobrepeso. Desgraciadamente, estos gatos también tienden a estar menos cómodos y contentos. Algunos de los problemas más comunes que aparecen en gatos con sobrepeso son:

  • Diabetes
  • Artritis
  • Problemas cutáneos
  • Problemas del tracto urinario
  • Problemas cardíacos
  • Mayor riesgo de cancer

Los gatos mayores de 7 años con sobrepeso tienen un riesgo de muerte casi 3 veces mayor que los gatos con un peso adecuado. Por eso es muy importante:

  1. Mantener a tu gato delgado
  2. Ayudarle a adelgazar si ya tiene sobrepeso

¿Cómo puedo saber si mi gato tiene sobrepeso?

Examina a tu gato en los siguentes sitios:

  • Debajo del abdomen y entre las patas traseras - ¿hay un "delantal colgante" o un michelín de grasa?
  • A lo largo de las costillas - ¿puedes palpar las costillas si presionas ligeramente al acariciar al gato? Si no puedes, probablemente tenga demasiada grasa.
  • Desde arriba - véase la imagen abajo

¿Por qué tiene sobrepeso?

La mayoría de los gatos tienen sobrepeso debido a un exceso de comida, y es muy fácil entender por qué. Rápidamente observamos lo felices que parecen con algunas golosinas o con nuevas comidas. Sin embargo, si tu gato tiene que mantenerse en forma, va a tener que aprender a vivir con menos comida. ¡Le tendrás que compensar prestándole mucha más atención!

Algunos consejos

Su veterinario es la persona que mejor puede ayudarle a establecer un programa de alimentación adecuado para un gato con sobrepeso, pero estos consejos también podrían resultarle útiles:

  • Los gatos deberían hacer varias pequeñas comidas al día. Si pasas mucho tiempo fuera de casa, prueba con una "bola para comida" o un dispensador de comida automático
  • Si el gato te pide comida, en su lugar, ofrézcale caricias y dale atención extra
  • Asegurate de reservar cada día un tiempo para jugar con él - distráele con juguetes nuevos o sencillamente usa papel arrugado
  • Compra un rascador alto y anima a tu gato a trepar por él
  • Piensa en tener un gatito que pueda hacer compañía a tu gato. Pregunta a su veterinario qué raza sería la más adecuada
  • Cuidado con las golosinas para gatos - contienen muchas calorías
  • Pida a tu veterinario que te recomiende un alimento para control de peso

Su veterinario puede ayudarte a confirmar si su gato tiene sobrepeso y recomendarte los pasos a seguir para asegurar que se mantiene feliz y sano.

Alimentación de gatos

Los cambios en su alimentación como el cambio de marca puede ser otro de los motivos que puede provocar pérdida de peso en nuestra mascota, aunque no observemos ni diarrea ni vómitos puede haber cambios internos debido a la nueva alimentación. Lo mejor que podemos hacer ante cualquier duda que tengamos es acudir a la Consulta del veterinario y que haga un diagnóstico para encontrar el origen del problema. Los piensos muy básicos o de mala calidad puede repercutir en la salud de nuestro gato provocando deficiencias nutricionales.

Otra de las causas que puede provocar que nuestro animal coma y no engorde es una enfermedad que normalmente suele ir acompañada de más síntomas como caída en exceso del pelo, vómitos, diarrea, aumento de sed, etc . Es muy importante hablar con el veterinario y comentarle todo lo que hemos observado ya que habrá que buscar la causa que está desencadenando estos síntomas.

Además de las afecciones anteriores también pueden existir problemas digestivos desde la boca como falta de piezas dentales, infecciones en la boca, etc. Puede tener problemas desde en el tubo digestivo, como úlceras en el estomago, gases estomacales o intestinales. También pueden existir tumores que aún no muestren ningún otro síntoma aparte del descenso de peso. Asimismo puede existir un comienzo de fallo renal que si no estamos atentos puede derivar en un fallo renal crónico .

Seguramente el veterinario realizará un análisis de sangre y otro de orina para obtener un diagnóstico y así poder confirmar o descartar la presencia de las enfermedades anteriormente mencionadas, si finalmente la causa de que nuestro gato no engorda pero come bien es una enfermedad será el veterinario el encargado de poner a nuestra mascota el mejor tratamiento para combatirla.

Posibles soluciones

Si tu gato es uno de los que come mucho y no engorda debes poner en práctica tres medidas básicas:

Control alimenticio: Si llevas mucho tiempo alimentándolo con la misma rutina y los mismos alimentos es recomendable que hagas un cambio total en los diferentes alimentos pero esta vez añadele algunos suplementos alimenticios.

Acudir al veterinario: De esta manera podrán hacerle los estudios necesarios y poder descartar cualquier enfermedad. Esto es fundamental para la salud de tu mascota.

Atención: Seguro que tu gato ocupa un lugar importante en tu vida por consiguiente, dale toda la atención e higiene que tu mascota necesita es de vital importancia para el desarrollo y el goce de la buena salud de tu mascota.

Para evitar cualquier tipo de susto y llevar un control de su estado de ánimo y su salud. Acudir una vez al año a realizarles un chequeo para quedarnos más tranquilos. Y recordad, que los animales son como las personas y es mejor llevar un control para poder disfrutar de ellos y de toda su energía.

Causas simples

Comenzaremos por lo más sencillo que, en ocasiones, pasamos por alto. Podemos tener un gatomuy enérgico y que le es muy difícil conformarse con lo que le damos para comer. Suele dar vueltas y no comer, por lo que en ocasiones optamos por comidas no tan nutritivas y desciende de peso. Son gatos que juegan mucho, saltan, corren y duermen poco. En estos casos, deberíamos aumentar las raciones o elegir un alimento más nutritivo para ellos y observar si sigue sin engordar o, por el contrario, empieza a recuperar su peso ideal.

El estrés psicológico suele ser una de las principales causas que explica por qué tu gato come bien pero está muy delgado. Puede deberse a cambios en el hábitat como mudanzas, abandono de algún miembro de la familia del hogar, sea animal o humano, muchas horas de soledad o, por el contrario, demasiada actividad en una casa donde no lo había. Esto ocurre mucho en casas de abuelos que pasan una temporada con los nietos y los gatos son forzados a tener una actividad extra que antes no tenían. Puede haber depresión por muerte de un dueño y/o compañero o, nuevos integrantes en la familia.

Los cambios en la alimentación suelen ser otro de los motivos que provocan en el felino la pérdida de peso. Debemos tener presente que aunque no veamos diarrea y/o vómitos, pueden estar pasando por cambios internos debido a la nueva comida. Ocurre mucho cuando cambiamos del pienso comercial a la comida casera. Suelen cambiar los hábitos, ya que en la comida casera los obligamos a comer cuando ponemos el plato y no la dejamos ahí durante todo el día para que coman cuando tengan hambre, como ocurre con el pienso seco..

Enfermedades que pueden provocar que el gato esté muy delgado

En general, cuando sucede la pérdida de peso asociada a enfermedades es común presenciar otros síntomas. Puede haber caída del pelo o pelaje opaco, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, aumento de sed, etc. Es muy importante hablar con el veterinario acerca de esto y comentarle todo lo observado, ya que habrá que buscar la causa que está desencadenando estos síntomas.

Aunque son varias las patologías que pueden provocar que el gato coma bien pero esté muy delgado, las más comunes suelen ser las siguientes enfermedades endocrinas:

Normalmente ambas van asociadas a gatos de más de 6 años.

Además de las afecciones anteriores, también pueden existir problemas digestivos desde la boca, como la falta de piezas dentales, infecciones en dientes o encías, etc., hasta en todo el tubo digestivo, como úlceras de estómago, inflamaciones, gases estomacales o intestinales. También puede haber presencia detumores que aún no muestren otro síntoma que el descenso de peso corporal. Así mismo, puede existir un comienzo de falla renal, que si no estamos atentos puede derivar en fallo renal crónico con todo lo que esta enfermedad trae con los años.

Diagnóstico y tratamientos

Cuando detectamos que nuestro gato pierde peso debemos acudir al veterinario para realizar los exámenes correspondientes. Debemos contarle las posibles causas simples que encajen con nuestro felino para que en la historia clínica las considere y determine el mejor tratamiento a seguir.

Seguramente, el veterinario realizará un análisis de sangre y, quizá, uno de orina para realizar el diagnóstico, y descartar o confirmar la presencia de las enfermedades anteriormente mencionadas. Si finalmente la causa que explica por qué el gato come bien pero está muy delgado es una enfermedad, será el especialista el encargado de estipular el mejor tratamiento para combatirla.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato come bien pero está muy delgado, ¿por qué?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Sí, demostrado: los gatos reconocen su nombre cuando los llamas

¿Por qué engordan los gatos y por qué cada vez es más habitual ver en las casas felinos de doce kilos, con un aspecto supuestamente apacible que erróneamente se atribuye a la buena salud del animal? “Si no existe una patología o un tratamiento médico, el gato engorda porque el ingreso de calorías es superior al gasto”, explica Maria Pifarré, veterinaria. La respuesta fundamental está, pues, como sucede con los humanos, en el equilibrio entre las calorías que gastan con su actividad diaria y las que ingieren a través de su alimentación.

Pero lo que puede parecer sencillo, un juego de sumas y restas, se complica en el día a día por la falta de tiempo para dedicarle al gato para que juegue en casa, y por el exceso de comida que los dueños dan a sus mascotas con la mejor intención. El equilibrio entre una dieta correcta y el ejercicio físico diario son las claves para prevenir la obesidad o conseguir que el gato adelgace si ya ha engordado.

Conviene que los gatos hagan ejercicio físico para evitar que engorden. Nils Jacobi

Toma conciencia

Riesgo de diabetes o artrosis

Porque el sobrepeso no es un asunto menor. Favorece que el gato acabe sufriendo enfermedades graves como la diabetes, o que padezca con mayor frecuencia infecciones de orina. “Son patologías muy complejas de tratar y son graves, pueden provocar incluso la muerte del animal si no puede orinar, por ejemplo. También favorece la artrosis”, destaca Pifarré, miembro del Consell de Col·legis de Veterinaris de Catalunya (CCVC).

Y si el gato acaba con diabetes y se le debe inyectar insulina a diario, su calidad de vida y también el día a día en casa quedan muy comprometidos. “El sobrepeso disminuye la esperanza de vida del gato y provoca complicaciones serias de la salud del animal”, subraya la veterinaria.

Una mujer acaricia a su mascota. Mané Espinosa

Cuida la alimentación

Ojo con darle comida extra

Una de las primeras dificultades con las que se topan los veterinarios en las consultas es hacer entender al propietario del animal que el gato estáobeso y que el sobrepeso es un problema para la salud de su mascota. “Tendemos a pensar que si un gato está gordito es porque está sano, que está bien”, alerta Pifarré. Y sucede todo lo contrario.

“No nos gusta que nos digan que estamos haciendo algo mal”, explica la veterinaria. Concienciar a los propietarios es fundamental, como lo es también detectar si hay un problema en la manera de dar comida al felino. “Hay quien da una alimentación extra al gato para descargar sufrustración”, advierte la veterinaria.

Que un gato esté gordo no es sinónimo de salud, sino todo lo contrario. Mané Espinosa

Haz que se mueva

Jugar más y a diario con él

Conseguir que un gato haga más ejercicio físico no es una tarea sencilla. Con un perro, alargando los paseos diarios se puede lograr quemar más calorías sin mayor complicación. Con los felinos se tiene que conseguir incrementando básicamente el tiempo dejuego entre el humano y el animal, lo que obliga a dedicar de forma diaria y más o menos pautada más tiempo a la mascota cuando estamos en casa.

Los expertos recomiendan actividades sencillas, que diviertan y motiven al felino, como los juegos con una pelota. Si el gato ya tiene mucho sobrepeso, habrá que añadir la dificultad que tendrá el animal para hacer ejercicio y su tendencia al sedentarismo porque moverse le resultará más costoso.

Jugar con el gato en casa contribuye a que el animal pierda parte de las calorías que ingiere. krblokhin

Nútrelo bien

Necesita una dieta específica

Los veterinarios recomiendan que la alimentación del gato se haga con dietas específicas para felinos en lugar de intentar ofrecerles comida variada y equilibrada, algo mucho más dificultoso y complejo. No hay que olvidar que el gato, como cazador, es un carnívoro estricto. “Hay dietas fantásticas en el mercado para perder peso, con un incremento de la fibra y una relación proteica equilibrada”, recomienda Pifarré.

Nutrir bien a un animal es distinto que darle simplemente comida. La forma que tienen los gatos de alimentarse, muy selectivos, añade complejidad, ya que a diferencia de los canes, que comen dos o tres veces al día, los felinos se alimentan esporádicamente, cuando tienen hambre.

Un gato común europeo de tres colores, comiendo. FUNDACIÓ AFFINITY

Ten paciencia

No se puede pretender que el gato con sobrepeso, que ha ido engordando normalmente en tres o cuatro años de mala alimentación y poco ejercicio, adelgace de forma rápida, lo que sería contraproducente.

“Se tiene que hacer de forma muy lenta, no podemos pretender que pierda dos o tres kilos cada mes”, advierte la veterinaria. Si cada mes se consigue que el animal pierda unos 150 gramos, se está por el buen camino.

“Si cada mes se consigue que pierda unos 150 gramos, se está por el buen camino”

Los controles veterinarios mensuales deberán garantizar que el gato está adelgazando de forma correcta, sin perder masa muscular. Si no recibe la cantidad adecuada de proteínas también será perjudicial para el bienestar del felino, que perderá fuerza muscular y tendrá menos ganas de hacer ejercicio físico.

Un gato común europeo descansando en un jardín. FUNDACIÓ AFFINITY

Castrados tienden a engordar más que esterilizados

Existen otros factores que también influyen en el peso del animal. “Los gatos de raza tienen más probabilidades de padecer obesidad que los gatos europeos, los felinos más comunes. Un gato europeo con 12o15kilos es una aberración”, advierte Pifarré. Los gatos castrados también tienen “un 20% más de probabilidades de engordar”, explica la veterinaria, porque su actividad diaria es más baja. No sucede lo mismo con los gatosesterilizados (a los que no se les han extraído los órganos sexuales) porque en su caso, al tener la misma actividad hormonal, el gasto energético es el mismo.

Cuando un gato ya ha engordado y tiene sobrepeso no es fácil romper la dinámica de incremento de peso y empezar a quemar grasa. “Es un pez que se muerde la cola, la obesidad provoca muchas veces patologías y disminuye lamovilidad del gato. Si al gato le cuesta más moverse, la tendencia será que disminuya el gasto energético diario”, explica la veterinaria.

Una mujer ofrece un tazón de carne a un gato. ablokhin

Pin
Send
Share
Send
Send