Animales

Consejos veterinarios de abril: ¿cómo curar heridas a perros y gatos?

Pin
Send
Share
Send
Send


Antes de proceder a explicar los remedios caseros para cicatrizar heridas en perros más efectivos, debemos seguir una serie de pasos con tal de garantizar una correcta curación. Para ello, lo primero que debemos hacer es identificar el tipo de herida, siendo los siguientes los más habituales:

  • Cortes.
  • Uñas dañadas.
  • Mordeduras de otros perros.
  • Arañazos de gatos.
  • Quemaduras.

En cualquiera de los casos, podemos aplicar los remedios a modo de primeros auxilios o tratamiento natural siempre que las heridas producidas sean de carácter leve o moderado. Si tu perro presenta una herida en carne viva, gravemente infectada o muy profunda, será necesaria la intervención del veterinario. Una vez curada por el especialista, puedes acompañar el tratamiento estipulado con los remedios naturales.

  1. Limpiamos perfectamente la herida con agua templada o suero fisiológico. Si existe algún tipo de cuerpo extraño o sustancia, como tierra o cristales, los retiraremos con cuidado y empleando unas pinzas si es necesario.
  2. Desinfectamos con agua oxigenada, jamás con alcohol. Para acabar de retirar cualquier resto, podemos humedecer una gasa con el líquido y ejercer pequeños toques suaves sobre la herida.
  3. Dejamos que la herida se airee vigilando al animal para evitar que se lama o restriegue.
  4. Cubrimos la herida con gasa sin ejercer mucha presión.
  5. Acudimos al veterinario en función de la gravedad de la herida.

Como decíamos, para heridas más superficiales, tras los primeros auxilios anteriores podemos hacer uso de una serie de remedios caseros que nos permitirán acelerar el proceso de cicatrización. En heridas más graves, también podemos aplicar algunos de ellos pero será fundamental visitar al especialista después.

Azúcar para curar her >

El azúcar es uno de los productos naturales más empleados para la sanación de lesiones en humanos y animales por sus múltiples propiedades curativas. Según estudios publicados por expertos en medicina veterinaria, los efectos más destacados del azúcar son los siguientes:

  • Favorece la expulsión del tejido muerto a la par que potencia la regeneración celular y creación de tejido granular (un tipo de tejido conectivo fibroso cuya función es rellenar las heridas).
  • Ayuda a secar las heridas absorbiendo el exceso de humedad, hecho que ha llevado a muchos profesionales a emplear este remedio natural para combatir úlceras y heridas similares.
  • Reduce los edemas o evita su aparición debido, precisamente, al punto anterior.
  • Actúa como un potente bactericida combatiendo su reproducción en las heridas. Además de contar con propiedades antibacterianas, el azúcar es antiséptico, por lo que previene el desarrollo de infecciones o las trata potenciando la eliminación de los microorganismos causantes.

Por todo lo anterior, vemos como el azúcar ayuda a cicatrizar heridas en perros a la par que combate infecciones y disminuye la inflamación de la zona. Es tal su eficacia, que puede utilizarse incluso para tratar lesiones más graves o de mayor profundidad (como las ya mencionadas úlceras), siempre y cuando el veterinario lo haya aprobado anteriormente. De esta forma, el azúcar actúa en heridas abiertas, heridas profundas y heridas más leves Pero, ¿cómo debemos aplicarlo? A continuación detallamos los métodos más empleados.

Espolvorea azúcar directamente sobre la herida del perro

Si la herida del perro es superficial, poco profunda o leve, a modo de primeros auxilios podemos espolvorear directamente azúcar granulado o en polvo. Para ello, seguiremos estos sencillos pasos:

  1. Desinfectamos la herida.
  2. Cubrimos la herida por completo con el azúcar.
  3. Una vez aplicada la capa de azúcar, tapamos la herida sin retirar el azúcar con gasa y venda, ejerciendo una leve presión para asegurar que el remedio casero hace su efecto.
  4. Dejamos el remedio puesto algunas horas, sin llegar a superar las 12 horas.
  5. Para cambiarlo, volvemos a limpiar la herida, a desinfectarla y repetimos estos pasos.

En casos de heridas muy graves, se deberá acudir al veterinario. Y si no podemos ir en ese momento por el motivo que sea, podemos aplicar cualquiera de los remedios caseros para cicatrizar heridas en perros tras desinfectar muy bien la lesión y visitar al especialista en cuanto sea posible.

Prepara pasta de azúcar

Aunque hoy en día encontramos esta pasta cicatrizante, siempre es mejor optar por la versión casera, sin químicos y completamente natural. La pasta de azúcar es apta para todo tipo de heridas en perros, no obstante, es importante recordar que en casos muy graves se debe acudir al veterinario obligatoriamente. Los pasos para hacerla son:

  1. Calentamos 100 ml de agua.
  2. Cuando alcance el primer hervor, la retiramos del fuego.
  3. Agregamos 250 gramos de azúcar y mezclamos para disolverlo.
  4. Dejamos que se enfríe y lo aplicamos sobre la herida después de limpiarla y desinfectarla.
  5. Vendamos la herida con el remedio puesto y cambiamos el vendaje pasadas las 10-12 horas.

Si nos sobra pasta de azúcar, podemos reservarla en un tarro con cierre hermético. Eso sí, no aconsejamos guardar esta solución durante más de un día, siendo lo más adecuado prepararla de nuevo cada vez que vayamos a usarla.

¿Y si la herida del perro está infectada?

Dependiendo del tipo y grado de infección, también podemos utilizar el azúcar para tratarla debido a sus propiedades ya mencionadas. Ahora bien, si existe tejido necrótico (muerto) se deberá llevar a cabo un desbridamiento. Este proceso puede realizarse de forma manual, no obstante, teniendo en cuenta que puede ser muy doloroso para el animal, aconsejamos que lo haga un especialista. Dicho esto, y si no existe tejido necrótico, lo primero que debemos hacer es limpiar bien la herida y desinfectarla. Después, aplicamos uno de los dos remedios anteriores, vendamos la herida y dejamos que actúe durante horas. Cambiaremos el vendaje y el azúcar siguiendo las intrucciones del especialista, ya que el tiempo entre limpiezas puede variar en función del tipo de lesión.

Miel para curar her >

Como sucede con el azúcar, la miel es un potente cicatrizante natural empleado desde hace siglos. Debido a sus propiedades antibacterianas, calmantes y antisépticas, y a su capacidad para estimular la regeneración del tejido granular y del epitelio, favorece la curación y acelera el proceso sin necesidad de acudir a pomadas comerciales. Eso sí, para lograr que surjan los efectos deseados, resulta fundamental, primero, acudir al veterinario para considerar si es necesario el uso de medicamentos para aliviar el dolor, por ejemplo, y segundo, ser constante en los cuidados.

La miel se puede utilizar para cicatrizar heridas en perros de carácter más o menos leve, infectadas, quemaduras, úlceras y lesiones más profundas, siempre que no sean muy grandes. En caso de existir tejido necrótico, será fundamental visitar al especialista para que proceda a su retirada y marque las pautas de aplicación de la miel para sanar la herida. Para utilizar la miel como cicatrizante, se deberán seguir estos pasos:

  1. Limpiar y desinfectar bien la herida.
  2. Aplicar una capa de miel pura de abejas. Es muy importante utilizar una miel de calidad para garantizar óptimos resultados. En este sentido, aunque son muchos los tipos de miel que existen, estudios demuestran que la miel de manuka es una de las más recomendadas por sus potentes propiedades antimicrobianas.
  3. Cubrir la lesión con gasa y venda, ejerciendo una leve presión para que actúe el remedio.
  4. Dejar actuar durante las horas estipuladas por el veterinario.
  5. Realizar el cambio de vendaje retirando con cuidado la venda, dejando que la herida se airee un poco y repitiendo todos los pasos.

En función del tipo de herida, la venda se puede cambiar una vez al día o cada pocas horas. Así mismo, dependiendo de la gravedad, la miel para curar heridas en perros puede hacer su efecto en días o semanas.

Aloe vera para cicatrizar her >

El aloe vera es una de las plantas más utilizadas en la medicina para la creación de fármacos y remedios naturales con fines terapéuticos. Debido a sus múltiples propiedades para la salud, su popularidad se ha extendido por todos los rincones del planeta, llegando incluso al mundo animal y convirtiéndose en uno de los mejores remedios para cicatrizar heridas en perros. Su capacidad cicatrizante proviene de uno de sus principales ingredientes, el acemanano, un mucopolisacárido con potentes propiedades antiinflamatorias, calmantes y estimulantes de la proliferación celular, hecho que favorece la regeneración del tejido dañado y acelera el proceso de cicatrización de la herida.

Para aplicar este remedio natural, simplemente se deben seguir estos pasos:

  • Corta una hoja de la planta, teniendo presente que las más próximas a la tierra son las más antiguas y, por tanto, las que poseen mayores propiedades.
  • Realiza un corte longitudinal para abrir la hoja a lo largo y extraer la pulpa.
  • Si la pulpa es demasiado espesa, mézclala con un poco de agua.
  • Limpia y desinfecta la herida.
  • Aplica el gel del aloe vera cubriéndola por completo.
  • Coloca una gasa limpia y venda para que el ungüento haga su efecto.
  • Cambia el vendaje siguiendo las indicaciones del especialista y dejando que la herida respire antes de repetir todos los pasos.

Además de ayudar a cicatrizar la herida, el aloe vera calma el picor y alivia el dolor, además de evitar una posible infección. Por otro lado, esta maravillosa planta también posee propiedades antifúngicas, por lo que resulta perfecta para curar heridas producidas por hongos.

Crema de caléndula para cicatrizar her >

La caléndula es otra de las plantas más populares en medicina alternativa, especialmente para la cura de heridas y todo tipo de lesiones cutáneas debido a sus propiedades antisépticas, antiinflamatorias, antibacterianas, calmantes, analgésicas y cicatrizantes. Para poder utilizar esta planta y curar llagas en perros, heridas abiertas u otras lesiones, será preciso elaborar primero aceite de caléndula. Para ello, seguiremos estos pasos:

  1. Cogemos un puñado de flores de caléndula y las limpiamos bien.
  2. Las introducimos en un tarro esterilizado y las cubrimos por completo con aceite de oliva virgen extra.
  3. Cerramos el tarro y dejamos macerar el aceite en un lugar libre de humedades y oscuro durante 40 días.
  4. Pasado el tiempo, colamos el aceite.

Como probablemente no dispondremos de 40 días para poder tratar la herida de nuestro perro, no tendremos más remedio que adquirir el aceite ya preparado, siempre asegurándonos de obtener uno natural. Una vez conseguido, prepararemos una sencilla crema que utilizaremos para cubrir la herida, hidratarla y fomentar la regeneración de tejido. Para hacer esta pomada cicatrizante para perros haremos lo siguiente:

  1. Calentamos el aceite de caléndula al baño maría.
  2. Añadimos 5 gramos de cera de abeja y mezclamos hasta que se haya disuelto.
  3. Pasamos la solución a un tarro con cierre hermético.
  4. Dejamos que se enfríe por completo antes de tapar el tarro.

Ahora que ya tenemos la crema de caléndula lista, es tan sencillo como limpiar y desinfectar la herida o lesión, aplicar una capa de crema, cubrir la herida y vendar. Los cambios de vendaje los realizaremos siguiendo las instrucciones del veterinario y jamás dejaremos el remedio durante más de 12 horas, a no ser que el especialista indique lo contrario. Reservaremos la crema en un lugar libre de humedades durante una semana como máximo.

Cuándo debo acudir al veterinario

Tal y como apuntábamos al inicio del artículo, se debe acudir al veterinario siempre que el perro presente heridas muy profundas, en carne viva, infectadas o con una gran cantidad de tejido muerto, como las producidas por quemaduras de tercer y cuarto grado. Para este último caso, es preciso llevar a cabo un desbridamiento, proceso de eliminación del tejido no vivo a cargo de un especialista. Si llevamos a cabo esta tarea nosotros mismos, corremos el riesgo de empeorar la herida y dañar todavía más al animal.

Si tenemos claro que hemos de acudir al especialista pero, en esos momento, no podemos acceder a la consulta, entonces se deberá aplicar uno de los remedios mencionados anteriormente a modo de primeros auxilios hasta que podamos asistir a la clínica.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para cicatrizar heridas en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Remedios caseros.

Mi perro o gato tiene una herida, ¿es grave?

Cuando el felino o el can sufre una herida, hay que analizar la gravedad. Pero no siempre es fácil revisar la herida, ya que no todos los perros o gatos permiten una exploración de su herida en detalle y de un modo tranquilo. En estos casos, echar mano de un bozal o collar isabelino resultará de gran ayuda para explorar la lesión sin contratiempos.

Si el corte es profundo, puede causar problemas posteriores al animal, por lo que lo conveniente es ir cuanto antes al veterinario. "Las heridas y rasguños en felinos son muy frecuentes, pero un corte mal curado y tapado favorecerá la aparición de bacterias que infecten el corte, lo que agravará la herida", explica la veterinaria Vicki Thayer, de Fundación de Gatos Winn, un colectivo que ha realizado un estudio sobre las heridas en los mininos y las posibles consecuencias para su salud.

La infección de la herida, además, no tardará en aparecer. Las primeras señales de la contaminación se muestran solo 12 o 24 horas después de producirse el corte.

Caso clínico

La “actividad del agua” (Aw) es la concentración mínima de agua requerida en el ambiente de un microorganismo para que éste se reproduzca. El azúcar crea un medio con bajo contenido de agua (alta osmolaridad) ya que se genera migración de agua y linfa fuera del tejido hacia la solución de azúcar, inhibiendo el crecimiento bacteriano por disminución en la Aw del sustrato. La linfa a su vez proporciona nutrientes al tejido.

El azúcar además atrae macrófagos que participan en la limpieza de la herida, acelera el desprendimiento de tejido desvitalizado, necrótico y/o gangrenoso, provee una fuente de energía local y forma una capa proteica protectora en la herida.

Se ha registrado el uso de la miel y sus beneficios en la curacion de heridas, no obstante dada su consitencia muy melosa, que "cansa" al propietario cuando debe realizar las curaciones, no lo suelo utilizar en la práctica diaria.

Ventajas del azúcar y la miel
Las ventajas del uso del azúcar y la miel son:

  • Rápida acción antibacteriana.
  • Promueven la formación de tejido y epitelialización, lo que ha sido demostrado histológicamente (Dr Lightower, Bs As-Argentina).
  • Aceleran la cicatrización de la herida.
  • Accesible y barato.
  • Evita el uso de antibiótico sistémico durante largo tiempo, a menos que exista bacteriemia. En general, en 2 a 4 días las heridas están limpias (5 a 7 días en las severamente infectadas).
  • No hay reacciones adversas y no se han demostrado efectos colaterales en animales diabeticos.

Además, el azúcar puede ser usado en ilimitada variedad de heridas como las infectadas, posquirúrgicas, por automutilación, quemaduras, traumáticas, diabéticas, úlceras por decúbito, peritonitis y lesiones en cavidades.

Pero, sobre todo, en heridas donde tras un traumatismo, no haya suficiente piel para cubrir la herida y sirve como una alternativa válida a la cirugía plástica.

Caso clínico
El caso que tratamos en nuestra clínica es un Podenco macho, castrado, de un año de edad y 26 kg de peso, que llegó a la consulta con una herida lacerada en extremidad posterior derecha tras un accidente con un automóvil.

En el momento del accidente se veían los tendones y sangraba abundantemente.

Se procedió a la limpieza de la zona con agua y jabón mediante gasas, para remover el pasto y gravilla que quedó en la herida.

A continuacion, prescribimos amoxicilina + ác. clavulánico, a razón de 1,5 tabletas cada 12 h, 10 días, firocoxib 227 mg: 1 tableta diaria durante 10 días, para controlar el dolor, y vendaje con azúcar granulado (azúcar blanco) cubriendo la herida.

La primera semana se controló al perro a días intercalados, indicando al propietario el cambio diario del vendaje.

Si bien el cumplimiento no fue al 100%, pues a veces evitaba hacerle el vendaje, (el propietario relataba que la herida había sangrado al retirarlo, y el perro se quejaba), se observaba mejoría y no había señales de infección. El perro se encontraba activo, con buen apetito y temperatura dentro de la normalidad.

El apoyo de la pata fue mejorando y si bien evitaba el apoyo en estación, al correr usaba la pata.

Actualmente, se ha suspendido la aplicación con azúcar, pues la piel ya ha cubierto las estructuras tendinosas y musculares. Como hay algo de prurito se ha cambiado a una crema con antibióticos y corticoides y con recomendaciones de evitar que se lama la zona.

A continuación se puede observar la evolución de la herida entre el día en que se atendió al animal por primera vez y los 20 días de tratamiento.

Aspecto de la pata del animal el día 1 de tratamiento.

Aspecto de la pata del animal el día 2 de tratamiento.

A los ocho días, la herida comienza a cerrarse poco a poco.

A los 20 días de comenzar el tratamiento.

Apuntes de cursos sobre usos del azúcar en heridas, dictados por Dr. Lightower, Facultad UBA, Bs As-Argentina.

“Avances en el tratamiento delas heridas en pequeños animales”, Dr. Steven Schwaim(DVM, MS) y Dr Mark Bohling (DVM, PhD, Dipl ACVS).

Mi mascota está sangrando, ¿es grave?

Las heridas sangrantes en canes y felinos pueden precisar de ciertas atenciones especiales antes de limpiarlas. Ejercer una presión continuada en la zona sangrante, con ayuda de una gasa o apósito, durante varios minutos, ayudará a reducir la pérdida de líquido. Puede emplearse una gasa limpia para que absorba los restos de sangre. En cualquier caso, si el sangrado no cesa o es excesivo, será conveniente acudir al veterinario.

¿Cómo limpiar la herida del can o felino?

La herida hay que limpiarla con suero y retirar restos que hayan podido quedar pegados. "Lo más importante para curar una herida es limpiarla, eliminar los restos de suciedad que hayan podido quedar adheridos al corte y revisar que no quede ningún objeto extraño", señala la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía.

Un consejo es retirar el exceso de pelaje de la zona, recortar con tijeras el pelo del animal -con cuidado- en la área afectada. Después, hay que limpiar la herida con ayuda de suero fisiológico abundante y una gasa limpia. El líquido arrastrará la suciedad que haya quedado retenida en la herida, mientras que la gasa, manejada con delicadeza, permite quitar los restos de arena o piel seca más resistentes.

En el caso de las heridas en perros la limpieza de la herida con agua y jabón de la zona afectada es importante. El lavado de la herida debería prolongarse durante unos dos minutos, con agua templada, en torno a 39 ºC. Esta limpieza servirá para retirar posibles bacterias o restos de materiales que haya en el corte.

¿Cómo desinfectar la herida del animal?

Una herida puede resultar dolorosa para el perro o gato y también puede inflamarse. Por eso, un poco de hielo envuelto en una toalla sobre la zona ayuda a reducir el dolor, así como la hinchazón. Hay que envolver el hielo en una tela para que no se pegue a la herida del animal. Después, se debe desinfectarla con un antiséptico de yodo diluido.

En el caso de los canes se debe vertir la misma cantidad de antiséptico de yodo y de agua en un bote limpio y remover para que se mezclen.

Para los felinos, "la proporción más adecuada para desinfectar la herida es disolver una parte de solución de yodo en nueve de agua, con relación de 1:10", explica la veterinaria Natalia Pérez. Si se tienen dudas con las proporciones, lo conveniente es preguntar al veterinario de confianza. ¿Cómo hacer esto en casa? "La clave es coger un recipiente, llenarlo de agua y echar un chorretón de yodo. La mezcla estará preparada cuando el agua adquiera el tono de la solución de yodo, amarillento, de forma ligera", añade la experta. Esto será suficiente para desinfectar la herida felina. La razón es que estos productos están ideados para ser empleados por las personas y el pH humano es muy distinto al pH del gato (más básico).

¿Cómo dejar secar la herida del animal?

Como regla general, la herida debe secar sin taparse, aunque en un primer momento, el veterinario puede aplicar una venda. Para lograr que el perro o gato no se chupe la zona, conviene usar un collar isabelino, que rodee la cabeza del animal e impida que tenga acceso a la herida con su boca, así se evita que el animal humedezca o se dañe la herida.

¿Cuándo repetir la cura de la herida?

Las curas de heridas leves en canes y felinos hay repetirlas una vez al día -y mejor a la misma hora-, de este modo se mantiene libre de suciedad y se favorece su cicatrización. Una limpieza excesiva impedirá la cicatrización, ya que la piel se reblandecerá.

El proceso hay que repetirlo a diario durante una semana o diez días. Una vez transcurrido ese plazo, conviene volver al veterinario para una revisión. Este recomendará si seguir las curas o no.

Batalla cuesta arriba

Para tratar una herida de esta forma, todo lo que hay que hacer, dice Marandu, es poner azúcar en ella y aplicar una venda por encima. Los gránulos absorben la humedad que permite el desarrollo de bacterias. Sin las bacterias, la herida sana más rápido.

La evidencia de todo esto fue descubierta gracias a las pruebas de Murandu en el laboratorio. Y una creciente colección de casos de estudio alrededor del mundo respaldan sus hallazgos, incluyendo ejemplos de exitosos tratamientos con azúcar sobre heridas resistentes a los antibióticos.

El financiamiento para futuras investigaciones podría ayudar a Murandu a alcanzar su objetivo final: convencer al NHS de utilizar el azúcar como una alternativa a los antibióticos.

Pero una gran parte de la investigación médica es financiada por las farmacéuticas. Y estas compañías, señala él, tienen poco que ganar al pagar por una investigación sobre algo que no pueden patentar.

El azúcar que utiliza Murandu es del tipo simple y granulado que podrías usar para endulzar tu café o té. En las mismas pruebas in vitro, halló que no había diferencias al utilizar azúcar de caña o de remolacha. El azúcar moreno sin refinar, en cambio, no fue tan efectiva.

Pruebas piloto

La prueba piloto mostró que algunas cepas de bacterias crecieron en bajas concentraciones de azúcar, pero estas fueron completamente inhibidas en altas concentraciones. Murandu empezó a registrar casos de estudio en Zimbabue, Botsuana y Lesotho (donde se entrenó por primera vez como enfermero). Entre estos casos está el de una mujer de Harare.

"El pie de la mujer había sido medido, estaba listo para ser amputado, cuando mi sobrino me llamó", dijo Murandu. "Ella había tenido una herida terrible durante cinco años y el doctor quería amputar. Le dije a ella que lavara la herida, que aplicara azúcar, que la dejara y repitiera".

"La mujer todavía tiene su pierna".

Esto, cuenta, es un ejemplo de por qué hay tanto interés en sus métodos, particularmente en partes del mundo donde la gente no puede pagar antibióticos.

Murandu ha realizado hasta ahora estudios clínicos en 41 pacientes en Reino Unido. Aún no ha publicado los resultados de las pruebas, pero sí los ha presentado en conferencias nacionales e internacionales.

Una pregunta que ha debido responder durante su investigación fue si el azúcar podría ser utilizado en pacientes diabéticos, quienes comúnmente padecen úlceras en las piernas y los pies. Los diabéticos necesitan controlar el nivel de glucosa en su sangre por lo que este no es un método obvio de curación para ellos.

Pero descubrió que funcionaba para los diabéticos sin disparar sus niveles de glucosa: "El azúcar es sacarosa y necesitas la enzima sacarasa para convertirla en glucosa".

Como la sacarosa se encuentra en el cuerpo, solo cuando se absorbe el azúcar se convierte. Aplicarla en el exterior de la herida no va a afectar de la misma forma.

Tratamiento para animales

Mientras Murandu continúa su investigación en pacientes, al otro lado del Atlántico, la veterinaria estadounidense Maureen McMichael ha usado este método de curación en animales durante años.

McMichael, del Hospital de Enseñanza Veterinaria en la Universidad de Illinois, primero empezó a utilizar azúcar y miel para tratar mascotas en 2002.

Lo que le atrajo fue una combinación de la simpleza del método y el bajo costo, especialmente para dueños de mascotas que no podían pagar el método habitual de llevar al animal al hospital y utilizar sedantes.

McMichael dice que siguen teniendo azúcar y miel en el consultorio y que muchas veces los utilizan en perros y gatos (y ocasionalmente en animales de granja). La miel tiene propiedades de curación similares a las del azúcar (un estudio incluso halló que es más efectiva para inhibir el crecimiento de bacterias), aunque es más cara.

"Hemos tenido algunos éxitos realmente grandes con esto", afirmó McMichael. Puso como ejemplo el caso de una perra callejera que llegó a ellos después de haber sido utilizado como "cebo", colgado de un arnés y siendo atacado por pitbulls entrenados para pelear. El perro llegó con más de 40 mordidas en cada extremidad y se curó en ocho semanas.

"Era de la calle, así que no había dinero para ella. La tratamos con miel y azúcar y reaccionó estupendamente", dijo McMichael. "Ahora está totalmente curada".

Además de ser más barato, el azúcar tiene otro punto a favor: entre más antibióticos utilizamos, nos volvemos más resistentes a ellos.

El plan de Murandu es abrir una clínica privada utilizando su método de azúcar. Él espera que algún día el azúcar sea utilizado comúnmente, no solo por el NHS, sino por hospitales públicos en otros países donde ha trabajado.

Él sigue recibiendo regularmente correos de todo el mundo pidiendo su consejo y guía a los pacientes de forma remota. Sus clientes más lejanos le envían fotos de sus resultados junto con un agradecimiento cuando se han curado.

Se trata de un método antiguo, utilizado de forma no oficial por la gente pobre en países en desarrollo, pero fue hasta que llegó a Reino Unido que Murandu se dio cuenta de la importancia que el azúcar podría tener en el mundo médico.

Lo ve como una mezcla de su conocimiento local con las modernas instalaciones de investigación británicas.

"Como el azúcar, el conocimiento vino puro desde Zimbabue, fue refinado aquí, y ahora va de vuelta para ayudar a la gente en África".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Capaz de estimular nuestro sistema inmunológico

Si lo aplicamos de forma directa en la herida, a pesar de que se encuentre mezclado con cualquier otro producto, puede ser de mucha ayuda para que podamos estimular cada una de las defensas de la zona que ha sido afectada, de tal manera que se pueda lograr que el proceso de sanación sea mucho veloz.

¿Cómo hacer una pasta a base de azúcar para poder curar las heridas de los perros?

Este es un tratamiento de origen natural que podemos utilizar para poder curar las heridas en los perros, que a su vez lo podemos aplicar de dos formas distintas, podemos utilizar el azúcar granulado, lo que en otras palabras quiere decir que es el azúcar comercial que normalmente utilizamos o podemos usar lo que es la solución de azúcar sobresaturada.

La presentación comercial la podemos utilizar de manera directa y por encima de la lesión, después de que hayamos limpiado correctamente y a su vez se encuentre desinfectada, pero en el caso de la solución, primero tenemos que prepararla y de la misma manera tenemos que aplicarla en la herida.

En el caso de que tengamos que preparar la pasta de azúcar para que la podamos utilizar como tratamiento para las heridas, podemos seguir cada uno de estos pasos:

  1. Primero calentamos 200 ml de agua y una vez que veamos que se encuentra hirviendo la apartamos del fuego.
  2. Luego agregamos unos 500g de azúcar y luego removemos hasta que todo se haya disuelto.
  3. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.
  4. Después ya lo podemos utilizar directamente.

Es importante recordar que esto es algo que no podemos reservar de una forma hermética.

El ingrediente posee propiedades que eliminan las bacterias

Los tratamientos caseros, más allá de tener un respaldo científico o no, muchas veces sorprenden por su nivel de efectividad en la salud de un ser humano. Y qué mejor si es accesible y barato, como lo es el uso del azúcar para curar heridas.

Moses Murando, un investigador médico en el Reino Unido, unió los conocimientos de su natal África con la ciencia y concluyó que el azúcar tiene propiedades similares a las de un antibiótico.

¿Qué función cumple el azúcar?

Murandu ha realizado estudios clínicos en 41 pacientes y ha presentado sus resultados del azúcar como antibiótico en conferencias internacionales.

Sus pruebas demostraron que cuando se pone azúcar sobre una herida, sus gránulos absorben la humedad, lo que hace morir a las bacterias y reduce la infección.

El ingrediente podría convertirse en una solución para gente de bajos recursos o en casos en los que una herida no responda a los antibióticos.

¿Cómo usar el azúcar en una herida?

El azúcar, según los estudios, tiene que ser el simple y granulado, como el que se usa en casa, sea de caña o betarraga. Sin embargo, no se aconseja usar el azúcar moreno sin refinar, por su poca efectividad.

  1. Primero debes lavar bien la herida, luego aplicar el ingrediente de manera suave y colocar una venda encima.
  2. Dependiendo del tamaño y el grado de infección, deberás repetir el proceso diariamente hasta que empiece la cicatrización.
  3. Poco a poco, el tejido dañado se desprenderá y el azúcar actuará como una forma de capa protectora en la herida, además de aportar proteínas.

¿Y en el caso de los diabéticos?

Los estudios confirmaron que el tratamiento funciona en pacientes diabéticos sin alterar los niveles de glucosa en la sangre.

El azúcar (sacarosa) necesita la enzima sacarasa para convertirse en glucosa y este proceso se da en el cuerpo, así que la aplicación en el exterior no la afecta de la misma forma.

Tratamiento para animales con azúcar

Los especialistas también han presentado resultados muy optimistas para el tratamiento de heridas en las mascotas con el azúcar como desinfectante.

Por ejemplo, en el Hospital de Enseñanza Veterinaria en la Universidad de Illinois, se viene tratando a perros y gatos con azúcar desde el 2002.

Entre los beneficios del azúcar que se han demostrado en animales, están:

  • Rápida acción antibacteriana
  • Aceleran la cicatrización
  • Formación de nuevo tejido
  • Evita el uso de antibiótico durante un largo tiempo

Recuerda que, así como el azúcar tiene grandes utilidades, no está de más asistir a un profesional, si el caso verdaderamente necesita de atención médica.

Pin
Send
Share
Send
Send