Animales

Por qué mi perro no bebe agua?

Pin
Send
Share
Send
Send


¡Descubre la razón por la cual tu perro no beberá agua!

No es raro que en ocasiones nuestros canes apenas beban. En principio su ausencia de sed no debería inquietarnos y solo deberían de saltarnos las alarmas cuando detectamos en nuestro animal signos inequívocos de deshidratación.

Lo cierto es que una falta de agua puede derivar en problemas hepáticos y del riñón. También problemas intestinales como diarreas o vómitos pueden ser tanto la causa como la consecuencia de este problema.

Síntomas de un perro deshidratado

No te preocupes. De hecho, no hace falta ser veterinario para saber si nuestro perro presenta síntomas de deshidratación. Por lo tanto, si sospechas que se encuentra deshidratado, examina los siguientes aspectos:

  • Ojos hundidos: Ésta es una clara señal de que a nuestro perro le pasa algo.
  • La elasticidad de la piel: Si tiramos de la piel y observamos que tarda en volver a su posición, podemos afirmar que hay deshidratación.
  • Las encías: Otro punto al que podemos pasar revista son las encías. Así, si éstas han perdido su habitual color rosado y aparecen descoloridas y con poca humedad, el perro probablemente esté acusando la falta de agua.
  • La respiración estará acelerada.

De todas maneras, nos conviene saber que la actividad física, la alimentación y, por supuesto, la temperatura ambiental determinarán sus necesidades de agua. No obstante, se estima que de media un perro necesita beber 60 mililitros de agua por cada kilo de peso. Es decir, si nuestro can pesa 10 kilos debería beber alrededor de medio litro de agua diariamente.

En estas condiciones, los perros pueden tener problemas para orientarse y que acaben extraviados, por eso es recomendable solucionar este contratiempo con un GPS que siempre nos informará de su paradero. De esta manera, evitaremos que su deshidratación tenga un desenlace fatal.

Diarrea en el perro

El agua es vital en un perro y su salud podría verse perjudicada si su ingesta es insuficiente. Así, una de éstas puede ser la diarrea que puede, asimismo, acelerar la deshidratación del animal.

Lo cierto es que hay muchas razones que pueden motivar un episodio de diarrea en el can como alimentos en mal estado, bacterias y lombrices intestinales, entre otros. Incluso la simple sustitución de la comida habitual por una cocina casera puede desencadenar la diarrea.

Una mención especial merece la leche ya que algunos dueños optan por ofrecérsela a sus perros. En este sentido, hemos de saber cuando se hacen adultos la mayoría de perros desarrolla una intolerancia a la lactosa. Por lo tanto, pierden las enzimas que les permiten digerir la leche y su ingesta les causa diarreas y vómitos.

Aunque padezca diarrea y lo aconsejable sea el ayuno, esta recomendación no afecta a los líquidos que no deben faltar. También los perros que acaban de pasar por una cirugía deben hidratarse correctamente para su recuperación. Pero ¿cómo lo hacemos? No te tires de los pelos, tenemos un puñado de buenas ideas:

  1. Mezclar el agua con el pienso.
  2. Poner siempre un recipiente con agua al lado de la comida.
  3. Procura que el recipiente esté limpio. Esto es básico, pero no siempre lo cumplimos.
  4. Colocarla en un lugar sombreado y alejado de olores.
  5. Añadirle sabor al agua. En este sentido, existen aromas y sabores que podemos agregar para aumentar su atractivo. Además, ¿sabías que se venden bebidas para canes con diferentes sabores?
  6. A todos los perros les encantan las mangueras y las fuentes. Es tal su pasión que se venden bebederos para perros emulando a una pequeña fuente que estimulará sus ganas de beber y refrescarse.
  7. Ubicar cuencos de agua en varios sitios de la casa, sobre todo si se trata de perros ancianos. Así, vencerá su pereza y beberá, pues la tiene muy cerca.
  8. También puedes añadirle cubitos de hielo si sabes que así le va a gustar más. Ya sabrás que los veterinarios han desterrado la vieja creencia de que darle agua fría al perro podía resultar perjudicial. También puedes ofrecérselos directamente, pues a muchos les encanta comérselos a lametazos.
  9. Lleva siempre agua contigo. De esta manera, siempre la tendrás disponible para cuando le acometa la sed.
  10. Prepara un caldo sabroso y dáselo.

Si a pesar de todas nuestras tentativas, el perro sigue resistiéndose a probar el agua que le ofrecemos reiteradamente, te recomendamos que acudas a un veterinario para que examine la salud de tu perro pues podemos hallarnos ante un problema más grave.

¿Cuánta agua debe beber un perro?

El agua no solo calma la sed de tu perro y lo ayuda a recuperar sus fuerzas en un día caluroso o tras una jornada de ejercicio, también es la encargada de transportar las toxinas fuera del organismo del can, al tiempo que le permite regular la temperatura de su cuerpo. De ahí lo importante de su ingesta y lo peligroso que puede ser si tu perro no quiere beber agua.

Para saber si tu perro está ingiriendo o no suficiente agua, primero necesitas conocer cuáles son las cantidades adecuadas que requiere el organismo de los canes. Sin embargo, esto no es algo que se pueda calcular con exactitud, ya que dependerá de la raza y tamaño de tu perro, su actividad física, los cambios climáticos y la alimentación que le brindes.

Los perros de raza pequeña y los que no son muy activos, por lo general, ingieren menos agua, pero es evidente que las cantidades aumentan si es verano, por ejemplo, o si el pienso que consumen es muy salado.

Aunque no es posible realizar un cálculo certero, un perro pequeño o mediano, que juega fuera de casa, bebe agua alrededor de 2 o 3 veces por día, lo cual representa unos 350 mililitros. Por otro lado, un perro de raza grande duplica esta cantidad, repartiendo la ingesta en distintos momentos a lo largo del día.

Si sales a correr con tu perro es posible que este necesite una pausa cada 10 minutos durante el ejercicio para ingerir agua, lo cual representa unos mililitros extra. Los canes que presentan cuadros de diarrea o vómitos, además de las perras que se encuentran amamantando, también beben más agua de la habitual. Para más información, no te pierdas el siguiente artículo: "¿Cuánta agua necesita beber un perro?".

¿Cómo saber si tu perro ingiere suficiente agua?

Si sospechas que tu perro no bebe agua adecuadamente y no sabes cómo comprobar esta suposición, te damos algunos consejos rápidos para saber si está deshidratado:

  • Examina su piel. Coloca tus dedos sobre la piel que se encuentra entre sus omóplatos y pellizca ligeramente. Lo normal es que la piel vuelva a su lugar rápido, si no es así, significa que tu perro está deshidratado.
  • Revisa sus encías. Presiona con el dedo un área cualquiera de las encías del perro, esta debería volver a su forma original y recuperar el color rosado en pocos segundos.
  • Observa su comportamiento. La falta de agua o deshidratación, por lo general, viene acompañada de otros síntomas como decaimiento, cansancio excesivo, orina concentrada, piel reseca, problemas para respirar y falta de apetito.
  • Sácalo a pasear. Cualquier perro irá a su tazón de agua tras un rato de paseo, así que si esto no ocurre debes preocuparte.

La deshidratación pone la vida de tu perro en riesgo a una velocidad vertiginosa, por lo que si repentinamente deja de beber agua durante 24 horas, no esperes más y acude al veterinario. Además, si a esta situación se suma alguna condición que ya tuviera tu perro, como sufrir de diabetes, encontrarse amamantando, sufrir vómitos o diarrea, o si se trata de un perro viejo, el riesgo para su vida aumenta de forma considerable.

¿Por qué tu perro no quiere beber agua?

Diversas son las razones que provocan que tu perro rechace el agua, por lo que aquí te presentamos las más frecuentes. Saber qué ocasiona el problema es el primer paso para solucionarlo:

El estrés es uno de los peores enemigos del perro, ya que gracias a él pueden desatarse multitud de síntomas y problemas de salud que, si no se atienden, fácilmente aumentan su gravedad.

Muchas son las razones que producen estrés o ansiedad en un perro casero: muerte o distanciamiento de un miembro de la familia al cual el perro estaba apegado, una mudanza, la llegada de otra mascota o de un bebé, cambios bruscos introducidos en su rutina, cambios en la alimentación, ambiente tenso en el hogar, entre muchas otras.

Algunas enfermedades de origen viral cuentan entre sus síntomas la ausencia de sed. Entre ellas es posible mencionar la rabia, el moquillo o laleptospirosis, entre otras. Obviamente todos estos padecimientos vienen acompañados de otros signos, por lo que es importante permanecer atento a cualquier cambio en el comportamiento de tu perro.

Uno de los mayores peligros de esta ausencia de sed es la deshidratación, pues el organismo canino se descompensa en muy pocas horas ante la falta de agua, poniendo en peligro la vida del perro.

Problemas dentales

Las molestias que caracterizan a las enfermedades dentales suelen provocar que el perro deje no solo de tomar agua sino también de comer, con tal de evitar el dolor y la incomodidad que le produce realizar cualquier actividad que implique a sus dientes o el movimiento de la boca.

Este tipo de problemas van desde una infección bacteriana hasta un diente dañado. Solo el veterinario será capaz de brindar un diagnóstico exacto.

Objetos extraños

Cualquiera con un perro en casa sabe lo propensos que son a morder todo lo que encuentran a su paso, sobre todo si no se les ha entrenado correctamente y si no cuentan con juguetes que sirvan de estímulo adecuado.

Morder los zapatos, destruir una pelota, mordisquear las patas de la mesa, plástico o lo que se le ocurra a tu can puede hacer que un trozo quede atascado entre los dientes, en las encías, o incluso pegado a las paredes de la boca, y que el perro deje de beber agua para evitar la molestia que esto le ocasiona. Así mismo, si tu peludo compañero todavía no alcanzado la edad adulta, te preguntas por qué tu cachorro no quiere beber agua y, además, muerde todo lo que encuentra, probablemente esta sea la respuesta.

No lo sacan a pasear

Si este es el motivo por el cual tu perro no quiere beber agua, entonces es un llamado de atención para ti. Es evidente que cuanta más agua ingiera más veces necesitará ir al baño. Este hecho, por supuesto, no debe bajo ninguna circunstancia ser un motivo para limitar el suministro de agua de tu perro.

Por otro lado, cuando el perro está habituado a que lo saquen a pasear para hacer sus necesidades pero tardan mucho en hacerlo, es posible que evite beber agua si sabe que debe aguantar hasta que llegues a casa.

Todas estas razones vendrán acompañadas de otros síntomas, como fatiga, falta de apetito, falta de elasticidad en la piel y cierto nivel de hostilidad, que el perro demostrará tratando de estar solo.

¿Por qué mi perro no bebe ni come?

Cuando a la ausencia de sed o apatía ante el agua se suma la falta de apetito del perro, no es raro que te desesperes. Los perros aman la comida, así que cuando dejan de alimentarse es momento de encender las alarmas.

Las razones por las que tu perro no quiere beber agua ni comer son variadas. Entre ellas es posible mencionar elestrés, sobre todo si este es causado por un cambio en la rutina del hogar, lo cual genera ansiedad en el perro. De igual forma, la tristeza y elnerviosismo, independientemente de sus causas, pueden sumir al can en un nivel de apatía que le hace perder el interés por la comida.

También es posible que al perro no le guste su comida o se haya aburrido de ella, sobre todo si acostumbras a servirle siempre lo mismo. La mayoría de los piensos tienen un sabor un poco salado, por lo que no es extraño que si el perro ha dejado de comer tampoco sienta la necesidad de tomar agua.

Por último, las mismas enfermedades que provocan la ausencia de sed ocasionan la pérdida de apetito, sobre todo si estas incluyen molestia en la boca (enfermedades dentales, objetos atrapados en la dentadura, etc.), o tienen que ver con fallos en el funcionamiento de los riñones o el hígado.

¿Cómo hacer que tu perro beba agua?

Como ya dijimos, la deshidratación producida por la negación a beber agua afectará la salud de tu perro rápidamente si no haces algo a tiempo. Por ello, te señalamos algunas recomendaciones para ayudarte en estos casos:

  • Mantén el tazón de tu perro con agua limpia y fresca todo el tiempo. Recuerda cambiar el agua al menos dos veces al día, vigila que no haya restos de comida ni otros desperdicios y lava el envase cada vez que renueves su contenido.
  • Nunca dejes el tazón de agua bajo el sol, prefiere una temperatura ambiente.
  • Ubica varios tazones en distintos sitios del hogar pero siempre en los mismos lugares, así el perro sabrá dónde buscarlos y podrá beber agua en cualquier momento que lo desee.
  • Algunos perros no se sienten motivados con la forma en que se ve el agua en el tazón. Si este es el caso del tuyo, considera la posibilidad de adquirir una fuente de agua para perros. Antes de hacerlo, asesórate bien sobre el funcionamiento y mantenimiento del modelo a escoger.
  • Prueba a humedecer un poco la comida seca del perro con agua, o incluso con un caldo preparado con carne de res o pollo, sin sal ni condimentos.
  • Si se niega a beber, prueba a ofrecerle cubos de hielo, a muchos les gusta lamerlos.
  • Cuando lo saques a pasear siempre lleva contigo una botella de agua y un recipiente para el perro, recuerda hacer descansos durante la caminata para hidratarlo.

Si tras poner en práctica todos estos conejos el perro sigue sin querer tomar agua, acude al veterinario inmediatamente.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro no bebe agua?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Dale un cubito de hielo para hidratarlo

No, no es ninguna locura 🙂 , aunque sólo se puede si tiene alguna enfermedad que afecta su hidratación como por ejemplo, diarreas, vómitos o fiebre, y sólo si hace mucha calor. Para el resto del año, es mejor darle agua a la que le habrás añadido una cucharada pequeña de azúcar. El olor dulce lo atraerá, y lo más seguro es que termine bebiendo.

Son muchas las enfermedades que pueden hacer que un perro pierda el interés por el agua. Alguna de ellas, como el moquillo o el parvovirus, pueden ser muy peligrosas para él. No dudes en llevarlo al especialista si notas que está apático o si sospechas que puede tener algún problema de salud.

Mi perro no bebe ni come y está triste

Una de las causas principales por las que tu perro no quiere ni acercarse a su bebedero es porque está triste. Los motivos de su tristeza son variados, pero el principal es sentir que ya no le haces el mismo caso de antes. Si se han producido cambios en tu vida que han afectado a la manera y frecuencia de jugar con él, si tú mismo estás triste o si pasas menos tiempo a su lado, puede que su ánimo se haya derrumbado y haya decidido dejar de comer y beber.

Una solución para ambos problemas es estar a su lado cuando le pongas la comida, elegir una receta húmeda de calidad premium y acompañarle mientras mastica. Una dieta de calidad superior con buenos nutrientes le ayudará a recuperar el apetito, sobre todo si se la sirves tibia, pues su olor le motivará a comer. Si no bebe, échale un poco de agua a su rancho y le aportarás un plus de hidratación.

¿Cómo hacer que mi perro beba agua?

Además de darle de comer alimentos con un poquito de líquido o latas de comida húmeda, tienes que asegurarte de que lo que está en su bebedero es fresco y que el recipiente está perfectamente limpio. A veces, por problemas de suciedad, tu colega no quiere ni acercarse a él, siendo este el problema y no el agua en sí de que no beba.

Extiende tu preocupación por la limpieza también a la zona en la que duerme y vive, pero, ¿y si todo está limpio? Entonces la cuestión puede estar en el agua en sí. Si tienes acceso a un parque cercano a tu casa en el que te consta que hay agua corriente limpia, lleva ahí a tu peludo. Si bebe de ahí, ya sabrás que el problema es el bebedero, tu casa o que lo hay toma no le convence.

¿Cuánta agua tiene que beber un perro?

La manera de saber cuánta agua necesita un perro depende del peso del animal, de si hace mucho deporte o de cuánto come. La mejor manera de saber si bebe la suficiente es comprobando su piel. Como nos ocurre a las personas, si tiene la piel elástica y no tiene aspecto de sequedad, sabrás que toda va bien.

Si quieres calcularlo por el peso, tu colega ha de beber entre sesenta y setenta mililitros de agua por cada quilo que tenga. Si está bebiendo menos de esto, o no está bebiendo, lo mejor que puedes hacer es usar nuestros consejos. Si no te funcionan, consulta con uno de nuestros veterinarios online, pues puede estar padeciendo una enfermedad seria.

Mi perro no bebe ni come y tiembla

Hay ciertas enfermedades graves que se manifiestan con este síntoma, entre otros. Sigue los consejos que te hemos dado solo en caso de que tu colega no tiemble, vomite o tenga diarrea. Si además de no beber, detectas sangre en sus heces o vómitos de un color anormal, súbete a tu coche y sal pitando a tu veterinario, porque puedes estar ante un caso de torsión gástrica o de parvovirus.

Estas dos enfermedades requieren que actúes lo antes posible para poder darle el tratamiento necesario para tu perro, pues pueden ser mortales.

En caso de que aplicando nuestros consejos no seas capaz de que vuelva a beber, pon una consulta a nuestros especialistas. Contamos con etólogos expertos en comportamiento canino que te darán los trucos que necesitas para que vuelva a beber con una sonrisa en los labios.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Pin
Send
Share
Send
Send