Animales

Esterilizar gato PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Pin
Send
Share
Send
Send


Esterilizar a un gato, o a cualquier mascota, no sólo anula su posibilidad de reproducirse. La esterilización, además, es una excelente forma de evitar enfermedades y otros problemas, apaciguar caracteres problemáticos en los animales o comportamientos inadecuados e incluso alargar su esperanza de vida.

De hecho, esterilizar a las mascotas tiene muchas ventajas y todos los hogares que tengan una deberían hacerla. ¡Te contamos las ventajas de la esterilización felina!

¿Crees que esterilizar a un gato es cruel?

Muchas personas lo piensan, sí. Creen que eliminar la capacidad reproductiva de las mascotas no debería hacerse, pero la realidad es que tener mascotas sin castrar tiene montones de inconvenientes:

  • Las gatas en celo sufren, incluso gritan y gimen de desesperación al no poder mantener relaciones con un macho. ¡Su naturaleza tiene mucha fuerza y lo pasan muy mal!
  • Los machos también sufren durante el celo de las gatas: al oírlas gemir, intentan acudir a ellas para procrear. Además, para marcar territorio, es muy posible que hagan sus necesidades en los alrededores de tu casa.
  • El embarazo no deseado, muy a menudo lleva al abandono de los gatitos. Parece muy bonita la idea de que una mascota tenga descendencia, pero ¿qué vas a hacer luego para cuidar a 8 o 10 gatos más? Si castrar a un gato te parece cruel, ¡imagínate abandonarlos!
  • Problemas en el embarazo, hay muchos que pueden ocurrir mientras tu gata está preñada. Además, cuidar a una gata en el parto es complejo, tanto ella como sus bebés podrían morir.
  • Alteraciones del comportamiento: el estrés y malestar que produce en los gatos ese instinto reproductor tan fuerte puede alterar su carácter e incluso ocasionar problemas graves de comportamiento, como conductas agresivas.
  • Si tu gato se escapa de casa en busca de relaciones con una gata, o viceversa, puede que se pierda y no sepa volver.

La esterilización de gatos y gatitos PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Has incluido a alguien peludo en tu familia. ¡Fantástico! Cuando tu gatita aún es demasiado bonita y pequeña, es difícil imaginársela con sus propios gatitos.

Sin embargo, cuando tu gata alcance su madurez sexual entre los cuatro o seis meses de edad, ¡es posible que tenga gatitos siendo aún ella misma una gatita! Por eso, como responsable de tu mascota, deberás comenzar a plantearte esterilizar a tu gato desde el principio.

Esterilizar a felinos significa que tu gato evitará embarazos no planeados y estará protegido de algunas enfermedades.

Castrar o esterilizar a tu gato no tiene porqué ser una decisión difícil. Nuestro equipo de atención de mascotas está a tu disposición para contarte todo lo que necesites saber sobre la esterilización, a fin de que puedas tomar la mejor decisión para ti y para tu gato.

La esterilización es una operación común y habitual que consiste en la extracción de los órganos de reproducción sexual de tu gato. También se conoce por «esterilización» para las hembras y «castración» para los machos.

Para las hembras, la esterilización consiste en extraer los ovarios y el útero, aunque algunas veces sólo se extraen los ovarios. Esto se hace normalmente mediante una pequeña escisión en su costado izquierdo, y también se puede hacer por debajo, longitudinalmente.

Para los machos, el procedimiento consiste en la extracción de sus testículos. El procedimiento es más simple en los machos y no requiere ningún punto de sutura.

La operación de esterilización es muy simple y tu gato estará anestesiado para garantizar que no sienta dolor alguno durante el procedimiento.

Tras la operación, el veterinario tratará a tu gato con inyecciones analgésicas para ayudarle con las molestias postoperatorias. Tú también deberás estar provisto de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos para dárselos a tu gato en casa.

Como el procedimiento es mucho menos invasivo en machos, solo requerirán medicación durante un día. Las hembras requerirán medicación durante unos tres días para ayudarlas a recuperarse lo más pronto y fácilmente posible.

Esterilizar a un gato tiene múltiples beneficios para tu mascota. Por ejemplo, será menos probable que tu gato contraiga algunas enfermedades, y evitará embarazos no deseados. Entre otras ventajas de esterilizar a tu gato, destacan:

  • Frenar el comportamiento travieso que llega con la madurez sexual, como por ejemplo la pulverización de orina para marcar su territorio.
  • Los gatos esterilizados son menos propensos a alejarse del hogar, lo que les protege de verse envueltos en accidentes de tráfico y peleas con otros gatos.
  • Tu mascota puede volverse más cariñosa. Las gatas a menudo se hacen más amables.
  • Un riesgo reducido de contraer algunas enfermedades, tales como la leucemia felina o el sida felino.
  • Menos probabilidad de que tu gata desarrolle una infección de útero (uterina).
  • Si las gatas son esterilizadas a una temprana edad, hay menos probabilidad de que desarrollen cáncer de mamas (pecho).

Recomendamos esterilizar a tu gatito antes de que alcance su madurez sexual y sea capaz de tener sus propios gatitos. Esto normalmente ocurre entre los cuatro y seis meses de edad. Serás capaz de reconocer cuándo tu gato alcanza la pubertad, ya que las gatas maullarán con intensidad, y es probable que los machos pulvericen orina para marcar su territorio

Algunos centros de acogida y veterinarios recomiendan la esterilización del gato a temprana edad, desde las 12 semanas o incluso antes.

Para proteger a tu gato de tener o causar embarazos no deseados, mantenlo en casa hasta que haya sido esterilizado.

Mito: Puede que hayas oído que es bueno para los gatos tener una camada de gatitos antes de ser esterilizados, pero nuestro equipo de Atención a Mascotas confirma que, en realidad, esto no es cierto.

Para esterilizar a tu gato, tendrás que concertar una cita con tu veterinario. Puede que te pida que lleves a tu gato para un estudio preanestésico antes de la operación.

Tu veterinario te pedirá que no alimentes a tu gato la noche anterior a la anestesia, mantén disponible el agua de forma normal, pero retírala la mañana de su operación para evitar que beba antes de la intervención.

Normalmente, tendrás que dejar a tu gato con el veterinario por la mañana y recogerlo más tarde.

Si quieres esterilizar a tu gato y no puedes permitirte ese gasto, habla con las protectoras de animales locales. Algunas protectoras de animales dirigen planes de financiación para la esterilización, algo que podrá ayudarte a cubrir el coste de esterilizar a un gato.

Todos los gatos tienden a estar un poco somnolientos tras su operación, pero recuperarán su vitalidad normal muy pronto. Aparte de esto, el proceso de recuperación varía según el género, ya que las operaciones son diferentes. Hay unas cuantas cosas que puedes hacer para ayudar a tu niño o niña peluda a curarse tras haber sido esterilizado.

  • La esterilización debe tener poco o ningún efecto secundario en los machos.
  • Quédate o estate cerca de él en su primera noche tras la operación, por si acaso.
  • Tu veterinario deberá darte medicación antiinflamatoria y analgésica para tu gato, aunque tan solo la necesitará un día.
  • Podrá volver a salir afuera de manera normal al día siguiente.
  • Como la operación de castración es más invasiva, las hembras necesitan más tiempo para recuperarse.
  • Quédate o estate cerca de ella en su primera noche tras la operación, por si acaso.
  • Tu veterinario te proporcionará medicación antiinflamatoria y analgésica para tu gata: necesitará tomarla durante unos tres días tras la operación.
  • Tu gata necesitará llevar un «cono» o collar isabelino, para evitar que se lama o se muerda los puntos de sutura.
  • El veterinario planificará revisiones a los tres y diez días después de la operación de tu mascota. Mantén a tu gata en casa hasta que el veterinario te dé el visto bueno a los diez días, para entonces, podrá jugar fuera con normalidad.
  • Si se aplican puntos de sutura no reabsorbibles, el veterinario te dará cita para que vuelvas a extraérselos, suele ser a los 7-10 días de la operación.

Ventajas de esterilizar a un gato

Esterilizando a tu gato no sólo anulas todos los peligros anteriores, sino que además tendrás un montón de ventajas estupendas. Esterilizar a un gato te ayudará a:

  • Aumentar su longevidad: la esterilización aumenta su calidad de vida, por lo que es muy posible que tu gato viva más años que si siguiera siendo fértil.
  • Reducir hasta un 95% la probabilidad de sufrir cáncer de mama. Además, si tu gata ya ha tenido y o la esterilizas, es muy probable que vuelva a desarrollar más tumores.
  • Anular el riesgo de infección uterina, que es de un 40% en gatas fértiles.
  • La esterilización de un gato es una operación sencilla y rutinaria que se realiza sin problemas en apenas 40 minutos.
  • Muchas asociaciones de animales hacen campañas de esterilización a un coste realmente bajo.
  • Esterilizar a un gato supone anular el sufrimiento que le da cada celo.
  • Si tienes un macho, esterilizándolo dejará de hacer sus necesidades por casa, ya que no sentirá la necesidad de marcar territorio constantemente.
  • La esterilización suaviza el carácter de las mascotas y ayuda a solucionar problemas graves de comportamiento en el hogar y de socialización.

¿Aún piensas que no deberíamos esterilizar a los gatos? No se trata de una práctica cruel ni mucho menos, sino todo lo contrario: mejora la calidad de vida del animal. ¡No dudes más y esteriliza al tuyo!

Aumento de peso

A veces, la esterilización está relacionada con el aumento de peso. A pesar de que la operación no es del todo responsable del aumento de peso de los gatos, puede evitar que deambulen en busca de pareja. Esto significa que se mueven menos, y es posible que ganen un par de kilos.

Si notas que tu mascota está ganando peso, puedes hacer que haga ejercicio jugando con él o caminando sujeto con un arnés. Utiliza nuestra guía de consejos de juego para inspirarte y crear tu propio programa de juegos. ARTÍCULO DE CONSEJOS SOBRE JUEGOS

Problemas en el tracto urinario

Tras la esterilización, tu mascota será más propensa a desarrollar problemas de tracto urinario. Si detectas algún cambio en los hábitos urinarios de tu gato, como por ejemplo orinar más a menudo, ponerse en cuclillas sin orinar u orinar sangre, habla con tu veterinario.

  • Tu gata estará en celo aproximadamente cada tres semanas una vez que haya alcanzado su madurez sexual. Durante el celo, puede que maúlle con fuerza y esté muy inquieta, algo que puede dificultar la vida familiar en tu hogar.
  • Cuanto tu gata esté en celo, tendrás que estar muy atento para protegerla de los machos enamorados de la zona y evitar que se quede embarazada.
  • Tu gata podría tener hasta tres camadas al año, con un máximo de seis gatitos en cada camada. Esto puede llegar a resultar muy caro.
  • Tu gato puede que esté más predispuesto a deambular lejos de casa, incrementando el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.
  • Los machos sin esterilizar tienden a ser más agresivos y son más propensos a pelearse con otros gatos. Corren el riesgo de sufrir lesiones y propagar enfermedades.
  • Las hembras sin esterilizar corren mayor riesgo de desarrollar tumores de mama (cáncer de pecho) en torno a los 6-7 años de edad. Comprueba con regularidad si hay algún bulto en la zona de las mamas de tu gata y, si encuentras algo que te preocupe, habla con tu veterinario.

Por norma general, las gatas no muestran síntomas físicos evidentes hasta que no llegan a la segunda o tercera semana de embarazo.

Si crees que tu gata puede estar embarazada, contacta con tu veterinario para salir de dudas lo antes posible. Lee nuestros consejos sobre cómo detectar las señales del embarazo para saber qué síntomas tener en cuenta.

Es posible que tu gata pueda ser esterilizada aun estando embarazada, lo que interrumpirá su embarazo y evitará que se quede embarazada otra vez en el futuro.

Tu veterinario debería proporcionarte más información acerca de esterilizar a una gata estando embarazada, para ayudarte a tomar una decisión.

La esterilización de gatitos y gatos depende de tus circunstancias personales. Antes de tomar una decisión, por favor, considera qué es mejor para ti y para tu gato.

Previene enfermedades

Esterilizar a tu hembra joven antes de su primer ciclo estroso (entrar en “celo” o ser capaz de concebir) reduce en gran medida su riesgo de contraer cáncer cérvico y elimina el riesgo de cáncer de ovario. Debido a que remover los ovarios reduce los niveles de hormonas que favorecen el crecimiento de tumores cancerosos, la esterilización también reduce el riesgo de cáncer mamario en tu gata.

Recuerda que existen otras enfermedades resultantes del comportamiento natural de los gatos cuando se aparean. La leucemia felina y VIH felino son dos enfermedades que se diseminan por medio de mordidas de los gatos infectados hacia otros gatos como lo señalan los Hospitales VCA (estas enfermedades son diferentes al VIH y leucemia en humanos y no pueden transmitirse de los gatos a las personas). Al reducir el afán de tu gato de pelear por una pareja o por el territorio, se reducen también las probabilidades de contraer estas enfermedades incurables por su contacto con otros gatos.

Reduce las peleas


Los gatos macho no castrados tienen el impulso hormonal de buscar aparearse y defender su territorio de los intrusos. De modo que dos o más gatos macho en la misma casa puede significar problemas. Tienden a pelear sobre todo si hay alguna gata en celo en la cercanía. Al castrar a tus gatos, reduces sus instintos agresivos.

Reduce el riesgo de vagabundear

Cuando las gatas entran en celo, sus hormonas e instintos la impulsan a encontrar una pareja. Y si es tu único gato, tratará de escapar cada vez que se abre la puerta para encontrar pareja. Recuerda que los machos también tienen impulsos hormonales y de apareamiento, y tratará de escapar por la misma razón. Tanto los machos como las hembras están en riesgo en el exterior ya que son capaces de cruzar calles y avenidas para aparearse. Al esterilizar a tu gato, reducirás éstas ganas de salir y verás que se sienten felices de permanecer en ese lugar cómodo y seguro junto a ti en el sillón.

Una casa más limpia

Los machos rocían su orina en superficies verticales para marcar su territorio. Y mientras que el olor penetrante de la orina de un gato no castrado alerta a otros machos de que hay otro tipo cerca que ha reclamado esa zona como suya, le indica a las hembras que está esperando la oportunidad de aparearse. Un gato macho no castrado en tu casa puede ser causa de problemas con la limpieza. Castrar a tu gato reduce o elimina el impulso de rociar, y en caso de que lo haga, el olor debe ser mucho más suave.

Las gatas también modifican sus fluidos corporales cuando están en celo. Estos fluidos contienen aromas que alertan a los machos de que hay una hembra fértil en la cercanía. Al esterilizar a tu gata, eliminas ese mismo problema.

Qué esperar

El procedimiento quirúrgico de esterilización se hace en el consultorio veterinario bajo el efecto de anestesia general. Tu veterinario te explicará y te dará instrucciones específicas para los cuidados pre y post operatorios. Es de esperarse que te pida no dar alimento ni agua desde la noche anterior a la cirugía y que llegues al consultorio a cierta hora específica.

Durante la cirugía, se dará un anestésico a tu gato de modo que no sentirá nada ni notará lo que está sucediendo. En el caso de los machos, se hace una pequeña incisión en los testículos y se retiran. Se cierra la incisión ya sea con suturas solubles o pegamento quirúrgico. Los gatos macho por lo general regresan a casa contigo la misma noche a menos que haya alguna complicación o precaución especial. De ser así, tu veterinario te indicará si puedes recoger a tu gato esa misma noche.

A las hembras se les hace una incisión más grande para retirar los ovarios y/o el útero. Debido a que se trata de una incisión más grande en la cavidad abdominal, por lo general se queda donde el veterinario durante la noche para observarla. Por lo general tu gata podrá ir a casa el día siguiente.

Algunos veterinarios colocan al gato un cono o collar isabelino, una manga de papel o plástico que se ciñe alrededor del cuello como un embudo. Esto evita que tu mascota se rasque o lama el lugar de la cirugía cuando apenas está sanando. La mayoría de los gatos no necesitan alguna medicación o cuidados posteriores. Si tu veterinario pide ver a tu gato de nuevo después de la cirugía, cerciórate de llevarlo a tiempo.

La alimentación post esterilización de los gatos

Algunos gatos suben de peso más rápidamente después de ser esterilizados, por eso es importante que tu gatito se mantenga activo y se alimente correctamente. Hill's® Science Diet® Adult Perfect Weight contiene la mezcla correcta de nutrientes y calorías necesarias para ayudar a mantener a tu gato en su peso óptimo.

Los beneficios de esterilizar a un gato superan cualquier desventaja. Sí, puede ser atemorizante traer a tu amada mascota para una cirugía, pero bien vale la pena si consideras el riesgo mayor de tener gatitos no deseados, que se escape o se meta en problemas con otros animales. Si no lo has hecho, platica con tu veterinario sobre esterilizar a tu gato.

Biografía del colaborador

Jeanne Grunert

Jeanne Grunert es una autora de libros, tiene un sitio web y escribe de manera independiente en Virginia. Cuida de seis gatos rescatados y un perro también rescatado que se llama Shadow en su granja de 17 acres en Virginia.

Pin
Send
Share
Send
Send