Animales

A partir de qué edad se puede bañar a un gato

Pin
Send
Share
Send
Send


En general, e independientemente de la edad que tengan, los gatos son mucho más sensibles al agua que los perros. Se estresan con facilidad, y cualquier actividad que interrumpa su rutina, puede generarles disgustos innecesarios.

Otra característica que los diferencia de los perros, es su obsesión por mantenerse limpios, aseándose ellos mismos con ayuda de su lengua. Puesto que además, la mayoría de gatitos domésticos no acostumbran a jugar en espacios exteriores, sus posibilidades de ensuciarse son limitadas.

​BAÑAR A UN GATITO

​Aún así, existen determinadas circunstancias en las que tu gatito puede necesitar un baño, ya sea por una causa puntual (diarrea, suciedad accidental), por prescripción veterinaria para reaccionar ante alguna patología, o simplemente porque lo has habituado a ello. En cualquiera de estos tres supuestos, es conveniente que escojas el mejor momento para el baño, que será aquel en el que tu gatito esté más tranquilo y muestre menor nivel de actividad.

Los cachorros de gato pueden bañarse por primera vez a partir de los 2 o 3 meses. La frecuencia de baño cambia en función de la raza (pelaje largo o corto) y de la temperatura ambiente. En periodos de excesiva calor, el baño puede realizarse cada diez días. En invierno, como mucho 1 vez al mes.

PASOS A SEGUIR PARA BAÑAR A UN GATO PEQUEÑO

​- Es recomendable que realices la actividad con la ayuda de alguien. Tu gatito estará nervioso y tendrá tendencia a arañar y a escaparse.

- Si tu gatito tiene el pelaje largo, cepíllalo antes de mojarlo para eliminar posibles nudos en seco.

- Para el baño de tu gatito, utiliza una tina tipo bañera para bebés y coloca en su superficie una toalla o alfombrilla de goma. De esta manera, garantizarás que tu gatito no se resbale y se sienta más seguro.

- Llena la bañera despacio y con agua tibia.

- Ten a mano un champú suave para gatitos, un recipiente para enjuagarlo y un par de toallas.

- Sujeta a tu gatito de forma delicada pero con firmeza. Introdúcelo en la tina y mójale el pelaje mientras lo acaricias. Evita que el agua o el champú roce la cabeza, los ojos o la boca.

- Aplícale el champú siguiendo las instrucciones de uso, y luego enjuaga a tu gatito con agua abundante.

- Seguidamente sácalo de la tina con suavidad y envuélvelo en la primera toalla, frotándolo delicadamente para absorber la humedad. Acaba de secarlo con la segunda toalla.

- Si tu gatito es de pelaje largo, será necesario que utilices un secador y un cepillo. Mantén el secador alejado de la piel y con el aire en la posición “frío”. Cepíllalo cuando esté completamente seco.

- Después de bañarlo, examina el agua de la tina para comprobar que no existan parásitos como pulgas o garrapatas. Si ves parásitos, consulta a tu veterinario y aplica el tratamiento recomendado.

​Los cachorros de gato pueden bañarse por primera vez a partir de los 2 o 3 meses.

Cuándo se puede bañar a un gato

Los gatos se pueden empezar a bañar a los 2 meses, aunque es mejor esperar a los tres meses cuando ya tengan la primera vacuna al menos. Hacerlo antes puede ser muy perjudicial para el animal, ya que podríamos incluso poner en peligro su propia vida. Así, cuando cumpla mínimo las 8 semanas de edad, podrás acostumbrarlos poco a poco al baño. En ningún momento debes obligarle a hacer nada, pues de hacerlo acabaría asociando el baño (y no sólo el aseo en sí, sino también el WC), con algo negativo (estrés).

Los cachorros son muy curiosos, por lo que no te será muy difícil que sienta ganas de acercarse al agua. Eso sí, antes de meterlo en la bañera, te recomiendo que las primeras veces lo bañes en una bañera para bebés o en un barreño al que le habrás echado no más de 2cm de agua templada. Háblale en tono suave, con tranquilidad, mientras te aseguras de que no le entre espuma ni en la cara ni en sus orejas. Luego sólo tendrás que retirársela con agua y secarlo con una toalla.

No es complicado bañar a un gatito, pero sí que lo es acostumbrar a un gato adulto al baño. Por lo que si tienes pensado bañarlo de vez en cuando, cuanto antes empieces (recuerda, nunca antes de las ocho semanas de edad), menos le costará.

¿Cómo bañar a un gato?

Aunque nuestro querido gato es un animal muy limpio por naturaleza, a veces no nos quedará otra que echarle una mano, sobretodo si está enfermo, muy sucio o si, debido a la edad, ya no se acuerda tanto de cuidar de su higiene. Pero, ¿cómo hacerlo?

Lo mejor es empezar a acostumbrarle siendo un gatito, así de mayor no le resultará tan extraño e incluso puede que incluso le termine gustando. Pero no te voy a engañar: las primeras veces son experiencias que pueden llegar a ser muy estresantes tanto para el felino como para ti, de modo que lo primero que te voy a recomendar es que mantengas la calma. Los nervios no te ayudarán en absoluto 🙂 .

Una vez estés tranquilo/a, rellena un barreño previamente limpio -esos donde ponemos la ropa cuando la sacamos de la lavadora- con un poco de agua templada, que esté a unos 37ºC. Es importante no rellenarlo todo: con que le pueda cubrir las patas es más que suficiente.

Lo siguiente que tienes que hacer es llamar al gato con un tono de voz muy alegre para que no dude en acudir a ti. Como es un animal muy listo seguramente daría media vuelta en cuanto viera el barreño con agua, pero para eso tienes que ofrecerle una golosina en cuanto lo veas entrar al baño. Luego, coge una toalla pequeña y humedécela para luego pasarla por el cuerpo del animal (lo sé. El suelo se va a poner perdido de agua. Pero hay que ir paso a paso para que no se asuste).

Ráscale el cuello y la parte de la espalda en la que nace la cola. Seguro que le encantará y le hará sentirse mucho mejor, algo que te servirá a ti para ver que realmente no pasa nada malo.

Si ves que se siente cómodo, podrás cogerlo con suavidad y meterlo en el barreño para terminar limpiarle la cabecita -con cuidado de que no entre champú en los ojos, nariz ni orejas-, las patas y la cola. Después, sécalo con una toalla, cepíllalo con un cepillo de carda o con el Furminator, que es un cepillo que elimina casi el 100% de pelo muerto. No te olvides de darle otra golosina para gatos en cuanto se haya tranquilizado. En el caso de que esté muy incómodo y tenso, sécalo y vuélvelo a intentar de nuevo al cabo de unos días.

Pin
Send
Share
Send
Send