Animales

Piometra en perros: síntomas y tratamiento

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Sabes que es la piómetra canina? ¿Tu perra la está sufriendo? En este artículo de ExpertoAnimal te enseñaremos cuáles son los síntomas de esta enfermedad para que puedas identificarla. También te explicaremos cuál es el tratamiento recomendando para la piómetra canina.

Este enfermedad infecciosa no es contagiosa y es muy frecuente en perras mayores de 5 años, aunque se puede presentar a cualquier edad (siempre y cuando sean perras maduras sexualmente, es decir que hayan tenido un celo). Si no se actúa rápidamente, podría llegar a complicar seriamente la vida de la perra.

Sigue leyendo y descubre todo sobre la piómetra canina junto con los síntomas y el tratamiento propio de la enfermedad.

¿Qué es una piómetra?

Es una infección uterina, con un cúmulo de gran material purulento y secreciones en su interior. En función de si este material purulento sale hacia el exterior a través de la vagina y vulva, las piómetras se clasifican en abiertas y cerradas. Lógicamente las cerradas suelen ser más graves y de más difícil diagnóstico.

¿Cuáles son las causas que dan lugar a una piómetra?

No existe una causa desencadenante clara, pero se ha comprobado que el momento de mayor riesgo es entre la 6 y 8º semana después de acabar el celo, pues en este momento el cérvix comienza a cerrarse.

Parece ser que las influencias hormonales de la progesterona (hormona segregada por el cuerpo lúteo del ovario) provocan quistes en el endometrio (capa más interna del útero) y una mayor secreción de moco en el endometrio, que junto con la entrada de bacterias, aumentan de forma considerable el riesgo de infección.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes en la piómetra?

Los primeros síntomas son bastante inespecíficos, como sería la inapetencia y letargia (la perra está apática, apagada, con poca respuesta a estímulos). En el caso de ser una piómetra abierta, se empezaría a observar la salida de una secreción entre mucosa y sanguinolenta por la vagina y vulva, pudiéndose incluso confundir con un celo, por parte de los propietarios.

Posteriormente la perra empieza a mostrar poliuria (aumenta el volumen de la orina, provocando micciones muy largas, e incluso no aguantando el pis) y polidipsia (aumenta muchísimo la ingestión de agua).

En caso de no ser diagnosticada la enfermedad y no ser tratada, se desencadena shock y septicemia (infección generalizada), pudiendo incluso provocar la muerte del animal. Por ello es necesario acudir al veterinario en cuanto que el propietario perciba los primeros síntomas.

¿Cuál es el tratamiento recomendado para la piómetra?

Siempre es recomendable la ovariohisterectomia (castración quirúrgica), que sería la extirpación quirúrgica de ovarios y útero, además de tratamiento con antibiótico. Es un tratamiento efectivo, siempre y cuando la infección no se haya generalizado y el estado del animal sea adecuado. En caso de infección generalizada, el pronóstico suele empeorar.

En el caso de perras con un elevado valor reproductor, se puede intentar el tratamiento con antibióticos, así como el drenaje y lavado del útero. Los resultados en este tratamiento suelen ser poco satisfactorios.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Piómetra canina - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades bacterianas.

Qué es la piometra canina y qué puede causarla

La hiperplasia endometrial quística, también denominada piometra, es una enfermedad hormonal causada por un aumento anormal de la hormona progesterona.

La piometra puede afectar a la fertilidad de la perra, e incluso provocarle graves fallos orgánicos que pueden ser mortales. Una gran cantidad de ejemplares en edad reproductiva llega a padecer la enfermedad en algún momento de su vida.

El ciclo hormonal de la hembra está directamente relacionado con la aparición de la enfermedad. Y es que que suele presentarse unas 10 o 12 semanas después de la ovulación, principalmente debido a una elevación natural de progesterona que disminuye las contracciones uterinas y provoca una serie de cambios en el endometrio.

La piometra en perros a veces se relaciona con la administración de tratamientos hormonales. Estos altos niveles de progesterona provocan una respuesta bacteriana que da lugar a la infección del endometrio. Si estás administrando hormonas a tu perra, ten en cuenta que los riesgos de que desarrolle esta enfermedad son muy altos.

Síntomas y diagnóstico de la piometra en perros

En un 85 % de los casos, la piometra canina presenta secreciones vaginales con presencia de pus o sangre durante el periodo comprendido entre la segunda y la octava semana del celo.

Según los síntomas locales del animal, podemos distinguir dos tipos de piometras:

  • Piometra a cuello cerrado, en la que no se observan las secreciones anteriormente mencionadas al presentar un cuello del útero cerrado. Suele venir acompañada de un abdomen distendido. Esta variante es la más peligrosa para la perra.
  • Piometra a cuello abierto, en la que sí se observan secreciones purulentas y sanguinolentas. Pueden aparecer de forma esporádica o continua.

Los signos clínicos más comunes en ambos casos son abatimiento, abdomen dilatado y anorexia, además de secreciones vaginales y sed abundante. Su mera presencia suele ser suficiente para diagnosticar la piometra.

No obstante, el veterinario puede llevar a cabo más exámenes que confirmen el diagnóstico:

  • Una radiografía del abdomen puede ayudar a confirmar la presencia de la piometra.
  • Un análisis de sangre permite evaluar el recuento de leucocitos del animal y confirmar la existencia de un proceso infeccioso.
  • Una ecografía permite al veterinariodetectar la presencia de líqu >

Tratamiento y prevención de la piometra

El tratamiento más común de la piometra suele ser la cirugía. El procedimiento más agresivo, pero también más eficaz, es la ovariohisterectomía, es decir, la extracción tanto del útero como de los ovarios.

Este procedimiento altamente invasivo señala el fin de la vida reproductora de la perra, pero elimina por completo las posibilidades de que desarrolle la enfermedad. Otro tratamiento menos invasivoes ellavado del útero o la aplicación de un drenaje transcervical.

La administración de antibióticos y prostaglandinas también puede ayudar a eliminar la infección. Este enfoque no quirúrgico sólo es eficaz, no obstante, en aquellas infecciones de menor gravedad.

En cuanto a laprevención, la esterilización parece ser el método más seguro y eficaz, ya que el ciclo hormonal ligado a la vida reproductora de la perra y a la producción de progesterona cesa por completo.

Tenemos que tener en cuenta que es más probable que un animal sexualmente maduro y activo padezca la infección, por lo que ten en cuenta la esterilización si quieres mantener a tu animal libre de todo peligro.

Qué es la Piometra en perros y cómo se origina

La Piometra canina es una infección que se produce en el útero después de la etapa de celo en perras. Una vez pasado el celo el útero canino sufre diversos cambios debido a la segregación de fluidos y la necesidad de volver a un estado original, así cómo por la elevada cantidad de hormonas denominadas progesterona.

En ocasiones se forman en el interior del útero pequeños quistes que pueden ayudar a la proliferación de bacterias, aunque no son necesariamente el origen de esta infección.

Las segregaciones uterinas causadas por el propio ciclo de celo también pueden quedar almacenadas y descomponerse, produciendo el mismo problema infeccioso.

Principales síntomas de la Piometra canina

Dado que la infección se produce en el interior del sistema reproductivo de la perra, es complejo detectar los síntomas a primera vista. Además existen dos tipos de Piometra en perros, la abierta y la cerrada.

La Piometra abierta permite la expulsión de bacterias, pus, fluidos y demás componentes infecciosos que se hayan originado en el interior del útero, dándonos una clara pista de que algo marcha mal.

Pero la Piometra cerrada almacena dichos fluidos en el interior, agravando considerablemente la infección y mostrando muy pocos síntomas apreciables a primera vista.

Los principales síntomas que podemos observar en una perra con Piometra son:

    Expulsión de flu >Tratamientos y prevención de la Piometra en perras

Debido a la enorme gravedad de este tipo de infección, no recomendamos ningún tipo de tratamiento casero aplicable. Si sospechamos que nuestro perro pueda tener esta infección, debemos acudir de urgencia al veterinario.

Será el veterinario tras revisar a nuestro perro, quien dictamine el tratamiento a aplicar. Siendo muy común la intervención quirúrgica para extirpar el útero o facilitar un medio de drenaje.

Además obviamente, de una importante cantidad de antibióticos destinados a frenar la Piometra y la posible septicemia.

El mejor preventivo contra esta enfermedad es la castración de nuestra perra (vaciado, no esterilización). Con ello prevenimos esta y otras muchas posibles infecciones además de posibles tumores.

¿Qué es la piómetra canina?

Es una infección en el útero, donde se acumula mucho material purulento que puede salir hacia el exterior a través de la vagina y vulva, lo que se conoce como piómetra abierta, o bien permanecer dentro del cuerpo. Si es tratada a tiempo, la perra podrá hacer vida normal antes de lo que nos esperamos, pero ¿cuáles son los síntomas de la piómetra?

  • Pérdida de apetito
  • Secreción mucosa y/o sanguinolenta a través de la vagina y vulva
  • Aumento del volumen de la orina
  • Bebe mucha más agua de lo habitual
  • Shock
  • Septicemia
  • En casos muy graves, muerte.

¿Cómo se trata?

El mejor remedio contra la piómetra canina es la castración, es decir, la extirpación quirúrgica de ovarios y útero. Eso sí, sólo sería válido en casos en los que la infección no se ha generalizado, es decir, en aquellos en los que ese material purulento del que hablábamos antes sale del útero hacia el exterior. El pronóstico para estas perras castradas es muy bueno.

Si son animales a los que se quiere hacer criar, se puede intentar un tratamiento con antibióticos y un lavado del útero, pero puede que no sea suficiente y el veterinario termine optando por castrarlos con el fin de que sus vidas no corran peligro.

Como vemos la piómetra canina es una enfermedad que puede ser muy peligrosa. No lo dejemos pasar.

Pin
Send
Share
Send
Send