Animales

Qué hacer si encuentro un perro herido

Pin
Send
Share
Send
Send


  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twiter
  • Compartir en otras redes

En la Ciudad de México es común ver anuncios de personas que ofrecen recompensa para encontrar a sus perros. Lo que no es tan común es encontrar perros perdidos deambulando por las calles. Podrás creer que lo mejor es contactar a alguna organización protectora de animales para que se encargue del perro, pero Georgina Molina, de la asociación Rescate Animal, opina distinto. “Todos debemos ser rescatistas de perros, no solo las asociaciones”, comenta a Verne vía telefónica. “En el momento en que tú encuentras un perro perdido, automáticamente eres responsable de su bienestar”.

Astrid Mues, de la organización Perros Perdidos MX, coincide. “Le pedimos a la gente que no sea indiferente porque así como nosotros, los perros sienten mucha angustia y miedo cuando están perdidos”, dice en entrevista telefónica. “Si no reciben ayuda, usualmente reciben heridas graves o son atropellados”. Ella y Molina, representantes de dos de las principales organizaciones de rescate animal en la Ciudad de México, explican los pasos a seguir cuando encuentras a un perro perdido o abandonado.

1. Intenta agarrarlo o atraerlo hacia ti: El primer paso es alejar al perro de un lugar peligroso y evitar que se aleje corriendo. “Puedes acercarte a él lentamente y dejar que te huela o puedes darle algo de comer”, comenta Molina. En estas situaciones, los perros tienden a estar muy nerviosos, pero es raro que ataquen", dice Mues. “Si se sienten amenazados pueden gruñir o enseñar los dientes pero casi nunca muerden”, comenta. "Usualmente los perros atacan para proteger su territorio y cuando están perdidos no están en su territorio”.

Si el perro se muestra muy agresivo o no sabes interpretar a los perros, puedes pedirle ayuda a un amigo que tenga más experiencia interactuando con ellos. En caso de que el animal esté en un lugar muy peligroso y/o difícil de acceder, Mues recomienda contactar a la Unidad de Rescate Animal México. Esta organización aleja al perro de la zona de riesgo, pero tú tendrás que encargarte de él después. También puedes llamar al 911 para pedir ayuda a la Brigada Animal de la Secretaría de Seguridad Pública, pero por la alta demanda de sus servicios, el tiempo de espera podría ser más largo.

2. Revísalo: Una vez fuera de la zona de peligro, busca la información de contacto del perro. Este usualmente se encuentra al reverso de su placa. Mues recomienda a los dueños escribir un número de teléfono en la parte interior del collar en caso de que pierdan la placa mientras están perdidos.

Algunos perros tienen chips rastreadores debajo de la piel. Estos se encuentran con una marca o número tatuado casi siempre en la ingle del lado derecho. Los chips hacen al perro rastreable por GPS y/o contienen la información del dueño. Lo mejor es llevarlo a una clínica veterinaria con acceso a este sistema. La mayoría lo tiene o puede canalizar a otra inscrita al programa, explica Mues. También debes revisar el aspecto físico del perro para detectar heridas, fracturas o enfermedades.

3. Llévalo al veterinario: Ambas expertas recomiendan llevar al perro con un veterinario lo más pronto posible. “Los médicos pueden decirte rápidamente si el perro tiene alguna infección, herida o fractura”, dice Mues. También puede detectar señales de maltrato o negligencia. “A veces la gente cree que porque el perro está sucio o presenta heridas es porque ha sido maltratado”, comenta. “Pero los perros en esta Ciudad se pueden ensuciar y lastimar muy rápido”. El veterinario también puede aplicarle las vacunas y medicinas para evitar contagios a otros perros.

4. Ponte en contacto con el dueño: Si corres con suerte y el perro tiene identificaciones, debes ponerte contacto con el dueño, pero antes es mejor llevarlo al veterinario. De esta forma, será más fácil para ti y para él o ella reunirse contigo para la devolución. Si hay indicios de maltrato, Molina recomienda pedirle a los dueños cartillas de vacunación, contacto del veterinario o fotos recientes del perro para cerciorarse de que los dueños realmente cuidan de él. “En la mayoría de los casos, un mal dueño no tendrá interés por recuperar a su perro, pero puedes pedirle esos documento si tienes dudas”, comenta.

5. Dale un hogar temporal: Probablemente no encuentres a los dueños del perro inmediatamente o alguien dispuesto a adoptarlo. Tendrás que llevarlo a casa un tiempo y si eso no es posible, pídele asilo a un amigo o llévalo a una pensión. “Mucha gente cree que las asociaciones tienen albergues con mucha capacidad, pero nuestro espacio y recursos son muy limitados”, explica Molina. “Por eso siempre le pedimos a la persona que lo encuentra que se encargue de él mientras le encontramos un hogar permanente”.

6. Divulga información: Las redes sociales han hecho muy fácil la tarea de divulgar fotografías de perros perdidos. Tanto Rescate Animal como Perros Perdidos MX tienen decenas de miles de seguidores en Facebook y Twitter, lo que ayuda a que la información sobre los perros tenga un mayor alcance. "Lo mejor es fotografiar al perro desde varios ángulos y junto a un objeto como un zapato o una silla para ofrecer una mejor idea de su tamaño", dice Mues.

La representante de Perros Perdidos MX también recomienda dejar fotos impresas con información en clínicas veterinarias y locales. “Si pegan anuncios en los postes sin permiso puede constituir una falta administrativa”, explica. “Lo mejor es repartirlos en establecimientos o a través de las redes”.

7. Adóptalo o ayuda a una asociación a buscarle un nuevo dueño: Si no logras dar con los dueños, deberás buscarle un nuevo hogar al perro o adoptarlo. “Cuando rescatas a un perro puedes tenerlo a tu cuidado cinco horas o cinco años, estas cosas no se pueden predecir”, apunta Mues. Las asociaciones pueden ayudarte a difundir las imágenes del perro para encontrar a alguien interesado en adoptarlo si es que tú no puedes hacerte cargo de él o ya tienes demasiados perrhijos que mantener.

¿Qué hace la Brigada Animal de la CDMX?

Es el brazo de la SSP de la capital que puede ayudarte a rescatar a un perro en una zona de riesgo, como una avenida muy concurrida. Sus oficiales transportan al animal a una clínica veterinaria delegacional. Si el perro tiene datos de contacto, la oficina notifica a los dueños de su ubicación. En los casos en los que no tenga identificación o nadie lo reclame en un periodo de 10 días, el animal es dado en adopción a través de alguna asociación de protección animal.

Si el perro mordió a alguna persona o se considera peligroso, la Brigada podría sacrificarlo a recomendación de los veterinarios, pero esta nunca es la primera opción, dijo un representante de la Policía Auxiliar a Verne. En casos de maltrato o abandono de un perro o gato dentro de una casa o edificio, se debe llamar a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la CDMX.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

Puedes querer ayudar a un perro herido, pero no se puede hacer de cualquier manera o no te dejará

Si andando por la calle te encuentras con un perro herido que deambula solo y no hay ninguna persona a su alrededor, probablemente se trate de un can perdido o abandonado, y sus dueños lo deben estar buscando.

Si el perro tiene aspecto sano y no tiene una actitud agresiva, puedes intentar acercarte a él. Debes tener en cuenta que un can abandonado está desorientado y es muy probable que se asuste fácilmente y huya si intentas tocarlo.

Por ello, debes acercarte muy lentamente y evitando hacer movimientos bruscos. Háblale en un tono suave y ofrécele agua o un poco de comida. Verás que el perro se irá acercando poco a poco en la medida que se sienta más seguro.

Cuando esté cerca de ti intenta sujetarlo del collar, si lo tiene, y amarrarlo con una correa o una cuerda.

Qué hacer con un perro herido y abandonado

Si el perro está herido o enfermo, o se muestra agresivo, lo recomendable es no acercarse y llamar a las autoridades para que vengan a recogerlo. Pero si quieres darle primeros auxilios debes saber cómo manipularlo, para que el animal no sufra ningún daño ni tampoco tú termines lesionado.

Si el perro tiene una chapa identificativa, en la mayoría de los casos está grabado el nombre del animal y un teléfono de contacto, así que puedes llamar inmediatamente, pues seguro te contestará su preocupado dueño.

En algunas placas de última generación no aparecen nombres ni teléfonos grabados, sino que está a la vista un código QR que, usando tu smartphone, puedes escanear y entonces acceder a la información del perro y de su propietario para avisar de su extravío.

Otra opción es llamar a la Policía, la Guardia Civil o el Ayuntamiento, pues el dueño del perro tal vez ya haya dado el aviso de su pérdida. Además, las autoridades locales disponen de lectores de microchips y si el animal porta uno, los propietarios no demoran en enterarse del paradero de su mascota.

Si el perro herido o perdido no tiene microchip o datos identificatorios, te quedan algunas opciones. Por ejemplo, ponerte en contacto con las protectoras locales para saber si alguien ha denunciado su desaparición.

También puedes hacerte cargo del perro temporalmente, hasta que aparezca su dueño o le encuentres un hogar sustituto. Puedes colocar carteles en clínicas veterinarias o negocios de la zona en donde lo hayas encontrado.

Ofrecerle tu hogar y hacer todos los trámites necesarios para adoptarlo. Seguramente será el comienzo de una larga y entrañable amistad.

Pin
Send
Share
Send
Send