Animales

Diferencias entre los Schnauzer miniatura, estándar y gigante: ¿Cuál elijo como mascota?

Pin
Send
Share
Send
Send


  • Altura a la cruz: de 60 a 70 cm
  • Peso: de 30 a 40 kg
  • Capa: negra o sal pimienta, pelo duro
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: valiente, fiel, tranquilo, muy unido a sus dueños
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: excelente perro de guarda, puede adiestrarse para la defensa
  • Necesidades del espacio: vive bien en interiores a condición de hacer ejercicio
  • Alimentación del Schnauzer Gigante: de 500 a 700 g. de alimento completo seco
  • Arreglo: corte de pelo periódico
  • Coste mantenimiento: bastante elevado

Las características de la raza se resumen fácilmente en una palabra: fuerte. El Schnauzer Gigante es fuerte, además de dar dicha impresión. Su osamenta es robusta, su cuerpo, grande y musculoso, y su determinación es igual de firme. Es un perro extremadamente escultural. Los machos alcanzan una talla media de 60 a 70 cm a la cruz. Su cabeza, fuerte y cuadrada, con sus pobladas cejas y su bigote achaparrado le confiere un aspecto un tanto amenazador y es, ciertamente, un tenaz protector de su familia, la propiedad y las pertenencias de su amo.

Pedí a algunos de los mayores expertos mundiales que compartieran conmigo sus experiencias y observaciones personales. Una de las mejores criadoras de Schnauzer Gigante es Sylvia Hammarstrom, cuyo precioso criadero Skansen está en California. Ms. Hammarstrom ha criado más de mil campeones de esta raza, entre los cuales hay muchos campeones internacionales y más de cien Best in Show. Éste es un récord que supera lo esperado por cualquier criador, independientemente de la raza a la que se dediquen, su país o el siglo en que vivieron.

Cuando le pedí que describiera la esencia de esta raza respondió: «El error diría que es considerar que se trata de una raza dominante, fuerte y agresiva. En mi opinión es muy inteligente, extremadamente adiestrable y puede volverse agresiva con facilidad, aunque ningún ejemplar ha nacido siendo agresivo, malo o peligroso. Éstos son rasgos imbuidos por el hombre».

Otros grandes criadores asienten. Aunque el Schnauzer Gigante puede ser fieramente protector, con gran valentía y tenacidad, nunca deberá causar problemas ni debería buscar pelea como sí harán otras razas de Terrier. Su aspecto es el de un atleta duro y musculoso, aunque se comporta como un caballero bien educado. Cuando se encuentra en su terreno y hay un disco volador o una pelota que capturar, se relajará y se comportará como un cachorro. Es todo un gozo ser propietario de uno, ya que muestra una increíble elegancia y una energía ilimitada.

Como esta raza fue transformada en un buen perro de guarda y de policía, se suele pensar que es demasiado «aguda» para resultar adecuada como perro familiar completo. Aunque es cierto que hace falta una persona con una mano firme y una mente ágil (para ir un paso por delante de la inteligencia del Schnauzer), es ideal para todos excepto, quizá, las familias con niños muy pequeños. Nunca les haría daño intencionadamente, pero es un perro grande y ágil que juega con el mismo entusiasmo con que lo haría un Terrier pequeño. Cuando salta y gira, podría tirar un niño al suelo o hacer que pegue un buen revolcón, así que será mejor esperar hasta que la edad y el físico de los niños esté a la altura de este perro. Como afirma Frances Krall (fundador del criadero Jafrak sito en Surrey, Inglaterra): «La raza está muy orientada hacia las personas. Un cachorro de ocho semanas encaja perfectamente con los niños, y cuando éstos crecen juntos se trata de algo hermoso de ver».

Sue Cox, propietaria del famoso criadero Grovelea, tiene algo que decir de esta raza: «Desde mi punto de vista, la característica del comportamiento más notoria es la ilusión. Tiene ilusión por complacer, por hacer pequeñas travesuras, por saludarle cuando llega usted a casa. Básicamente está expectante por las cosas que la vida le tiene reservadas. ¡La vida nunca es aburrida con un Schnauzer Gigante a su lado! Si quiere una vida tranquila y relajada, entonces esta raza no es la adecuada para usted».

Describiendo al propietario ideal para un Schnauzer Gigante, Sue dice: «Debe tratarse de una persona a la que le encanten los retos. También debe tener un gran sentido del humor y una paciencia ilimitada mientras el perro es joven. Será de gran ayuda que pueda ir un paso por delante, ya que los Schnauzer Gigante están siempre a la expectativa. Con esto quiero decir que no pasarán por alto nada de lo que haga, así que dejar algo sabroso en el borde de la mesa y esperar que permanezca ahí al volver es una causa perdida. Quizá piense que se ha echado una siesta y que no se ha dado cuenta, pero créanme, los Schnauzer Gigante son unos oportunistas. Tan pronto como se dé la vuelta y tenga la oportunidad, no dejará ni rastro. También es de ayuda ser tan inteligente como su perro».

Frances Krall agrega: «Los Schnauzer Gigante son ladronzuelos y comen de todo, incluyendo todo tipo de frutas y verduras». Sonríe irónicamente y dice: «Esa debe ser la razón de su buena salud, su dieta es muy variada».

Como perro de trabajo, espera que le asignen una tarea. Sus atributos son su aguda inteligencia, su porte enérgico y su valentía indomable. Son raros los casos de agresión injustificada por parte de esta raza. Responde con presteza, aunque es sensato y no tan voluble como para suponer un riesgo para un policía o un propietario responsable que quiera sólo proteger a su familia. Su tamaño, su color oscuro y su aspecto general ofrecen la impresión de que es un animal poderoso con el que uno debe llevarse bien. Incluso el ladrón más tonto es capaz de prever a qué se expone si intenta entrar en un lugar vigilado por un Schnauzer Gigante.

La mayoría de los perros no tienen la oportunidad de desarrollar su talento. Pocos perros de caza muestran las piezas, las levantan y las cobran en la actualidad. Como los lobos ya no abundan, ¿dónde podría encontrar trabajo un perro encargado de ahuyentarlos? En algunos países ya no se permite a los perros de tipo lebrel perseguir las piezas para darles caza, y los encargados de ahuyentar a los zorros poco podrán divertirse si apenas hay zorros que perseguir. A pesar de los helicópteros y de los todoterrenos utilizados por los vaqueros actuales, las razas de pastoreo siguen siendo utilizadas en algunos países, aunque las razas de perros boyeros deberían ir pensando en emigrar a Australia si necesitan trabajo. Afortunadamente, algunas razas se han hecho un hueco como perros de terapia y de detección de drogas, y muchos ejemplares talentosos son insuperables como héroes en la búsqueda y rescate.

A este respecto hay una oportunidad completamente nueva para el propietario emprendedor de un Schnauzer Gigante. Su capa tiene una estructura tal que le permite trabajar bajo condiciones de frío o calor. Sus fuertes pies le pueden conducir por el más áspero de los terrenos, incluso por los escombros que se encuentran en la mayoría de los lugares donde han sucedido desastres naturales. Aunque no poseen el instinto para el rastreo del Bloodhound, los Schnauzer están dotados de la habilidad innata para ayudar a sus compañeros humanos. Podemos entrever un campo completamente nuevo ofrecido a los propietarios en cuanto al adiestramiento y el trabajo en diversos servicios para estos perros. Mrs. Krall y otros propietarios emprendedores han demostrado que el Schnauzer Gigante es una buena elección para las pruebas de Agility. Esta raza ha sido, durante mucho tiempo, un compañero fiable para hacer cumplir la ley y todavía puede encontrartrabajo en este campo. Uno espera que nunca más vuelva a ser necesario para prestar sus servicios como perro mensajero durante la guerra, aunque puede estar seguro de que le traerá alegremente su periódico matutino sin destrozarlo, y se sabe que irá a coger y le traerá objetos cuando se lo ordene.

Muchos propietarios compiten con éxito en el ring de las pruebas de obediencia, demostrando así que esta raza es muy adiestrable y que disfruta aprendiendo nuevas tareas. El Schnauzer Gigante es serio en su trabajo y nada frívolo. Frances Krall menciona que: «Su tozudez es un rasgo muy típico». Muchos propietarios asentirán, pero esto no les importa, de hecho parece que esto encaje con la notable perseverancia de la raza. El Schnauzer Gigante se esforzará por aprender y aceptará gustoso los retos mentales. Aunque se muestra menos predispuesto que otras razas a llevar a cabo rutinas repetitivas, como buen perro que es suspirará, pero andará obediente a su lado sin tirar de la correa, se sentará y se quedará quieto cuando se lo pida educadamente. Si tratamos de forzarle será cuando nos encontraremos con su tozudez. Mrs. Krall, que es juez de exposiciones de campeonato, adiestra algunos de sus perros para el Agility, que consiste en una exigente combinación de velocidad, concentración y coordinación entre presentador y perro. Uno de sus perros participó en la competición de flyball (en ella se batean pelotas para que el perro las coja) en la prestigiosa exposición canina de belleza Crufts.

Tal y como menciona Ms. Hammarstrom: «Es un atleta equilibrado y muy inteligente, es un perro preparado para la acción, y cuando le vea observará que todo en él es armonía». Ciertamente, éste es uno de sus muchos encantos. Es armónico no sólo en cuanto a su hermoso físico, sino también en su rara habilidad para juguetear o estar sentado tranquila y amistosamente a su lado.

Tiene un carácter honesto y de completa lealtad hacia su amo. Tal y como subraya Ms. Hammarstrom: «Excepto cuando son cachorros muy jóvenes, no son particularmente amistosos con las personas. No invitan a los extraños a acercarse y acariciarles. Podremos acercarnos a ellos acompañados de su cuidador, pero deberíamos hacerlo con respeto. Si lo hacemos así, el perro ya nos hará saber si no quiere que le toquemos. Es un perro muy honesto y nunca engaña».

Aquellos que entienden a los perros apreciarán que el Schnauzer Gigante no sea un perro que quiera a todo el mundo. Selecciona mucho a sus amigos, pero una vez le haya aceptado, será uno de los amigos más fiable y deseable. No habla ni es extremadamente sociable, nunca es alborotador en público, puede reunirse con sus amigos y ser un buen compañero de equipo en un campo de fútbol.

Por cierto, la propietaria del criadero Skansen, al igual que muchos criadores de éxito, es la primera que proporciona a sus clientes indicaciones acerca de la nutrición. Cuando Ms. Hammarstrom dice: «Dele un hueso a su perro». (Give your dog a bone), no está copiando al Dr. Ian Billinghurst, famoso investigador científico y veterinario australiano, autor de un libro del mismo título. Ella da a sus perros huesos de pollo, pero sólo las alas, y sólo cuando están crudas, ya que entonces los huesos son blandos y de fácil digestión. Por supuesto, también nos gustaría saber que esta fuente de alimento es sana y cumple todas las normas de higiene. A los perros les encantan y es todo un espectáculo verla rodeada de una «manada» de ansiosos Schnauzer Gigante que esperan que les lance un ala de pollo. Yo también se las doy a mis perros, y también añado pescuezos de pollo o de pavo, ya sean cocidos o crudos. Las patas de ternera o de cordero son excelentes por los nutrientes que proporcionan, además de por las ventajas que aportan por morderlas y para la dentadura.

¿Y qué hay de la salud?, se preguntará. Al igual que otras razas de gran tamaño, el Schnauzer Gigante sufre a veces displasia de cadera, aunque para su talla muestra una menor tendencia a las tensiones propias del desarrollo y el crecimiento que algunos de los pesos pesados del mundo canino. La displasia de cadera (DC) puede detectarse mediante rayos X (hay un desgaste degenerativo de la articulación). La DC es parecida a una artritis temprana y puede ser igual de dolorosa. De todos modos, muchos propietarios se ven totalmente sorprendidos cuando una radiografía detecta signos de DC. Afirman que su perro es activo, que corre por las escaleras, que salta al interior del coche y que lleva a cabo otras actividades físicas que los especialistas veterinarios calificarían de «incongruentes» con la DC. Al igual que sucede con las personas, algunos perros tienen una mayor tolerancia al dolor que otros y no les preocupa lo que digan las radiografías.

Ha habido avances prometedores en el tratamiento de la artritis para las personas y los animales mediante el uso de la glucosamina y del sulfato de condroitina, que se cree ayudan a restablecer la lubricación en la articulación y a reducir la inflamación. Si a su perro se le diagnostica DC o un problema ortopédico similar, hable con su veterinario de estos tratamientos y de otros, que no son caros y tampoco invasivos.

Todas las razas, independientemente de su tamaño, deberían ser sometidas a pruebas para confirmar o descartar el hipotiroidismo, que consiste en un déficit de las hormonas tiroideas que da como resultado un mal pelaje, engrosamiento o sequedad de la piel, menor resistencia a las enfermedades, obesidad, que el perro busque fuentes de calor, irritabilidad y/o malestar general y aletargamiento. Una vez más, existen evidencias de que una dieta libre de estabilizantes y conservantes reducirá las posibilidades de daños en las glándulas y los órganos. La glándula tiroidea es considerada muy importante y, como tal, es responsable de muchos otros órganos. Es necesario un análisis de sangre para comprobar los niveles de hormonas tiroideas y esto debería formar parte de los chequeos anuales.

Los chequeos anuales son quizá más importantes para su perro que para usted. Un año canino equivale a seis o siete años humanos, así que envejecerá más pronto y necesitará exámenes veterinarios con mayor frecuencia. Ante cualquier síntoma de enfermedad, como pérdida de vigor, incontinencia, poco apetito, diarrea, costras en los ojos o la trufa o apatía que se prolonguen más de 24 horas, llévele al veterinario.

Asegúrese de examinar concienzudamente la dentadura de su perro ya que padecen caries e infecciones dolorosas que disminuirán su apetito. Frecuentemente, los cachorros a los que les están saliendo los dientes rechazarán el alimento, aunque morderán sus zapatos o un hueso durante horas. Examine su boca, hasta el fondo de la garganta. El Schnauzer Gigante tiene una boca enorme y dejará que la examine a placer.

Si va a comprar un cachorro, Sue Cox advierte: «Asegúrese de que le permitan ver la madre y de tener la oportunidad de observar los cachorros mientras juegan. Siempre se ha creído que era mejor escoger al más extravertido, pero recuerde que el cachorro tranquilo podría estar cansado por haber jugado antes. También es bueno verlos mientras comen para asegurarse de que tienen buen apetito. Asegúrese de que tengan unos ojos limpios y claros, que la trufa no les gotee (descargas) y fíjese en posibles diarreas o parásitos internos. Todos ellos deberían tener buen aliento».

Actualmente es difícil mantener un gran criadero de perros tan enorme. De todas formas, si pregunta encontrará criaderos que producen animales teniendo en cuenta su morfología, salud y buen temperamento. Además, probarán la calidad de sus programas de cría en el ring de las exposiciones caninas de belleza y en las pruebas de trabajo.

Cuando adquiera su cachorro, los buenos criadores le proporcionarán su agenda de las desparasitaciones internas y las vacunaciones efectuadas y una recomendación para las siguientes. Debería obtener la factura de la compraventa, los documentos de la inscripción en un libro de orígenes genealógico y, si ha sido adquirido para la cría o para su presentación en los certámenes de belleza, solicitar el pedigree definitivo al registro del libro de orígenes siguiendo los trámites establecidos, documento en el que aparece con sus títulos como campeones de belleza, de trabajo, de Agility, etc.

Aunque las razas grandes suelen vivir menos que las pequeñas, es muy posible que el Schnauzer Gigante esté con usted diez o más años. Al igual que sus recientes antepasados Rigo y Rex, unos Schnauzer Gigante que fueron la base de criaderos, esta raza conservará su fuerza y su virilidad hasta bien entrada su vejez. Si el perro ha disfrutado de excelentes cuidados durante su vida y ha tenido una nutrición adecuada, fallecerá por causas naturales y no por una enfermedad. Preferirá morir con la misma dignidad que le caracterizó en sus años mozos. Es usted, y sólo usted, el que puede garantizarle esto. Cuando llegue el momento, permítale morir sin que sufra, con dignidad y teniendo sus amigos a su lado.

Si deseas saber más sobre el Schnauzer Gigante te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Schnauzer Gigante Serie Excellence:

En Schnauzer mini

Este perro es físicamente igual al de medida estándar. No obstante, sus medidas son mucho más reducidas. Esta variedad de la raza se creó años más tarde, a finales del siglo XIX en Alemania. Su propósito fue crear un cruce entre los Schnauzers más pequeños dentro de los de medida estándar para crear uno de medida más reducida.

Esta nueva estatura entre los perros haría que estos fueran mejores cazadores de roedores y de animales pequeños, puesto que las mascotas estándar no tenían tanta facilidad debido a su mayor tamaño. El Schnauzer mini tiene el cuerpo pequeño y con una basta musculatura. Casi igual de alto que de largo, mide entre 30 y 35 centímetros y puede llegar a pesar entre 5 y 8 kilos.

Los colores más comunes suelen ser el gris y crema o gris y blanco, aunque también podemos encontrar Schnauzer mini de color solamente negro o completamente blancos. Al igual que el estándar es un perro muy inteligente, cariñoso y sociable. Por eso, si tienes un piso pequeño y quieres un perro que no sea muy escandaloso, el Schnauzer mini será la mejor opción para ti. Además, por sus pequeñas dimensiones, podrás llevarlo contigo a todas partes.

El Schnauzer estándar

También conocido como mediano, esta es la primera variedad de la raza que existió. Originado en Alemania, se caracteriza por ser un perro robusto, de pelo áspero y largo que normalmente se corta muy corto en el cuerpo y se le deja largo en la zona de las patas, la cola, la barba y las cejas. Originariamente este corte de pelo era un beneficio para la caza, ya que los animales tendían a morder al perro en la zona de más pelo sin percatarse de que no le estaban haciendo daño en realidad.

Esta tradición se ha mantenido hasta hoy en día, ya que aun se sigue cortando el pelaje de esta raza del mismo modo. Los colores son los mismos que en el caso de los Schnauzers miniatura, pero los de medida Schnauzer estándar son mucho más altos y robustos. Sus medidas van de entre 45 y 50 centímetros, tanto de alto como de largo, y suelen pesar entre 12 y 20 quilos.

Esta medida también puede vivir en un piso de ciudad, en lugar de en una casa grande, pero el dueño deberá ser consciente de que esta mascota necesita mucha actividad. Por lo que deberá pasearlo, al menos, tres veces al día y sacarlo a correr al parque los fines de semana.

Al igual que los más pequeños, el Schnauzer estándar también es muy sociable e inteligente, pero tiene tendencia a ladrar un poco más, porque se sienten los guardianes de la casa. Dependerá totalmente del dueño hacer al perro entender que no debe ladrar tanto y, como siempre intentará complacerle, es probable que no ladre en exceso. La medida de Schnauzer estándar suele ser más resistente a las enfermedades que la miniatura, pero en general es una raza bastante fuerte.

El Schnauzer gigante

Esta es la variedad más grande de los tres tamaños de Schnauzer que existen. Los Schnauzer gigante fueron creados expresamente para cuidar los animales en las granjas. Las mascotas de este tamaño tienen un temperamento más fuerte que las otras dos más pequeñas y son guardianes excelentes. Además sus grandes proporciones, de entre 60 a 70 centímetros a cuatro patas y sus entre 35 y 40 quilos, hacen que sea un animal que muestre más respeto a aquellas personas o animales que quisieran atacar la granja.

Hoy en día este tamaño de Schnauzer gigante es excelente para ser un perro guardián y necesita vivir en casas grandes, preferiblemente con jardín. Este perro tan voluptuoso en un piso pequeño no será feliz a la vez que no se sentiría cómodo él, ni tampoco los dueños. Esta medida, el Schnauzer gigante, también es inteligente y sociable, pero hay que tener cuidado porque necesita tiempo para acostumbrarse a los desconocidos. Como fue ideado como perro guardián es muy territorial y puede mostrarse poco amigable al principio con otros perros o humanos.

Así pues, la educación será clave, pero siempre que esté con gente o animales nuevos y con niños pequeños deberá estar supervisado para evitar imprevistos.

Por lo tanto, antes de escoger la medida del Schnauzer debes tener en cuenta cuáles son las dimensiones de tu vivienda, para qué quieres al animal (por ejemplo, como perro guardián o compañero de vida en un piso pequeño), la cantidad de tiempo que puedes dedicarle al día con los paseos y si quieres poder llevártelo contigo a todas partes. Solamente así encontrarás a tu mejor amigo canino y podréis ser felices los dos cubriendo vuestras necesidades y dándoos todo el amor y respeto como una gran familia.

Origen del schnauzer gigante

Esta raza se originó en Alemania, a partir de su primo el schnauzer. Los ganaderos alemanes estaban tan impresionados con las cualidades del schnauzer que decidieron crear una nueva raza que tuviera las mismas cualidades, pero que fuese más grande. El tamaño era una cualidad necesaria para manejar ganado vacuno. No existe un registro de los cruces realizados para obtener al schnauzer gigante, pero se piensa que en esta raza existe sangre de gran danés y bouvier des Flandres entre otras.

Con el paso del tiempo, el schnauzer gigante demostró sus cualidades como perro de guardia y dejó de ser un perro boyero. Con la Segunda Guerra Mundial, la raza perdió popularidad, pero al finalizar la guerra su población volvió a crecer.

Hoy en día es una raza conocida pero no muy extendida. Su popularidad es moderada y se utiliza principalmente como mascota, aunque es una raza muy apreciada por fuerzas de policía donde puede dar rienda suelta a sus mayores cualidades.

Características físicas del schnauzer gigante

De acuerdo con el estándar FCI de la raza, la altura a la cruz, tanto para machos como para hembras, oscila entre 60 y 70 centímetros. Por su parte, el peso ideal, tanto para machos como para hembras, se encuentra entre 35 y 47 kilogramos. La apariencia general de este perro es exactamente igual a la del schnauzer, pero en un tamaño mucho mayor. Se trata de un perro grande, fuerte y robusto, con una altura a la cruz aproximadamente igual al largo del cuerpo. La espalda es corta y fuerte, y desciende levemente desde la cruz hacia la región posterior del perro. El lomo es corto y la grupa levemente redondeada. El pecho es moderadamente ancho y profundo, llegando hasta los codos. Los flancos se recogen en el vientre, aunque no excesivamente.

La cabeza del schnauzer gigante es muy característica y presenta cejas tupidas. Es fuerte y alargada, y tiene la longitud aproximada de la mitad del cuerpo, medido desde la cruz hasta la base de la cola. La frente es plana y el occipucio no está muy marcado. El stop, o depresión naso-frontal, está bien marcado debajo de las cejas. El hocico es recto y con forma de cuña truncada. Está cubierto de pelaje tupido que forma bigotes y barba. Los labios son negros y bien adheridos. La mordida debe ser en tijera. Los ojos de este perro son ovalados, medianos y oscuros. Tienen una expresión vivaz. Las orejas, por su parte, son de inserción alta y en forma de "V". Antiguamente se cortaban para cumplir con el estándar de la raza, pero afortunadamente hoy en día el estándar exige que sean completas, por lo que no hay necesidad de mutilar a los perros. De todos modos, aún pueden verse schnauzer gigantes con orejas amputadas.

La cola debe tener forma de sable o de hoz. Hoy en día el estándar FCI de la raza exige que la cola sea natural. Sin embargo, antiguamente se exigía la cola amputada, y aún existen muchos perros de esta raza con colas cortadas. Afortunadamente esta práctica está desapareciendo.

El pelaje está compuesto por una lanilla tupida y un pelaje externo duro y bien pegado al cuerpo. El resultado es un pelaje general duro, alambrado y tupido. Este pelo forma una barba sobre el hocico y unas cejas muy tupidas sobre los ojos, características de la raza. Los colores aceptados son negro puro y "sal y pimienta".

Carácter del schnauzer gigante

Los schnauzer gigantes son perros de temperamento estable, muy inteligentes, leales, valientes y activos. Les encanta jugar y disfrutan a lo grande las actividades físicas al aire libre. Suelen ser territoriales y reservados, por lo que pueden convertirse en perros peleones y agresivos si no se los educa correctamente. Estas características poco deseables en un perro mascota pueden ser muy bien canalizadas para convertir al riesenschnauzer en uno de los mejores perros de guardia y defensa.

Por otra parte, cuando son correctamente socializados desde cachorros, estos perros pueden llevarse bien con otros de su especie, con las personas y con mascotas de otras especies. Sin embargo, no es de esperar que sean tan sociables como un golden retriever u otro perro similar. Cuando viven en el ambiente adecuado y son educados y socializados correctamente, los schnauzer gigantes pueden convertirse en mascotas excepcionales. Su temperamento les permite ser grandes compañeros de personas dinámicas que disfrutan de actividades físicas, así como de familias con niños grandes, adolescentes y jóvenes. No suelen ser las mejores mascotas para familias con niños pequeños, ya que estos perros disfrutan mucho de juegos rudos y pueden llegar a ser muy torpes con los niños.

El pelaje de estos perros no es difícil de mantener, pero demanda ciertos cuidados. Es necesario cepillarlo unas dos a tres veces por semana para evitar que se enrede. Además, es importante limpiar la barba después de las comidas, para retirar restos de comida que pueden generar malos olores. Y también es bueno llevar a los perros al peluquero canino unas tres veces al año. De todos modos, el pequeño esfuerzo que demanda cuidar el pelo de este schnauzer vale la pena, ya que el riesenschnauzer pierde muy poco pelo y no tiene un olor tan fuerte como otros perros. Puesto que es normal llevar al schnauzer gigante a la peluquería canina, es importante acostumbrarlo a usar transportines para perros. De esta manera se sentirá cómodo y seguro cuando tenga que esperar encerrado en un transportín.

En lo que respecta al ejercicio, este perro necesita mucho. Para mantenerlo feliz es necesario sacarlo a pasear unas tres veces al día y permitirle hacer una buena cantidad de ejercicio. También necesita juegos y, de ser posible, con otros perros. Por supuesto, solamente debe jugar con perros con los que se lleve bien. Los deportes caninos como el freestyle canino y el agility le vienen muy bien a esta raza, ya que le permiten liberar energías de manera controlada. Sin embargo, los deportes de perros de protección, como el schutzhund, suelen ser mejores ya que le permiten al schnauzer gigante cubrir sus necesidades de juego rudo y desarrollar su potencial como perro de defensa (incluso si solamente es una adorable mascota).

Al igual que el schnauzer y el schnauzer miniatura, el gigante es un perro independiente. Sin embargo, no merece ni debe estar solo por períodos muy prolongados. A pesar de su independencia, necesita compañía frecuente. Este perro no es apto para vivir en pisos, ya que por su tamaño y dinamismo tiende a causar problemas. Sin embargo, puede llegar a adaptarse a la vida en un piso si recibe muchos paseos y está muy bien educado. De cualquier manera, lo mejor es que viva en una casa con jardín y pase tiempo tanto en el exterior como en el interior.

Educación del schnauzer gigante

El schnauzer gigante responde bien a diferentes estilos de adiestramiento canino, pero puede pasar por testarudo cuando se lo trata con castigos excesivos. En esos casos se rebela o se inhibe por completo. Por tanto, lo mejor es entrenarlo mediante adiestramiento en positivo, con técnicas como el adiestramiento con clicker.

Por su tamaño y dinamismo, estos perros pueden desarrollar comportamientos problemáticos. Pueden llegar a ser destructores si se quedan solos por mucho tiempo o si no reciben el ejercicio suficiente. También pueden presentar problemas de agresividad cuando no han sido socializados correctamente.

¿Cómo debe ser el dueño y el entorno de un perro Schnauzer Gigante?

Normalmente se la lleva bien con los niños, pero siempre se debe considerar el tamaño del perro, que puede lesionar sin querer a un niño pequeño. Es por ello, que algunos criadores prefieren que este can no vaya a un hogar con niños muy pequeños. Se adapta mejor a las inclemencias del clima, es bastante rústico y tiene una elevada resistencia al trabajo.

Si como dueño, tiene un entorno apropiado y le gustaría vivir con un perro enorme, defensor, poderoso y protector del hogar, el cual siempre se encuentra activo, debe saber también, que necesita dedicarle la debida atención para educarlo y adiestrarlo, antes de llevar a casa un Schnauzer. Constantemente requerirá de su cuidado, cariño ya que disfrutan de la compañía y por eso les gusta estar rodeados de varias personas. Si no se les da el suficiente calor humano ni la debida atención, el Schnauzer perderá su respeto y se volverá sombrío, esto se transformaría en un verdadero problema, porque sería difícil controlarlo.

A pesar de ello, no deja de ser un perro muy estable a nivel emocional, es vigoroso y con un alto nivel de actividad. Es bastante dominante con su dueño y parientes. Requiere la estimulación mental y física. Aprenden rápido y son excelentes en adiestramiento.

¿Cuales son los cuidados necesarios de un Schnauzer Gigante?

Cuando el Schnauzer Gigante llega a la adolescencia, surge su carácter guardián y dominante. Estas cualidades deben canalizarse apropiadamente con el adiestramiento de obediencia. No olvidemos que es un perro cuyo aprendizaje es rápido.

En lo que respecta a su cuidado estético, el Schnauzer Gigante exige mayor atención, en comparación con otras razas. Por esta razón, su pelo debe ser cuidado constantemente y luego de cada comida sus barbas deben limpiarse. El perro Schnauzer Gigante requiere ejercitarse mucho, al menos durante dos horas por día. Un perro aburrido puede tener malos hábitos, esto debe evitarse. Debes cuidarle bien las uñas y cada 8 semanas debe bañarse. El corte de pelo para esta raza, debe realizarlo un experto canino. Presta especial atención al cuidado de sus orejas, ojos y dientes.

Salud del schnauzer gigante

Al igual que muchas razas de perros actuales, el schnauzer gigante tiene predisposición a ciertas enfermedades caninas. Entre los problemas de salud más frecuentes en esta raza se encuentran el cáncer, la torsión gástrica, la epilepsia y la displasia de cadera. También pueden lastimarse las articulaciones por los saltos y juegos brutos cuando son cachorros, por lo que es bueno evitar juegos muy brutos y saltos altos cuando los perros todavía no están completamente desarrollados.

Comportamiento

Este es un perro que necesita hacer mucho ejercicio para que pueda ser feliz y mantenerse sano. Pero no sólo correr, sino también es muy recomendable proporcionarle estímulos mentales, por lo que podemos adquirir juegos interactivos para perros para que pueda, así, aprender trucos nuevos. Lo agradecerá 😉 .

Su carácter es tranquilo, equilibrado, dócil y se siente seguro de sí mismo. También es territorial, pero no es capaz de hacer daño a nadie, si se le educa con respeto y cariño. Puede desconfiar un poco de los desconocidos, pero no hay nada como una golosina para perros para que enseguida se acerque a ellos.

Así pues, si buscas un perro grande que te acompañe a dar largos paseos y que, al llegar a casa, te dé mucho cariño, el Schnauzer gigante es tu raza más recomendable.

Pin
Send
Share
Send
Send