Animales

Sarna en perros - Síntomas, tratamiento y contagio

Pin
Send
Share
Send
Send


La sarna es causada por los ácaros de la sarna, pequeños parásitos similares a insectos que infectan la capa más superficial de la piel. La sarna provoca erupciones, irritación y mucha picazón.Se transmite fácilmente de una persona a otra a través del contacto de piel a piel.

Los ácaros de la sarna excavan túneles en la capa externa de tu piel y ponen huevos. De los huevos, nacen más ácaros, aunque la mayoría de la gente con sarna solo tiene entre 10 y 15 ácaros en el cuerpo a la misma vez. Los ácaros son muy pequeños por lo que es posible que no los veas, pero probablemente notes la picazón e irritación que provocan.

La sarna puede ser muy molesta, pero en general no es peligrosa. Se puede curar con píldoras o cremas medicadas.

¿Cómo se contagia la sarna?

La sarna se contagia por el contacto directo de piel a piel. Esto ocurre usualmente durante el sexo, especialmente cuando los cuerpos están cerca o en contacto durante un tiempo prolongado (por ejemplo, al dormir juntos).

La mayoría de los adultos se contagian durante las relaciones sexuales, pero también se puede contagiar por otras vías. La sarna se puede transmitir a otras personas de tu casa y es común en lugares muy concurridos en los que hay mucho contacto cutáneo directo (como en asilos para ancianos, prisiones y guarderías para niños). A veces, la sarna se contagia por compartir ropa, toallas o sábanas con una persona infectada.

Es muy difícil contagiarse por un contacto rápido y casual, como un apretón de manos o un abrazo. Por lo general, tampoco te contagias la sarna por sentarte en un inodoro. La mayoría de las veces, se requiere un contacto personal muy cercano con una persona infectada para que se transmita la enfermedad.

Sarna otodéctica

Esta sarna la produce el ácaro Otodectes cynotis y es más común en gatos que en perros. Se contagia por contacto y afecta a las orejas y los oídos de nuestras mascotas. Además de los signos clínicos habituales en la sarna, esta acaba produciendo otitis secundaria al animal. Estos ácaros son visibles dentro del oído y si observamos detenidamente vemos unos puntos blancos en movimiento.

Sarna cheyletiella

También es conocida como queiletielosis o caspa caminante. Esta sarna es producida por el ácaro Cheyletiella spp. Aunque es más común en gatos, es altamente contagiosa entre perros y especialmente en cachorros. Puede transmitirse a humanos produciendo un sarpullido rojo e irregular.

Sarna pneumonyssoides

El ácaro responsable se llama Pneumonyssoides caninum y se da en la nariz de los perros y otros carnívoros. No es muy frecuente y normalmente no causa síntomas graves. En caso de infestaciones masivas puede provocar estornudos crónicos, hemorragias nasales y secreciones nasales. Se transmite de un perro a otro por contacto de la nariz.

Sarna notoédrica

Más común en gatos que en perros, este tipo de sarna, denominada Notoedres cati, se desarrolla principalmente en el rostro del animal afectado y las orejas. Conforme se expande y reproduce, alcanza otras zonas del cuerpo.

Formas de contagio de sarna en perros

La principal forma de contagio es mediante el contacto directo con cualquier perro con sarna o sus objetos, que pueden estar también infestados de ácaros. No obstante, no es la única, y también es habitual que los canes se contagien cuando sufren una bajada de defensas importante. En estos casos, los ácaros habituales en la piel de los perros aprovechan la oportunidad y se extienden descontroladamente. Otra forma de contagio de sarna es durante el parto y la lactancia de los cachorros si la madre está infestada.

Si el animal está sano y fuerte, las probabilidades de contraer esta patología son menores, pero sí la veremos presente muy frecuentemente en individuos ya enfermos y desnutridos con las defensas bajas. El contacto puede darse entre perros o bien con los objetos y los lugares infestados de ácaros donde haya estado un animal con esta enfermedad parasitaria.

¿Cómo evitar el contagio de sarna en perros?

Hay factores que hacen que nuestra mascota sea más propensa a contraer sarna, por ejemplo la falta de higiene, un entorno insalubre, salud pobre que conlleva unas defensas bajas, malnutrición, contacto constante con muchos perros en el exterior, entre otros. Por este motivo, la prevención pasa por garantizar una higiene óptima, un ambiente igualmente saludable, una alimentación adecuada y la visita al veterinario de forma regular.

Por otro lado, en el caso de la sarna demodécica existe más propensión en ejemplares de pelo corto y en algunas razas como los beagle, dálmata, teckel, dobermann, bóxer, bulldog inglés, pointer inglés, shar pei y otros. En estos casos, las medidas de higiene deben ser todavía más estrictas, así como las visitas regulares al especialista.

Síntomas de sarna en perros

Para detectar la sarna canina debemos fijarnos en varios síntomas que se presentan que, por suerte, son signos bastante específicos de este tipo de afección cutánea y enseguida llaman nuestra atención. Los síntomas más comunes de la sarna en perros son:

  • Picor y ardor de la piel.
  • Enrojecimiento e inflamación de la piel.
  • Rascado constante.
  • Frotado contra objetos y el suelo en busca de alivio.
  • Dejar de comer (anorexia).
  • Gran pérdida de peso.
  • Pérdida y debilitación del pelo con zonas completamente sin pelaje.
  • Erupciones en la piel (manchas rojas).
  • Escamas cutáneas.
  • Heridas y llagas en la piel.
  • Mal olor de la piel.
  • Piel seca, costrosa y gruesa en las fases más avanzadas de la sarna.

Si detectamos algunos de estos síntomas en nuestra mascota debemos actuar rápidamente para evitar la propagación de la afección. Aunque podamos aliviar síntomas de la sarna en perros con algunos remedios que veremos más adelante, es vital que acudamos al veterinario y sigamos el tratamiento adecuado para cada tipo de sarna tal y como nos indique el especialista.

Tratamiento para la sarna en perros

La sarna en perros se cura. Así, si nuestro perro presenta síntomas de sarna, deberemos acudir cuanto antes al veterinario para que pueda diagnosticar si se trata o no de esta patología, y qué tipo es para poder ofrecernos la mejor solución. El tratamiento a seguir no dependerá solo del tipo de sarna que nuestro perro padezca, sino que también dependerá de la raza y la edad entre otros factores.

¿Cómo curar la sarna en perros?

El tratamiento para la sarna en perros que el especialista nos recetará puede componerse, principalmente, por un acaricida oral, tópico o inyectable, generalmente con ivermectina, selamectina, moxidectina y milbemicina oxima. Además, nos proporcionará analgésicos, antiinflamatorios, algún champú o polvos para baños con productos calmantes para la piel, con acaricidas y algún medicamento más específico para algún problema cutáneo secundario, como una posible infección por bacterias (bactericida o antibiótico) o por hongos (fungicida).

En caso de sarna otodéctica, el medicamento acaricida será uno de uso tópico especial para los oídos y se lo administraremos a nuestro perro echándole unas gotas en los oídos y masajeando para que penetre. Será de vital importancia que, sea la sarna que sea, hagamos el tratamiento completo todos los días durante el tiempo que nos indique el veterinario y nunca lo finalicemos antes, aunque a simple vista el can parezca estar curado.

Si retiramos el tratamiento antes de tiempo porque nos parece que ya ha pasado el problema, lo más probable es que en poco días o semanas reaparezca la sarna, ya que los pocos ácaros que puedan haber quedado se recuperarán y volverán a proliferar.

Inyección para sarna en perros

Aunque es cierto que existen tratamientos inyectables para curar la sarna en perros, no siempre es el tratamiento de elección por los veterinarios debido a los efectos secundarios que producen en determinadas razas caninas. Hoy en día, disponemos de comprimidos y jarabes que ofrecen buenos resultados sin ser tan agresivos para el organismo del perro. No obstante, será el especialista quien determinará el mejor tratamiento en función del tipo de sarna canina y su gravedad.

¿Cómo prevenir la sarna en perros?

Como suele decirse, mejor prevenir que curar y en este caso no es menos. La forma más eficaz de combatir la sarna en perros es previniéndola, aunque también sabemos que esta enfermedad cutánea se puede curar con el tratamiento adecuado y los cuidados necesarios. Se trata de un proceso lento que hace sufrir a nuestra mascota por los síntomas sumamente molestos.

Para prevenir la sarna en perros seguiremos las siguientes pautas:

  • Mantendremos una buena higiene diaria de nuestro fiel amigo, además de proporcionarle baños mensuales con un champú adecuado y cepillados diarios.
  • Mantendremos también una higiene adecuada de su entorno.
  • Evitaremos su contacto con animales que puedan estar contagiados por sarna y, en caso de sospechar que el nuestro la padece, también evitaremos su contacto con otros para que él no la transmita a los demás.
  • Respetaremos el calendario de revisiones veterinarias, desparasitación externa e interna, y vacunación. Así se dará una detección temprana del problema y se evitarán infestaciones y enfermedades que puedan debilitar a nuestro can y hacerlo más propenso a contraer sarna.
  • Es muy importante como prevención contra la reaparición de la sarna, la cual se da muy fácilmente, alargar el tratamiento lo máximo posible e ir a varias revisiones seguidas al veterinario hasta poder confirmar con gran certeza que el problema ha desaparecido.
  • Trataremos también a todos los demás animales que pueden haber estado en contacto y desinfectaremos todas las cosas como mantas, camas, collares, comederos, bebederos, entre más objetos que hayan estado en contacto con el perro enfermo.
  • Proporcionaremos una alimentación adecuada y sana a nuestro can para que esté fuerte él y su sistema inmunitario.
  • Para evitar la sarna otodéctica debemos proporcionar un buen cuidado e higiene de los oídos a nuestra mascota.

Remedios caseros para la sarna en perros

Reducir los síntomas de la sarna en perros y acelerar el proceso de curación es posible gracias al uso de remedios naturales como aceites vegetales, plantas medicinales como la manzanilla o frutas como el limón. No existen remedios caseros para curar la sarna en perros, pero sí existen remedios para aliviar los síntomas tan molestos, que ayudan a nuestra mascota a superar el proceso. Antes de proceder con ninguno de ellos, será conveniente una consulta con nuestro veterinario de confianza para que nos indique cuáles son los remedios más adecuados para el caso de nuestro perro.

A continuación, vemos una serie de remedios caseros para la sarna en perros que ayudan a completar el tratamiento veterinario:

Baños para perros con sarna

Los baños son algo vital para el tratamiento y para aliviar el picor desmesurado que siente nuestro compañero. Podemos bañar a nuestro perro enfermo de sarna cada semana o dos con un jabón blanco, neutro y/o acaricida recetado por el veterinario, con agua tibia y muy suavemente. Debemos dejar actuar al jabón durante unos minutos antes de aclararlo evitando que el perro lo lama. Tendremos que utilizar guantes de látex siempre que manipulemos a nuestra mascota enferma. Nunca lo cepillaremos, sino que con las manos masajearemos suavemente su pelaje y piel. Debemos dejar que se seque solo o bien secar con una toalla con toquecitos suaves y nunca debemos frotar la piel con la toalla.

Comida cruda

Es muy bueno durante el proceso de curación de la sarna que el perro coma comida cruda como vegetales y hierbas. Los más adecuados son el ajo kyolic, la uña de gato y el extracto de aceite de oliva. Picaremos los vegetales muy pequeños para dárselos de comer más fácilmente y proporcionar este remedio casero para la sarna en perros.

Aceites para la sarna en perros

El aceite de oliva es uno de los remedios naturales para la sarna en perros más eficaces, puesto que puede ayudar a debilitar los depósitos de ácaros y eliminar a los débiles. Además, puedes combinar aceites de lavanda, almendra y neem que servirán de tratamiento tópico y también debilitarán los nidos de los ácaros. Puedes ponerlo en las zonas afectadas dos veces al día, siempre después de los baños. Con el aceite evitaremos que la piel se reseque más y la hidrataremos. Nunca utilizaremos aceite de motor, el cual ha llegado a ser bastante popular para tratar la sarna y realmente no ayuda en la mejoría de la piel y corremos el riesgo de que el can se intoxique gravemente si se lo lame.

Algunas hierbas y plantas son muy beneficiosas y se pueden aplicar como remedio casero para la sarna en perros mezcladas con aceites o bien en la alimentación. Estas hierbas son el neem, el cymbopogon y el niaoli, que debido a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y regenerativas de la piel son ideales contra la sarna canina.

Ajo, antiséptico y cicatrizante

El ajo es un antiséptico natural muy eficaz además de cicatrizante. Podemos moler un par de dientes de ajo y mezclarlos con aceite de oliva y aplicarlo directamente en las zonas afectadas. Lo podemos dejar actuar durante la noche y por la mañana lo retiraremos con un trapo húmedo con toquecitos suaves.

Se trata de un remedio natural para la sarna en perros y de un repelente muy eficaz para los insectos. Herviremos unas cuantas hojas en un litro de agua y cuando la infusión esté tibia bañaremos a nuestro compañero con cuidado. Debemos hacerlo un par de veces a la semana.

Avena, ideal para aliviar la sarna en perros

Ya sea con un champú de avena o con avena mezclada con agua, la aplicaremos en la piel de nuestro perro con masajes suaves y circulares en las zonas afectadas. Dejaremos actuar un poco para que calme la piel al perro y lo enjuagaremos suavemente.

Para emplear este remedio natural tendremos que frotar suavemente unas rodajas de limón en las zonas afectadas por la sarna o con agua con limón casero (podemos dejar unas rodajas de limón en agua caliente durante la noche para usarla por la mañana). Utilizando el limón desinfectaremos la piel de nuestro perro.

¿La sarna en perros se contagia a humanos?

Si tu perro padece sarna, será imprescindible tener cierta precaución al manipularle hasta recibir el diagnóstico, puesto que algunos tipos de sarna sí se transmitena las personas. Se trata de una enfermedad zoonótica pero, ¿qué tipos de sarna en perros se pegan a humanos?

  • Sarna demodécica: NO se contagia a humanos.
  • Sarna sarcóptica: SÍ se contagia a humanos.
  • Sarna otodéctica: SÍ se contagia a humanos.
  • Sarna cheyletiella: SÍ se contagia a humanos.
  • Sarna pneumonyssoides: NO se contagia a humanos.
  • Sarna notoédrica. SÍ se contagia a humanos.

Vídeos de sarna en perros

En el siguiente vídeo, Alfonso Fernández, veterinario de la Clínica San José de Barcelona, habla son los tipos de sarna en perros más comunes, de los parásitos que la producen y de los tratamientos más habituales para cada uno de ellos. Así mismo, se muestran imágenes de dichos parásitos y de los síntomas que producen.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sarna en perros - Síntomas, tratamiento y contagio, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

¿Qué es la sarna del perro?

La sarna es una enfermedad de la piel del perro provocada por una infección de ácaros, unos animales microscópicos con el aspecto de una minúscula araña. Y, como las arañas, el ácaro tiene cuatro pares de patas. Los ácaros son molestos parásitos para nuestros perros, a los que provoca inflamaciones, dolor y picores intensos.

El ácaro de la sarna se aloja en la piel del perro para alimentarse. Los ácaros aprovechan su minúsculo tamaño para pasar desapercibidos. Así pueden morder la piel del perro, cavar galerías en sus capas superiores e infectarla a sus anchas. Y como sucede en la mayoría de los parásitos caninos, la hembra del ácaro es muy prolífera: es su estrategia para invadir lo antes posible el cuerpo de nuestro perro.

Sarna sarcóptica frente a la sarna roja

Las sarnas sarcóptica y demodécica son los dos principales tipos de sarna que afectan al perro adulto. Cada tipo de ácaro causa en los perros una sarna distinta, a la que da nombre. De esta forma, el ácaro llamado sarcóptide origina un tipo de sarna denominada sarna sarcóptica.

Por su parte, la sarna demodécica (o sarna roja) debe su nombre al ácaro demodex. "El ácaro demodex vive de forma habitual en la piel del perro", explica la veterinaria Lola Muñoz. En casos de enfermedad o bajada de las defensas, este diminuto parásito aprovecha para reproducirse de forma descontrolada.

¿Cómo reconocer la sarna en mi perro?

La presencia del ácaro provoca intensos picores en la piel del perro. El animal se rascará las zonas afectadas de un modo persistente. Si el can se araña, provocará heridas en su piel. Cuando la sarna está muy avanzada, aparecen calvas y un fuerte olor a rancio.

Para detectar la sarna sarcóptica son necesarios los raspados de piel, debido a las profundas galerías que excavan los ácaros que la provocan. Una pronta visita al veterinario es clave para la recuperación de nuestro perro, ya que la enfermedad empeora con el tiempo.

Las manchas de color rojo en la piel pueden alertar de que nuestro perro padece sarna de tipo demodécica. Son estas manchas rojizas las que explican que este tipo de sarna reciba el nombre de sarna roja. Los molestos sarpullidos pueden extenderse por todo el cuerpo. Cuando se detectan estos síntomas, hay que acudir al veterinario.

¿Cómo contrae la sarna un perro?

El impacto de la sarna sobre la salud de nuestro perro y sobre las personas que viven con él (en el caso de la sarcóptica) es grande. Por ello, conviene tomarse en serio las medidas de prevención de la enfermedad.

Un perro sano es más fuerte para resistir las infecciones. Las medidas de cuidado de nuestra mascota que sirven para prevenir la sarna son sencillas: velar por la salud de nuestra mascota, respetar su calendario de higiene y el cepillado del pelo del perro, y ofrecerle una comida equilibrada de buena calidad. La sarna se ceba con los perros débiles y con los que tienen parásitos intestinales. Además, algunos tipos de sarnas son muy contagiosos: mantenga al perro alejado de animales infectados por ácaros.

¿Es peligrosa la sarna en los perros?

La sarna comienza como una enfermedad localizada, pero no tarda en extenderse por la piel del perro. Una hembra de ácaro expulsa entre 20 y 40 huevos en cada puesta. Los huevos de ácaro eclosionan antes de cinco días y, al cabo de dos semanas, los molestos ácaros están listos para reproducirse de nuevo. La rapidez con la que el parásito se reproduce obliga a extremar la vigilancia.

"No obstante, la sarna por sí sola no es mortal para el perro", explica la veterinaria, quien advierte de la posibilidad de que la sarna se agrave con "infecciones posteriores de bacterias y hongos". Estas infecciones, si se acentúan, sí pueden resultar mortales para el perro.

El animal responde al picor de la sarna rascando las partes de su cuerpo afectadas por la enfermedad. Los arañazos repetidos en las mismas zonas no permiten que las heridas cicatricen de forma adecuada, por lo que pueden infectarse. Si la contaminación por microorganismos, bacterias y hongos se expande, la infección puede acabar con la vida del animal.

El picor persistente tiene además efectos sobre el estado de ánimo del perro. Le distrae y aturde. Y un animal desconcertado puede olvidarse de comer si no es capaz de concentrarse en la comida. Si la falta de alimentación se prolonga, puede ser mortal para nuestra mascota.

Un animal afectado por la sarna, y turbado por el picor constante, puede abandonar asimismo la ingesta de agua y morir por deshidratación. En el caso de la sarna de tipo sarcóptica, la enfermedad puede transmitirse a las personas del entorno, por lo que se han de extremar las medidas de prevención.

La sarna del perro: tratamiento

El tratamiento veterinario de la sarna incluye insecticidas inyectados y aplicados sobre la piel. A veces tienen forma de champú para perros o loción, que incluyen productos que acaban con los ácaros y refuerzan el tratamiento. Si la sarna se extiende de forma generalizada por el cuerpo del perro, se recomienda rasurar el pelo del animal para aumentar la eficacia de las lociones. En cualquier caso, el veterinario le informará del tratamiento adecuado para cada perro.

Una hembra afectada por la sarna que aún alimenta a su prole puede transmitir la enfermedad a los cachorros. La sarna sarcóptica es muy contagiosa: pasa a los lactantes a través de la leche. La afección de los pequeños suele concentrarse en la zona de la cara. No obstante, las infecciones por ácaros en los cachorros no suelen necesitar tratamiento, ya que tienden a desaparecer por sí solas. Si persisten durante más de un mes, se debe acudir al veterinario.

Lea más artículos sobre salud en perros y gatos. Siga a la autora en Twitter.

Cómo evitar el contagio de la sarna canina

Lo bueno de la sarna es que se puede tratar. Si ves que a tu perro se le caen zonas del pelo, se rasca mucho o tiene la piel en carne viva, lo que tienes que haces es salir pitando a tu veterinario. Él establecerá qué tipo de sarna es la que afecta a tu perro y valorará si te ha contagiado, derivándote a un especialista. No todas las sarnas de perro son contagiosas y no siempre se produce contagio, así que no te asustes.

La mejor manera de prevenir que tu perro se contagie la sarna es haciendo que su sistema inmune esté siempre bien fuerte. Para lograrlo, tienes que alimentarlo bien con comida de primera calidad, variada y rica en nutrientes. También tiene que beber mucha agua, jugar y ser muy feliz. Esto es algo que te dirá cualquier veterinario: un perro feliz es un perro sano. Este consejo te ayudará a combatir incluso el moquillo ¡así que apúntatelo! ,)

Para evitar los síntomas de la sarna en perros, aliméntalo bien

Es importante que tu perro esté sano y tenga sus defensas siempre preparadas ante cualquier ataque invasor pues el culpable del contagio de la sarna es un ácaro, un parásito oportunista que salta de huésped en huésped buscando a alguien débil en el que alojarse.

Si tu colega las tiene a punto, cuenta con menos posibilidades de infectarse. Sin embargo, si no duerme bien, si come mal y está estresado, sí que puede contagiarse de sarna y luego pasártelos a ti. Otro factor determinante es la higiene. Recuerda que no es adecuado que bañes a tu perro todos los días, pero sí que necesita un aseo adecuado. Deja tu consulta a nuestros veterinarios online, en función de su raza, peso y edad te explicaremos cuándo tienes que bañarlo. Los ácaros de la sarna adoran la suciedad y la mugre.

No siempre la sarna se contagia de un perro a otro. En ocasiones, estos ácaros se encuentran acechando en restos sucios, a la espera de que tu perrete pase para alojarse en su cuerpo.

¿Hay tratamientos caseros para curar la sarna?

Ni se te ocurra emplear medicamentos caseros o tratamientos naturales para combatir la sarna, ni tanto para tu perro ni como para ti. El problema que tiene esta enfermedad es que los ácaros que la provocan se reproducen con muchísima rapidez. Si usas hierbas o tónicos en tu piel o en la suya es posible que consigas aliviar su picor, pero no curarás la sarna de raíz y solo será un alivio momentáneo.

Es por ello que siempre has de acudir a tu veterinario. En función de los síntomas que él vea, determinará si es un tipo de sarna u otra. Es importante que lo haga y que emita un diagnóstico correcto porque, en ocasiones, habrá que aplicar potentes acaricidas para que no quede ni rastro de la enfermedad.

Mi perro tiene sarna y no se le quita, ¿qué hago?

Uno de los problemas asociados a la cura de la sarna es que no se le vaya. Se dan casos de cuidadores que interrumpen el tratamiento antes de la fecha indicada por el veterinario por creer que los ácaros están muertos, esto es un error. Así como con los antibióticos, es necesario usarlos hasta que te indique el médico, porque tienen que eliminar hasta el último rastro del invasor.

Otro agente crucial en la cura de la sarna es que mejores tus hábitos de higiene y los de tu perro, que tengas la casa impoluta, que no transites por zonas con basura o suciedad y que mejores la alimentación. Como hemos dicho, los ácaros de la sarna pueden sobrevivir en cosas sucias, de nada sirve que te trates si no mejoras tu salud y tu entorno.

Este artículo sobre contagio de sarna en perros y humanos y cómo curarla es meramente informativo. Recuerda que cuentas con nuestros veterinarios online para recibir más información.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Tipos de sarna

Antes que nada deberías conocer qué es la sarna. Deja que te expliquemos, la sarna es una enfermedad de la piel provocada por un ácaro o parásito externo microscópico, que se hospeda en la piel del canino. Aunque muchos lo dicen y otros no lo creen, si tu perro posee esta enfermedad puede trasmitírtela.

Ahora, de acuerdo al tipo de sarna hay riesgo o no de contagio a los humanos. El tipo de sarna se deriva a su vez del tipo de ácaro que afecte a tu perro. Estos son los tipos de sarna:

Otodéctica. Es la menos frecuente en nuestros perros y es ocasionada por ácaros alojados dentro de sus oídos. Es una de las más sencillas de identificar ya que este tipo de ácaro se puede ver a simple vista.

Demodécica. También llamada Sarna roja, producida por el ácaro Demodex canis, el cual vive naturalmente en la piel de tu perro y lo ataca cuando tu amigo está bajo de defensas. Llega a ser mortal de acuerdo al subtipo de esta. La que aparece en las patas de tu peludo es la más grave.

Sarcóptica. Es una de las más comunes, originada por el ácaro llamado Sarcoptes Scabiei. Este es un microorganismo que se reproduce velozmente y presenta mayor agresividad que los demás.

Pneumonyssoides. Es producida por un ácaro que lleva el mismo nombre de este tipo de sarna. Está dentro de los tipos de sarna menos agresivos y frecuentes en nuestros perros. Se diferencia porque el ácaro de este tipo se aloja normalmente en el área de la nariz.

Cheyletiella. Se desarrolla mayoritariamente en cachorros a causa del ácaro con su mismo nombre y es muy contagiosa.

Síntomas de la sarna en perros y en humanos

La sintomatología de la sarna en perros y humanos es muy similar. Estos son los síntomas que debes identificar tanto en perros como en humanos.

Tu perro puede tener Sarna si presenta los siguientes síntomas:

  • Alopecia o falta de pelo.
  • Inflamación
  • Mal olor
  • Prurito o picazón extrema.
  • Escamas en la piel.
  • Enrojecimiento en la piel.

Esta enfermedad causa tanta picazón que puede llegar a morderse y lacerarse permitiendo que hongos o bacterias empeoren el cuadro.

¿Qué tipos de sarna en perros es contagiosa a humanos?

Uno de los tipos de sarna que te puede contagiar tu perro es la Sarna Sarcoptica, la cual es una inflamación de la piel producida por un ácaro, tal como te lo comentamos. Este ácaro normalmente puede estar en la piel de todos los animales, pero en algunos no les causa molestias gracias a su sistema inmunológico.

Es muy importante el refuerzo constante de las defensas de tu mascota para evitar la evolución de la infección. Una vez que la mascota está infectada puede trasmitirse a los humanos por contacto directo sobre el área afectada.

Otros tipos de sarna que los perros pueden contagiarnos, aunque son menos comunes, son la Cheyletiellosis y Otodéctica.

¿Qué tratamiento debes seguir si tu perro te contagia la sarna?

Ante cualquier sospecha de que puedes estar contagiado consulta a tu médico. En caso de encontrarse la presencia de los microorganismos, el tratamiento que puede aplicar tu médico consistirá en erradicarlos de tu piel mediante antihistamínicos, corticoides tópicos u orales, permetrina, benzoato de bencilo o ivermectina.

El tratamiento también incluye medicamentos para aliviar la rasquiña, lo cual es vital para evitar laceraciones y heridas que pueden empeorar la infección. Además, es necesario incluir medidas preventivas para evitar el contagio hacia personas y animales que convivan con la persona infectada.

¿Cómo curar la sarna en los perros?

Al igual que en los humanos, el tratamiento para perros será para matar los ácaros y contrarrestar la picazón. Generalmente, el veterinario formula a tu perro champús, lociones, pomadas y medicamentos vía oral para eliminar ácaros y comezón. Esto debe ir acompañado de:

  • Buenas condiciones de higiene.
  • Alimento balanceado y de alta cal >

Prevenir la sarna en tu mascota siempre resultará mejor que curarla, y por supuesto, evitará que tú también termines padeciéndola. Hazlo más fácil manteniendo una buena alimentación en tu perro, hábitos de higiene y controles médicos periódicos. ¡Cuida a tu perro y cuídate a ti!

Pin
Send
Share
Send
Send