Animales

La tiña en gatos - Contagio y tratamiento

Pin
Send
Share
Send
Send


El amor y el cariño son muy importantes para hacer feliz a una mascota, pero ¡no basta con eso! Su salud también es esencial. En este artículo vamos a hablarte sobre la tiña en gatos. Seguro que la tiña te suena, pero ¿sabes realmente qué es?

Todo lo que necesitas saber sobre la tiña en gatos está en este artículo. ¡Vamos a ello!

Tiña en gatos, ¿qué es?

La tiña es una enfermedad tópica provocada por el contagio de hongos. No afecta sólo a los gatos, sino a muchos seres vivos diferentes, incluidos los humanos, además, es muy contagiosa.

El hongo que produce la tiña en gatos es el Microsporum Canis, afecta a la piel, al pelaje y a las uñas, porque se alimenta de la queratina. Aunque realmente, cuando la tiña se ubica en las uñas del gato, se suele denominar onicomicosis.

Este hongo no puede vivir en zonas donde haya pelo, por eso los animales enfermos de tiña pierden pelaje en algunas zonas de su cuerpo, las zonas que habita el hongo. Esta falta de pelo es el síntoma más claro de la tiña en gatos.

¿Cómo y por qué se contagia la tiña en gatos?

Hay algunos factores externos que pueden favorecer el contagio de tiña en gatos:

  • Mala alimentación
  • Parásitos u otras enfermedades previas
  • Estrés
  • Malas condiciones en su entorno: falta de higiene, humedad o calor excesivos, falta de luz…

Como ves, estos factores lo que indican en un gato es, por un lado, falta de bienestar y salubridad física, y por otro, una deficiencia de su sistema inmunológico, que le hace mucho más propenso a contraer enfermedades.

Aunque, como hemos dicho, la tiña afecta a muchas especies de animales, es cierto que precisamente los gatos son los principales portadores.

El contagio de tiña en gatos se puede producir por contacto directo con mantas, las cajas de arena o juguetes, por ejemplo. Por otro lado, al tratarse de un hongo, se desplaza fácilmente por el ambiente por medio de esporas, facilitando el contagio.

Por eso, la buena nutrición e higiene de nuestras mascotas son muy importantes, vitales, para prevenir enfermedades como la tiña. Además, si se confirma que nuestro gato padece tiña, se debe poner tratamiento inmediatamente y tomar medidas para evitar el contagio.

Síntomas de la tiña en gatos

Los síntomas de la tiña en gatos suelen aparecer entre la segunda y cuarta semana después del contagio. Los síntomas más frecuentes son:

  • El gato se rasca, lame o muerde constantemente en las zonas afectadas por la tiña. Ellos lo hacen para intentar aliviar el malestar, pero en realidad lo que consiguen es que el hongo se propague más.
  • Alopecia localizada, o generalizada en casos más graves.
  • Costras y descamaciones amarillentas.
  • Olor inusual en el cuerpo.
  • Presencia de queriones o nudos dermatofíticos.

Las patas y las orejas suelen ser las primeras zonas en las que se observan síntomas de la tiña en gatos, pero el hongo se propaga con gran rapidez.

Tratamiento de la tiña en gatos

Cuando el veterinario haya hecho las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico de tiña en un gato, se aplicará el siguiente tratamiento:

  • Limpieza de las áreas afectadas por tiña en el gato con antisépticos para desinfectar la piel. Por ejemplo, povidona yodada.
  • Aplicar cremas, polvos o pomadas sobre el cuerpo del gato, siempre recetadas por el veterinario. Sólo cuando los tratamientos tópicos no son suficientes para erradicar la tiña, se recurre a complementarlo con medicamentos por vía oral.

Remedios caseros para la tiña en gatos

Un tratamiento casero nunca puede sustituir a los medicamentos recetados por el veterinario. ¡Recuerda! Sigue siempre su consejo y no mediques a tu mascota por tu cuenta. Pero como complemento a ese tratamiento veterinario, si existen ciertas prácticas que podemos llevar a cabo en casa para que nuestro gato se sienta mejor:

(Foto via: pet darling)

  • Protección: para poder cuidar a nuestra mascota, ¡primero debemos cuidarnos nosotros! Evita por todos los medios que tu gato te contagie la tiña, usando guantes de látex para tocarlo, desinfectando diariamente las zonas del hogar por las que se mueva… Para desinfectar puedes utilizar cloro, creolina o detergentes especiales para hongos. ¡Ah! Y recuerda, si tienes más mascotas, mantén aislado de ellas al gato enfermo.
  • Corte de pelo: lo mejor es eliminar el pelo cercano a las zonas afectadas por tiña, para que el hongo no pueda propagarse.
  • Cepillado: cepillando frecuentemente su pelo, favorecerás que las esporas del hongo vayan saliendo.
  • Baño: utiliza algún champú específico para estos casos, el veterinario sabrá recomendarte.
  • Ajo: mézclalo con vaselina neutra y aplícalo en las zonas afectadas varias veces al día. Ayudará a erradicar el hongo.
  • Aceite de poleo o aceite del árbol del té tienen también grandes propiedades antifúngicas.

Pero recuerda siempre que es mejor prevenir que curar, dale a tu gato las mejores condiciones de vida posibles. Si aun así sospechas que podría padecer tiña, no dudes en acudir al veterinario cuanto antes.

¿Qué es la tiña?

La tiña o dermatofitosis es una enfermedad cutánea fúngica, es decir que se trata de una enfermedad de la piel causada por hongos. Este problema de salud es altamente infeccioso y contagioso, pues afecta a un gran número de seres vivos incluidos los gatos, los perros y los humanos, por lo que al transmitirse también a personas es una zoonosis y por ello, con más razón, debemos remarcar la importancia de su prevención y tratamiento veloz en caso de detectarse.

El hongo que provoca esta afección es el Microsporum Canis, que afecta la piel, el pelo y las uñas de los animales a los que parasita, pues se alimenta de la queratina que se halla en estas partes del cuerpo. Cuando la tiña también afecta a las uñas de nuestro felino, es conocida como onicomicosis y sabremos que ésta está actuando en nuestro gato cuando le observemos las uñas rotas y quebradizas.

Como los dermatofitos no pueden vivir ni en zonas inflamadas ni en zonas con pelo, observaremos que se cae pelo en las zonas del cuerpo de nuestro gato en las que habita el hongo. Las zonas sin pelaje son unos de los síntomas más característicos de la enfermedad.

Debido a la alta facilidad de contagio y reproducción de esta enfermedad es vital que si la detectamos en uno de nuestros animales empecemos con el tratamiento y lo aislemos del resto de mascotas que pudieran contagiarse. Por esto mismo, es muy común encontrarse con gatos enfermos de dermatofitosis en lugares en los que se juntan muchos, por ejemplo, en las colonias ya sean controladas o no, en los criaderos, en las protectoras y las perreras, etc.

El caso de tiña será más grave o menos según el tiempo que lleve la enfermedad actuando en el animal afectado y también según el estado previo de salud que tuviera el gato. Debemos pensar que un estado de salud débil propicia la aparición de parásitos oportunistas y es así como la tiña muchas veces se manifiesta.

Factores favorecedores de la dermatofitosis

Como sucede con cualquier enfermedad existen factores tanto internos como externos que la favorecen, es decir, que ayudan a la enfermedad a propagarse a otros animales y a extenderse dentro del cuerpo ya infectado.

Un felino doméstico será mucho más propenso a contraer dermatofitosis o tiña según su salud y su entorno, por ejemplo, estos son algunos factores que favorecen a la tiña en nuestras mascotas:

  • Un sistema de defensas bajo
  • Malnutrición
  • Otras enfermedades previas o parásitos
  • Mucho estrés
  • Condiciones poco propicias, tanto de v >

El contagio de la tiña en felinos domésticos

Los gatos son los animales que mayor facilidad tienen para transmitir la tiña y contagiarse de ella. Esta enfermedad, al ser fúngica se sirve de las esporas de los hongos para propagarse por el ambiente y de animal en animal. Debido a este tipo de reproducción de los hongos, los felinos que no padecen la enfermedad pueden contagiarse muy fácilmente cuando interactúan con otro gatoque sí que esté enfermo y al entrar en contacto con objetos como mantas, comida, caja de arena, juguetes, etc. que haya utilizado un individuo afectado, entre más posibilidades.

Los factores ambientales y de salud que hemos comentado en el apartado anterior son claves para la aparición de la tiña en felinos y para que ésta se extienda más rápidamente en el cuerpo del gato que ya haya infestado. Por lo tanto, si tenemos un gato debemos procurar que estos factores que favorecen la tiña sean los menos posibles de forma normal, pero sobre todo si nuestro amigo ya empieza a mostrar síntomas y así evitaremos que se le agrave la situación.

En el caso de los gatitos pequeños la tiña puede aparecer, más comúnmente, por una mala nutrición que les baja mucho las defensas además de una pobre o nula desparasitación. En cambio, en el caso de los gatos adultos la presencia de estos hongos suele indicar algo más serio que una mala desparasitación o una pobre nutrición, pues en estos gatos las causas más frecuentes de defensas bajas son otras enfermedades o problemas de salud, ya sean un resfriado, una neumonía o bien, una enfermedad vírica grave como la leucemia que afectan gravemente al sistema inmunológico de los felinos.

Tratamiento contra la tiña en gatos

Es vital que el veterinario realice todas las pruebas necesarias para asegurarse de que se trata de tiña y sobre todo, para cerciorarse de que no existe una enfermedad de fondo que haya causado la tiña. Estas enfermedades, como la leucemia felina y la inmunodeficiencia felina, suelen ser muy graves y debilitan el sistema inmunitario del gato favoreciendo la aparición de enfermedades y parásitos secundarios. Si quieres informarte mejor sobre estas enfermedades, entra en este artículo sobre las enfermedades más comunes en los gatos de ExpertoAnimal y aprende porqué es vital el seguimiento veterinario para nuestro compañero felino.

Una vez el veterinario ya haya hecho pruebas como cultivos, tricogramas o bien utilizando la lámpara de Wood y pueda confirmar la presencia de hongos de la tiña, nos indicará el mejor tratamiento para ofrecerle a nuestro gato. Cuando el veterinario decida cuál es el tratamiento adecuado tendrá en cuenta la edad de nuestro gato, otras enfermedades y parásitos posibles, el estado de su sistema inmune y el riesgo de contagio a otros animales, entonces a partir de ahí deducirá el tratamiento más ajustado a las necesidades existentes.

Deberemos realizar limpiezas de las zonas afectadas con povidona yodada o algún otro producto antiséptico parecido que sea antiinfecioso y antifúngico, que nos sirva para desinfectar y curar la piel de nuestra mascota. Seguidamente una vez hayamos limpiado la zona podremos proceder con la aplicación del tratamiento más común y principal es el tópico, ya sea en polvo, crema, pomada, emulsión o líquido. Existen tratamientos orales pero son mucho más agresivos y tóxicos para el organismo de nuestro felino, por lo que siempre se intenta salir adelante con los tratamientos tópicos. Aún así, si la dermatofitosis persiste mucho habrá que decantarse por el tratamiento sistémico para llegar a eliminar la enfermedad del todo.

Como se trata deun tratamiento largo y con el que hay que ser muy persistente, deberemos tener mucha paciencia, pero poco a poco veremos cómo se va recuperando nuestro amigo hasta que finalmente quedará curado del todo. Es vital que los tratamientos contra la tiña se hagan exactamente cómo y durante el tiempo que nos indique nuestro veterinario de confianza, pues los hongos no necesitan apenas nada para propagarse de nuevo rápidamente.

Normalmente los tratamientos deben durar entre 1 y 3 meses, pero cualquier tratamiento contra la tiña deberá realizarse durante 2 o 4 semanas más tras que el gato afectado parezca estar curado, es la única forma de asegurarse el éxito. Cuando haya pasado este tiempo el veterinario deberá repetir las pruebas para estar completamente seguros de que se ha superado la enfermedad.

Consejos y remedios caseros para tratar la tiña y sus síntomas en gatos

A continuación vamos a darte algunos consejos y remedios naturales y caseros para apoyar el tratamiento del veterinario y que nuestro gato supere la tiña más fácilmente:

    Protegerse: Como la dermatofitosis es una enfermedad que es zoonosis puede afectarnos a los humanos, por eso deberemos vigilar mucho con el manejo de nuestro gato y su entorno mientras esté enfermo de tiña. Además de limpiar y desinfectar toda la casa y especialmente las zonas en las que más tiempo pasa nuestro amigo, deberemos utilizar guantes de látex desechables para tocar y curar al felino. Si no utilizamos guantes tendremos que remojar las manos en lejía dilu >

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a La tiña en gatos - Contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Pin
Send
Share
Send
Send