Animales

Cómo evitar que mi perro se suba a los muebles

Pin
Send
Share
Send
Send


Si eres de esos que se pasa medio día luchando para evitar que su perro se suba a los sillones, el sofá o incluso a la cama porque cuando era cachorro ‘levantaste un poco la mano’ estás de enhorabuena. Descubre por qué tu perro no puede evitar subirse a todos sitios y cómo con paciencia y siguiendo ciertas pautas puedes conseguir que no vuelva a hacerlo. ¿Te quedas con nosotros?

Imagen: allison_dc

Laura está desesperada porque su perrita «Bonie» ha cogido la costumbre de subirse todas las tardes en los sofás y llenarlo todo de pelo mientras que ella realiza las labores domésticas. ¿Qué puede hacer? El caso de Laura no es aislado. De hecho el 80% de los dueños de perros en alguna ocasión ha permitido que su mascota se suba con ellos a los sofás e incluso a la cama en busca de su cariño y compañía.

El problema es que lo que para nosotros es un acto de amor, para nuestro perro es interpretado como un gesto de sumisión, lo que le coloca a él como ‘líder’ de la manada. Las razones por las que un perro se sube a sofás, camas y sillones están relacionadas siempre con tres motivaciones fundamentales:

  1. Ser líder de la manada.
  2. No tiene una cunita o lugar donde acostarse en la misma zona donde suele descansar su dueño.
  3. Su cunita o lugar no es cómodo.

Sabiendo esto, podemos intentar dotar a nuestro salón de una cunita para que cuando estemos allí, nuestro can pueda acostarse cerca de nosotros pero sin estar literalmente encima.

¿Cómo puedo evitar que mi perro se suba si ya está acostumbrado?

Para empezar debes tener paciencia y pensar que el cambio no se producirá de un día para otro, pero si empiezas a ponerle remedio ya estás más cerca de conseguirlo.

  • Consejo 1: Cuando ‘pilles’ a tu perro encima de un sofá o cama, acércate a él, indícale que se baje al tiempo que le hablas firmemente con un ¡No!, para que entienda que no estás contento con ese comportamiento.
  • Consejo 2: Busca una sábana que no te guste e imprégnala en colonia o en repelente de perros. Cuando tu perro se suba no le gustará nada el olor y se bajará corriendo, conectando en su mente una experiencia mala con tu sofá.
  • Consejo 3: Los perros se asustan mucho con el ruido. Si colocas papel de aluminio o latas vacías en los bordes de la zona a acordonar se sentirá de igual manera incómoda y se bajará.
  • Consejo 4: Prémialo cuando veas que el perro ya no se va subiendo a los sofás.

Si nada de esto funciona, siempre puedes buscar la ayuda de un adiestrador profesional de mascotas.

Instrucciones:

En primer lugar debemos tener claro donde queremos que nuestro perro se siente y donde no.

Lo que debemos hacer es quitar esa costumbre de que se suba allí donde quiere.

Para evitar que nuestro perro se suba donde quiere debemos reclamar el sofá, sillón o mueble como nuestro.

La forma de hacerlo es evitar que suba. Una vez que haya subido ya es tarde.

Debemos prestar atención a cuando pretende subir y evitarlo.

Paso 3

Nunca intenté bajar al perro por la fuerza de un mueble ni castigarlo porque ha subido al mismo.

Es inútil usar estas medidas para corregirlo, solo conseguirá que el perro se ponga nervioso y puede reaccionar violentamente si se siente acorralado.

En su lugar, debe actuar como un perro de su manada lo haría: debe atajar cuando quiera subir en el momento mismo que quiera subir. De lo contrario, el perro no recibirá el mensaje de que no debe subir ahí.

Paso 4

Si su perro le gana la partida y se sube al sofá lo que debe hacer para bajarlo es distraerlo con algo que le interese.

Un juguete, una voz, un sonido o un amago de que va a salir a la calle pueden funcionar.

Una vez el perro haya bajado del sofá puede volver al punto de partida: no le deje subir cuando pretenda hacerlo.

Paso 5

Cuando no pueda vigilar que su perro no suba al sofá opte por no dejarle entrar a la estancia en la que se encuentre dicho mueble.

Sea constante y conseguirá que su perro deje de subirse donde quiere. Disponga de una colcha o una almohada para que sea el lugar de su perro, así no tendrá que subirse a otro sitio.

Por lo general, los perros quieren estar cerca de las personas. Coloque la cama del perro cerca de donde se encuentre Ud en la cada y trasládela por la noche cuando duerma, si es necesario. Así, el perro no necesitará colocarse más cerca, en un sofá.

No lo subas a los muebles

El perro es un animal de hábitos. Si de cachorro lo dejamos que se suba a los muebles, una vez alcance la edad adulta seguirá haciéndolo. Por lo tanto, es muy importante darle cariño pero en el suelo, ya que de lo contrario hacerle cambiar de opinión cuando crezca será difícil (aunque no imposible).

Asimismo, nunca tienes que dejar que comparta contigo el sofá o cualquier otro mueble. Así aprenderá que no puede subirse.

Enséñale a no hacerlo

En tu ausencia es posible que el peludo haga lo que quiera, como subirse a los muebles. Para evitar que lo haga puedes cubrirlos con una manta o tela y rociarla con repelente para perros que encontrarás a la venta en las tiendas de productos para animales. Pero sólo con esto no bastará, ya que además tienes que darle una cama que sea realmente cómoda y asegurarte de que el peludo tenga muy buenos momentos en ella. Por lo tanto, dale cariño y hazle mucho caso cuando esté en su lugar de descanso.

Si se sube a algún mueble, dile de forma enérgica ”NO”, y bájalo. Luego, pídele que se siente y dale un premio. Así poco a poco lo irá entendiendo.

Con estos consejos, seguro que más tarde o más temprano lograrás tu objetivo y tu peludo no se subirá más a los muebles.

Pin
Send
Share
Send
Send