Animales

Educar a un bull terrier inglés

Pin
Send
Share
Send
Send


El Bull Terrier es una raza de perro leal, cariñoso, familiar, y pese a que es considerado raza de gran temperamento, estos perros pueden ser bastante tranquilos con un buen entrenamiento.

Paseos y sociabilidad del Bull Terrier

En primer lugar, para hacer que nuestro bull se sociabilice y lograr que no sea un perro agresivo o temperamental, debes sacarlo a pasear 3 o 4 veces al día a sitios donde haya gente, para que así aprenda a adaptarse a las personas. Además, debes hacer que se familiarice con sonidos de la casa y de la ciudad. Esto puedes hacerlo a partir de las 7 semanas aunque tendrás que tener en cuenta si tiene todas las vacunas pertinentes.

Los paseos necesarios a nuestros bullterrier varían dependiendo de su edad. Deberemos sacarlos de 4 a 8 veces diarias en su primera etapa de cachorro (de los 3 a los 5 meses) y podremos ir reduciendo las salidas progresivamente hasta que sea un perro adulto que necesitará al menos 3 paseos diarios. Esta rutina es importante para que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa, haga deporte y cumplamos la misión de sociabilizar.

Cómo educar al Bull Terrier

Tu estado de ánimo para entrenar a un Bull Terrier siempre debe ser adecuado, ya que si estás de mal humor o no tienes un ánimo deseable el perro puede llegar a notarlo y conseguir unos resultados negativos en su educación. No debes pegarle y es recomendable que goces de paciencia si quieres conseguir tus propósitos.

Para educar al can debes hacerlo desde el mismo momento en que lo tengas contigo dándole mucho cariño pero sin consentirle cosas que no son correctas o que no quieres que haga, porque si no se acostumbrará a ello y después ya no te hará caso.

Es recomendable que toques todas las partes del cuerpo de tu perro para que se acostumbre a ello. De esta manera, no reaccionará mal ante el veterinario ni ante cualquier tocamiento impredecible de un niño.

Si quieres que haga sus necesidades en casa o en un sitio concreto, puedes poner papeles de periódico en la zona y felicitarle si lo hace ahí. Cuando lo haga en otro sitio no lo riñas, ignóralo.

Si ves que está mordiendo una silla, mesa o algo que no debe, en lugar de llamarle la atención tienes que ir a otro sitio de la casa y empezar a hacer ruido con un juguete para que tenga la tentación de dejar de hacer lo que hace y se vaya a jugar.

Las órdenes básicas para entrenar a los bull terriers deben darse correctamente para hacerlo siempre de la misma forma, ya que sino el perro se confunde y puede acabar no obedeciendo como corresponde. Usa siempre el mismo nombre para llamarle.

Con cariño, paciencia, unos pequeños trucos que aprenderás fácilmente y premios, lograrás que tu perro realice algunas acciones básicas fácilmente como responder por su nombre, dar la pata y todo lo que necesites. También puedes dejar esto en manos de un entrenador de confianza.

Cómo evitar que tu bull terrier miniatura haga aquello que no quieres: refuerzo positivo

Es muy importante premiar al Bull Terrier cuando haga algo bien, con halagos o chucherías, e ignorarlo completamente cuando haga algo mal o no haga lo que se desea. Es un perro que responde muy bien al refuerzo positivo, mientras que los castigos son contraproducentes.

Alimentación y ejercicio adecuados para un Bull Terrier

Debe tener una alimentación de calidad con productos alimenticios adecuados a él para que reciba los nutrientes que necesite según su edad y requerimiento. Si se le quiere controlar el peso, debe comer 3 veces al día un pienso especial de cachorros y pasar a una alimentación para adultos dándole 2 veces al día a partir del año de edad. No obstante en el caso de los bull terrier miniatura, no suele ser necesario el control de la cantidad puesto que ellos mismos se regulan. En Costa Cabana Bull normalmente no racionamos a nuestros bull terrier mini pero siempre puede haber algún caso especial que modifique la rutina alimentaria.

Un bull terrier ha de practicar el ejercicio suficiente para quemar energía y que no se estrese en casa, lo que supone que debe salir al menos una hora diaria.

Para los perros de esta raza es importante quemar energía así que debemos motivarlos para que realicen ejercicio a través de juegos con nosotros o con otros perros. De esta manera evitará tener que consumirla posteriormente destrozando lo que encuentre, así que haz todo lo posible por cansar a tu mascota y ésta seguro se portará bien.

En este vídeo os mostramos a Martin McFly de Costa Cabana Bull haciendo ejercicios de agility junto a su dueño. Ambos carecían de experiencia pero poco a poco han logrado formar un buen equipo.

Estas son algunas pautas básicas para entrenar a un Bull Terrier, ¿se te ocurre alguna más?

¿Cuál es el origen del bull terrier inglés?

Lógicamente, cualquier raza de perro tiene la base de la conducta del Canis lupus familiaris. Es un animal social, que necesita vivir en grupo, pero que ha sido amansado por el hombre.

El perro bull terrier inglés, fue educado tristemente como perro de presa, a la vez ágil y rápido. Se ha utilizado para sujetar a las reses para las distintas faenas ganaderas (por desgracia también ha sido utilizado como perro de peleas y otros espectáculos). Esta selección ha dado lugar a un perro muy corpulento, de gran fuerza física, muy valiente y tenaz, además con una tendencia natural al bloqueo en la mordedura, es decir, que cuando muerde, tiene una alta probabilidad de mantener la mordedura durante largo tiempo.

Posteriormente, debido a su gran aceptación como animal de compañía y no de trabajo, los criadores han intentado dulcificar algo esta conducta inicial, basada en un perro de trabajo. Esta nueva faceta del bull terrier ha dado lugar a que apenas mantenga su antigua ferocidad, pero sigue manteniendo algunas de sus características, que le hizo ser un perro muy valorado.

¿Cuál es la conducta del actual bull terrier inglés?

Sigue siendo un perro con una base de presa y con gran personalidad. Esto significa que el perfil medio de esta raza sería: dominante con otros perros y con el propietario, con una tendencia media a la guardia, relativamente poco afectuoso con la familia, poco ladrador en general, muy poco sociable con extraños, con una tolerancia media con los niños y con baja respuesta al adiestramiento.

Hay que tener en cuenta que existe una gran variabilidad entre individuos y que se pueden encontrar con ejemplares que no cumplan para nada con lo descrito anteriormente. No olvides que una forma excelente de prevenir la dominancia en el perro adulto es la esterilización, la cual conlleva un gran abanico de ventajas.

¿Cómo educar a un bull terrier inglés?

Es una buena pregunta, con una respuesta compleja. Cuando se adopta un perro hay que tener en cuenta las características de la raza y si sus características asociadas se adaptan a nuestra forma de vida, como sería familia, tiempo libre, horas de trabajo o situación económica. No todas las razas se adaptan por igual. Y también hay que tener en cuenta que no hay trucos mágicos a la hora de educar a un perro.

Una vez cerciorados de que el bull terrier inglés es nuestro perro ideal, lo primero será asegurarse que el perro tenga una buena socialización. Esto implica que, parte del periodo de socialización lo tenga con madre y con la camada de hermanos y la otra parte con los nuevos propietarios. Lo aconsejable es adoptar al perro de cachorro, con unas 6 a 8 semanas de edad. Deberás presentarle a muchas personas, mascotas y objetos para que en el futuro se comporte de forma amigable y positiva con su entorno.

Desde este momento tiene que empezar la educación del cachorro. Tiene que saber cuál es su sitio y horarios de comida. Desde el momento que se le pone de comer, hay que practicar a meter la mano en ésta y a ofrecer y quitar sus juguetes, todos los miembros de la familia. También hay que acostumbrarle a que se tiene que quedar solo, para evitar problemas de ansiedad por separación y conductas destructivas.

Lo segundo es intentar educar desde la recompensa y la felicitación, evitando el castigo. Esto se empieza desde el momento que el perro empieza a hacer sus necesidades en la calle. Si se quiere que el animal adquiera una conducta, premiarle de forma inmediata, ignorando las conductas a evitar. Es decir cada vez que haga un pipi en la calle, se le dará inmediatamente un pequeño premio y cuando lo haga en casa, se ignorará la conducta.

No es una tarea sencilla, debido a que esta raza no suele responder como otras al adiestramiento. Es una raza que va a necesitar algo más de paciencia por parte del propietario, pero que puede llegar a adquirir las órdenes básicas de obediencia. Se puede empezar a partir de los 6 meses de edad (aunque esta fecha es orientativa, debido a que no todos los perros responden igual), con normas como siéntate, ven o aquí, pasear pegado al propietario, etc.

Para ello se le dirá la orden, se hace el gesto asociado (siempre orden y gesto será el mismo) se le enseña a ejecutarla (por ejemplo se le sienta, apoyándose sobre la cadera) y se le premia. Esta secuencia se repetirá hasta que el perro lo ejecute solo. También hay que tener en cuenta que las sesiones de aprendizaje tienen que ser cortas, siendo al principio de 5 minutos y nunca sobrepasar los 20 minutos.

Ejercicio y paseos

Todo perro tiene que hacer ejercicio diario, adaptado a su edad y raza. Muchos problemas de conducta se evitarían con un buen paseo y una buena sesión de juegos. Un cachorro tiene que salir a dar paseos muy frecuentemente, más o menos el doble que un adulto (se recomienda en adultos 3 veces al día). Cada salida será de unos 15 minutos y una de ellas será de 1 hora a hora y media.

Descubre más sobre el paseo de los perros y ofrécele a tu nuevo mejor amigo una buena dosis de actividad para que se muestre feliz, tranquilo y obediente.

Si deseas leer más artículos parecidos a Educar a un bull terrier inglés, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

El bull terrier es un perro bastante cariñoso y activo que necesita una adiestramiento temprano para poder lidiar su ritmo.

El bull terrier es un perro inteligente, sociable, exuberante y juguetón y aunque podamos pensar que como los pitbull, son una raza peligrosa debido a su fuerza ya un carácter a veces terco lo cierto es que no es así, aunque es importante que sepamos cómo adiestrar a un bull terrier, algo que te explicamos a continuación, en esta guía de pasos.

El adiestramiento para cualquier raza de perro es algo necesario, pero en el caso de los bull terrier, más todavía ya que repetimos, es un perro bastante terco y además su adiestramiento puede ser algo complicado, si bien es un perro al que le gusta jugar mucho pero sobre todo ser quien domina, de modo que debes procurar su adiestramiento desde que es cachorro. Si este es el perro que has decidido tener en casa, debes comenzar a educarlo desde el primer día para que conozcas su carácter y para que tu mascota comprenda que el líder de la manada eres tú y no él.

Pasos para adiestrar un bull terrier

  1. Los bull terriers son perros activos, juguetones, pero también muy territoriales. La obediencia y la socialización se aprenden desde los primeros meses de vida, a través de un buen entrenamiento. Estos perros son muy inteligentes y responden bien al entrenamiento, especialmente si están motivados con golosinas y juguetes, de modo que para su entrenamiento debes procurar estos "remedios", para educarlos. Así, cuando respondan correctamente a alguna de tus órdenes no dudes en recompensarle.
  2. Otro aspecto importante para adiestrar a un bull-terrier, es que esta raza de perros, deben ser tratados con firmeza, paciencia y refuerzo positivo. Para los jóvenes y turbulentos bull terrier, los buenos modales deben enseñarse con otros como ellos y con los humanos. Tienes que entrenar al cachorro en casa, en un lugar seguro y cómodo y también establecer juntos qué áreas son territorio que el perro puede atender y cuáles no.
  3. Otro de los pasos es que va a ser básico que el perro esté atento mientras lo adiestras. Para ello, tienes que decir su nombre y esperar su mirada. Prémialo de inmediato con un "bueno", una caricia y una galleta. Nunca pierdas la constancia y la determinación. No frustres tus esfuerzos. Al principio, el cachorro de bull-terrier no te escuchará, por naturaleza. Entonces, no lo estreses y no te frustres. Desconecta el entrenamiento y vuelve a intentarlo más tarde. "Siéntate" es uno de los comandos más simples para enseñar al perro joven. Para entrenar al cachorro, toma comida o juega con él y dale la orden mirándole a los ojos y sobre todo señalando la acción que deseas que haga. Cuando se siente, felicítalo con un premio. Proceda de la misma manera para los otros comandos.
  4. La socialización también forma parte del adiestramiento del bull-terrier. Por lo tanto, comprueba el comportamiento de tu cachorro. Tienes que habituar al perro a la no agresión. Recuerda a tu bull-terrier que eres tú quien manda. Usa un carácter firme, pero no lo castigues físicamente. Nunca dejes que pierda tu atención y tu cariño. Recompensa cada pequeño progreso para motivarlo.

Estas son las bases para entrenar un bull-terrier. Con el tiempo, desarrollarás una relación regular, cercana y cómplice con tu amigo de cuatro patas. Él te amará y te respetará por toda su vida, pero además, es importante.

Pin
Send
Share
Send
Send