Animales

Es posible el contagio de piojos entre humanos y mascotas?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los piojos son uno de los parásitos externos que con más frecuencia afectan a los gatos. Por lo general invaden a gatos callejeros o gatos caseros con acceso al exterior, sobre todo si son todavía jóvenes, ancianos o se encuentran enfermos.

Aunque no son tan contagiosos como las pulgas y las garrapatas, los piojos ocasionan las mismas molestias en tu amigo felino, como picor y caída del pelo, además de trabnsmitirle ciertas enfermedades. Es por eso que en ExpertoAnimal hemos preparado para ti este artículo sobre piojos en gatos, síntomas y tratamiento.

¿Cómo afectan los piojos a los gatos?

El piojo es un insecto áptero de escasos milímetros que no posee alas ni es capaz de saltar, pero que vive en calidad de parásitode algunos mamíferos. Existen alrededor de 3000 tipos diferentes de ftirápteros (Phthiraptera) y cada uno es bastante selectivo con los animales que se convierten en sus huéspedes, así que por lo general solo atacan a ciertas especies específicas.

El piojo que ataca a los gatos es el Felicola subrostratus, no se transmite a otros animales ni al ser humano, aunque sí a otras especies felinas. Afecta sobre todo a gatos jóvenes que aún no han desarrollado buenas defensas, a felinos edad avanzada que han dejado de asearse y a todos aquellos que, ya sea por mala alimentación o por enfermedad, se encuentran débiles o inmunodeprimidos. El pelaje largo también es determinante a la hora de sufrir de estos parásitos.

Suelen ser más comunes en las épocas frías del año y se contagian entre gatos que pasan mucho tiempo juntos, pues el piojo ni vuela, ni salta, ni se esconde entre la hierba en busca de un huésped. Toda su vida transcurre en el cuerpo del animal, lejos del cual muere rápidamente, en apenas 1 o 2 días. Los piojos de los gatos no se contagian a los humanos.

Síntomas de piojos en los gatos

La presencia de piojos en el pelaje de tu gato es bastante clara. En primer lugar, fácilmente se aprecian a simple vista, debido a su color oscuro y a que caminan por el pelo. Incluso en gatos de pelo largo, podrás verlos si retiras un poco las capas superiores con los dedos, aunque el síntoma más evidente son los huevos, blanquecinos, que se adhieren con mucha facilidad. Puedes probar de pasar un cepillo anti-piojos para asegurarte de que se encuentran allí.

Otros síntomas característicos de la presencia de piojos en el gato son:

  • El pelo se ve enmarañado y sucio.
  • El purito o picor es bastante intenso, así que es probable que el gato se rasque con frecuencia o que intente morder las zonas que más le molestan, provocando incluso automutilación.
  • Como consecuencia del rascado y las mordidas podemos observar heridas que pueden infectarse o engrosamientos de la piel.

Tratamiento de los piojos en el gato

En el mercado existen múltiples opciones para eliminar los piojos que afectan a tu gato, aunque ninguna está especialmente formulada para estos parásitos, ya que son los menos comunes.

En cualquier caso, si tu gato presenta una infestación de piojos empezaremos realizando un baño con un champú antiparasitario. Después utilizaremos un peine anti-piojos para retirar los insectos que aún permanecen en la dermis, así como los huevos. Una vez retirados, debes ahogar a los molestos parásitos en un poco de alcohol o agua caliente. Asegúrate de trabajar el pelaje por completo.

Si nunca has bañado a tu gato, deberás asumir que bañar a un gato adulto por primera vez puede ser muy complicado, por no decir prácticamente imposible. En estos casos puede ser útil ofrecer una pastilla antiparasitaria que también actúe para la eliminación de los parásitos externos.

Finalmente, y en el caso de ser imposible el baño u ofrecer una pastilla (y aunque no recomendamos el uso de fármacos siempre que sea posible), podemos consultar con nuestro veterinario la opción de calmar a nuestro gato con medicación. Eso sí, rechazaremos totalmente el uso de acepromacina.

Pasados dos días después de la aplicación de cualquier producto antiparasitario debemos aplicar una pipeta, collar o spray para terminar con los parásitos que pudieran seguir con vida en el pelaje de nustro felino y para prevenir la aparición de nuevos.

Si hay otras mascotas en casa, un tratamiento preventivo será necesario para evitar la infestación. Los piojos no sobreviven fuera del animal, pero sería recomendable asear las camas, colchas, juguetes y otros objetos de tu gato. Utiliza agua caliente para ello.

Prevención de los piojos

Es muy importante prevenir la aparición de parásitos en gatos que tienen acceso al exterior o bien aquellos que conviven con otras mascotas que sí tienen acceso fuera, como es el caso de los gatos que comparten hogar con perros.

Lo ideal en estos casos es aplicar productos desparasitantes de forma periódica, como pipetas, collares o sprays. Para saber cada cuanto desparasitar a tu gato consulta con tu veterinario y sigue las instrucciones del producto de forma rigurosa.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Piojos en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Desparasitación.

Te contamos por qué no existe contagio de piojos entre humanos y mascotas

Los piojos son insectos con más de 3.000 variedades, cada una con un nombre específico. Actúan como parásitos de los animales en los que viven. En otras palabras, necesitan de un huésped concreto para lograr sobrevivir. Por tal motivo, los piojos que afectan a las mascotas no pueden contagiarse a los humanos y viceversa.

Entonces, los pediculus humanus capitis, esos molestos inquilinos que a veces se mudan a nuestras cabezas, son propios de los humanos. No pueden sobrevivir en un perro o en un gato. Lo mismo sucede con los piojos que pueden llegar a tener las mascotas. Las personas no les servimos a sus fines.

Así que, ten muy presente que los productos para eliminar piojos que atacan a humanos no deben ser utilizados en mascotas. Y el tratamiento que te recete el veterinario para eliminar estos insectos de tu perro o de tu gato jamás debes emplearlo en ti ni en tus hijos.

Los piojos que afectan a las mascotas no se contagian a los humanos. De la misma forma, los que moran en perros y gatos no pueden sobrevivir en nuestras cabezas.

Características del piojo que vive en la cabeza de los humanos

Los piojos que viven en las cabezas de las personas no miden más de 3 milímetros y son de forma ovoidea. De acuerdo a la cantidad de sangre humana que tengan en su organismo, su color puede variar del amarillo al marrón. Sus huevos se llaman liendres y alcanzan entre 0,3 y 0,8 milímetros.

Al contrario de lo que se cree, no saltan ni vuelan, dado que no poseen alas. Pero, como se desplazan a una velocidad de entre 6 y 30 centímetros por minuto, pueden pasar con facilidad entre las cabezas que están en contacto. Y si bien no representan una amenaza para la salud, son una verdadera molestia.

La típica picazón que suelen producir en el cuero cabelludo se debe a los picotazos que nos propinan para alimentarse de nuestra sangre. Aunque no pueden sobrevivir más de 48 horas lejos de una cabeza humana, sí sobreviven a los lavados de pelo y a los baños en una pileta.

¿Qué debemos hacer si hay una plaga en el colegio?

Lo primero que debemos hacer es inspeccionar la cabeza del niño para descartar todas las dudas. En el caso de que tenga piojos, se deberá empezar inmediatamente un tratamiento adecuado y continuar con el proceso a seguir en caso de infestación. Además, debemos comprobar que otros miembros de la familia no se hayan contagiado también.

En caso de que no haya contagio pero nuestro hijo esté inmerso en un ambiente en el que hay piojos, hemos de evitar el contacto directo cabeza a cabeza, no compartir utensilios u objetos del pelo entre los amigos y familiares, llevar el pelo recogido, usar una colonia repelente con olor infantil para que el niño no se sienta incómodo y hacer revisiones rutinarias del cuero cabelludo.

Gatos, perros y piojos

Es poco probable que una mascota saludable tenga piojos. Generalmente, aparecen en animales con una alimentación deficiente y a edades tempranas o avanzadas. De todas maneras, si sospechas que alguno de tus amigos de cuatro patas está afectado por este tipo de ectoparásito, no desesperes. Son más fáciles de eliminar que las pulgas o las garrapatas.

Las especies de piojos que atacan con más frecuencia a nuestros amigos de cuatro patas son:

Trichodectes canis

  • Alcanza a perros de todos los continentes
  • Su longitud varía entre los 1,5 y las 2 milímetros
  • Se sitúa sobre todo en la cabeza, cuellos, orejas y torso de los animales

Estos 3 tipos de piojos pueden trasmitir, por ejemplo, Dipylidium caninum, un gusano platelminto parásito de los cánidos y los félidos.

Controla cotidianamente y actúa con rapidez

Ten presente que para que, tanto personas como animales no terminemos invadidos por estos indeseados insectos, lo importante es mantenernos alerta y revisar la cabeza de nuestros hijos y el pelaje de nuestras mascotas y actuar rápidamente si se descubre algún piojo.

Consulta al médico o al veterinario, según corresponda, para que te aconseje sobre la mejor forma de eliminarlos sin afectar la salud ni de humanos ni de mascotas.

¿Cortarse el pelo ayuda a combatir la infestación?

No. Sólo ayudaría raparse la cabeza. Los piojos pueden alimentarse y vivir igualmente en el cabello corto.

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies. X

Por Zulema Usach - [email protected]

Aplicar medicamentos de uso veterinario para combatir la pediculosis constituye un riesgo potencial para la salud de las personas. Inclusive, sus consecuencias a corto y largo plazo ni siquiera están evaluadas científicamente. Lejos de ser difundida al azar, la advertencia surgió luego de que un investigador de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) comprobara que este recurso es utilizado en la población más de lo que se cree.

Para comprobar sus sospechas, el veterinario y docente del área de Farmacología de la Facultad de Ciencias Médicas, Manuel Guevara realizó una encuesta entre más de 46 veterinarios de Mendoza y San Juan, en la que les consultó si en algún momento habían recibido solicitudes por parte de sus clientes para comprar compuestos químicos -destinados a combatir garrapatas y pulgas en animales- que luego fueron aplicados en niños y adultos con piojos. La respuesta, en el 97% de los casos, fue que sí.

Entre los fármacos más cuestionados y a la vez más pedidos, figuran el fipronil (un insecticida de amplio espectro que se comercializa desde 1994 para el control de pulgas y garrapatas en perros y gatos), que viene en las pipetas, y el propoxur, la droga que contienen los aerosoles veterinarios. Ambos son de venta libre, por lo que su utilización no está regulada.

Lo cierto es que estos insecticidas no están aprobados para ser destinados a seres humanos. Sin embargo, ha ocurrido que por desconocimiento muchas mamás los han utilizado para intentar erradicar los piojos de la cabeza de sus hijos. La indicación en las salas veterinarias, detalló el profesional, se realiza de manera informal y sin ningún tipo de control.

Además de la recomendación difundida de "boca en boca", Guevara indicó que hay veterinarios, médicos y personal sanitario que aconseja su uso. "Incluso los piden las maestras, que pelean constantemente con el problema de la pediculosis", detalló el profesional y citó que con el objetivo de generar conciencia en la población, sus conclusiones fueron difundidas en dos revistas de divulgación científica especializada y en el marco de unas jornadas destinadas a los profesionales veterinarios, hace unos días.

"Los médicos y los médicos veterinarios tenemos la obligación de velar por la salud pública y debemos ser conscientes de las consecuencias que conlleva la utilización indebida de medicamentos no aprobados para uso en seres humanos", manifestó el especialista de la UNCuyo.

Guevara insistió en que no se conocen los riesgos o daños en la salud que pueden generar estos químicos en los seres humanos. "Es necesario informar los padres para evitar que usen productos inadecuados. No se sabe si alguien que hizo un tratamiento que en realidad es destinado a animales puede dentro de algunos años generar una enfermedad, como por ejemplo, cáncer", alertó el investigador. En los animales, de hecho, estos compuestos deben ser administrados con mucha responsabilidad, puesto que no son inocuos, ingresan por la piel y se depositan al menos durante dos meses en el organismo.

Para reforzar su advertencia, el profesional citó que lo que sí está probado es que el fipronil aumenta el nivel de hormonas tiroideas. Por otra parte, agregó, que en África, donde el propoxur se usa para fumigar, se vio que las mujeres embarazadas que tenían ese tóxico en sangre, tenían hijos con un desarrollo neurológico inferior.

Uno de los motivos por los que se suele recurrir a métodos no convencionales para combatir la pediculosis es la resistencia que generan los parásitos a los pediculicidas. En realidad, Guevara explicó que cada producto cumple un proceso de investigación y evaluación constante, por lo que las dosis se van actualizando conforme al nivel de resistencia que generen los parásitos.

"Se estima que el 1% va a ser resistente y sobrevivirá al tratamiento. Por eso, justamente, los medicamentos se van renovando", aseguró el veterinario y agregó que eso pasa también con los químicos que se utilizan en animales. Por eso, recomendó que lo ideal para combatir la infestación es el peine fino porque arrastra tanto a los piojos como a las liendres (huevos) que invaden el cuero cabelludo y la raíz del cabello.

Jennifer Ibarra, médica veterinaria, detalló que en realidad la venta de zooterápicos sí está reglamentada. El problema, deslizó, es que puede ocurrir que una persona vaya a la veterinaria para adquirir el producto sin que el veterinario a cargo tenga la posibilidad de comprobar el destino que el cliente le dará.

En los negocios que comercializan productos para mascotas es posible conseguir estos venenos, sin que exista la supervisión de un profesional. Ibarra apuntó a fortalecer los controles y apeló a la responsabilidad de profesionales, comerciantes y padres en este sentido. Dijo que es necesaria la intervención de organismos como el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), de manera que se realicen inspecciones.

Los piojos en los perros

Como mencionábamos inicialmente, si bien los perros pueden tener piojos no pueden transmitirlos a los humanos, y lo mismo sucede a la inversa, ya que las especies que afectan a cada organismo son distintas. Veamos a continuación cuáles son los piojos que pueden afectar a tu perro:

  • Heterodoxus spiniger: Mide aproximadamente 2,5 cm. de largo y si bien no suele darse en Europa, se trata de un piojo que puede transmitir otros parásitos como Dipylidum caninum o Dipetalonema reconditum.
  • Linognathus setosus: Se alimenta de la sangre del perro, mide aproximadamente de 1,5 a 2,5 mm. de largo. Afecta principalmente la cabeza, el cuello y la zona del tórax.
  • Trichodectes canis: Este piojo mide de 1,5 a 2 mm. de largo pero puede transmitir también Dipylidum caninum, infesta principalmente la cabeza, el cuello, las orejas y el torso.

De estas 3 especies, dos de ellas pueden transmitir helmintos o gusanos intestinales y cuanto más tiempo permanezcan en tu perro, mayores son las posibilidades de que esta transmisión se realice.

Cómo se contagian los piojos en gatos

¿Es posible que un gato tenga piojos? La respuesta es SÍ. Y a la pregunta: ¿es posible que el contagio se dé de humanos a gatos o viceversa? La respuesta es NO.

Se conocen más de 3.000 variedades de piojos, cada uno de ellos con nombre específico y con maneras de actuar determinadas. Los piojos son insectos pequeños que viven entre la piel y el cabello. Estos parásitos en los gatos, así como otras especies, se caracterizan por tener garras que se aferran al pelaje y la especie más común en estos felinos son los piojos Felicola subrostratus. Al ser una plaga, las hembras desprenden sus huevos, comúnmente conocidos como liendres, en el pelo, por lo que rápidamente la plaga puede expandirse por el cabello y la piel provocando picazón.

Aunque los humanos también podemos infectarnos de piojos, existen diversos tipos de parásitos específicos para cada especie animal. Así, entendemos que el contagio entre personas y gatos es imposible, aunque si cabe la posibilidad de que tu gato se haya contagiado de piojos, ya sea por estar en contacto con otro felino infestado o con objetos del entorno que estén también infestados.

Por otro lado, debes saber que, aunque no representa una amenaza grave para la salud, se trata de una plaga muy contagiosa, por lo tanto si tienes más de un felino, aísla y trata al afectado para evitar que contagie a los demás. En el caso de los gatos la aparición de piojos suele indicar una mala salud del felino, por lo que es muy difícil que un gato saludable pueda infestarse de piojos, a no ser que se encuentre en medio de una zona muy plagada.

¿Qué causa las infestaciones de piojos corporales?

El piojo corporal es más grande que otros tipos de piojos. Ponen sus huevos y dejan residuos en la piel y en la ropa. Los piojos pueden arrastrarse, pero no pueden volar, brincar o saltar.

Las infestaciones ocurren en todo el mundo y se propagan a través del contacto cercano entre personas o a través de sábanas, toallas y ropa de cama usada. En general, las infestaciones de piojos del cuerpo se limitan a personas que viven en condiciones antihigiénicas o hacinadas y que no tienen acceso a ropa limpia.

SINTOMAS

Los piojos y las mascotas

(Foto via: cesarsway)

Es muy poco probable que una mascota sana tenga piojos. Suelen aparecer en animales mal alimentados, especialmente en cachorros y ancianos. De todas maneras, si sospechas que tu mascota puede tener piojos, ¡no entres en pánico! En realidad, los piojos no son excesivamente difíciles de eliminar, mucho más fáciles que otros parásitos, como las pulgas o las garrapatas.

Vamos a ver cuáles son las principales especies de piojos que afectan a nuestros amigos de cuatro patas:

  • Felicola subrostratus

Afecta a los gatos y está presente en todo el mundo. Es un insecto masticador de un tamaño entre 1.2 y 1.3 mm. Por lo general, suele proliferar más frecuentemente en gatos ancianos y abandonados, especialmente en los de pelo largo.

  • Heterodoxus spiniger

Afecta a los perros y se encuentra en todos los continentes excepto Europa, aunque es originario de Australia, donde pasó de los dingos a los perros de los colonos. Es un insecto masticador de un tamaño de hasta 5 mm.

  • Trichodectes canis

Afecta a perros de todo el mundo, en los que suele situarse en la cabeza, el cuello, las orejas y el torso. Puede medir entre 1.5 y 2 mm.

Estos 3 tipos de piojos pueden transmitir, por ejemplo, el llamado Dipylidium caninum, un gusano platelminto parásito de cánidos y félidos.

Remedios naturales, vegetales o caseros para eliminar o prevenir los piojos en perros y gatos

La verdad es que no hay muchos remedios naturales realmente eficaces –digamos contundentes– para controlar los piojos de perros y gatos, especialmente si se trata de controlar una infestación fuerte. Pueden reducir algo la población, pero no son siempre muy fiables y el efecto no será muy duradero.

En Internet hay numerosos sitios que proponen diversos remedios caseros, pero casi ninguno está apoyado por estudios serios. No obstante, probarlos cuesta poco y no se corre apenas riesgos. La mayoría se basan en piretrinas, aceites esenciales o extractos de ciertas plantas (citronella, lavándula, mamey, mandarina, masambey, nim, orégano, poleo, pomelo, romero, toronjil, etc.). Contra los piojos goza de especial fama el ajo, mezclado con la comida de la mascota (si lo acepta…).

Algunos de estos extractos o aceites esenciales vegetales también forman parte de productos comerciales «biológicos» o «naturales» en forma de pipetas, champús, lociones, sprays, etc. Su eficacia suele ser notablemente inferior a la de los antiparasitarios químicos sintéticos comerciales, tanto el efecto curativo, como el preventivo (duración de la protección). A parte de tener una eficacia intrínseca menor que la de los antiparasitarios químicos sintéticos, muchos de estos productos apenas resisten al agua y al lavado, y la luz solar (los rayos UV) los descompone con mucha mayor facilidad que a los antiparasitarios sintéticos.

Conviene saber que, en muchos países, los productos calificados como «naturales» (p.ej. extractos de plantas) están sometidos a normativas mucho menos severas para recibir el permiso de comercialización que los antiparasitarios químicos sintéticos, tanto en lo referente a la eficacia contra los parásitos, como a la seguridad para las mascotas. Por ser naturales se supone que no son peligrosos… Y respecto a la eficacia, el usuario puede decidir si el producto le es eficaz o no… Es evidente que los costos de desarrollo de estos productos son sustancialmente menores que los de los antiparasitarios químicos sintéticos, lo que hace que en algunos lugares estos productos proliferen enormemente. Es imposible ocuparse de ellos aquí en detalle.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas medicinales garrapaticidas e insecticidas (enlace).

Productos para el control químico de piojos en perros y gatos

Para el control químico de los piojos en perros y gatos se emplean prácticamente los mismos productos que contra las pulgas. Se trata sobre todo de

Los endectocidas inyectables (p.ej. ivermectina) (enlace) también son eficaces contra la mayoría de los piojos. Pero no suelen estar autorizados para gatos, y en perros hay que tener cuidado, pues algunas razas no toleran la ivermectina u otros endectocidas. Por ahora no hay antiparasitarios orales eficaces contra los piojos.

Por tratarse de parásitos bastante contagiosos, para curar infestaciones hay que tratar a todas las mascotas que viven en la misma casa.

Para el propietario de mascotas y a efectos prácticos, importa poco saber qué especie de piojos ha atrapado la mascota, y es muy difícil para él diagnosticar la especie. Es tarea del médico veterinario establecer el diagnóstico y seleccionar el producto más adecuado.

No todos los productos contra pulgas o contra garrapatas son automáticamente eficaces contra los piojos, y viceversa. Lea atentamente la etiqueta del producto.

Champús, jabones, baños, sprays, etc. contra los piojos

La característica general de estos productos es que la duración de la protección contra la infestación por pulgas y piojos es notablemente menor que la de las pipetas y los collares. Según el producto no ha de esperarse más de 2-4 días de protección, a veces menos aún. Esto puede ser suficiente si sólo se pretende limpiar (es decir curar) a la mascota de alguna pulga o piojos que ya ha atrapado. Para los infestaciones con piojos a menudo es suficiente.

Muchos de estos productos contienen antiparasitarios químicos sintéticos de las clases de los piretroides (cipermetrina, deltametrina, permetrina, etc.), carbamatos (carbaril, propoxur, etc.) y organofosforados (clorfenvinfos, clorpirifos, cumafós, diazinón, diclorvos, triclorfón, etc.) o bien sustancias activas de origen natural como las piretrinas, el d-limoneno, el linalool, y otros aceites esenciales vegetales. Como los spot-ons y los collares, casi siempre tienen también efecto contra otros parásitos que los piojos: pulgas, ácaros, garrapatas, según la composición.

Unos están listos para el uso (champús, jabones, lociones), otros hay que diluirlos en agua antes del empleo (concentrados líquidos o polvos para baños).

Desde el punto de vista de la seguridad, hay que tener especial cuidado con los productos concentrados que deben diluirse en agua antes del uso, especialmente con los que contienen organofosforados. Una dilución incorrecta puede ocasionar sobredosis tóxicas para la mascota o subdosificación e ineficacia contra los piojos.

Puede interesarle el artículo en este sitio con más información sobre los champús, jabones, etc. (enlace)

Pin
Send
Share
Send
Send