Animales

Parásitos en gatos: cómo eliminar pulgas y garrapatas

Pin
Send
Share
Send
Send


Los felinos, como los perros, también tienen garrapatas, pero hay trucos para quitarlas con una pinza y varios métodos para prevenirlas

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 5 de julio de 2016

Los gatos tienen garrapatas, aunque por suerte es posible detectarlas por medio de una sencilla revisión que puede hacer su dueño con sus propias manos sobre el cuerpo del animal. Pero, ¿son peligrosas para el felino? ¿Cómo se sabe que puede tener? ¿Se pueden prevenir? Además de responder a estas preguntas, en este artículo se explica cómo quitar una garrapata del gato en cinco pasos: detectarla, mantener la calma, cepillar el pelo felino, usar unas pinzas para extraerla y acudir al veterinario en caso de problemas.

¿Los gatos tienen garrapatas?

Como los perros, los gatos también pueden ser mordidos por las garrapatas, unos parásitos peligrosos que no solo se alimentan de la sangre del felino sino que le pueden transmitir enfermedades a través del mordisco en su piel. "Las garrapatas trepan por su cuerpo hasta encontrar el sitio donde morder y quedar enganchadas para alimentarse de su sangre", explica el veterinario y dermatólogo felino William Miller, de la Universidad de Cornell (EE.UU.). Pero el peligro para el gato no acaba aquí: si la garrapata está infectada por una enfermedad peligrosa para el felino, estos agentes patógenos entrarán en su círculo sanguíneo de forma directa, donde podrán reproducirse y crecer a sus anchas.

¿El gato ha perdido el apetito y las ganas de jugar? ¿Tiene unas décimas de fiebre? Estos síntomas pueden denotar que el felino sufre los efectos del calor del verano, pero hay que estar alerta ya que estas señales también pueden revelar que ha sido mordido por una garrapata (o varias garrapatas). Y estos parásitos pueden poner en serio peligro su salud.

Algunas de las enfermedades que las garrapatas pueden transmitir a los gatos es la enfermedad de Lyme, fallos en los riñones (un órgano muy delicado ya de por sí para los felinos) y hasta disfuncionalidades neurológicas. Aunque no son frecuentes, su peligrosidad obliga a no bajar la guardia y proteger a los gatos de las garrapatas.

¿Cómo eliminar una garrapata del gato?

  • 1. Detectar la garrapata

Las garrapatas son grandes, por lo que se pueden detectar a simple vista. El primer paso para saber si el gato tiene garrapatas es recorrer su cuerpo con las manos: el parásito se notará como un bultito en la piel, es reconocible a simple tacto. Sus zonas preferidas son la cabeza, el cuello, las orejas y las patas del felino.

2. Mantener la tranquilidad

Si se ha encontrado una garrapata en el gato hay que mantener la calma. La gran mayoría no portan enfermedades y, quitadas a tiempo, no dejarán secuelas en el animal.

3. Cepillar el pelo del gato

Una vez detectadas, las garrapatas que aún no se han adherido a la piel del felino todavía no han mordido y están sueltas en el pelo, por lo que pueden eliminarse con un simple cepillado, que aquí se recuerda cómo hacer en cuatro pasos.

4. Quitar las garrapatas del gato con pinzas

Pero, ¿cómo eliminar la garrapata del cuerpo del gato cuando esta ya ha mordido? En este caso hay que armarse con unas tenazas pequeñas o pinzas, como las que se usan en depilación. "El primer paso es agarrar a la garrapata con las pinzas lo más abajo posible, lo más cerca de su cabeza y, por tanto, de la piel del felino", explica Miller. Una vez atrapada, se ejerce una fuerza hacia fuera continua hasta sacarla. Hay que asegurarse de que el parásito está entero y que no ha quedado nada dentro del cuerpo del animal. Aquí se enumeran los pasos para curar la herida dejada en la piel del gato.

5. Acudir al veterinario

Y si no se está seguro de saber cómo quitar una garrapata al felino, lo más conveniente es ir al veterinario. Esta visita es también importante en caso de sacar una garrapata pero no se está seguro de que el parásito haya salido completo, ya que la cabeza en el interior del cuerpo del gato puede infectarse.

¿Cómo evitar las garrapatas del gato?

El riesgo de las garrapatas crece para los felinos con acceso al exterior, patios o jardines. En consecuencia, los gatos de interior no es habitual que necesiten de medicamentos específicos (aunque sí hay que gatificar las casas o adaptarlas a las necesidades del felino). Pero sí hay que alejar las garrapatas de ellos, a pesar de que no viajen o no tengan acceso al exterior de la vivienda. Por eso, el reconocimiento con las manos nunca está de más.

Los gatos no son perros, y hay que recordarlo de nuevo al refererise a medicinas para protegerles de las garrapatas. La razón es que los métodos caninos contra las garrapatas pueden ser peligrosos, tóxicos y hasta envenenar a los felinos. Por eso, el veterinario será el mejor consejero antes de elegir un método contra las garrapatas del gato.

Los sistemas para prevenir las garrapatas incluyen las medicinas orales y jarabes, que se ofrecen una vez al mes, tiempo durante el cual el felino con acceso al exterior estará protegido del ataque de estos parásitos.

Otros recursos de lucha son los champús y collares antiparásitos. Pero, puesto que los gatos pasan una tercera parte de su día acicalándose, estos productos pueden ser un peligro si los tragan.

Los baños con jabones que ahuyentan las garrapatas son otro método para proteger a los felinos familiarizados con el agua. Es conveniente recordar los consejos para bañar a un gato.

Y los collares contra las garrapatas -específicos para felinos, no valen los de perro porque son peligrosos- son otra manera de combatir contra las garrapatas. Pero puede ocurrir que el animal muerda o lama sus componentes con el consecuente peligro. Por eso, hay que consultar al veterinario antes de eleccionar el método más adecuado para prevenir las garrapatas.

Garrapatas en gatos

En cuanto empieza la época de calor y la temperatura supera los diez grados, las garrapatas acechan en la hierba. Entre los parásitos que afectan a los gatos, las garrapatas son de los más conocidos. Los mininos que salen de casa son una de las víctimas favoritas de estos pequeños «chupasangres». Pero, más allá de incomodar, las garrapatas también pueden ser peligrosas porque transmiten enfermedades como la enfermedad de Lyme o la babesiosis.

Afortunadamente, los gatos se infectan con una frecuencia mucho menor con patógenos transmitidos a través de las garrapatas que los perros o las personas. Sin embargo, pueden desencadenar enfermedades, sobre todo, en los mininos con las defensas bajas. Además, las garrapatas que han infestado a los gatos pueden pasar a los perros o a las personas y contagiarles enfermedades.

Control de garrapatas en gatos

Cuanto antes se descubra y extraiga la garrapata, menor es el riesgo de transmisión de patógenos a través de la herida. Es importante actuar rápidamente, sobre todo, para evitar el contagio de la enfermedad de Lyme. La bacteria Borrelia burgdirferi se encuentra en el intestino de las garrapatas y de ahí viajan al lugar de la picadura para contagiar a un nuevo huésped. Este proceso tiene una duración mínima de doce horas. Por lo tanto, si la garrapata está infectada con la borreliosis de Lyme y se extrae a tiempo, por norma general no es posible que se transmita la enfermedad.

La mejor opción es inspeccionar al gato después de cada paseo para ver si tiene garrapatas. Estas prefieren los lugares con la piel más fina y con menos pelaje, por eso debes prestar especial atención a la zona de la cabeza, las orejas, el cuello, la tripa y las partes interiores de los muslos. No obstante, es recomendable examinar a fondo todo el cuerpo del gato. El tamaño de las garrapatas varía en función de la cantidad de sangre que han ingerido, por lo que pueden ser desde tan pequeñas como la cabeza de un alfiler hasta tener una medida semejante a la del hueso de una cereza. En consecuencia, a veces se localizan mejor y otras peor.

Cómo eliminar las garrapatas

La manera más sencilla de extraer una garrapata es con la ayuda de una pinza quitagarrapatas. Estos parásitos tienen una boca que se integra en la piel. Con una pinza especial se pueden sacar las garrapatas de forma adecuada. Bajo ningún concepto se deben aplastar las garrapatas porque es posible que segreguen el contenido de su intestino y, con ello, los agentes patógenos, que entran en contacto con la herida y de ahí pasan a la circulación sanguínea del gato. También es crucial extraer la garrapata por completo, ya que si la cabeza queda insertada en la piel puede producir infecciones.

No es recomendable utilizar remedios caseros contra las garrapatas como, por ejemplo, el aceite, el pegamento o el quitaesmalte. Estas también pueden provocar que el parásito reviente y secrete patógenos en la herida de la picadura.

Cómo sacar una garrapata:

  1. Coge la pinza quitagarrapatas para extraerla.
  2. Coloca la pinza lo más cerca posible de la piel del gato.
  3. Agarra la cabeza de la garrapata y tira con cuidado y de manera uniforme para sacarla del lugar de la picadura.
  4. Comprueba que la garrapata se haya extraído por completo.
  5. Desinfecta la herida y revísala con regularidad. Si la zona de la picadura se inflama, deberás llevar al gato al veterinario.
  6. Ten siempre en mente la picadura de la garrapata. Si tu gato muestra síntomas de enfermedad, si está decaído o tiene fiebre, has de llevarlo al veterinario.

Una vez extraído el parásito, queda la pregunta de qué hacer con él. Las garrapatas son muy resistentes, por lo que muchos dueños de gatos que tienen plagas de garrapatas utilizan métodos como el fuego u otros medios agresivos para proteger a su mascota y a sí mismos. Apúntate este truco sencillo: coloca la garrapata extraída sobre un trozo de cinta adhesiva y pliégala. Esta es una forma segura de deshacerse de ella.

Enfermedades transmitidas por las garrapatas

El peligro de las garrapatas, más que la incomodidad que provocan, es que pueden transmitir enfermedades graves. Aunque son pocas las veces en las que los gatos se infectan con ellas, los mininos con un sistema inmunitario débil son más propensos a enfermar. Estas son algunas de las enfermedades que pueden ser transmitidas a través de las garrapatas:

  • Enfermedad de Lyme: también conocida como borreliosis de Lyme, se activa mediante el grupo de bacterias Borrelia burgdirferi. Estas necesitan a los parásitos (como las garrapatas) para llegar a la sangre de nuevos huéspedes a través de la picadura y seguir propagándose.
  • Babesiosis: es una enfermedad infecciosa que aparece por los parásitos unicelulares Babesia. Estos se pueden transmitir a través de la picadura de la garrapata Dermacentor reticulatus y atacar los glóbulos rojos.
  • Anaplasmosis: también es una enfermedad infecciosa que se produce por las bacterias del género Anaplasma. En este caso también se transmiten mediante las garrapatas y atacan los glóbulos blancos.

Cómo identificar las pulgas en los gatos

A simple vista es difícil reconocer una pulga debido a su pequeño tamaño de apenas unos milímetros. El síntoma principal de una infestación por pulgas en los gatos es el picor. Este provoca que el minino se rasque, lama o muerda con frecuencia. Debido a esto pueden aparecer heridas o eczemas.

Si tienes la impresión de que tu gato tiene pulgas, deberías inspeccionarlo. Si observas algún ejemplar, está claro que tu minino está infestado. Si no encuentras ninguno, puedes averiguar si tu gato tiene pulgas buscando en él excrementos de estas.

Cómo averiguar si tu gato tiene pulgas:

  1. Coloca al gato sobre una superficie lisa que sea lo suficientemente clara para reconocer los restos fecales de las pulgas cuando se caigan del pelo. Un buen lugar para ello es un suelo de baldosas o la bañera.
  2. Peina el pelaje de tu gato a fondo con un peine quitapulgas. En caso de existir excrementos, observarás una especie de pequeñas migas negras bien en el peine, bien en el suelo.
  3. Recoge estas migas con un pañuelo blanco y humedécelo con cuidado.
  4. Si se trata de excrementos de pulgas, las migas se disolverán y aparecerán unas manchas rojas en el pañuelo. Esto se debe a que los excrementos son sangre no digerida del gato.

Peligros de las pulgas

Aparte de incomodar, las pulgas también pueden resultar peligrosas, ya que pueden causar:

  • Anemia: una infestación grave por pulgas puede conllevar una pérdida de sangre considerable que desemboca en una anemia.
  • Alergia a la saliva de la pulga: al picar, la pulga segrega saliva, que es la responsable del picor típico, y que puede causar alergia en algunos gatos.
  • Tenias: las pulgas pueden contener huevos de tenias. De ser así, si el gato ingiere la pulga, los huevos llegan al intestino y las tenias se desarrollan allí.
  • Hemobartonelosis: también conocida como anemia infecciosa felina, es una enfermedad infecciosa causada por las bacterias de la familia Mycoplasma (Hemobartonellafelis). Las pulgas son transmisoras de estas bacterias que pueden dañar los glóbulos rojos del gato.
  • Bartonelosis: las pulgas son las principales transmisoras de las bacterias del género Bartonella. Aunque estas bacterias no suelen causar enfermedades en los gatos, pueden transmitir a las personas la bartonelosis a través de un arañazo o si entran en contacto con una herida abierta.

Cómo eliminar las pulgas

Para librarse de los parásitos como las pulgas en los gatos, hay que tratar tanto al animal como su entorno:

  1. Tratamiento del animal y de sus compañeros:

Puedes elegir entre una gran variedad de productos para eliminar las pulgas en los gatos: desde pipetas que se administran en la base de la nuca hasta sprays y collares antiparasitarios. También existen pastillas, que son eficaces durante un periodo de tiempo determinado.

Si tu gato tiene pulgas, es indispensable que trates el entorno para eliminar las pulgas en todas sus fases de desarrollo. Lava las alfombras y mantas a mínimo 60 °C. Utiliza la aspiradora con más frecuencia y pásala por todas las superficies relevantes. Después de haber pasado la aspiradora la primera vez, es necesario separar y desechar la bolsa. Además, también se puede tratar el entorno con sprays antiparasitarios.

¿Los gatos pueden tener garrapatas?

Aunque muchos tutores crean que no, lo cierto es que los gatos sí pueden tener garrapatas. Por lo general, los mininos domésticos que no suelen realizar paseos al exterior del hogar tienen probabilidades muy reducidas de entrar en contacto con estos ectoparásitos. Recordemos que las garrapatas se encuentran principalmente en los parques, plazas con vegetación o césped, campos, jardines, bosques, zonas rurales, etc. No obstante, los felinos que acostumbran realizar paseos al exterior pueden contagiarse con garrapatas directamente o indirectamente, a partir del contacto con otros gatos o perros. Además, los mininos que conviven con perros que suelen pasear al aire libre también pueden llegar a contagiarse a partir del contacto con su compañero hogareño. Así mismo, cabe destacar que incluso nosotros podemos traer a las garrapatas a nuestro hogar sin darnos cuenta.

Por otro lado, los gatos callejeros representan la población felina más propensa a sufrir el ataque de las garrapatas, ya que viven en condiciones poco favorables y no reciben desparasitaciones regulares. Por ello, si recientemente has adoptado a un minino, no dejes de acudir rápidamente al veterinario para constatar su estado de salud e iniciar su inmunización y desparasitación.

Enfermedades que transmiten las garrapatas a los gatos

Como hemos mencionado, las garrapatas pueden trasmitir patologías severas a nuestros mininos, ya que actúan como vectores para diversos agentes patógenos, como protozoos y bacterias. A continuación, resumimos las principales enfermedades que pueden trasmitir las garrapatas a los gatos:

  • Cytauxzoonosis felina (fiebre del gato maltés)
  • Enfermedad de Lyme
  • Tularemia (fiebre del conejo)
  • Babeosis felina
  • Anemia infecciosa felina (haemobartonellosis)
  • Ehrlichiosis
  • Parálisis

¿Cómo saber si mi gato tiene garrapatas?

Las garrapatas son pequeños arácnidos (así como los ácaros) que obtienen los nutrientes necesarios para su supervivencia a partir de la parasitación de otros organismos. Estos parásitos se alojan en la piel de distintos animales para succionar su sangre y, así, se alimentan y se reproducen, completando su ciclo de vida.

Las diversas especies conocidas de garrapatas se encuentran divididas en 2 grandes grupos: las garrapatas duras y las garrapatas blandas. Entre las especies duras, encontramos las garrapatas del género Rhipicehpahlus, los ejemplares más numerosos y extendidos por todo el mundo. Estas garrapatas son las que más comúnmente parasitan a perros y gatos, alojándose principalmente en su dorso. Su principal característica es el caparazón oscuro que reviste y protege su cuerpo, que generalmente muestra un color marrón oscuro.

Entre las especies blandas, la más conocida es la Otobius megnini, que suele alojarse en las orejas de los animales que parasitan. Al contrario de las garrapatas duras, estos ectoparásitos no tienen una capa dura en el exterior de su cuerpo, por ello, su textura al tacto es blanda. Además, suelen tener un color más claro, entre beige y crema.

En un mismo animal, podemos observas las tres fases que componen el ciclo de vida de las garrapatas: larvas, ninfas y adultos. Por lo general, las garrapatas más jóvenes (larvas y ninfas) suelen instalarse en la región dorsal, donde encuentran piel más gruesa y firme. Ya en la fase adulta, estos parásitos suelen alojarse en la piel más suave y fina de las patas (principalmente entre los dedos), en las orejas, en el cuello y en la zona perianal.

Síntomas de garrapatas en gatos

El signo más evidente de las garrapatas en los gatos es la propia identificación del parásito. Por ello, si desconfías que tu minino pueda haber entrado en contacto con garrapatas, es esencial realizar una revisión bien detallada de todo su cuerpo, prestando especial atención a las regiones ya mencionadas.

No obstante, los gatos también pueden desarrollar algunos síntomas asociados a la presencia de garrapatas en su cuerpo, como el rascado constante en consecuencia del picor provocado por las mordeduras. Algunos mininos también pueden usar sus dientes para intentar aliviar la picazón. Además, para alimentarse de la sangre del gato, la garrapata debe perforar su piel, por lo cual se produce una hemorragia relativamente fácil de identificar.

Cuando los ectoparásitos no son eliminados rápidamente y se multiplican, pueden aparecer síntomas más graves, como un cuadro de anemia, parálisis o intoxicación.

¿Qué debo hacer si mi gato tiene garrapatas?

Si observas que tu gato tiene muchas garrapatas, lo primero que debes hacer es mantenerte tranquilo y no desesperarte. A nadie le gusta identificar estos molestos parásitos en su amado minino, pero la calma será esencial para saber cómo reaccionar con inteligencia y prudencia. En estos casos, lo mejor es llevar a tu gato al veterinario para establecer un tratamiento rápido y eficaz que elimine las garrapatas. Además, en la clínica, el profesional podrá realizar un examen físico y solicitar algunos análisis para verificar el estado de salud del paciente.

No obstante, si identificas una o dos garrapatas en el cuerpo de tu minino, podrás quitárselas en tu propio hogar, siempre con mucho cuidado. A continuación, te contamos cómo hacerlo.

¿Cómo quitar una garrapata a un gato?

Si tu gato tiene mucho picor y desconfías que pueda haber entrado en contacto con garrapatas, pero no encuentras ningún ejemplar adulto a simple vista, puedes utilizar un peine para pulgas para cepillar todo el pelaje de tu minino. Cuidadosamente, podemos realizar varias pasadas suaves para intentar eliminar las larvas e identificar garrapatas en gatos. Siempre con el cuidado de eliminarlas a cada pasada para evitar nuevas contaminaciones.

Para quitar garrapatas adultas de tu gato, deberás tener mucha tranquilidad y proceder con mucho cuidado, utilizando siempre herramientas adecuadas, como unas pequeñas pinzas. No intentes hacerlo con tus propias manos ni utilices otros objetos que puedan dañar a tu minino o a ti. ¿Por qué es necesario emplear unas pinzas? Muy sencillo, porque al utilizar las herramientas incorrectas podemos cometer el error de dejar la cabeza de la garrapata dentro del cuerpo del animal, hecho que puede favorecer el desarrollo de una infección.

Pasos para sacarle una garrapata a un gato

  1. La garrapata debe ser retirada entera, por lo cual la pinza debe localizarse siempre lo más cerca posible de la boca del parásito que está adherida a la piel del animal. Si quitamos solo una parte de la garrapata o la hacemos explotar, ello puede generar una infección severa en el organismo de nuestros mininos.
  2. Tras ubicar adecuadamente la pinza, deberás empezar a tirar muy suavemente para arriba, sin girar ni realizar movimientos bruscos.
  3. Después de quitar la garrapata, es esencial limpiar y desinfectar la herida en la piel del gato. Y no olvides llevar a tu minino al veterinario para constatar su estado de salud y descartar cualquier patología transmitida por las garrapatas.

Si tienes dificultades para quitar la garrapata de tu gato, un truco muy efectivo es aplicar una fina capa de aceite de oliva o de vinagre de manzana sobre ella con una gasa limpia. Después de llevar a cabo este acto, espera unos segundos, puesto que en ocasiones la garrapata se despega sola.

¿Cómo prevenir las garrapatas en gatos?

La forma más efectiva de prevenir que tu minino tenga garrapatas es ofrecerle una adecuada medicina preventiva, cuyos pilares son la vacunación y las desparasitaciones periódicas. En el mercado están disponibles diversos productos para desparasitar gatos, como pipetas, collares, antiparasitarios internos y productos de higiene antiparasitarios (champús, jabones o colonias).

Por otro lado, también puedes optar por desparasitar a tu gato utilizando remedios caseros y más naturales, como el vinagre de manzana, el aceite esencial de lavanda o el zumo de limón. No obstante, siempre es recomendable que consultes a tu veterinario antes de aplicar cualquier tratamiento casero en tu minino.

Además, para alejar las garrapatas de nuestro hogar, debemos adoptar hábitos de higiene sustentables, utilizando siempre productos de limpieza pet friendly. Recuerda que los productos comunes contienen sustancias químicas irritantes y corrosivas que perjudican la salud de nuestras mascotas. También es importante que ventilemos nuestro hogar con bastante frecuencia y contemos con una buena luminosidad.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Garrapatas en gatos - Síntomas y cómo quitarlas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Desparasitación.

¿Qué son las garrapatas?

Las garrapatas son un tipo de parásito, lejanamente emparentado con las arañas, que se engancha, mediante partes de su boca, a la piel de los perros, gatos y otros animales. Una vez que están bien enganchadas, inyectan su saliva y chupan la sangre. Al momento en que se enganchan son bastante pequeñas y planas y no están bien sujetas a la piel del animal.

Empiezan a alimentarse y a hincharse durante las dos horas siguientes, su tamaño aumenta y van cogiendo una forma redondeada hasta tener el tamaño de un guisante. Generalmente, las garrapatas se encuentran en zonas con césped, arbustos y árboles, incluidos algunos jardines.

¿Por qué pueden ser peligrosas las garrapatas?

Las garrapatas pueden transmitir distintas enfermedades, la más importante de las cuales es la enfermedad de Lyme. En ocasiones, algunas de estas enfermedades pueden causar la muerte a perros y gatos, y, a menudo, provocan desagradables síntomas como los de la gripe u otros similares que pueden perdurar.

Productos para prevenir las garrapatas

Los productos de control tópicos recomendados por los veterinarios, como Frontline, suelen ser efectivos para prevenir las garrapatas o para hacer que se desprendan con rapidez. Los espráis, collares y polvos patentados también pueden ser efectivos.

Es posible que igualmente las garrapatas se acaben enganchando, ya que los ingredientes activos tardan un tiempo en ser efectivos, pero la garrapata morirá y se desprenderá en un plazo de 24 horas.

¿Dónde buscar si hay garrapatas?

Después de un paseo, comprueba siempre si tu perro tiene alguna garrapata, y haz lo mismo con tu gato si sale a menudo a la calle. Las garrapatas pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente se hallan en la cabeza cerca de los ojos y las orejas, en el cuello, en la parte interior de las piernas traseras y debajo de la cola, cerca del ano.

Cuando una garrapata se acaba de enganchar, es fácil eliminarla cepillando el pelo del animal, siempre y cuando no haya tenido tiempo de engancharse por completo a la piel.

como-quitar-garrapata.jpg

Eliminar las garrapatas paso a paso:

    Con la ayuda de las pinzas o del utensilio para eliminar garrapatas, agarra la garrapata lo más cerca posible de la superficie de la piel. Ten cu >Para deshacerte de una garrapata viva, sumérgela en alcohol, introdúcela en una bolsa o contenedor sellado, envuélvela bien con cinta adhesiva o tírala al inodoro. No aplastes nunca una garrapata con los dedos porque todavía podría transmitir enfermedades.

Métodos alternativos: quitar garrapatas con aceite o alcohol

Existen otros métodos para eliminar garrapatas que funcionan en algunos casos, por ejemplo, si la garrapata se encuentra en un lugar de difícil acceso cerca del ojo o de la oreja y no resulta fácil utilizar las pinzas, o en el caso de no disponer de pinzas.

Moja algodón en jabón líquido, quitaesmalte de uñas u otro líquido similar. Sujeta el algodón mojado sobre la garrapata durante varios minutos hasta que se desprenda. Solo se recomienda utilizar el método químico si no es posible utilizar pinzas.

Se desaconseja utilizar este método, en primer lugar, porque el objetivo es extraer la garrapata lo más rápido posible, antes de que se produzca alguna infección, por lo que es mejor no esperar a que la garrapata se desenganche.

En segundo lugar, el uso de productos químicos puede causar irritación o heridas en la garrapata que pueden dar lugar a que esta vomite fluidos infecciosos en el huésped, lo que podría provocar la infección que estamos intentando evitar.

CГіmo detectar las garrapatas

A diferencia de lo que se piensa, las garrapatas pueden estar presentes en casa, por lo que los gatos tambiГ©n pueden verse afectados, aunque lo normal es que los parГЎsitos se encuentren en entornos naturales como bosques, parques o jardines urbanos. Las garrapatas tampoco son estacionales, ya que estГЎn activas durante todo el aГ±o, siendo los meses de marzo a octubre los de mayor actividad.

Para detectar las garrapatas es recomendable estar pendiente del animal y hacerle una revisiГіn rГЎpida diariamente, puedes hacerlo por ejemplo todas las noches, para asegurarnos de que no tienen ninguna garrapata encima. Para evitar que nuestras mascotas tengan garrapatas podemos utilizar algunas medidas preventivas antiparasitarias como collares o pipetas que compraremos en el veterinario o tiendas de mascotas.

Si nuestra mascota tiene garrapatas

Aunque es recomendable acudir al veterinario para extraer las garrapatas y evitar efectos secundarios, tambiГ©n podemos extraerlas con cuidado y visitar al veterinario despuГ©s para que le eche un vistazo rГЎpido a nuestro animal.

Para quitar la garrapata en casa puedes seguir los siguientes pasos:

1. Encuentra la cabeza de la garrapata y prepara unas pinzas. En las tiendas encontrarГЎs unas especГ­ficas para quitar garrapatas. ВЎNunca lo hagas directamente con las manos!

2. Pinza la cabeza de la garrapata lo mГЎs cerca de la piel que puedas ya que si sujetamos el cuerpo este puede partirse y quedarse la cabeza dentro de la mascota.

3. Tira con fuerza, sin girar las pinzas para que no se quede parte del animal pegado a la piel. En caso de que partes de la garrapata se queden incrustadas en la piel quГ­talas con la pinza.

4. Lava la herida con yodo o alcohol

Eso sГ­, si la garrapata ha engordado mucho por la sangre que le ha quitado a nuestra mascota es mejor acudir al veterinario por si hubiese contraГ­do el animal alguna enfermedad. Si nuestra mascota vive en un jardГ­n es recomendable cortar el cГ©sped y fumigar por si hubiese una plaga de garrapatas.

Pin
Send
Share
Send
Send