Animales

Cómo saber si una gata está embarazada

Pin
Send
Share
Send
Send


​Durante las primeras semanas, no notarás ningún cambio significativo en su cuerpo, pero al cabo de las tres primeras semanas podrás apreciar algunos signos que te indicarán que está esperando gatitos.

En el momento en que constates que está gestante, acude al veterinario para confirmarlo. Él te aconsejará qué pasos debes seguir hasta que llegue el momento de parto.

​SIGNOS DE LA GESTACIÓN

​- Sus mamas aumentan de tamaño y se vuelven de color rosado.

- Manifiesta malestar e, incluso, náuseas matinales.

- Aumenta de peso gradualmente, uno o dos quilos en función del número de gatitos que esté gestando.

- Su vientre empieza a hincharse, pero ella evita tocárselo para no dañar a los fetos.

- Comienza a manifestar comportamientos “maternales”, básicamente ronronea en exceso.

- Muestra inquietud y evita comer.

- Tu gata busca un lugar tranquilo en el que pueda desarrollarse el parto.

Ante el primer síntoma de parto, que se manifiesta por una bajada de temperatura a unos 37,8ºC, ponte en contacto con el veterinario. De inmediato apreciarás cómo su abdomen se contrae, y tu gata desprende flujos vaginales.

LA ALIMENTACIÓN DURANTE LA GESTACIÓN

Durante la primera mitad de la gestación – hasta el día 30 aproximadamente- los fetos en desarrollo no exigirán demasiado de su futura mamá. No obstante, a partir de la cuarta semana, las cosas empezarán a cambiar, y la gata gestante va a necesitar que la ayudes a atravesar este periodo de estrés físico.

Para ello, deberás aumentar el aporte de proteínas y calorías en su alimentación, alrededor de un 15% por semana, a partir de la quinta semana de gestación. Lo que te recomendamos es que cambies su variedad de alimentación seca habitual por otra, cuyo nivel de nutrientes esenciales sea más elevado, y cubra sus necesidades durante el proceso. Un alimento especial para gatitos ayudará a cubrir toda esta demanda extra.

Afortunadamente, las gatas gestantes comen de forma razonable. Mientras le vayas ofreciendo una cantidad de comida suficiente, ella adaptará su ingesta cotidiana a sus necesidades. No te preocupes en exceso por si aumenta de peso.Su consumo de alimento irá incrementándose, sobre todo durante los últimos 20 días. Lo habitual es que gane un 40% de peso durante todo el proceso de gestación.

LA IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS

Lo ideal es que el veterinario le haya suministrado a tu gata refuerzos vacunales justo antes de la reproducción. Durante los primeros días de lactancia, las gatas con buena salud transmiten su inmunidad a los gatitos, por eso es importante asegurarse de que los anticuerpos de tu gata están a su máximo nivel.

En cualquier caso, es conveniente evitar dar medicamentos a las gatas durante la gestación, debido al efecto contraproducente en la formación de los fetos. Las únicas excepciones están asociadas a la presencia de ciertos parásitos. En estos casos, recurre al veterinario para que te ofrezca la mejor solución.

LAS COMPLICACIONES DURANTE LA GESTACIÓN

Es poco frecuente que se produzcan complicaciones durante la gestación. Pese a ello, cuando tu gata está en la gestación o a punto de parir, es importante que tengas en cuenta que hay signos precursores que pueden orientarte hacia posibles complicaciones que debes vigilar.

Las pérdidas de sangre vaginales durante la gestación no deben considerarse como un factor de normalidad. Si tu gata corre el riesgo de perder a sus pequeños cuando está de unas 8 semanas, puede ponerse de parto prematuramente y necesitar que le practiquen una cesárea. Ese es un motivo indispensable para acudir al veterinario.

Cómo saber si una gata está embarazada si no tiene barriga

Durante el primer mes de embarazo, la barriga no crece, por lo que no es tan obvio que la gata espera una camada. De los aproximadamente dos meses que dura la gestación, sólo se aprecia la barriga hinchada durante el segundo, pero existen otros síntomas que se observan mucho antes:

Cambios en el carácter de una gata embarazada

  • Pérdida de apetito.
  • Apatía, falta de ganas de jugar y hacer ejercicio.
  • Muchas horas de sueño.
  • Está mucho más cariñosa de lo normal y busca mimos constantemente.
  • Si no tiene mucha confianza con el dueño, puede reaccionar de modo contrario y volverse mucho más arisca y huidiza.
  • Busca intimidad, especialmente si tienes más gatos, se aísla de ellos.

¿Tu gata reúne algunos de estos síntomas? Si has leído este artículo sobre cómo saber si una gata está embarazada y la tuya encaja en el perfil, probablemente lo esté, ¡aunque aún no tenga barriga! Si sospechas de embarazo, puedes acudir a tu veterinario y te lo confirmará, además de recomendarte cuidados específicos.

¡Esteriliza a tus mascotas!

Si tu gata está embarazada y es lo que querías, ¡enhorabuena! Pero ten en cuenta que te viene una gran responsabilidad. Deberás dar especial cuidado a tu gata durante el proceso y además cuidar a los peques que nazcan y buscarles un hogar. ¡El abandono no es una opción!

Si no quieres que tu gata se quede embarazada, ¡deberías esterilizarla! Además de garantizar la esterilidad, esta operación tiene muchas ventajas sobre las mascotas, incluido un incremento de esperanza de vida.

Dejar que una mascota tenga descendencia es una decisión muy importante y requiere muchísima responsabilidad. ¡No lo permitas si no estás dispuesto a asumirla!

Cómo saber si mi gata está preñada observando su cuerpo

Aunque no se vea la barriga crecer, este no es el único cambio físico que experimentan las gatas cuando están embarazadas, hay muchos más cambios perceptibles desde el principio de la gestación. A partir de la tercera semana aproximadamente, ya podrás detectar estos síntomas de embarazo:

  • Las mamas y los pezones de la gata se vuelven más rosados y se hinchan, porque están preparándose para amamantar a los gatitos cuando nazcan.
  • Vulva: los genitales de la gata se inflaman también, por lo que verás la vulva mucho más prominente que de costumbre.
  • Vientre: el síntoma de embarazo por excelencia, la barriga de tu gata comenzará a hincharse a partir de la cuarta semana de gestación. Poco a poco irá creciendo cada vez más, hasta que ya en las últimas semanas la gata encorvará el lomo.

Puede que los primeros días sean señales poco evidentes, pero si sospechas de embarazo ve revisando cada día, si está realmente embarazada, los síntomas evolucionarán.

El embarazo de tu gata

Al igual que nosotros, las gatas tienen picos de fertilidad en los que pueden quedarse embarazadas: es lo que se conoce como "estar en celo". Las gatas están en celo una vez cada tres semanas, así que ¡hay un montón de posibilidades de que tu mascota se quede embarazada!

Si deseas evitar una camada de gatitos inesperada, te recomendamos esterilizar a tu gata antes de su primer celo, ya que puede quedarse embarazada con mucha facilidad desde ese momento. Dado que criar una camada puede resultar estresante para tu gata y costoso para ti, te recomendamos dejar la crianza a los expertos (si es posible).

La gestación de una gata suele durar entre 63 y 67 días, pero puede ser difícil saber exactamente cuánto tiempo lleva embarazada. El período de gestación de una gata puede variar desde un mínimo de 61 días hasta un máximo de 72 días.

Es probable que tu gata no muestre ningún síntoma físico de gestación hasta pocas semanas antes del parto. Si crees que tu gata está embarazada, llévala al veterinario para confirmarlo.

Si quieres saber cómo reconocer por ti mismo si tu gata está embarazada, existen varios signos físicos que podrás detectar a partir de la segunda o tercera semana.

Cómo saber si mi gata está preñada observando su comportamiento

Si tu gata está preñada, no sólo cambiará su cuerpo, sino también su actitud y sus hábitos:

  • El apetito de la gata irá cambiando según avanza el embarazo: nada más quedarse preñada, lo normal es que pierda el apetito temporalmente. Poco después lo recuperará, y según sus gatos vayan creciendo, empezará a comer más de lo habitual, hasta que su barriga sea ya muy grande. En las últimas semanas o días su estómago quedará presionado por los gatitos y volverá a comer menos otra vez.
  • Mucho sueño: si tu gata está embarazada, perderá temporalmente las ganas de salir a la calle a explorar, de subirse a los muebles y de jugar. Lo normal es que pasen más tiempo en reposo y durmiendo.
  • Su percepción de ti cambiará: esto depende de cada gata, pero su sociabilidad seguramente se verá afectada, algunas gatas se vuelven más cariñosas, mientras que otras se hacen ariscas y prefieren tener menos contacto durante el embarazo y estar tranquilas.

Si tu gata reúne estos síntomas, ¡es muy probable que esté embarazada! Si aún no lo has hecho, es muy conveniente que acudas al veterinario. Te dará las pautas y recomendaciones necesarias para cuidar a tu gata durante este período tan especial y a prepararte para cuando llegue el gran día. Recuerda que una mascota embarazada es una gran responsabilidad: si no quieres hacerte cargo de crías, ¡esteriliza a tus mascotas antes de que sea tarde!

Signos de que el parto es inminente

  • Si tu gata rechaza la comida, está inquieta y busca un lugar apartado donde instalarse, puede deberse a que su parto está a punto de comenzar.
  • La temperatura corporal de tu gata descenderá a aproximadamente 37,8 °C entre 12 y 24 horas antes del inicio del parto.
  • Justo antes de dar a luz, la mamá puede maullar más, mostrarse agitada y querer lamerse constantemente.
  • El parto debería empezar con fuertes contracciones abdominales, seguidas de cierta cantidad de secreción vaginal. Si la secreción es espesa y negra, o sanguinolenta, avisa a tu veterinario.
  • Después de esta secreción, ¡los gatitos no se harán esperar!

La mayoría de los partos felinos discurren tranquilamente y no tendrás que intervenir. Hay algunas señales, tales como secreción con manchas o esfuerzo de la madre sin que lleguen los gatitos, que pueden sugerir complicaciones. Si percibes estas señales o tienes alguna otra preocupación, habla con tu veterinario. Consulta nuestra guía sobre parto y nacimiento en gatos para más información sobre el parto de las gatas.

Pin
Send
Share
Send
Send