Animales

Cómo hacer que un gato deje de arañar los muebles

Pin
Send
Share
Send
Send


Mi gato araña el sofá y los muebles, ¿Cómo hacer que un gato deje de arañar el sofá? ¿No consigues que tu gato deje de arañar lo que no debe? Aquí te dejamos un entrenamiento de 7 días para enseñar a tu gato a que deje de arañar el sofá.

¿Por qué los gatos arañan?

Antes de que puedas enseñarle a su gato a no rascar tu sofá (o tus otros muebles), tienes que entender por qué lo hace en primer lugar. Los gatos arañan las cosas por varias razones, que incluyen:

  • Estirar: Rascarse proporciona ejercicio y estiramiento valioso para los músculos y tendones en el cuerpo de un gato desde los dedos de los pies hasta el cuello y los hombros.
  • Marcar: Las patas de un gato contienen glándulas de olor que utilizan para marcar su territorio con las uñas. Es importante que las estructuras sociales felinas utilicen este método de comunicación. Incluso si solo tiene un gato en su hogar, sentirá la necesidad de transmitir información de esta manera.
  • Para mantener la salud de las uñas: Rascarse ayuda a un gato a eliminar la cáscara de la uña del exterior periódicamente, según sea necesario, para mantener la uña sana.
  • Sentirse bien: Rascarse simplemente les hace sentirse genial a los gatos. Alivia el estrés y disminuye la posibilidad de que tu gato desarrolle otros comportamientos no deseados.

¡IMPORTANTE! Nunca debes desungular a tu gato. Conoce la desgunlación en gatos y sus efectos aquí.

Plan de 7 días para que tu gato deje de rascar los muebles

Sigue estos sencillos pasos que te detallamos a continuación para evitar que tu gato te arañe el sofá o los muebles.

Día 1: Decide, localiza y compra varios rascadores para gatos y algunos juguetes interactivos. Este es un paso crítico en el proceso. Es esencial que elijas el tipo correcto de rascador porque proporcionarle a su gato una superficie que no le guste no funcionará. Asegúrese de elegir un rascador para gatos que sea fuerte, resistente, alto y cubierto con un material que a los gatos les guste arañar.

Día 2: Coloca los rascadores para gatos estratégicamente al rededor de tu casa. Elige lugares donde a tu gato le guste pasar el rato, como cerca de las ventanas o en la zona familiar. A los gatos también les gusta estirar y arañar cuando se despiertan por primera vez de una siesta, por lo que es buena idea colocar un poste cerca de su zona habitual para dormir o de su cama para gatos. Los gatos rascan en parte para marcar el territorio, así que no ubiques el rascador en una zona poco transitada por él. Es importante que uno de los rascadores lo pongas cerca del sofá o del mueble que araña tu gato habitualmente. Cuando veas a tu gato inspeccionando sus nuevos rascadores prémiale y hazle ver que está bien.

Día 3: Haz del sofá (o del mueble que rasca tu gato) un lugar poco atractivo para rascar. Puedes conseguir esto utilizando una o más de las siguientes técnicas:

  • Coloca una sábana alrededor del área rascada del sofá con fuerza para que tu gato no pueda meterse debajo y arañarlo.
  • Usa cinta de doble cara o papel de aluminio en el sofá.
  • Rocía el sofá con un spay de aroma cítrico porque los gatos tienen una aversión natural a los olores cítricos.

Día 4: Haz que tu gato se interese por sus nuevos rascadores rociándolos con hierba gatera. Hazle caso cuando esté cerca de los rascadores y cada vez que le veas usarlos prémiale.

Día 5: Haz que tu gato esté aún más interesado en su rascador usando un juguete tipo caña de pescar. Empieza a jugar con tu gato con este juguete a pocos metros del rascador. Una vez que tu gato esté jugando, arrastra el juguete hasta que su extremo cubra el rascador. A menudo, cuando los gatos «descubren» su rascador de esta manera, especialmente cuando está cubierta con un material que les gusta para arañar, les atraerá a usar el rascador.

Pin
Send
Share
Send
Send