Animales

Clínica Veterinaria Cristina - Blog

Pin
Send
Share
Send
Send


Ante un gatito, cuando tiene menos de dos meses y su madre no le puede alimentar, debemos reaccionar con rap >

Le leche, un alimento indispensable

Si es urgente, podemos dar al gatito en apuros un biberón de 600 ml de leche de vaca mezclado con una yema de huevo y con 200 gr de nata (nata con un 12% de materia grasa). Si tenemos leche de cabra en casa y tenemos dudas… es importante saber que siempre será mejor darle al gatito LECHE DE CABRA.

Este biberón NO debe ser dado a los gatitos que hayan nacido hace menos de 24 horas.

¿Por qué la leche de cabra?

La leche de cabra es la que más se acerca a la leche de mamá-gato en cuanto a la composición: nivel de lactosa, de lípidos, de proteínas, de sales minerales, etc. Por eso, si no tenemos leche maternizada para el gatito y tenemos leche de cabra en casa, tranquilos: será una buena opción.

La leche de vaca es pobre en lípidos, en proteínas y en sales minerales y demasiado rica en lactosa para el gatito. Pero, recordemos que para una urgencia, nos irá estupendamente.

En cuanto podamos, compraremos leche especial para gatitos, leche maternizada. Le ayudará a recibir todos los nutrientes que necesita.

Hay muchísimos accesorios geniales para darle la leche a nuestro minino: tetinas, biberones, pipetas, etc… mucho mas fácil y cómodo que una cucharilla o una pajita. Con los elementos adecuados, con cuidado y cariño, ¡está hecho!

Un gatito bien nutrido

Para las tetinas, lo mejor será seguir cuidadosamente las instrucciones que aparecen en el envase de la leche maternizada para gatitos. Las tomas deben ser espaciadas con intervalos regulares.

Es importante utilizar un biberón y proporcionar al gatito las dosis aconsejadas por el fabricante de la leche maternizada.

Para darle de comer a nuestro minino… no hay que tumbarle boca arriba como a los bebés humanos. Debemos colocar a nuestro gatito en la posición natural que tendría si estuviera alimentándose con su madre.

Objetivo destete

Cuando el gatito tenga 5 semanas, podremos empezar a presentarle comida sólida. Podemos alternar porciones pequeñas de comida húmeda y de croquetas pequeñas mojadas en leche maternizada, todo adaptado para los gatitos.

No olvidemos dejar siempre a disposición del gatito agua fresca y limpia. El agua es indispensable aunque el gatito siga con la leche.

¿Por qué no hacen sus necesidades?

Es importante estimular el gatito para orinar u defecar. Mamá gato lame a sus gatitos para conseguirlo, pero como la reemplazamos, deberemos hacerlo nosotros.

Utilizaremos una gasa o un trapo húmedo y limpio y frotaremos al gatito con cuidado en la zona anal o genital. Es conveniente repetir la operación varias veces al día.

Con algo de paciencia se producirá el milagro: un gatito sano y en plena forma. Para verificar que nuestro gatito tiene un buen crecimiento y un buen desarrollo, podemos pesarle. En general, los gatitos pesan entre 90 y 100 gr y engordan 100 gr aproximadamente a la semana.

Primera regla: Mantener un ambiente adecuado.

Los animales huérfanos deben mantenerse en un ambiente limpio, cálido y sin corrientes de aire.

Mantener la temperatura adecuada es de vital importancia, porque el enfriamiento disminuye la supervivencia de los recién nacidos.

Los gatitos no son capaces de generar calor corporal las primeras semanas de vida, necesitan un aporte externo de calor.

Durante la primera semana, la temperatura ambiente debe mantenerse entre los 30 y los 32 ºC.

Desde la segunda semana hasta la cuarta, la temperatura necesaria disminuye para situarse entre los 26º – 28 ºC

A partir de la quinta semana puede bajarse a 21 – 24 ºC y cuando la camada llega a las 5 – 6 semanas de edad pueden mantenerse a 21 ºC.

Para aportar calor puede utilizarse una esterilla eléctrica o una lámpara de calor infrarroja. La fuente de calor debe situarse de tal manera que los gatitos puedan moverse a zonas más frías, en caso de que el calor aportado sea excesivo. La lámpara de calor debe situarse a una altura adecuada que no proporcione exceso de calor.

También debe tenerse en cuenta la humedad, si se utiliza calor seco para mantener el calor del habitáculo, deben colocarse recipientes con agua cerca de los calentadores para mantener la humedad.

Así conseguiremos que no se resequen los conductos nasales y que los gatitos no tengan problemas respiratorios.

Las corrientes de aire se controlan mediante un habitáculo de paredes altas como una caja, un transportín o una cesta.

Segunda regla: cómo alimentar gatitos abandonados.

La alimentación de gatitos abandonados debe hacerse con un sustitutivo de la leche que tenga una composición correcta. Es importante que la fórmula elegida se aproxime a la composición de la leche natural de la gata.

La leche de vaca tiene una composición muy diferente de la leche de gata, por lo que puede causar diarreas y trastornos digestivos e influir negativamente en el desarrollo de los cachorros.

Los lacto-reemplazantes comerciales formulados para gatitos, son el mejor sustituto de la leche materna de gata.

Pero incluso un sustituto de alta calidad, no podrá aportar a los recién nacidos los anticuerpos maternales del calostro.

Por lo tanto, si el recién nacido pierde a su madre antes de haber recibido el calostro, debe prestarse especial atención al mantenimiento de un ambiente limpio y la prevención de enfermedades infecciosas.

Las probabilidades de supervivencia de los animales no calostrados, son muy inferiores a las de los huérfanos que tuvieron oportunidad de tomar el calostro.

Cuanta comida se les debe dar.

Durante las primeras semanas, la cantidad de leche que puede tomar cada gatito queda muy limitada por el volumen del estómago.

Es muy importante controlar a diario el peso de los gatitos huérfanos, solo así podremos asegurar que reciben la cantidad adecuada de alimento.

Lo mejor es usar una báscula de ingredientes de cocina.

Si el lacto-reemplazante está específicamente formulado para gatos, durante las dos primeras semanas deben darse entre 13 – 17 ml de leche reconstituida por cada 100 gr de peso vivo al día.

Esta cantidad se incrementará a 20 – 22 ml/100 gr durante la tercera y cuarta semanas.

Cantidad de leche a utilizar:

1º semana: el cachorro necesita 13 cc de leche reconstituida por cada 100 gr de peso vivo al día.

2º semana: el cachorro necesita 17 cc de leche reconstituida por cada 100 gr de peso vivo al día.

3º semana: el cachorro necesita 20 cc de leche reconstituida por cada 100 gr de peso vivo diariamente.

4º semana: el cachorro necesita 22 cc de leche reconstituida por cada 100 gr de peso vivo cada día.

Debe dividirse las dosis arriba indicadas, entre 5 tomas la primera semana y 4 tomas en las semanas posteriores.

  • Ejemplo para un chachorro de 90 gr de peso al nacer:

Tenemos que darle 13cc x 0,9 = 11,7 cc de (Redondeamos a 12cc) leche diarios. Los 12 cc de leche que debe tomar la día, los div >

La leche para alimentación de gatitos debe prepararse a la concentración indicada por el fabricante.

El volumen diario total debe repartirse equitativamente entre las distintas tomas diarias. Las tomas deben administrarse a intervalos regulares, así permitiremos disfrutar a los gatitos, de las horas necesarias de sueño sin interrupciones.

Los gatitos pesan al nacer 90-100 gr y deben aumentar de peso entre 50-100 gramos semanales.

¿Te interesan nuestros artículos?

Métodos de alimentación.

Para alimentar gatitos abandonados, existen dos métodos posibles: la alimentación con tetina o la alimentación con sonda.

Lo mejor es utilizar un cuentagotas de colirio o una jeringa (sin aguja,) en vez de un biberón. Sobre todo las dos primeras semanas.

Con el biberón hay más riesgo de que le llegue demasiado caudal de leche de golpe, no sea capaz de tragarla toda y le pase parte a los pulmones.

Si pasa leche a los pulmones, producirá infecciones y graves neumonías por aspiración.

Los cachorros deben mantenerse en una posición vertical, con la cabeza ligeramente inclinada hacia delante y hacia arriba.

Si alimentamos con biberón, los gatitos lo rechazarán cuando su estómago esté lleno. Sin embargo debe calcularse y medirse el volumen adecuado de alimento para cada comida, como hemos explicado anteriormente.

Si hacemos esto, se minimiza el riesgo de sobrealimentación y de neumonías por aspiración.

La utilización de sonda es más rápida y reduce el riesgo de que pase leche a los pulmones del gatito. Es particularmente interesante cuando debemos alimentar camadas numerosas.

Sin embargo la colocación inadecuada o una administración demasiado rápida, puede producir lesiones en el animal. La utilización de sonda requiere de un entrenamiento adecuado.

Debe prepararse leche fresca cada día y calentarlo a 38 ºC antes de administrarlo.

Durante las 2-3 primeras sesiones de alimentación debe restringirse algo la cantidad de leche, esto permite un ajuste gradual al lacto-reemplazante.

Si los cachorros son sobrealimentados los primeros días, puede aparecer diarrea.

Tras cada sesión y varias veces al día, debe hacerse un ligero masaje, con un trapo húmedo, del área anal y genital de los recién nacidos. Esta acción simula los lamidos de la madre y estimula la defecación y la micción del gatito.

El aseo, limpieza y alimentación de los cachorros debe hacerse a intervalos regulares y el habitáculo debe limpiarse varias veces al día.

Los huérfanos mostrarán un aumento de la demanda y de la tolerancia al alimento, una vez hayan abierto los ojos y se mantengan sobre sus patas.

El destete de los gatitos huérfanos.

No hay nada más cariñoso que un gatito criado con leche artificial. El fuerte contacto con humanos en las primeras semanas de vida, transmite una fuerte impronta, que hará que acepten fácilmente el contacto humano.

Pero el problema es que se vuelven muy dependientes, por eso a partir de las 3 o 4 semanas debemos empezar a cambiar sus hábitos alimenticios e iniciar el proceso de destete, como haría su madre de forma natural.

Para destetarlos hay que combinar leche con alimento sólido: una papilla hecha con leche reconstituida y pienso de gatitos o bien alimento enlatado especial para gatitos.

Antes de cada toma, cuando tienen hambre, debemos estimularlos para que vayan probando el alimento sólido, poniéndoselo en un plato llano, paulatinamente iremos disminuyendo la cantidad de leche de cada toma para forzarlos a comer la papilla lacteada.

Una vez introducido el alimento semisólido, deben tener agua en todo momento.

Aunque no hay una regla fija, los gatitos pueden consumir pienso normal para cachorros, sin necesidad de mezclarlo con leche, entre las 8 y 10 semanas de edad.

Habremos finalizado el destete y el gatito podrá alimentarse por si mismo. ¡ Tiene toda una vida por delante.!

Pin
Send
Share
Send
Send