Animales

Cómo cuidar un loro, ¡descúbrelo!

Pin
Send
Share
Send
Send


1.- La jaula para dos periquitos debe tener unas med >

2.- Elige una jaula que tenga los barrotes horizontales y sin recubrimiento de plástico.

3.- Las puertas abatibles sirven también como punto de apoyo para que los periquitos emprendan el vuelo o aterricen.

4.- Para que ejerciten la musculatura de sus patas es conveniente emplear travesaños de manera de diferentes diámetros.

5.- En la jaula es imprescindible que haya un comedero, un bebedero automático y una piedra para que se afilen el pico.

6.- A los periquitos les encanta columpiarse, subir escaleras y jugar con todo tipo de objetos. También puedes darles bastoncillos o ramitas para que se entretengan.

7.- Tu pequeño amigo disfrutará mucho más si le das pocos juguetes pero se los renuevas con frecuencia.

8.- Cubre el suelo de la jaula con arena para pájaros hasta alcanzar un espesor de 1-2 cm.

9.- Instala la jaula en un lugar elevado de la habitación. A los pájaros les da mucho miedo todo lo que puede venir de arriba.

10.- Si construimos una percha (o «árbol») con ramas naturales, no tardará en convertirse en el lugar favorito de los periquitos cuando vuelen libremente por la casa.

Alimentación

1.- Los periquitos necesitan diariamente agua fresca, grano, comida verde (lechuga, etc.), fruta y verdura, y cada dos o tres días una espiga de mijo.

2.- Los alimentos caducados suelen haber perdido todas sus vitaminas.

3.- Los periquitos aprenden a reconocer las frutas y las verduras a la edad de 8-16 semanas.

4.- Las frutas y verduras hay que cortarlas a trocitos. La lechuga hay que lavarla con agua caliente y dejarla secar.

5.- Cada noche hay que retirar los restos de lechuga y la fruta o verduras pasadas.

6.- Para favorecer su digestión podemos darles plantas con raíces (diente de león).

7.- Reparte la comida a lo largo del día. Por ejemplo, por la mañana y a última hora de la tarde.

8.- Proporciónales una piedra caliza. En invierno, adminístrales un complejo polivitamínico.

9.- Cuando muden la pluma dales un preparado especial que podrás conseguir en cualquier tienda de animales.

10.- Ten mucho cuidado con las plantas y frutos que puedan ser tóxicos para ellos, como el aguacate la hiedra o el ciprés.

1.- Limpia a diario el comedero y el bebedero. Los restos de comida son un medio de cultivo ideal para bacterias, hongos y virus.

2.- Lava la jaula y los accesorios semanalmente con agua hirviendo.

3.- Cambia la arena en función de lo que se ensucie, pero hay que renovarla como mínimo una vez a la semana.

4.- Renueva periódicamente las ramas de la jaula y de la habitación.

5.- A los periquitos les encanta bañarse y remojarse. Ponles de vez en cuando una caseta de baño en la puerta de la jaula.

6.- Deja que tus periquitos vuelen libremente por la habitación por lo menos durante dos horas al día.

7.- Durante la muda, limpia la jaula de plumas varias veces a la semana.

8.- Si el pico y las uñas crecen demasiado, deberás llevarlo al veterinario para que se los recorte.

9.- Las hembras necesitan picotear y roer más que los machos. Proporciónales ramas, troncos y piedra caliza.

10.- Juega y habla todo lo que puedas con tus pequeños amigos.

Si deseas conocer a fondo todo lo necesario para cuidar bien a un periquito, te recomendamos la publicación Mi Periquito y yo de la Editorial Hispano Europea:

Últimos Comentarios sobre este artículo (5)

Por joapral el 17/03/2018 a las 16:11h

El articulo es muy bueno me ha ayudado mucho pero tengo una pregunta:
Si comen mucha lechuga no le puede entrar diarrea. Gracias

Por dreamy el 07/07/2014 a las 20:46h

Crío peris desde los 8 años, es muy fácil cuidarlos y son buenas mascotas :)

Por perla17 el 04/05/2012 a las 07:05h

me gusto mucho la informacion,acerca de los periquitos,y en realidad me servira de mucho.
atte. a quien le corresponde.

Por leyenda el 13/03/2012 a las 20:35h

Un articulo muy util,gracias!!

Por silviaoliverrui. el 18/07/2011 a las 17:38h

Consejos para saber cómo cuidar un loro

Para saber cómo cuidar un loro, consideramos importantes los siguientes aspectos:

Elegir la jaula adecuada es fundamental. Podríamos decir que, si quieres saber cómo cuidar un loro, la jaula es lo primero a lo que debes prestar atención. Debes tener en cuenta el tamaño del animal para elegir una por la que pueda moverse libremente.

El desgaste del pico

Tu loro necesitará tener un hueso de sepia o una piedra de calcio contra la que rascar su pico para irlo desgastando. Si no, podría tener problemas en el pico.

No sólo los loros, podríamos decir que cualquier mascota debe tener agua fresca y limpia a su disposición en todo momento para beber cuando lo necesiten.

En el caso de los loros, no sólo se trata de agua para beber. La verdad es que a ellos les gusta lavarse a menudo, por lo que puedes poner un recipiente de agua donde puedan hacerlo ellos mismos, o bien echarle agua con una regadera con cierta frecuencia.

(Foto via: diariodeanimales)

La limpieza de la jaula es fundamental para que el loro se sienta cómodo. Para higienizar el fondo de la jaula puedes utilizar arena para gatos, que será necesario cambiar al menos una vez por semana.

Aprender a hablar

Sin duda, uno de los principales atractivos de los loros como mascota es que pueden aprender a repetir palabras y frases. Eso los hace animales muy divertidos y que hacen mucha compañía.

Dedicando un rato cada día, podrás educar y enseñar a hablar a tu loro.

¿Ya sabes cómo cuidar a un loro! Pero esto no es todo, en Wakyma encontrarás más artículos para hacer feliz a tu nueva mascota.

¿Te gustan los periquitos? Son pájaros son alegres muy agradecidos y cuidarlos no requieres no requiere una gran inversión de tiempo,

¿Te gustaría tener un periquito en casa? Estos pájaros son alegres muy agradecidos y cuidarlos no requieres no requiere una gran inversión de tiempo, nada que ver con perros o gatos por ejemplo. Los periquitos al igual que los canarios son aves muy populares como mascotas. Te contamos sus cuidados básicos.

¿Loros o periquitos?

A menudo los confundimos, Lo cierto es que todo los periquitos son loros ya que pertenecen a la familia de las aves Psitácidas. En esta familia están otras especies como los agapornis, las cotorras o los guacamayos. El periquito común o periquito australiano suele medir 18-19 cm y tiene un peso medio de 35 gramos.

Cómo cuidar un periquito

Te puede parecer muchos pero en menos de 15 minutos los puedes hacer todos, no requieren mucho tiempo.

    Una mascota no es un juguete

Como con cualquier otra mascota al hacerte cargo de ella adquieres un compromiso de cu >La elección de la jaula

La jaula debe ser del tamaño adecuado al pájaro, cuanto más grande la jaula debe ir en consonancia. Acude a un centro especializado en mascotas. La mayoría tiene página web, puedes consultar los tamaños y precios de las distintas jaulas. Ante la duda cuanto más amplia mejor, más espacio tendrá tu periquito. Agua y comida

Algo que no debemos olv >Limpieza de la jaula

Es la parte menos agradable del cu >El baño

Los periquitos necesitan su baño para sentirse a gusto. Cuando compres la jaula en la misma tienda puedes adquirir la bañera para el periquito no son caras. Cambiarle el agua a diario (son pequeñas no se gasta mucha agua) para que el periquito pueda disfrutar y refrescarse. Recuerda que los periquitos son aves tropicales no deben estar somet >Visita al veterinario

Al poco tiempo de tener el periquito, hay que cortarles las uñas mínimo cada dos meses y hasta que aprendas es mejor que lo haga un profesional. En Youtube puedes encontrar información sobre cómo aprender a cortar las uñas del periquito.

¿Te han sido útiles los cuidados básicos para periquitos?

Cuidar cotorras, pericos y loros sin madre

Si encuentras un pichón sin plumas y algo débil corre a ayudarlo y sigue estos pasos:

Si el ave ya tiene algunas plumas posiblemente tenga alrededor de 15 días de nacido así que puedes alimentarlo con una dieta diferente. Puedes suministrarle la papilla pero que la consistencia sea más dura y asimismo es posible alimentarlo en base a una papilla casera cuya preparación se explica a continuación:

Papilla casera para cotorras, pericos y loros sin madre

  • ¾ partes de Nestum multicereales u otro que no contenga leche. También en remplazo de estos se puede utilizar harina de maíz.
  • ¼ parte Yema de huevo cocida o alimento Premium para perros.

Se debe mezclar yema de huevo cocida o alimento Premium para perro previamente remojado con Nestum o su equivalente y se agrega agua tibia en base a la cantidad que se va a preparar, la papilla debe tener una consistencia suave para que el ave pueda tragar fácilmente.

Prepara la papilla diariamente ya que si le das la del día anterior lo puedes enfermar debido al crecimiento de hongos en la preparación. Esta papilla debe estar tibia, nunca helada o caliente.

La dieta para aves rescatadas se debe aproximar a lo que comen en su hábitat natural

Recuerda que estas aves en su ambiente natural también se alimentan de frutas y vegetales así que puedes darle un poco de ellas rayadas que no sean cítricas. Le puedes seguir dando la papilla anteriormente mencionada a medida que va creciendo pero recuerda dársela cada vez más dura.

A partir de los dos meses disminuyes la frecuencia de la alimentación, así que puedes darle 5 veces al día aproximadamente, mientras que a los 3 meses ya el pichón comerá solo, le das pedazos pequeños de frutas y semillas remojadas para su fácil deglución, le das la papilla que está acostumbrado a comer normalmente para que se vaya acostumbrando.

No dejes de alimentarlo de vez en cuando ya que al principio pueda que no coman bien y posiblemente lo que hagan sea jugar un poco con el alimento. Colócale un recipiente con agua.

Los adultos tienen una dieta a base de frutas, verduras y semillas. Aman el arroz cocido. Dale la alimentación más natural que puedas, nada de conservas. Cuando proporciones frutas con alto contenido en glucosa y sacarosa como el banano, melocotón, procura darle poco y con menor frecuencia, las demás frutas debes variarlas durante la semana.

Alimentos que puedes darle a cotorras, pericos y loros

Las verduras que podemos darles son: lechuga, un poco de espinaca ya que ésta produce diarrea, brócoli, zanahoria, apio, tomate, coliflor.

Existen otros alimentos cocidos que también les puedes proporcionar como son los garbanzos, las pastas, frijoles, soja, maíz, arroz, avena, calabaza, papa y huevos.

ATENCIÓN: Hay alimentos que pueden ser muy peligrosos como: aguacate, café, dulces, alimentos salados, leche, perejil y calabaza sin cocinar. Evita que las aves los coman.

Estas aves adoran bañarse así que te recomendamos colocar un recipiente con abundante agua para que se bañe, obviamente no tan hondo.

Recuerda aclarar tus dudas con un veterinario especializado en aves. Es el más indicado para explicarte la dieta de la especie que hayas rescatado. Cuidar cotorras, pericos y loros sin madre es una tarea difícil pero si eres tienes paciencia y dedicación puedes tener la satisfacción de salvar la vida de un animal indefenso.

La llegada del periquito a nuestro hogar

El traslado de nuestro nuevo animal de compañía a nuestro hogar lo haremos, por supuesto, con ayuda de una caja especial bien protegida contra las corrientes de aire. Cuando lleguemos, su nueva jaula ya debe estar preparada y esperándole de acuerdo con las instrucciones mencionadas en nuestro artículo sobre las jaulas de estas aves.

Ahora nos referiremos a una sugerencia que quizá no querremos seguir :-). Dejemos al nuevo recién llegado en su jaula durante un período de por lo menos dos semanas. No hagamos intento alguno para sacarle de ella o permitirle que vuele por la casa. Esto no significa que no debamos iniciar la domesticación manual uno o dos días después de su llegada, pero esta labor deberemos desarrollarla sin sacar el pájaro de su interior.

Dejemos que el periquito se acostumbre a su nuevo entorno y se sienta protegido y seguro en él. Es altamente importante que la jaula quede firmemente grabada en su mente como siendo su “castillo”, su santuario y el lugar donde se sentirá siempre seguro.

Por supuesto querremos instalarlo en un lugar en el que se desarrolle buena parte de la actividad familiar (pero en modo alguno en la cocina) y hablarle en tono suave cada vez que tengamos ocasión de hacerlo, dirigiéndonos a él utilizando su nombre, procurando al mismo tiempo que su jaula se mantenga escrupulosamente limpia y que reciba una alimentación apropiada.

Asegurémonos de que nuestro perico comienza a comer. Muy probablemente se mostrará algo remiso a este respecto durante uno o dos días debido al cambio que para él supone la nueva situación. Mantengamos su comedero lleno pero esparzamos al mismo tiempo algunas semillas en el suelo de la jaula.

Muchos periquitos australiano jóvenes muestran tendencia a acurrucarse en el suelo de la jaula durante los primeros días pero al final no podrán resistir el picotear las semillas que se encuentran a su alrededor. Esto puede suceder con todas las especies de periquitos, no importa la variedad que sea.

Si un periquito se niega a comer, constituye una buena idea retirar todas las perchas de forma que se vea obligado a permanecer en el suelo entre las semillas. No resulta aconsejable, en cambio, el depositar un recipiente con agua en el fondo de la jaula debido a que el pájaro se meterá en él, derramará s contenido, e incluso cabe que coja un resfriado que le cause la muerte debido a la humedad presente en sus pies.

Si nuestro joven periquito de amor experimenta alguna dificultad en triturar las semillas cuando ha de valerse de sus propios medios por primera vez, ayudémosle desmenuzándoselas previamente. Esta labor raramente resulta necesaria por un período superior a los primeros días. Cuando el color negro del pico de un periquito joven empieza a palidecer, ello significa que ya se encuentra en condiciones de triturar sus propias semillas.

No resulta aconsejable proporcionar verduras inmediatamente a un pájaro que acaba de llegar a nuestro hogar. Esperemos por lo menos unos cuantos días, hasta que se haya adaptado a la nueva situación. Si por aquel entonces rechaza comérselas, sumerjámoslas en agua antes de dárselas y, al mismo tiempo, retiremos el bebedero.

Debe aprender a que le gusten las verduras pues su metabolismo necesita los elementos nutritivos que las mismas proporcionan. Aparte tal circunstancia, un manojo de verduras colgadas de los barrotes de la jaula servirá como sustitutivo del agua.

Durante las primeras noches deberemos procurar que el pájaro se vaya a dormir pronto. Recubramos su jaula con una funda o trasladémosla a una habitación obscura tan pronto como dé muestras de somnolencia, las cuales se caracterizan por un ahuecamiento del plumaje y una progresiva inactividad. Durante el segundo día después de su llegada podemos ya comenzar con la domesticación manual.

Acicalado del periquito

Hay dos cosas que es posible que tengamos que hacer por nuestro pájaro: recortarle las uñas y el pico. Los ejemplares de jaula desarrollan con gran rapidez unas uñas de considerable longitud, las cuales, si no se procede a recortarlas, se curvan hacia adentro y son causa de que al pájaro le resulte imposible aferrarse a la percha.

Utilicemos para la labor de recorte un cortaúñas y pongamos especial cuidado en no seccionar el vaso sanguíneo de tonalidad obscura que discurre por su interior, el recorte debe efectuarse por encima del punto al que llega el vaso.

Si a pesar de todo se produce una pequeña hemorragia, observémosla con cuidado, para detenerla cabe utilizar unos polvos estípticos. Después del recorte, nuestro pájaro se mostrara mucho más vivaz.

Si nuestro pájaro desarrolla un pico deforme o excesivamente grande, deberemos recortárselo para devolverle su aspecto normal. Si no nos sentimos capaces de llevar a cabo la labor, deberemos acudir a la ayuda de un profesional. Si, por el contrario, consideramos que podemos hacerlo, un cortaúñas recto y afilado será suficiente para tal fin. El recorte no dañará al pájaro, siempre y cuando se realice antes de que el problema llegue a ser grave.

Recorte de las alas del periquito

No debe efectuarse a menos que exista un peligro real de que nuestro pájaro se escape o se lesione. Algunas veces en verano, con la constante apertura y cierre de puertas y ventanas, se hace necesario restringir el vuelo del pájaro.

Solamente las plumas internas necesitan un recorte. Dejemos las cuatro últimas plumas, de mayor longitud, en la parte final de cada ala sin cortar y de esta forma habremos logrado que el pájaro conserve su aspecto atractivo. Deben recortarse ambos lados de un modo uniforme.

Cuidados en la alimentación del periquito

Una de las alegrías que proporciona el tener un periquito es la facilidad con que puede ser alimentado. En este apartado te damos las indicaciones básicas, pero te recomendamos nuestro post qué comen los periquitos para obtener una información más amplia.

Su dieta básica es una mezcla de semillas complementada con verduras y vitaminas. Adquiramos semillas especialmente preparadas para periquitos y ello sin olvidar que se trata de una mezcla totalmente diferente de la que va destinada a los canarios. Mantengámosla en un lugar fresco y adquirámosla en pequeñas cantidades, pues la economía que cabe alcanzar con la compra de grandes cantidades no es tal, si la semilla se deteriora antes de que la hayamos utilizado en su totalidad.

Las marcas comercialmente disponibles han sido envasadas de forma que las semillas se mantengan frescas y limpias. El alimento ideal para periquitos se compone de una mezcla de alpiste y de mijo, aparte pequeñas cantidades de otras semillas, tales como avena y cañamones.

Cuando nuestro periquito come, rompe la semilla, engulle el núcleo y escupe la cáscara (generalmente de nuevo en el recipiente de la comida). Debido a tal circunstancia dicho recipiente cabe que aparezca lleno de semillas cuando, en realidad, lo que contiene son cáscaras vacías. Eliminémoslas pues y procedamos a llenar el comedero todos los días.

Hagamos lo mismo con el agua, vaciemos el recipiente, lavémoslo y llenémoslo de nuevo diariamente. El comedero debe mantenerse lleno constantemente. No dejemos que llegue a vaciarse pues un pájaro privado de semillas durante un período superior a 24 horas morirá irremisiblemente. De hecho, se han dado muchos casos de periquitos que han muerto de hambre debido a que sus dueños han creído que los comederos todavía estaban llenos de semillas.

Los granos de mijo han de ser de tamaño grande, superficie suave y tonalidad blanco cremosa o ligeramente amarilla. El alpiste debe ser brillante, rollizo y de superficie suave. Pequeñas cantidades de avena con cáscara y arroz moreno constituyen un buen complemento. No debe en cambio proporcionárseles avena sin cáscara debido a que se trata de una semilla difícil de triturar.

Procede asimismo tener en cuenta que dado que la avena engorda, los polluelos la necesitan, especialmente cuando el tiempo es frío, para mantener el calor del cuerpo. Destaquemos por último que la mayoría de periquitos consideran la avena con cáscara un agasajo (como si se tratara de caramelos) por lo que deberemos suministrársela de acuerdo con nuestro criterio.

Constituye una buena idea, cuando instalamos nuestro nuevo joven periquito en su jaula, esparcir algunas semillas por el suelo ya que muchos ejemplares jóvenes no se percatan de que existe un comedero lleno de semillas esperándoles. Hasta que lo descubran, lo mejor es asegurarse de que comen esparciendo la semilla en puntos en los que exista la seguridad de que van a encontrarla.

Adicionemos a la dieta de nuestro periquito pequeñas cantidades de sus manjares preferidos así como suplementos alimenticios que colocaremos en un recipiente separado. Estimularán su apetito y le proporcionaran la cantidad necesaria de aquellos minerales y vitaminas que su organismo precisa. Muchos de estos alimentos cabe encontrarlos envasados en tarros en los comercios especializados y con ellos debemos llenar sus recipientes de comida especial todos los días.

El mijo en rama le proporciona un alimento similar al que puede encontrar en el campo, y constituye una gran diversión para él el cotear el ramillete del mismo colgado de los barrotes de su jaula.

Las verduras proporcionan nuestro periquito su mirada viva y su línea estilizada. Debemos dárselas en días alternos, limitando la cantidad a lo que el pájaro es capaz de comer en una «sesión» y retirando cualquier residuo inmediatamente.

De hecho, transcurridos algunos días ya estaremos en condiciones de estimar con precisión la cantidad requerida. Conviene tener presente que la mayoría de pájaros se sienten atraídos por las verduras y que debido a ello siempre existe el peligro de que no las ingieran de un modo sensato sino excesivo, lo cual se traducirá en diarrea. Si es esto lo que ocurre, suspendamos el suministro de verduras durante una semana aproximadamente.

Muchos poseedores de pájaros eligen suministrar las verduras sosteniéndolas con la mano, con lo cual esta labor entra a formar parte del programa de domesticación y adiestramiento. Otros fijan las verduras a un lateral de la jaula con un clip de los utilizados para sujetar papeles, retirándolas después de que haya transcurrido una hora y echándolas a la basura.

No dejemos nunca que las verduras permanezcan sobre el fondo de la jaula pues, aparte de ensuciarse, se adherirá a ellas el cascajo. Todas las verduras y frutas deben ser sometidas a un intenso lavado con agua tibia para eliminar cualquier posible presencia de pesticidas, los cuales, incluso en cantidad muy reducida, pueden ser fatales para el animal.

Entre las verduras que gozan de la preferencia de los periquitos cabe destacar: tréboles, alfalfa, puntas y tallos de apio, diente de león, hojas de rábano, col rizada, llantén, hojas de zanahoria, maíz en la mazorca, pamplinas y piel de manzana.

Todas estas verduras han de ser, como es lógico, frescas y debidamente lavadas. A la mayoría de periquitos también les gusta la lechuga y el perejil. Sin embargo, el suministro debe ser más bien reducido debido a que, para muchos pájaros, ejerce un fuerte efecto laxante. Algunas veces también ocurre que estas dos verduras, que gozan de gran preferencia, «vician» a los pájaros y les lleva a rechazar otras que son incluso más nutritivas.

No demos de comer verduras a un periquito recién adquirido durante la primera semana de estancia junto a nosotros y, si no las ha comido desde hace algún tiempo, proporcionémoselas con precaución.

En los establecimientos de animales de compañía cabe encontrar macetas en las que han sido plantadas verduras diversas, cuyo tamaño y forma han sido diseñados de modo que se adapten a la jaula de los periquitos. Lo único que debemos hacer es añadirles agua y cuando las plantas hayan alcanzado una altura de unos 2,5 cm aproximadamente colocar cada maceta en su soporte.

Ésta es una manera de estar absolutamente seguro de que las verduras son frescas. Por supuesto no vienen a sustituir al resto de verduras ya que la variedad es importante. También nos será dable encontrar en dichos establecimientos galletas a base de yema de huevo, las cuales, dado que no requieren refrigeración, probablemente constituyen el método más conveniente de proporcionar dicho alimento a nuestro pájaro.

En el campo los periquitos son nómadas y migratorios, es decir, se trasladan de un punto a otro de acuerdo con las estaciones. Debido a tal circunstancia, estas bandadas de periquitos se encuentran constantemente sometidos a regímenes alimenticios diferentes, de lo que se infiere que se trata de un pájaro que, al igual que ocurre con las personas, no puede permitirse la elección.

Por ello nuestro pequeño amigo se ve obligado a comer lo que encuentra, o sea diferentes tipos de alimento en distintas épocas y lugares. En su jaula en nuestro hogar si bien es preciso que reciba su dieta básica de semillas todos los días, con la introducción de cierta variación en las comidas especiales y en los complementos, con frecuencia se conseguirá imprimirle un carácter más natural y al mismo tiempo hacer mayor su placer.

Contrariamente a lo que comúnmente se cree, un animal, incluido nuestro periquito, no puede seleccionar, en presencia de una variedad, la proporción adecuada de ingredientes para que su dieta resulte equilibrada. Al igual que ocurre con los niños, muestran unas preferencias carentes de todo control.

De hecho, si se le da a elegir entre dulces y alimentos básicos, el niño siempre se inclinará por los primeros hasta hartarse, e igual ocurre con los periquitos. Por consiguiente, resulta aconsejable seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante de cualquier producto alimenticio para evitarnos problemas futuros.

¿Quieres saber más sobre periquitos?

En Curio Sfera .com esperamos que te haya gustado este post titulado Cómo cuidar a un periquito. Si deseas ver más artículos educativos parecidos o descubrir más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de periquitos o la de pájaros tropicales exóticos.

Si lo prefieres pregunta tus dudas al buscador de nuestra web. Si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo con tus familiares o amistades en las redes sociales. 🙂

Pin
Send
Share
Send
Send